Fic Interactivo: "La Perdicion"

Aquí podrás leer las creaciones literarias de los fans más alocadas y graciosas
Responder
Avatar de Usuario
Scorpion-Max
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 264
Registrado: Lun, 07 Ene 2013, 04:58
Ubicación: Andromeda

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Scorpion-Max » Mié, 04 Jul 2018, 08:13

Bueno, me sentí bastante inspirado realmente, así que vamos con ese capitulo nomas :3


--------------------------------------------


Oculto entre las sombras, Darken observaba como “su equipo” acababa de abandonarlo. Haciendo una mueca, volvió a su forma corpórea, solo para poder patear y golpear la ya desgastada y agrietada pared.

-¡ME LLEVA EL DEMONIO, ME CAGO EN TODO, MALDITO INSECTO HIJO DE…! –de repente, el ninja freno por unos segundos al escuchar como unos pasos se acercaban, rápidamente se tranquilizó para observar más detenidamente a quien se acercaba. Una vez más volvió a su forma sombría.

-Sé que estás ahí, espectro –dijo el tipo en cuestión, podía ver que traía unas ropas grandes, con capucha incluida y todo. Procedió a sacársela, para quedarse mirando a un punto fijo en la pared. Debajo de esta, se encontraba un largo pelo, atado en forma de cola de caballo, barba de algunos días, y podía notar un pequeño tajo en uno de sus ojos- Mi nombre es Cold, necesito hablar contigo sobre un negocio.

Esa palabra fue como una contraseña para Darken, quien instantáneamente se materializo otra vez en donde este observaba.

-Continúa…

-Vi que tus compañeros y tu fueron encomendados en la misión de derrotar a Shinnok, aunque aparentemente la mayoría se ha marchado por otros lados –mientras decía esto último, observo el lugar exacto en donde hace algunos momentos se encontraba el porta al Chaosrealm- pero veo que no decidiste aceptar la misión de ayudar al tarkata.

Darken se cruzó de brazos y evito la mirada- No le debo nada ni a ellos ni mucho menos a esa bestia… -casi como reactivándose, el ninja miro serio al anteriormente encapuchado- Mencionaste un negocio, dime, ¿De qué se trata?

El demonio se dirigió al lado de la pared, para recostarse en esta con su espalda mientras se sostenía en una pierna, la otra estaba pegada al muro- Veras, resulta que uno de los nuestros… -Cold hizo una pausa, recordando al susodicho- uno de los nuestros ha desaparecido y es de suma importancia saber que le ha pasado. Gracias a algunos contactos descubrimos que Shinnok lo tenia entre sus garras, y debemos rescatarlos. He estado consiguiendo a los guerreros mas fuertes para esto ya que no tenemos suficiente poder. Iba a proponerme hace algunos minutos, pero veo que se me adelantaron.

-Suena interesante… Y dime, ¿Qué gano yo a cambio por ayudarlos en su estúpida misión? –el ninja replico sin dudarlo, mientras que el contrario solo le dirigió la mirada.

-Bueno, para empezar podrías cumplir la misión que Fujin te encomendó, ¿Qué no te ofreció una recompensa a cambio de eso? –Darken recordó aquel día, como el mismísimo dios del viento se postro de rodillas para suplicarle su participación en aquella triada. Realmente le habían propuesto riquezas, inmortalidad, lo que quisiese solo por prestar sus servicios, pero el acepto sin más. Claro está, en el fondo pensaba quedarse con todo el poder el.

-Tienes un punto, prosigue…

-Si logramos derrotar al anciano, te daremos una porción del Netherrealm la cual puedas gobernar –una pequeña sonrisa se dibujó debajo de la máscara de Darken- Y, no sé, tendrías sirvientes y mujeres solo para ti.

-Muy bien, Gold…

-Cold.

-Como sea, lograste convencerme –Darken se acercó amistoso, mientras estiraba su mano para el misterioso sujeto, y este la estrecho sin más.

-Ah, por cierto. Como te estarás imaginando no somos muchos, así que no nos vendría mal algo de reclutamiento. Ya sabes, más personas, más poder, más números a nuestro favor.

-Veré si puedo hacer algo.

-Muy bien, cuando todo esté listo te contactaremos. –dicho esto, Cold saludo con su mano una vez más al ninja, y luego se marchó tal cual como vino, aunque al cruzar la puerta de aquel lugar desapareció sin más.

Darken no pudo evitar reír, una y otra vez. Parecía que tenía todo perdido, sus chances de poder se habían esfumado de un momento para otro, y ahora como caído del cielo llegaba esta gran oportunidad. Una vez terminada su euforia, marcho a su habitación, decidido a prepararse para aquella nueva cruzada que se aproximada.

<< ¡Adiós a la perra de Mirajena, adiós a la ñoña de Reptilia, adiós al conjunto de extras sin gracia, hola poder!>> Pensaba este, casi como si sus trabas y contratiempos hubieran desaparecido. ¿Podía estar equivocado? Probablemente y más que seguro lo este, pero eso ya no le importaba para ese entonces. Un rayo de esperanza se asomaba luego de tanta mala suerte.

De camino a su habitación, Darken se cruzó con una figura familiar. Era aquel espadachín que lucho junto con él y el resto en contra la directora de la escuela. Este estaba recorriendo los pasillos, intentando adaptarse a lo que a su nueva estadía supuso. El ninja oscuro recordó su gran técnica en el combate, y decidió acercarse para hablarle, quizá y solo quizá, logre convencerlo para formar parte de su grupo.

-Vaya, con que tú eres el tipo que nos ayudó contra la medusa, gracias supongo –Este dirigió su mirada casi como disimuladamente, pero parecía haberle prestado atención.

-De nada. –cortante como su espada, el samurái respondió para luego volver a marchar por los pasillos.

-¡Espera! –Grito el ninja súbitamente- ¿Tú fuiste enviado por Fujin, verdad?

-Sí, así es. He de suponer que tú eres uno de mis compañeros –ahora más directamente, el espadachín volteo a ver a Darken, aunque parecía no estar muy interesado.

-Exactamente, un gusto, mi nombre es Darken. –intentando no sonar muy rudo, este se presentó- Veras, nuestro equipo en este entonces esta… en otras misiones –la pausa sonó un poco sospechosa, haciendo que una de las ceja de la mueca del espadachín se levantase, Darken trago saliva. Realmente su aspecto intimidaba, parecía poder matarte de un movimiento- Pero aún seguimos con nuestra misión principal, que es derrotar a Shinnok.

Esto pareció haber hecho mella en el rostro del espadachín, quien ahora se puso un poco más flexible ante el contrario- Aaah, soka –dijo el evidentemente nipón, develando un curioso acento- ¿Y en que misiones está el resto?

-Bueno, veras, una gran parte de ellos tuvieron que ir a buscar un amuleto para reconstruir este lugar, pero seguramente no los veamos en un tiempo, no te preocupes por ellos –intento desviar Darken- el resto está en un estado eeeh, como decirlo… digamos que están desaparecidos.

-¿Ósea que no tienen ni idea dónde están?

-Sí, eso –resoplo un poco más tranquilo el ninja, parecía que ya habían entrado en confianza- Ni vivos ni muertos, solo desaparecidos. C-claro que esperamos que estén vivos, ¿N-no? –la temblorosa voz volvió, el ninja casi demostraba su poco interés en el resto- En fin, que Fujin nos preparó un grupo secreto para avanzar con la misión principal contra Shinnok, así que supongo vendrás conmigo.

El espadachín lo analizo de pies a cabeza, y tras un poco de duda…- Mi nombre es Takahiro. Estaré por los pasillos si me necesitas. En cuanto tengas algo avísame –el ronnin se dio la vuelta y siguió caminando por aquellos lugares, dejando prácticamente plantado al ninja.

<<Estúpido arrogante>> Dijo en sus pensamientos Darken, para luego retomar su rumbo hacia su habitación.


--------------------------------------------


Algunos días más tarde…

Habían pasado un par de días, y tanto el espadachín como el shinobi se encontraban fuera del establecimiento. El primero vestía la misma ropa que uso cuando venía hacia la infernal dimensión con el dios del viento, con su sombrero incluido, mientras que el segundo llevaba su ropa habitual, aunque ahora poseía una mochila en sus espaldas que contenía armamento ninja, y más importante, un libro que había encontrado hace un tiempo atrás vagando por la enorme biblioteca de la Academia, su contenido era un misterio que solo el sabia. Pero no se encontraban solos. En aquel lugar ya se encontraba alguien que le resultaba familiar… de alguna forma. Una joven con vestimentas orientales, parecía llevar una mordida en uno de sus hombros. No era muy alta, prácticamente le llegaba al pecho a él, quien media 1,80, por lo que Darken tenía que agachar un poco la cabeza. Parecía joven, probablemente de unos 20 años. Sus atributos tampoco eran muy exuberantes, los senos a duras penas resaltaban en su vestido, aunque su trasero parecía un poco más marcado.

-Vaya, parece que alguien más se unió a nuestra causa –era Darken quien hablaba, mientras veía a la joven.

-¿También vienen por lo de Shinnok? –dijo la chica en cuestión, está levantando la cabeza para con el espectro y el samurái.

-Ding ding ding, tenemos una ganadora. Mi nombre es Darken y este de aquí es Takahiro –menciono el espectro, que fue seguido por un sepulcral silencio del espadachín, algo que intimido a la pequeña - No te preocupes, no es de muchas palabras.

-Mi nombre es Akemi Misako, vengo del Outworld –efectivamente, era la chica quien hablaba. Su voz era chillona y jovial, algo que le dio risa en sus adentros al shinobi- Un tal Fuin me propuso la misión hace unos días. Realmente no creo que tengamos una oportunidad contra Shinnok, pero qué más da, me parece una causa justa.

-Es un gusto… -sorprendió a ambos el ronnin, mientras hacia una reverencia cordial, como si hubiera llegado con retraso el mensaje, haciendo que los otros dos se mirasen.

Había una gran tormenta de arena rojiza fuera del lugar y eran las 8 de la matina (en tiempo del Earthrealm), pero durante el día anterior Cold se había comunicado con el ninja sombrío, ordenándole que estuviera listo con quien quiera que haya conseguido reclutar a las afueras del mismo para partir en su trayecto. Habían estado 20 minutos esperando, y aun a pesar de la poca posibilidad, podían ver a la lejanía a algunas figuras acercándose, exactamente 3, aparentemente montando en algo. Tras unos minutos, finalmente estaban cara a cara.

A la cabeza de este grupo se encontraba Cold, quien llevaba una bufanda sobre su capucha, que tapaba su boca y nariz. A su lado pero un poco por detrás se encontraba alguien ya conocido, Fuin. También con una bufanda encima de su kimono. Y Detrás de ambos, una figura completamente tapada, con una capucha que oscurecía completamente su rostro, solo eran visibles unos destellos blancos desde adentro que aparentemente eran sus ojos.

-Muy bien, veo que estamos todos. –dijo Cold, luego de bajarse la bufanda.

-Gracias por venir, Akemi, Takahiro. –se escuchó la voz detrás de este, era el demoniaco Fuin.

-Espera, ¡¿Ustedes dos ya se conocían?! –grito un exaltado Darken desde detrás del espadachín, quien ya se había adelantado un poco.

-Así es, Fuin vino a decirme lo mismo que tu… como 5 minutos antes –una vez más, parecía hablar como si no le importase su compañero, sin siquiera dirigirle la mirada- Espero que no te haya molestado mi actitud, lo siento.

Un extrañado Darken miraba al ronnin, quien se disponía a hacer una reverencia de disculpas. El shinobi noto como atrás del equus daemonium, o Corcel del Caos en el que venía montado el encapuchado, lo seguían 4 caballos más, atados a este. Sin tener que indicar nada, tanto el ninja como la joven y el espadachín se subieron a cada uno, y luego empezaron a marchar por entra las áridas arenas del Netherrealm, una vez más.


--------------------------------------------


Las horas habían pasado, y la marcha no había ni aumentado ni disminuido su velocidad, el caminar de los corceles seguía exactamente igual. Darken había aprovechado el rato para meditar, aunque luego de un tiempo termino aburriéndose. La visibilidad no había cambiado mucho tampoco, poco y nada era la mejor forma de describirla. Lo único que podía ver, además de sus compañeros, era la gran ventisca de arena roja que inundaba su visión y no le permitía ver otra cosa. No podía suponer cuanto tiempo había transcurrido hasta entonces, pero sabía que había sido demasiado, y no habían llegado a ninguna parte.

Los días en el infierno son relativamente cortos, y más en esa zona del mismo. Apenas unas 3 horas de luz baja era lo asequible, el resto era una penumbra completa, acompañados por una especie de estrellas, y 2 dos distantes lunas. Sabía que ya habían pasado las horas de luz, puesto que el ambiente de a poco se había puesto más oscuro, razón por la que Cold había encendido una especie de linterna de vela que los caballos llevaban colgando en sus anchos cuellos. La caravana seguía avanzando a una dirección que parecía incluso aleatoria, aunque parece que había una especie de conocimiento. Por desgracia el ninja oscuro no podía orientarse debido a la nula visibilidad, pero por la dirección que habían tomado en un principio, y los pocos giros realizados, podía intuir que se dirigían al noroeste del infierno.

-Oigan, ¿Vamos a llegar a algún maldito lugar alguna vez o simplemente vamos a estar viajando sin dirección hasta que encontremos algo? Mi trasero se volvió un cuadrado de tanto estar montando este caballo –se quejó el ninja, al mismo tiempo que se cruzaba de brazos.

-No creo que lleguemos hoy, será mejor que acampemos –le respondió Fuin, sin mirarlo.

-Así es, pero aún podemos seguir caminando un rato más, las bestias del Gool’ Gorath salen en unas horas –ahora la palabra era de Cold, parece que tenía un buen sentido de la ubicación.

-¿Ósea que estamos en Gool’ Gorath? –una vez más era el oscuro ninja quien hablaba- Vaya que hemos avanzado

-¿Qué diablos es Gool’ Gorath? Digo, no todos tenemos el “placer” de conocer este basurero –la chillona y quejosa voz de la chica de vestimentas orientales parecía haberle sacado la palabra de la boca a Takahiro, aunque este se mantenía tranquilo, casi que su presencia no se había notado hasta ese entonces.

-Es un desierto, al noroeste del Netherrealm –respondió, una vez más Fuin, dándole la razón a Darken en torno a su posición- Durante la noche, donde la penumbra vuelve todo completamente imposible de ver. Algunos escarabajos y otras bestias salen a merodear durante la noche ya que sus poderes se ven incrementados.

-Ah, ya veo –volvió a decir la chica con aires de desinterés, tal vez había sido demasiada información innecesaria para ella.

-Ya que estamos con preguntas, ¿A dónde se supone que estamos yendo? ¿Y por qué tenemos otro corcel del caos? ¿Es de repuesto o algo así? –Darken volvió a alzar la voz.

-Estamos yendo a un punto de encuentro con uno de mis contactos, vendrá con más gente, o al menos eso prometió –ahora era Cold quien le respondía, una vez más sin ver- Para él es el caballo. ¿Alguna otra pregunta?

-¿Quién es el encapuchado? –pregunto tajantemente Takahiro, que aparentemente había estado escuchando todo.

-Eso puedo responderlo yo… -una gutural voz con remitente en el mencionado fue escuchado por todos, a la vez que lentamente se sacaba su capucha- ¡Soy yo, Chilliad! Tiempo sin vernos ¿No? Creo que fueron unos 6 días desde que derrotamos a la víbora aquella, Ay que recuerdos, cuando tuvimos que derrotar al soldado Ryan y todo eso –ahora una voz más aguda y enérgica era escuchada, efectivamente, debajo de su capucha se encontraba aquella mascara blanca de látex.

-Ay no, tu otra vez no –Darken llevaba su mano a su rostro, mientras negaba con la cabeza.

-Oh sí, yo otra vez.

Volvieron a callarse, aunque ocasionalmente podía escucharse a Chilliad hablar solo, o una marcada tos de Akemi. Las horas siguieron pasando, aunque Darken no se tomó ni la molestia de calcular cuantas. En un momento, simplemente se detuvieron, ya que Cold decidió que era el mejor momento para descansar. Los vientos habían cesado, pero la noche y lo enorme del terreno hacían que el frio sea una constante en aquel lugar. Se asentaron entre unas dunas, donde su posición era más escondida. Rápidamente Fuin formo una fogata con sus poderes, mientras que los demás se asentaban en dicho lugar. Chilliad bailaba a su alrededor, simulando una danza india. Takahiro estaba simplemente meditando, y Akemi miraba indiferente hacia otro lado.

Por otra parte, Darken se encontraba observando la lejanía del desierto. Nada y nada era lo que podía ver, hacia cualquiera de todas sus direcciones. Era de popular conocimiento que Gool’ Gorath era enorme, pero nadie sabía exactamente su tamaño. Según cuentan las leyendas, hace muchos milenios fue habitado por una civilización de dioses antiguos, pero luego de la llegada de Shinnok fue arrasada, ya que creía que eran muy poderosa y temía que se revelasen ante él. El espectro no veía la hora de que llegasen a dicho lugar mencionado por Cold.

Lentamente se acercó con el resto del grupo, aunque noto que el anteriormente mencionado no se encontraba entre ellos. No tardó mucho en hacer dicha mención.

-Se fue a buscar alimentos –respondió Akemi, mientras se levantaba del arenoso suelo, y una vez de pie se cruzaba de brazos- Pero paso un largo rato, ¿No sería mejor ir a ver si todo está bien?

-Ay, vamos chica rara, el tipo sabe lo que hace, puede tirar rayos por los ojos –era Chilliad quien hablaba, al tiempo que cesaba de hacer la danza rara- seguramente vendrá con una rica comida para n…

-Esperen, ¿Oyen ese zumbido? –Takahiro interrumpió al edeniano, al tiempo que se levantaba del suelo y tomaba el mango de su envainada espada.

-¿Zumbido? Yo no oigo ningún zum…

Rápidamente, el espadachín desenvaino su espada, y en un hábil movimiento con esta, corto a la mitad a un escarabajo que se acercaba a él velozmente. Un líquido verde y viscoso emanaba del mismo, y esto hizo que el resto de guerreros se pusiera en guardia por si caía otro ataque más. Como salido de la nada, Cold volvió corriendo y agotado al improvisado campamento.

-¡DEBEMOS IRNOS! –gritó este, con una agitada respiración - ¡YA!

-¡¿Qué demonios hiciste?! –le dijo Darken, al tiempo que se acercaba a la posición de este y lo tomaba por su ropa amenazantemente, con uno de sus puños apuntando a su rostro. Esto hizo que Akemi y Fuin fueran a intentar separarlos.

-Había encontrado una cobra dorada enorme, creí que estaba descansando o mudando de piel, pero…

-¡¿PERO?! –pregunto agitada ahora la joven, al tiempo que más zumbidos se escuchaban.

-Eso… -Cold señalo a dicho lugar, al tiempo que todos se volteaban a ver como una enorme cantidad de escarabajos se acercaban, algunos a pie y otros por el aire- Un montón de escarabajos vinieron a donde estaba y lo alertaron de lo que sea que estaba haciendo con sus zumbidos. Intente matarlos con mis rayos oculares, pero me atacaron y ambos me siguieron.

-¿Ven? ¡Les dije que tenía rayos en los ojos! –comento Chilliad

-Espera, ¿Eso significa que…? –sin Akemi poder terminar de hablar, una enorme figura se posó en la dirección en la que todos miraban, efectivamente era dicha cobra, que media unos 17 metros de largo. Solamente era iluminada por la luz del par de lunas.

-No tenemos tiempo de discutir, es hora de luchar –rezongo Takahiro, al tiempo que volvía a rebanar a un escarabajo que se acercaba a el

Todos se pusieron en pose de pelea, mientras los escarabajos y la amenazante serpiente se acercaban. Prácticamente estaban rodeados, ya que podían ver insectos por todos los lados. Empezaron a combatir, siendo una vez más el espadachín el cual con uno de los rayos que provenían de su mano rostizaba a uno de los bichos. Akemi se lanzó cuerpo a cuerpo con una patada, a la vez que sacaba de entre sus vestimentas unos guantes blancos. Con un poco de esfuerzo entre patada y puño logro ponérselos. Sus golpes parecían ser seguidos por una estela del mismo color de los mismos, además de sentirse más rápidos. Darken luchaba hombro a hombro con Cold, quien usaba su Tomahawk para partir el cuerpo de los insectos, mientras que el espectro golpeaba lleno de rabia con sus manos, inundadas en llamas. A su vez creo 2 copias, las cuales combatían con más escarabajos.

Chilliad usaba sus pistolas en cada mano al tiempo que apuntaba a cuanto insecto vea, diciendo “Boom” y “Paw” con su boca cada que jalaba el gatillo. Por ultimo estaba Fuin, quien usaba sus poderes elementales de roca para destrozar a los insectos. El entrenado ojo de Takahiro noto que la serpiente había desaparecido, y no dudo un segundo.

-¡CUIDADO, ESTA DEBAJO NUESTRO! –llego a gritar.

Y como haciéndole caso, la cobra salió disparada de entre las profundidades de la arena, aunque Akemi había logrado apartarse a tiempo para evitar ser devorada por la misma.

-Sera una larga noche. –atino a decir, para luego volver a golpear a otros escarabajos.


--------------------------------------------


En un lejano lugar...

-Con que este es el templo del orden –decía orgullosa la cryomancer, al tiempo que llevaba sus manos a la cintura.

-“Eso parece. Supongo que deberíamos adentrarnos” –le respondió mentalmente Soul, mientras que ambos se acercaban a la enorme puerta del lugar.

El portón era completamente de madera, con un enorme símbolo del Yang dibujado en esta. El joven y la chica empujaron la dicha, y lograron adentrarse dentro del mismo. Se cerró detrás de ellos, haciendo un enorme golpe. Era bastante pesado. La oscuridad dominaba los adentros del templo, obligando a Tabitha a agarrar una de las pocas antorchas encendidas que estaba colgada en la pared. Poco a poco fueron avanzando.

Era exageradamente enorme, y más que un templo parecía un pequeño castillo. Podía verse al fondo de un largo pasillo una enorme habitación. Avanzaron hasta allí. Las paredes estaban decoradas con ventanales, que permitían que la luz de las estrellas y los satélites naturales del lugar iluminen aquel enorme cuarto. Una de las paredes llevaba a unas escaleras, que parecían conducir a los pisos superiores. Sin dudarlo un segundo y sin siquiera acordarlo, ambos muchachos marcharon hasta ellas.

-Me gusta tu nueva fase de chico malo, comadreja. Haces que mi intimidad se vuelva una regadera –dijo sarcásticamente la kunoichi, al tiempo que el contrario hacía sonar una carcajada en su mente, acompañada de la suya propia.

-“Por favor Tabitha, harás que me orine encima” –atino a decir el mismo mientras se secaba una lagrima de la mejilla.

Se dispusieron a subir las escaleras hasta el segundo piso, lentamente. Muy por detrás de ellos, una sombría figura se hacía presente. Acercándose a la luz de los astros en la enorme habitación, sus vendas se volvieron visibles, al igual que el resto de su lúgubre aspecto. Sin hacer ruido y lentamente, se acercó a las escaleras, aun en seguimiento de guerreros. Nadie había llegado.


--------------------------------------------


Y bueno, eso fue el capitulo. Espero que les haya agradado xD A ver como lo sigue Acid.


Apariencia de los Corceles del Caos:
► Show Spoiler
Imagen
"Vengeance will be mine"
Imagen

Avatar de Usuario
Acid-Hydro
Hermandad de la Sombra
Hermandad de la Sombra
Mensajes: 209
Registrado: Jue, 04 Abr 2013, 22:50
Ubicación: Qué se yo, estoy re duro
Contactar:

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Acid-Hydro » Mié, 25 Jul 2018, 06:19

Bueno, ya se lo dije a la mayoría, pero lo repito por acá: sí, sí, sé que me pasé por 2 semanas, pero mi PC se había ido al chori y la recuperé hace poco. Esto NO es el capítulo que tenía pensado desde un primer momento, pero es lo mejor que se me ocurrió con lo poco que recuerdo y para que no corra tanto tiempo de más.
Y no, no todos estamos inspirados en estos días (?

-------------

-Nekros...-Resuena en mi cabeza una voz, en un grado irritante similar a tu mamá llamándote porque estás tarde para la escuela.

Increíblemente irreconocible, lo que uno recordaría como una pequeña aldea de hechizeros en el infierno (estuve ahí, 2 veces), ahora parecía la auténtica Disneylandia de Skynet. Lo que antes eran algunos zombis o sectarios caminando entre las casas, ahora eran cyberdemonios patrullando los estrechos pasillos entre edificio y edificio, los cuales estaban aparentemente cerrados de forma hermética. El horizonte de lava ardiente y colinas rocosas era totalmente opacado por los anteriormente nombrados edificios y la maquinaria. En el centro de todo, justo desde donde habíamos caído, una enorme, imponente y a la vez deforme torre.

-A ver abuela, esta es tú área. Tirame una mano que no quiero que me mate un Robocop junto a un tipo que habla solo.- Dije para mis adentros. Lo único que recibí fue un silencio absoluto dentro de mi cabeza. -¿Y vos? ¿Tenés alguna idea?- Ya en voz alta, le pregunté a Ramoncito, quien estaba sobre mi cabeza.
-Ah, qué se yo.-Respondió sin el menos de los intereses.-Preguntale a él.-

Volteé a ver al otro tipo. No recuerdo ni su nombre pero por lo que veo estaba concentrado en otra cosa. Fue extraño porque pidió salir a recorrer y no dió un solo paso. Pasos… justo lo que se escuchaba cada vez más cerca, hasta que llegaron. Era una avanzadilla de 5 o 6 guardias onis, todos equipados con las mismas armaduras que los cyberdemonios y armados con lo que parecerían cañones de agua en los brazos, excepto que obviamente no dispararían agua. El tipo solo se pone en guardia, nada sensato diría yo.

-No te preocupes.-Aparentemente respondiendo a mi cara de extrañado. -No pueden hacerme nada, soy inmune a...- no pudiendo terminar su frase, salió volando impactado por uno de los proyectiles luminisentes que había salido del arma del primer guardia y chocando contra un pilar decorativo de la entrada a la torre, quedando detrás de una cerca de piedra.
-...Al sentido común?- Acotó Ramoncito.

Salí corriendo a buscarlo. No para salvarlo, probablemente estaría muerto, pero cualquier cosa que tuviera encima, sirve. Me escondo detrás de la cerca, solo para encontrar al tipo este retorciéndose. Una lástima, me gustaba su chaqueta.

-Y bueno, ¿Cómo te gustaría que figurara tu tumba? Te recomiendo que lo pienses rápido.- El otro tipo no reacciona. Nomás se queda viendo al cielo.
-M-Magia?…- Solo atina a decir viendo su fea herida en medio del pecho.
-¿Ese no es nombre de mujer?- Exclama Ramoncito, extrañado.
-Es un Reino libre.- Le respondo a la vez que los guardias a nuestro alrededor terminan de rodearnos. -O quizás no…-

Miro al del “sistema inmunológico”, se había quedado totalmente tiezo. Me quedo esperando los disparos, o con algo de suerte, la voz de algún comandante o lo que sea. Pero nada. Es más, giro la cabeza para mirar… y no había nada…

-Respondiendo cuando querés, ¿Eh? -Alzo la voz- Por eso es que no funcionan las relaciones a distancia, no sé si sabías.- Sé perfectamente que me está escuchando.
-Ejem, sí, disculpa, estaba trantando de ubicarme. No he estado por aquí en… sí, unos cuántos milenios.- Responde por fin, aunque no puedo distinguir si es sarcasmo o si lo dice en serio.
-Entonces?…-
-He podido establecer contacto con un antiguo aliado. Kochal, venerado por algunos demonios como un dios, también mi más grande y poderoso heraldo. Luego de mi derrota ante Shinnok, entró en una hibernación de la que nunca despertó completamente. Sus fieles construyeron un altar justo encima de donde su cuerpo yacía durmiente, para poder despertarlo mediante sacrificios y rituales de poder. Actualmente el templo fue tomado por los agentes de este…-refiriéndose a Erasmus- ...ser, y remodelado para ser una fuente de energía, mientras que el poder de teletransportación que usaba para ayudar a sus fieles fue manipulado y ahora no es más que un transporte público. Él requiere tu ayuda. -
-¿Y si mejor te vas a la “Kochal” de tu madre?-
-No es una opción.-

Un brusco golpe me devuelve a la realidad. Ya no estaba en la entrada a la torre, o siquiera en la ciudad. De hecho, no veo nada, así que más bien no sé dónde carajo puedo estar, está todo a oscuras.

-¿Ya estoy muerto?- Dice en un suspiro Ramoncito mientras se asoma entre mi pelo. -Uh, no otra vez. ¿Por qué no te pueden mandar a un cabaret o un bodegón?- Exclama cayendo en cuenta de lo que pasaba, esta vez con tono de frustración.
-Prefiero dar vueltas que interactuar con otros personajes ajenos, la verdad. -
-Chico. ¿Eres tú?- Es el otro tipo, al parecer está acá también. No entiendo por qué **él** lo traería.- Creí que me habían disparado. ¿Por qué estoy como si nada? ¿Y por qué rayos estamos aquí?- Está bastante extrañado.
-Bueno, al parecer tu creador tiene alguna especie de fetiche con mi personaje y entonc- Ah, te referís al lugar? Si, bueno, mirá, ahí está la puerta. -

Una luz cegadora se enciende a lo lejos, y a pesar de ser tan brillante, apenas si llego a ver mi nariz. Uno creería que es la luz exterior, pero no: es un ojo, un enorme ojo.

-Calma, mortal.- Una voz resuena en la sala, sin un lugar aparente del que salga y que no puede describirse fácilmente. -Yo los he traído.- A la vez que habla, dos ojos más se abren a los lados del otro. El resplandor ahora es suficiente para ver al otro tipo.
-Ok, bastante tranquilizante eso.- Exclama. El sarcasmo rebalza de su comentario de forma notoria.
-He sentido la presencia del maestro con ustedes…- El ojo a mi derecha se tuerce de forma chueca en mi dirección, como apuntándome. -… Y la de los grandes dioses antiguos también.- Esta vez, los 3 ojos hacen el movimiento, esta vez apuntando a…- Skartaris, aunque no lo creas, tu existencia y tu destino no son ningún secreto entre nosotros, los dioses menores. Tu otra versión, la versión de esta realidad ya ha sido corroída y corrompida por sus deseos egoístas, como estaba previsto, pero tú… podrías estar destinado a otra cosa. -

Dejé de prestar atención, bastante blabla y uno de los ojos parecía bizco. Lo único que escuché fue lo que creo un chiste sexual sobre espadas antiguas y demás acertijos místicos de esos que te tiran en el tarot de la revista de domingo. El tal Skartaris parecía entender en su mayoría lo que le decía la voz a pesar de tener cara de “Mamá, me quiero irme mi casa”. Antes de finalizar su discurso infumable, los ojos volvieron a mirarme.

-… Oh, y, maestro – Parece que había dicho algo antes de eso. La verdad no le escuché nada. -Le recomiendo que busque mejor a sus “elegido” para la próxima. -Bueno, eso sí lo escuché, y fue bastante ofensivo.

El resplandor de los ojos comenzó a atenuarse de a poco hasta extinguirse por completo. Ya en la oscuridad, un repentino golpe contra el suelo rocoso, en forma de una caída inesperada da cuenta de que no seguía en el mismo lugar. A mi izquierda y ya de pie, se encuentra Skartaris con los ojos entrecerrados mirando el horizonte. Podría ser una bonita portada para la historia.
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1635
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Error Macross » Vie, 28 Sep 2018, 16:57

Disculpen la tardanza, muchas complicaciones de índole personal, quería agregar algo mas al capitulo pero este finde mucho tiempo no tenia, así que queda así.


“Alfil A49”.

“Oh, no, hundiste mi acorazado”, ambos largan risas idiotas.

“¿Eso significa que gané?”.

“No me acuerdo”, el sujeto levanta una especie de manual de arreglo de computadoras y lo agarra al revés, “estos juegos del Outworld son muy confusos”.

“¿No es del Orderrealm?”.

“No, madre no me deja ir ahí”, el sujeto tira el manual y se saca unos lentes que hace un segundo no tenía puestos y también los tira.

“Pero es mío el juego”.

“Igual”.

Ambos se quedan pensativos un largo rato, hasta que uno (¿Importa cuál?) habla.

“Podríamos tener una batalla un día de estos, ¿no? una de esas lindas batallas tribales de tu tribu y la mía”.

“¿No tuvimos una hace una semana?”.

“Puede ser”.

“Aun necesito que las mujeres de mi tribu paran más hijos, sino sería bastante patético”.

“¿Y una escaramuza?”.

“Eso suena mejor”.

“¿Quieres que mi tribu sea los Yagase o los Yanasi?”.

“¿Cuál fue la última?”.

“Realmente no me acuerdo”.

“Bueno, la que quieras, los Yagase cocinan bien”.

“También podríamos usar a los Wanju”.

“¿Quiénes?”.

“Los Wanju”.

“No entiendo”.

“Los Wanju, los de los elefantes”.

“Ah, ¿pero no decidimos que los Wanju no iban a existir más?, lo de los Yagase y los Yanasi funciona bien, a la gente además le gusta, mi hermano antes de morir se pasaba horas pensando en que tribu iba a estar la próxima”.

“Ya, está bien, creo que manejare a los Yanasi”.

“Allá tú, comeré bien estos días antes de la pelea”.

“¿Sabes llegar, no?, mi mujer y mis hijos te estiman mucho”.

“Los míos te odian, pero en realidad creo que varios son tuyos, no me acuerdo”.

“Bien, entonces yo seré un Yanasi, y tu un Yagase, veré de mandarte algunos soldados para que la cosa este mas equilibrada y sea más diver...”, entonces el sujeto siente algo, y se levanta, “no, espera, seré un Yagase”.

“No vale cambiar ahora, Havik”, el sujeto agarra una cucaracha y se la come.

Havik saca una espada y le corta la cabeza al otro, luego limpia la sangre con meticulosidad y guarda el arma.

“Espero que no tomes a mal esto, Kobak”, dice con calma, “pero a veces ustedes me frustran. Demasiado caos sin un orden que romper termina siendo aburrido”, luego lanza un suspiro, “mi querida Tarantella, será tan hermoso volver a verte”.


“¿Y vas a seguir ahí portadeando o vas a decir algo?”, me habló Ciro, pero yo estaba más preocupado en otras cosas.

He hablado con dioses, muchas veces, no solo Shinnok y Fujin, mi condición de nacimiento llevó a que siempre se interesaran por mí y mis posibilidades, pero esto no se sentía igual. Lo que se había comunicado con nosotros era diferente, y no podía precisar en qué. O sea, todos los Dioses Elementales son diferentes, no son como los Dioses Ancianos. Es como si los Dioses Ancianos hubieran nacido de un mismo molde, y cada Dios Elemental tuviera el propio, pero dentro de todo siguen algunas reglas. Además jamás había escuchado que un Dios se llamara a sí mismo Dios Menor.

“Hey, mira, se están prendiendo fuego tus pantalones”.

“¿Qué carajos?”, rápidamente uso mis manos para apagar el fuego, “¿fuiste tú?”.

“¿Cuál es la respuesta correcta?”.

“No importa, hable con esa..., cosa que se comunicó con nosotros. Me dio la ubicación de algo muy particular que tengo que buscar, y dijo que era la clave para liberar a alguien que tú sabes quién es”.

“Eso es lo que tú crees”, como lo odio, además tiene una especie de seguridad en su irracionalidad que hace que no pueda saber si miente o no.

“Bueno, no importa, lo que sí importa es que estamos varados aquí y sea quien sea esa persona que hay que liberar, es alguien que podría tener el poder para llevarnos de regreso, y lo importante es que si vamos a buscar lo que necesito, las armas de esos onis no me afectaran de nuevo”.

“No entendí nada pero estoy de acuerdo”.

“Skartaris, no sé si debas confiar en aquel que te habló, huele a oscuridad”, me habla Shiny.

“No mintió, lo hubiera notado”.

“Capaz uso magia”.

“Es verdad, pero algo en mi me dice que no. Además nos ha dicho dónde encontrar lo que buscamos”.

“Yo...”.

“No te preocupes, será fácil”.

A nuestro alrededor no había prácticamente nada, Erasmus había complejizado y optimizado el Netherrealm al punto de que la ciudad reunía todo lo que consideraba necesario en un espacio lo mas mínimo posible, el terreno alrededor incluso había sido derrumbado hasta el punto de que no había salientes ni montañas, solo un gigantesco paramo. Ni el viento corría en esos lugares. Aparentemente eso no era lo suficientemente óptimo. La extraña situación hacia que el antiguo edificio sobresaliera más.

“Me suena este lugar, debe ser de alguna película”, comenta Ciro.

“Es la Universidad de la Mamba Negra, o lo que queda de ella”.

Efectivamente se trataba de ese gigantesco edificio solo que completamente derruido y dañado, se ve que hace mucho tiempo había sido destruido, pero había magia en el aire, posiblemente ni siquiera los sensores de Erasmus podían detectarlo, y solo podíamos verlo gracias a quien quiera que nos hubiera llevado a este lugar.

Abrí la puerta, pero se cayó con marco y todo, además de una pared, arriba mío.

“¿Hola?”, saludo Ciro mientras iba corriendo los escombros que me cubrían para poder salir.

Era raro ver todo esto, normalmente en las casas viejas crece el moho, se ven algunos insectos u otros animales como ratas. Acá aunque la madera estaba desvencijada y vieja, y todo cubierto de polvo, no había podredumbre, posiblemente nada se había acercado al lugar en mucho tiempo ya que el Netherrealm carecía de vida que pudiera hacerlo.

“Mantente alerta, Ciro, no sabemos que magias antiguas pueden seguir estando en este lugar”.

El chico solo caminó tranquilamente tarareando una canción, hasta que la madera bajo sus pies se quebró y una de sus piernas se hundió. No tuve ni un segundo para tirarle un insulto, que salió por los aires con un tentáculo tomándolo de esa pierna.

Corrí hacia el pero entonces más tentáculos salieron, tenían como cuchillas al final y uno me cortó a la altura del pecho, pude esquivarlo pero la herida ardía, eran bestias mágicas, posiblemente manifestadas por nuestro ingreso al lugar. Mi escaso conocimiento me permitía lograr algo así como una barrera pero ni cerca estaba de frenar el daño completamente.

“Ciro, no puedo ayudarte en nada aquí, intentare llegar a la armería a ver que puedo encontrar, tírale fuego a esto pero no te pases”.

“¿Puedo tirar fuego?”.

Tenía recuerdos de dónde encontrar lo que buscaba, sin embargo muchos pasillos estaban completamente destrozados, y varias veces me encontraba como caminando al aire libre entre maderas y piedras caídas. No sé en qué momento fue que apareció la primera, pero como si se abrieran portales tarántulas gigantes llenaron los caminos, por suerte parecían ser solo gigantes porque luego de varios intentos de esquivar me di cuenta de que sus colmillos no atravesaban mi piel lo que hizo que todo fuera mucho más sencillo hasta llegar al lugar.

Resultaba curioso cómo pese a lo dañado del exterior, la armería se encontraba prácticamente inmaculada, había muchas armas por todos lados, pero solo me interesaba una en particular, y mejor si no tocaba las cosas. Y entonces escuché sus gritos resonando.
Detrás del mostrador, el maldito gordo que manejaba la armería se levantó, o lo que quedaba de él mejor dicho, en vez de un brazo tenía algo así como una pata de insecto que le salía, la mitad de la cara estaba derretida, y el color de su piel indicaba que llevaba muerto bastante tiempo. Me observo sin realmente verme, ya que no tenía ojos, pero de alguna forma sabía que yo estaba ahí, y lanzó algo así como una especie de eructo. El olor era demasiado penetrante y alteró mis sentidos, no sé si era por la magia o simplemente porque era demasiado potente que casi caigo al suelo mareado. La extraña abominación saltó con una agilidad que jamás esperaría ver en algo de ese tamaño, y en cuatro patas se movió rápidamente hacia mí. No tenía interés en ver si podía dañarme o no así que rápidamente tomé lo primero que encontré, que parecía un gigantesco cañón, y accioné sus distintas palancas.

“Bien, esto va a ser divertido”, apunte hacia el bichejo, este pese a su estado pareció reconocer lo que era y se empezó a alejar. Rápidamente me di cuenta de que todo el maldito cañón estaba alcanzando una gigantesca temperatura que incluso me hacía arder las manos, así que simplemente lo arrojé y me escondí donde más pude.

Todo explotó de una manera extrañísima, la onda de choque creció abarcando todo el lugar y la habitación colapsó, pero lo más raro es que luego de extenderse, volvió hacia el lugar, creo que nunca jamás había sentido una onda expansiva que haga eso. El proceso se repitió unas dos o tres veces.

Pero tenía lo que quería, y salí de entre los escombros esgrimiendo a Olvido del Amanecer entre mis manos, inmaculada como siempre.

No me quedé más tiempo observándola, seguramente Ciro necesitaría ayuda, pero a medida que me acercaba sentí el olor a madera quemada e incluso termine viendo las llamas. La mitad de la mansión estaba completamente destruida y Ciro estaba parado en medio de un espectáculo que incluía a la bestia de los tentáculos, un montón de tarántulas y una cosa que realmente me cuesta describir de cualquier forma, ardiendo de forma incontrolada. Me miró con una cara que no sabía si indicaba que no entendía lo que había pasado o solo quería dejarme extrañado.

“Fue Ramoncito”.

“Bueno, démosle las gracias y vámonos antes de que se prenda fuego todo”.

“¿Eso es lo que veníamos a buscar?”.

“Si, es lo que necesitábamos”, Shiny se encontraba cerca mío, su rostro por alguna razón seguía como algo entristecido, “no te preocupes Shiny, liberare a tu otra yo eventualmente, pero necesito el poder de la espada primero, solo combinándolo con mi escasa habilidad mágica actual podré resistir los ataques de los demonios”.

Shiny no dijo nada, y seguía con dudas al respecto.

Detrás nuestro, llegué a ver como finalmente la universidad ardía hasta desaparecer, a excepción de una especie de árbol gigantesco, en el que pude notar el cuerpo de Juliette gigante como sobresaliendo del mismo. No sabía que significaba esto, pero no le di importancia.



En un lugar imposible de describir un sujeto conocido (o no) se rascaba la cabeza, las últimas semanas habían sido muy pesadas, una señal de su comunicador le indicó algo que esperaba que fueran buenas noticias.

“Capitán, los motores están casi en pleno funcionamiento”.

“Ya era hora”, suspiró.

“¿Quién diría que tardaríamos tanto luego de luchar contra esa bruja secretaria de la línea 54?, la verdad me pareció patética”, comentó una muchacha al lado de él.

“Era alguien que había sido borrada completamente de su línea temporal, se confiaron demasiado”.

“Capitán, malas noticias”, se escucha otra voz.

“Dígame”, el capitán vuelve a restregarse los ojos, que pese al destello amarillo y la ausencia de pupilas o iris, se notaban cansados.

“Un Skartaris ha caído en la línea 745”.

“¿La línea 745? ya veo, ¿sabemos algo del Skartaris?”.

“Línea temporal 981”.

“Ah, bastante reciente, pero no podemos dejar que circule libremente, menos en ese lugar”.

“Y hay algo más..., no está solo, los sensores notan otra presencia intrusa pero no pueden resolverla”.

“¿No creerás que es un...?”, se sorprende la chica.

“Tranquila, no nos apresuremos, no sería la primera vez que nos enfrentamos a uno de todas formas”, el sujeto se pone firme, las marcas en su rostro y sus dientes no dejaban de darle un aspecto macabro, pero de alguna forma sabio, “motores a toda marcha, tenemos que llegar a la línea 745 antes de que sea tarde”.

“Pero los daños, capitán, puede que la nave no resista”.

“Sé que aguantara hasta el final..., como ella..., por algo le pusimos su nombre”.

Y así, la gigantesca nave vuelve a avanzar una vez más.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Scorpion-Max
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 264
Registrado: Lun, 07 Ene 2013, 04:58
Ubicación: Andromeda

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Scorpion-Max » Mié, 31 Oct 2018, 08:15

Bueno, siendo que es turno de Kham y hace medio mes le mande un mensaje preguntando que porque no contestaba (Y ni siquiera lo vio), quería preguntarles así llegamos a un consenso entre todos ¿La salteamos hasta que vuelva o seguimos esperando?
Imagen
"Vengeance will be mine"
Imagen

Avatar de Usuario
Monster -R
Zaterrano
Zaterrano
Mensajes: 287
Registrado: Vie, 15 Feb 2013, 04:41
Ubicación: Mazatlán, Sinaloa, Mexico

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Monster -R » Lun, 05 Nov 2018, 21:01

Perdón por no postear, me he quedado sin internet y no se si se han enterado por el huracán que pego en Mexico llamado Willa pero gracias a Dios, no nos paso nada y también porque me quede sin internet y también porque casi no tenia inspiración.

Aqui va el cap, haber que les parece aunque al final sera raro:

******************************************************************************************************************************************************************************************************************************

Reptilia y los demás se adentraron al portal con la ayuda de Tarantella, ahí la zaterrana aprecio el paisaje caótico del reino, todo fuera de lugar, había gente corriendo sin rumbo saltando en las rocas flotantes. En su mundo nunca había pisado el Chaosrealm porque su padre le advertía que ahí la gente profesa el caos como su religión que por cierto eran primitivos y salvajes; y que pueden provocar problemas en cualquier reino que se trasladan gracias a sus avanzados portales.

Amiri le impresiono la geografía del lugar y admitió estar asustado sobre lo que le pasara ya que era la primera vez que salía de la academia, todo esto era nuevo para el pero no podía sentir los temblores en su cuerpo por el miedo de encontrarse con cualquier persona nativa de ese reino:

-Amiri, se lo que piensas, pero estamos contigo- dijo la zaterrana tomándolo del hombro.

-Lo se compañera, pero no puedo evitar estar nervioso y tener que ustedes llevar esta responsabilidad que me corresponde en sus hombros-

-Amiri, a mí en lo personal no me molesta, vamos, todo va a estar bien- decía con palabras tranquilizadoras.

-Gracias, no sé tú, pero siento que te tengo confianza-

-Umm, debe ser que mi padre me había contado que tenía una amistad con un tarkatano, seguramente era tu tío-

-Si, creo que me acuerdo desde pequeño-

Seguían su tour turístico por el reino del Caos con Tarantella como guía, la zaterra le costaba un poco moverse con las botas negras hasta las rodillas con correas blancas y gracias a las mallas negras que se puso en las piernas no sentía esa extraña sensación al moverse de forma fluida sin preocuparse por la falda.

De repente aparecieron como unos 10 habitantes del reino que rodearon a los recién llegados con intensiones nada buenas:

-Tarantella, ¿Qué significa esto?- pregunto Reptilia a Tarantella.

-Supongo que debemos responder-

-Ya era hora de patear traseros- dijo James a lo que su hermano estuvo de acuerdo.

-Sabía que algo malo iba a pasar- susurro el tarkatan.

-No te preocupes, a mi lado estas seguro- dijo Reptilia sacando de sus ropas sus clásicas agujas senbons.

Los chaosrealmer se abalanzaron contra ellos y el grupo no se quedó atrás atacando con todo su poder hacia ellos, pero parecían como si no les habría afectado tomándolo de forma positiva:

-¿Qué le pasa a esa gente?- decía Amiri atrás de ella.

-No lo sé, es muy extraño- decía la zaterrana clavando sus agujas en los ojos de una mujer chaosrealmer haciendo que con el impacto cayera al suelo.

-Sus ropas, se ven ordenadas, las odio- decía un hombre corriendo con un hacha hacia ellos.

La zaterrana aparto al tarkatan de su lado, pero descubrió que el hombre iba tras ella, esta no le quedo de otra que apartarse. El chaosrealmer arrojo su hacha hacia la mujer lagarto donde está la esquivo, pero esta se dio cuenta que ese era su estrategia y el hombre tenía intenciones de arrancarle la ropa con sus manos, pero lo único que le atino a arrancarle era un pedazo de rostro del lado izquierdo.

Reptilia por primera vez se enfureció y se apartó de un salto donde de ella emergió un aura oscura con una mirada asesina, de su falda salió una cola completamente distinta solo que esta era una cola de color azul oscuro forrada con placas metálicas por encima y en su punta tenía forma de un tridente metálico que las placas donde de ahí disparo diminutas agujas metálicas que se clavaron en el cuerpo del hombre que inmediatamente comenzó a descomponerse desde adentro y por fuera hasta finalmente convertirse en una masa de carne podrida.

La zaterrana callo de rodillas llevando ambas manos a la cabeza porque comenzó a dolerle al tiempo que su cola y aura desaparecían. Ya recuperada abrió los ojos y se puso sus anteojos levantándose como si nada le hubiera pasado donde ni siquiera recordó lo que le paso. Así que se dispuso a dirigirse hacia los demás.

Habían vencido a todos, pero de repente se levantaron como si nada, todos estaban en posición de ataque cuando esa mujer con las agujas enterradas en sus ojos le hizo reverencia a Reptilia:

-Creo que seremos amigas-

-Eso ni pensarlo- decía Reptilia con asco, cosa que extraño a los demás y ella misma:-¿Que me sucede?- pregunto ajustándose las gafas.

-Tan predecible como siempre, no Havik- decía Tarantella.

-Mi hermosa dama, ¿cuánto tiempo?- decía entrando un sujeto que tenía la mitad del rostro mutilado.

-Tu muchacha, exteriormente luces ordenada, pero tienes un espíritu caótico- le dijo a Reptilia.

-¿De que hablas?-

-Olvídala Havik, ¿y a que se debe esta bienvenida?- pregunto la arácnido a los que todos tenían un rostro extrañado.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En otra parte, más precisamente en el sótano de la Mamba Negra, estaba el maestro Angulo Llanos supervisando la situación con su bola de cristal a su discípulo tarkatan:

-Amiri, es la primera vez que sales al exterior, tendrás que arreglártelas tu solo y espero que no me decepciones-

-¿Con quién hablabas?- decía una criatura reptilesca con voz ronca y masculina.

-Con nadie querida Tiamat-

-Bien, veo que mi sobrina esta con tu preciado discípulo- decía posando ambas manos en los hombros del maestro.

-Ya veo, ¿te preocupa?- preguntaba acariciando sus manos.

-No es que me preocupe, sino que siempre me ha dado curiosidad y en cómo ha evolucionado en este mundo-

-Juliette le hizo algo a ella-

-Lo sé, veo que ellos y cada uno de los integrantes del equipo están buscando poder, hasta donde ha llegado la ambición humana-

-Hasta yo mismo no la entiendo y eso de que soy 50% humano- decía mientras que su mano derecha se transformaba en unas pinzas y después en un cuchillo.

-Eres un cyborg diferente al de los Lin Kuei, ellos son muy ambiciosos, no te culpo-

-Pero me creo un científico de ese clan desde que era niño, lástima que lo mataron por negarse entregar la forma de mejorar a esos asquerosos ninjas- decía con odio.

-No pienses en eso cariño, sería interesante saber de qué pasaría si una persona obtendría el poder, aunque no lo quisiera-

-Umm, sería interesante, querida- decía levantándose y besándola.

******************************************************************************************************************************************************************************************************************************
El profe Llanos es un amante de los furros :V
Imagen

Imagen

MONSTERVERSEImagen

Avatar de Usuario
jdmn
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 853
Registrado: Jue, 02 Oct 2008, 22:51
Ubicación: En los Bosques del Netherealm en Venezuela
Contactar:

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por jdmn » Mar, 06 Nov 2018, 21:08

Supongo que cuando el pais me da de baja emocional que me da para escribir cosas asi.
Bromas aparte, espero responder rapido este fic, que me ha gustado como se ha movido Monster-R (:lol)
-----------------------------------------------------------------------------

“¡Entraron 2 personas desconocidas al templo del orden, capitana!”-Decia el soldado centinela observando a través de los bosques de otoño.

-“No he sabido ataque a ese lugar en años, todos en el Ordenrealm saben que solo se puede entrar, pero la salida es imposible al menos que nosotros entremos con la llave maestra, el sello mágico protege las puertas de este templo.” Decia La capitana de los soldados del orden, blandiendo una espada que parecía mágica, una túnica blanca que parecía protegerla de cualquier ataque, una cabellera negra que llegaba a su cintura, y una edad de 30 años.

“Que haremos con nuestra visita con los clanes de los protectores de la tierra, los Chamanes dicen que ocurrirá algo que afectara los reinos”- Decia un soldado embajador.

“Nuestro reino caera en perdición si de algún modo logran robar lo que busquen allí, además no le creo a los chamanes y sus especias con drogas, pero aun asi, embajador, encargarte de hablar con ellos y ver que puede afectar, los espíritus son algo que sabemos que existen, además, hemos notado como hay singularidades en el reino…” “Decia la Capitana montándose en su caballo en conjunto a un grupo de guerreros al templo.

“Si comandante Jun!”-Decia el embajador separándose en conjunto al centinela.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Demonios…este lugar es muy amplio, para ser el reino del orden…no tiene letreros de que categoria es cada piso.” -Decia Tabitha rompiendo algunos jarrones en búsqueda de la gema del Orden.

“Claro…y romper todo traerá orden” ... “Espera Tabitha…hay alguien detrás de nosotros”… sentí la presencia de alguien mientras sacaba mi cuchilla mariposa y se la apunte donde lo sentía.

Era un guardia con un pelo largo blanco, todo su cuerpo temblaba, con un saco de bibliotecario, y un bastón como arma, intentando defenderse de nuestra presencia, con esfuerzo nulo, ya que solo lo ponia en forma diagonal.

“Tranquilo que yo tengo el calibre comparado a tu cortauñas” Tabitha sacó de sus brazos una gran espada larga de hielo, haciendo caer de pavor y miedo al bibliotecario.

LOSYUDOLOSAYUDOAYUDOSOLODEJEMEAQUIPORFAVOR! -Gritaba de miedo el bibliotecario. Tabitha puso la arma detrás de el. “Sera mejor que uses esas energias para guiarnos por la gema del Orden..

La luz reflejaba todo el ventanal, de luces de colores del vidrio nos pintaba, sentía como los pecados y la oscuridad subían y se ocultaban por mi espalda. Como si fuera todo a salir mal.

“Soul, analízalo, no quisiera que nos mintiera y nos llenemos de sangre, ¿no crees?”
“Su mente no decía nada más de lo que mostraba su cuerpo, un chico obligado a trabajar en este templo, ordenándolo, limpiándolo, tratándolo, el sabia donde estaba la gema, en una caja fuerte en el piso 4, el piso de la muerte según su culturas orientales, se veía que quería salir de todo esto para volver a su rutina.” No creo que mienta, de igual lo usaremos hasta abrir la caja fuerte.

Tabitha lo congeló a su mano. “Si te separas…solo tengo que volarte la mano”. La cara de miedo del bibliotecario se reflejaba.

“Esta bien…lo que buscan ya saben…donde están…NI ES TAN IMPORTANTE PARA MI…ASI Que…vamos a buscarlo!” -Dijo el rehén intentando terminar esto lo más rápido posible.

“Subimos la escaleras mientras aún notaba el tragaluz reflejando a nosotros…sentía mala vibras, sentía ahora cierta preocupación de Tabitha o una oscuridad en ella diferente.…como si el orden fuera a caer a su balance de nuevo... pero estábamos en medio de esto…

“SUBAN SUBAN SUBAN! “ Oía a varios soldados acercándose a las escaleras del primer piso, armado con ballestas y espadas cortas, vestidas con armaduras de samurai negras, como si un equipo especializado fuera, analizando todos tenían una sola idea en común, buscar a los intrusos y restaurar el orden, se movían en sincronía y rapido.

Tabitha reaccionó de forma rápida y congelo la boca al rehén, y seguíamos subiendo en silencio y rápido al 4to piso, Tabitha bajaba la temperatura del lugar para hacer la escalera más peligrosas para los soldados, mientras no supieran donde estábamos, podríamos escondernos y escapar, o…esperar a pelear.

Tras un frío espectral, llegamos al 4to Piso, un lugar lleno de joyas y gemas, pero solo nos preocupo el que se guardaba en una caja fuerte plateada con forma de cristal.

Tabitha con su puño rompió el hielo que tapaba la boca al rehén, se le salieron algunos dientes y sangraba.

“Yo vigilare y contendré, tu saca la gema y nos vamos de acá” Susurraba Tabitha escondida detrás de varios almacenes cerca de la escalera, mientras me encargaba a mi.

“Sacaba mi cuchilla y la ponía en su cuello, mientras trabajaba en sacar la gema, cuando se baja la manga y noto su brazo lleno de suturas y cicatrices, y de cómo el color de sus dedos no concordaba con el de su piel. La cara de el se lleno de cicatrices que juraba que no tenía antes.
El bibliotecario formaba un puño, de allí note como almas se crean de este, y de un solo movimiento de manos, estas almas jalaron la puerta de la caja fuerte y la tiró a la escalera. Rompiendo esos barandales.

“Soul,¿¡ que carajo!?”- Decia Tabitha alto, mientras de la nada le cayo el almacén encima de ella.

“Empuje al bibliotecario antes de que hiciera lo mismo conmigo, nos repelimos empujandonos a lugares opuestos, pero me tiro la gema hacia mi, casi regalando la.” Cai cerca del almacen asi que tras recuperarme rápidamente, levante el almacen y a Tabitha con mi poder.

“¿¿Que..PASO!?” Grito Tabitha en forma de ataque.


“Hola Tabitha, de seguro debes pensar que era un Don Nadie, pero creeme, esto quedará marcado como ALGO importante para ti!” -

Tabitha movía su brazo solo, de este se formó una daga de hielo, y se empieza a cortar por el brazo izquierdo, del hombro hacia abajo. “aaaaaaaaaaarrrgnngngnh” Tartamudeaba ella.

“Oia una alma ruidosa, los audífonos mostraban que era la alma de Tabitha atacando a asi misma, con mi dos brazos uno alejaba al atacante y otro el alma de Tabitha.” Esta se recuperó y dejo de cortarse.

“Oh si, recuerdo esos fastidiosos audifonos, siempre me pasaba cosas como estas”

Mis oídos rechinaban, los audífonos vibraban, oia y sentía cada alma que estaba al rededor, viva o muerta, se acercaba toda, tabitha, marcus, iris, jun, thomas, Samael, oía todo sus almas haciendo eco cada segundo, ..¿yo?.

Un estallido me aturdio, mis orejas sangraban, no oia nada...caía al suelo...veia todo borroso, me estallaron los audifonos en mi cráneo...joder...alguien me oye…

“Ahhhrgg…” Cof…

“Estupida comadreja!” Decía el guerrero agarrándome de mi chaqueta, sacándome de mi ropa, mostrando mi cuello sangrando por hablar, y mis orejas sangrando, lo veía con un reflejo que mostraba con su mano.

“Hola Soul...soy el Soul de un lugar que no existió...soy Nadie, te estoy enseñando lo poderoso que lograras ser..si consigues ser lo que necesito para alcanzar el poder de tu amigo, tu sabes quien, el perro faldero de Shinnok. Para ello, necesito hacer un cambio contigo. Y ahora que solo estas con ella, sera mas facil que ese estúpido lugar de Mam…

Un tajazo frío me separo de Nadie, con gran fuerza, una Tabitha cubierta de una armadura de hielo en su hombros, me tenía en sus brazos, está con rabia decapitó a mi ser alterno.

“Nadie..hiere a mi amigo Soul...ni siquiera el mismo...solo lo hare yo. Quizás sea una comadreja...pero es quien ve lo mas puro que soy...y no me abandona.

“Tabitha..gracias…”-- Pensaba...pero no oia reacción de ella.. “Tabitha...tabitha...ayuda”
“TABITHA GRACIAS!” -Grite de forma gutural, salpicando sangre a ella.

“...No hables cabeza de chorlito!...ya veras como...vuelve todo a la normalidad...aun falta los demas...yo me encargare, tu cuida la gema...porfavor...cuidate.”

Del techo se formo un hueco, de allí saltaron a rodearnos 8 guerreros, subiendo por las escaleras eran 4 más, con una distintiva a los demás en el medio de estos 4.

“No se cual es el motivo de esto, pero si dejan la gema en su lugar, no hayrazón de pelear y su condena, sera mucho mas ligera.

“Je...vieja de guadalupe, me he enfrentado a 30 como ustedes en el pasado…¿creen que me venceran solo con armas? “

“No eres la única Cryomancer que me he enfrentado” -Decía la líder desenfundado para atacar.

“Pérdida de tiempo...alma total”-- Ocurrio una explosion...pero no la senti… Todos los guerreros estaban inmovilizados, aunque notaba como sus ojos se movían de un lado a otro. Ninguno podia hablar...es como si sus músculos se congelan en el aire.

Es una pena mostrarte esto asi...suelo usarlo solo en ocasiones de emergencia...esto es una pérdida de tiempo. Se mostraba el cuerpo de nadie sin cabeza ni brazo, siendo rearmado por hilos de suturas en sus cicatrices, armando su cuerpo de nuevo, como si fuera un trapo de tela.

“Bueno..como te decía, necesitaba un intercambio tuyo.” Me podía mover, saque mi cuchilla y me intentaba esperar para contraatacar. No podia hablar, ni tampoco me oían, mi mente estaba exhausta.

Nadie rapidamente agarro mi mano con poderes de su médium de almas, agarro mi cuchilla, y me arrancó de un tajo los dedos índice, del medio y angular.

“Grrrrrrghsdhfsh” Hacia llanto de dolor como comadreja herida , tapandome la sangre que sacaba como llave abierta de mi mano.

“Cálmate niño” Me empujo al suelo tumbandome, y de allí apuntando con su mano, se quitó de esta esos 3 dedos, y los cosió a mi mano. El hizo lo mismo con los dedos míos que cayeron al suelo. Los movía para comprobarlos, se limpió la sangre. “Ahora solo hagamos eco”

Me agarro con la mano en mi frente, y hacía un grito espiritual...pasaba por todo mi ser..mi alma...dolía más que el corte de los dedos...no aguanto mas...

“Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa” El eco salia de mi garganta, empujando todo los cuerpos y cosas como si fuera una explosión del mundo espectral.

Ninguno se levantaba, excepto la líder del grupo de Orden, y Tabitha.
“CUIDADO CON JUN” Grite alertando a Tabitha.

Tabitha se levantó con sangre en su cuerpo por la armadura, pero con un sable tan poderoso para pelear contra el de la guerrera.

“Oye...en serio todo esto vale la pena...creo que el cicatrizó es el peor aca!”
“Mis órdenes es la orden de todos...todos ustedes valen por igual de escoria!”

“Ya yo termine lo mío de igual...nos vemos Tabitha...no te recordaba tan sexy y buena conmigo”
De una sombra saltó nadie y desapareció en el acto.

“Demonios...aun tengo la gema...si...mi chaqueta...está en el primer piso...destruida...demonios...eso era de mi padre...vamos...piensa….”

Magia blanca salía del cuerpo de la guerrera, cortaba todo la bolas y esculturas de hielo que dejaba Tabitha, pero el ataque inquietante de esta los desgarraba a poco su túnica.

“Brillo de luz!” Jun pasó su manga de la espada con su mano, haciendo un reflejo tan largo como el del sol, dejando ciega momentáneamente a Tabitha,

“ALMA TOTAL”--Grite con fuerza...mientras veía a Jun congelada...su espada estaba a punto de cortar por el pecho a Tabitha...la luz que botaba la espada no se congelaba...pero se sentía el calor que emanaba.

“Demonios...esta perra casi me mata...lo siento...pero esto sería fatal para ti” Decía Tabitha preparándose para atacar.

“No…”.............


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Abrí los ojos, y estaba afuera del templo...más que todo...fuera del reino del orden...veía el mismo campamento donde uno se había refugiado antes de partir al reino del orden.

“Esto..parece que puede crear portales…”

“....todo salió mal..”

“No...te hice caso con la guerrera esa...no la mate...supongo que la querrás para algo...o solo dijiste no para no hacer más cosas malas...en fin...sabemos algo ahora...eres un chico peligroso...y que tenemos que reunir la otra gema para reparar los reinos.”

“Como..¿prestaste atención a todo el plan de la bruja de Mamba? ¿Eso no era nuestro power up?”

“Si...pero hable con Jung...los reinos sufren de choque temporales o cosas asi...el punto es...reparamos los reinos, se destruirán todos los choques y quiebras de esos reinos, como lo es Cacho Pin, Nadie…..Reptilia…., y nos dejaran vivir donde queramos el reino del Orden…”

“Nunca pense...que irias alguna vez pacifista…”

“No es mi idea sabes, pero...no podemos vivir en un reino donde por culpa de alguien como Skartaris...todo este grupo está jodido, así que resolvemos esto...y podremos hacer todo los robos y desastres que queramos cuando nosotros seamos los más poderosos”

“Je...me agrada el plan”

“Descansa algo mientras veo como te curo...robe pocas medicinas...ah, y esto te va a arder”

“Que…...aaaaaaaaaarggh”

“Solo es huento es tu cuello! ¡Eso te pasa por volverte más poderoso que yo!

“AAAAAAAAAAA””

“Jeje...disculpa por no ser Reptilia...creo que la necesitamos...ella debería estar en el reino del caos...pero como rayos podríamos llegar.

Me movia las manos en mi camisa negra, se sentía raro perder la chaqueta..mostrando mis cicatriz de cuello, y mis brazos debiluchos comparados a lo demás, pero note algo atascado en la parte baja de la camisa...era una gema negra

“Creo que creas muchos Deus Ex...pero me agrada Soul”.

“Creo que no podemos confiar en nadie”...

----------------------------------------------------------------------------------------------------
-Olvídala Havik, ¿y a que se debe esta bienvenida?- pregunto la arácnido a los que todos tenían un rostro extrañado.
Se siente como se crea un portal cerca de Amiri y Connor, que se quedan preplejos, con lo raro que ha sido la situacion.

-”La gema”--Dijo Havik.

“¡Uff...vaya...hola muchachos!...este es el club de la jodida perdición, y estamos en busqueda de una gema!” -Salia Tabitha, con una armadura de hielo, aun cubriendo su herida, pero emocionada por pelear.

“Nhhgh..Ella es buena...”-- Le dije mentalemnte a todos aun mostrandome muy herido de la pelea anterior...todos tenian la idea de que ella me secuetro...y fue asi...pero ya no importaba.

“¿Soul...que te ha pasado…?- Decia Mirajane preocupada

“¿Reptilia… lo vas a ayudar?”- Turtumeaba Amiri.

La reptiliana se veia muy cansada para responder.

-----------------------------

Aun no mucho que hacer con el profe furry.
JDMN puede significar Jamon de Mar Natural, son deliciosos.
Also D4NUK1 4 the Rulz
Me pueden invitar a cualquier FPS, seguro le puedo ganar. (:lol)
Imagen

Avatar de Usuario
Scorpion-Max
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 264
Registrado: Lun, 07 Ene 2013, 04:58
Ubicación: Andromeda

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Scorpion-Max » Mié, 19 Dic 2018, 23:14

Bueno, viendo que Cartic no escribió nada y que ademas tampoco respondió a los mensajes de Error, creo que vendría siendo hora de que Nun escriba.

So, adelante mija, usted tiene la batuta ahora.
Imagen
"Vengeance will be mine"
Imagen

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 378
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy
Contactar:

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por The Shaolin Nun » Vie, 04 Ene 2019, 09:53

► Show Spoiler
Algo extraño pasaba con la chica lagarto y todos lo notamos. Ella misma se veía confundida por lo sucedido.

¿Acaso era el comienzo de una transformación de su ser, que daba sus primeros indicios, o eran efectos adversos, originados por el inmensurable caos de este reino? ¿O tal vez fue algo aislado, que no volverá a repetirse? No lo creo…

Ella siempre se ha caracterizado por ser una chica pacífica, capaz de tenderle la mano quien sea… hasta a mí. Hoy ha sido la primera vez que la vi desdeñando una mano amiga. A pesar de ser atacantes, esa no fue una reacción propia de ella, sobre todo al ser la diplomacia un elemento presente en su esencia. Sabe como manejara potenciales enemigos, para no causar estragos mayores. Más allá de su conducta inhabitual, sus breves transformaciones ocurridas mientras se desataba el conflicto fueron lo que más atención merecía. Sus poderes nunca antes vistos, que se desvanecieron en segundos durante la lucha, auguran un proceso que puede implicar algo más ¿Qué puede ser? No lo sé. Espero equivocarme, pero después de lo visto con Juliette, ya todo parece posible. A veces quienes cuidan tu espalda, terminan clavándote una daga cuando menos lo esperas.

El momento lleno de confusión y desconcierto, protagonizado por nuestra aliada escamosa, pronto se disipó cuando el clérigo del caos se hizo presente.

Todos se preguntaron por qué los residentes nos recibieron de una manera tan “poco cordial”, a pesar de ser unos recién llegados, poniendo énfasis en su intolerancia por algo tan simple como la impecabilidad de la ropa. Aunque en el pasado fui advertida por esa clase de gente, preferí que Havik ilustrara a mis compañeros con su sabiduría.

—El caos es una religión profesada por todos los que habitamos este reino libre de ataduras. Aquellos que se levantaron armas en contra de ustedes son ortodoxos, que repudian el más mínimo indicio de orden. Deben comprender que ellos sólo querían limpiar nuestro reino de la suciedad de lo que ellos consideran una forma de orden —el clérigo explicaba con orgullo la ferviente devoción de los ortodoxos, que nos pudo costar un letal derramamiento de sangre.

Debíamos cuidarnos de ellos y de todos los demás habitantes. Los asesinatos en ese reino no eran castigados, más bien eran alabados, lo cual podría representar un peligro más en nuestra búsqueda.

—Venimos en busca de una gema… —Reptilia intervino, dejando a un lado la locura de los chaosrealmers.

Después de una breve risa, Havik asintió, construyendo en su mente el posible objeto al que la “reptiliana” se refería.

—Creo saber cuál es ¿Por qué otra causa se habrían aventurado a exponer sus vidas al venir a este reino?

—¿Sabes en dónde está esa gema, Havik? —pregunté, moviendo lentamente mis extremidades arácnidas, como un reflejo de la curiosidad.

—Claro que lo sé —me respondió cordialmente.

—¿Nos dirás en dónde encontrarla? —Reptilia tomó la palabra de inmediato.

—¡Jamás! —su terminante negativa decepcionó a todos, menos a mí, pues sabía que un clérigo del caos no podía ayudar a nadie en nada, pues iba en contra de sus preceptos.

Y eso mismo fue lo que le explicó a mis aliados.

—No obstante —añadió—, por ser ustedes de un reino ajeno a nuestras creencias y por tratarse de mi servicial acólita del caos— hizo un sutil movimiento con su mano para señalarme—, les diré algo que tal vez pueda encaminarlos a la ubicación de la gema, pero también… a su perdición: está oculta en algún lugar del laberinto. Les advierto que una vez que entren a él, será casi imposible salir. Seguramente al adentrarse al laberinto se encontrarán con huesos y cadáveres de aquellos que buscaban desesperados una salida para escapar de una muerte segura. Espero que ustedes no se unan a ellos, aunque…, me temo que así será.

Las afirmaciones de Havik inquietaron a mis compañeros, pero no había nada qué objetar. Sólo él conocía la forma de salir del laberinto; pero pedirle que nos revelara tal secreto era tan imposible como unificar el caos con el orden. Cualquier petición sería vana, y así se lo hice saber a todos.

—Recuerden que estamos en un reino ajeno. No tenemos derecho a cuestionar los ideales del clérigo. Ya nos ha brindado suficiente información. Ahora sabemos en donde buscar —intervine de manera enérgica, para evitar que continuaran con sus inútiles intentos de convencerlo.

Havik se deslindó de cualquier posible ayuda que pudiera brindarnos ante una situación que comprometiera nuestras insignificantes vidas.

Al partir, los hermanos Connor y James miraron a Havik, molestos por su extrema renuencia. Murmuraron algo, maldiciendo el caos y el alto coste que podría traer la búsqueda.

Yo, en cambio, me regocijaba en mi interior, pensando en lo estimulante que sería adentrarse al laberinto, a pesar de que cabía la posibilidad de que fuera nuestro último destino. No me importaba, siempre pensé que mi fin sería causado por las manos ensangrentadas de un adversario, el filo de una daga; cualquier causa que imaginación podría tejer tan fácilmente como mis redes en el cuello de un enemigo. Pero en cambio, ¡qué muerte más original! Atrapada en un laberinto sin escape, muriendo de varias maneras diferentes: hambre, sed, olvido. Más de una vez he escuchado que cuestionan mi cordura, y el hecho de que disfrute esta mortal aventura me convence de ello.

El medio de transporte local eran extraños portales que teletransportaban a diversas regiones del reino. Tendríamos que usar uno tras otro, tras otro…, hasta llegar al último portal que nos dejaría a la entrada del laberinto. Le indiqué al grupo el camino para llegar al primer portal.

Mientras caminábamos, todos notamos que los habitantes nos miraban extrañados, murmurando cosas, sin duda, relacionadas a nosotros.
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Scorpion-Max
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 264
Registrado: Lun, 07 Ene 2013, 04:58
Ubicación: Andromeda

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Scorpion-Max » Mié, 09 Ene 2019, 01:38

Bien, ya leí todo, asi que vamos con mi capitulo nomas :3

------------------------------------------------------------------------------------

Un extraño ser, que parecía tener la mitad de su cuerpo despellejado, salía volando por los aires, hasta finalmente chocar contra una pared, cayendo al suelo inconsciente. Por el otro lado, un hombre con ropas desgarradas y de apariencia humana, con un semblante tranquilo y apenas una respiración algo agitada. Estos dos se encontraban rodeados por diferentes seres con túnicas y capuchas negras que no dejaban ver sus rostros. Un puñado de antorchas era lo único que iluminaba la oscura habitación, la visibilidad aun a pesar de estas era vaga.

De entre todos estos, uno de los encapuchados avanzó. Una vez en el centro de lo que parecía aquella arena improvisada, retiro su capucha. Era un ninja de oscuras apariencias y ojos blancos como la luna, todos parecían tenerle sumo respeto. Caminó lentamente hasta ponerse al lado del guerrero humano, y tras hacer un saludo con ambos puños cruzando el pecho, volteo al resto.

-En vistas de que Centerfold no puede continuar el combate, el ganador es Yuko Neku –se escuchan aplausos desde la multitud, pero ni un sonido más ni menos, es más una señal de respeto que otra cosa- Ya que has ganado el combate, comenzara la última parte de tu entrenamiento; entraras a la cámara de vacío.

Poco a poco, los presentes del lugar fueron tomando rumbos propios, vaciando la habitación. El guerrero podía ver como el cuerpo inconsciente de su rival desaparecía en la oscuridad, como siendo abducida por esta. Aquel ninja, tomo por el hombro a Yuko, y en un abrir y cerrar de ojos estaban en otro lugar. Era completamente negro, parecía no tener límites en su penumbra, pero sorprendentemente podía verse a sí mismo y al otro sujeto perfectamente, como si hubiera una luz que los iluminase.

-Te mantendrás en esta habitación hasta desprenderte de lo que queda de tu bondad –dijo, mientras se cruzaba de brazos- Una vez hayas hecho esto, la salida aparecerá y podrás salir. Entonces, serás parte de la Hermandad de las Sombras.

-Entiendo, maestro Noob –luego de hacer una reverencia y el saludo que hicieron con anterioridad, el ninja desapareció en una sombra.

El guerreo se sentó con las piernas cruzadas en el suelo, y cerrando los ojos comenzó a meditar. No se movía ni un pelo, parecía la estatua de algún monje tibetano. En aquella habitación no había aire, ni tampoco ningún sonido que oír. La oscuridad era lo único tangible e inequívocamente existente.


------------------------------------------------------------------------------------


Un escarabajo salto al rostro de Takahiro, pero gracias a sus reflejos logro rebanarlo exactamente a la mitad antes que llegue. Un gran número de cuerpos de estos se encontraban esparcidos por las arenas, quedando ya unos pocos. La cobra dorada volvía embestir desde el suelo, pero una vez más era esquivada por los guerreros.

-Tenemos que hacer algo o esa cosa no va a parar de atacarnos en toda la noche –les gritaba Cold al resto, mientras se levantaba del suelo tras esquivar a la bestia.

El reptil estaba frente a estos, casi como desafiándolos. Su lengua salía cada ciertos segundos de sus fauces, y aunque no era aquello, parecía estar saboreándolos antes de tiempo. En menos de un pestañeo se empezó a arrastrar velozmente a su posición. Darken lanzo una bola de fuego a su cabeza, pero apenas esta colisiono desapareció en la nada, sin hacerle ni un rasguño. Fuin y Chilliad lograban saltar justo a tiempo antes de ser devorados por la bestia de sangre fría, que volvía a meterse bajo la arena.

-¿Qué fue eso? Mi ataque no le hizo ningún efecto –reprochaba el ninja.

-Parece que sus escamas son bastante resistentes –ahora era Cold quien respondía- Nuestros poderes no le harán nada.

El suelo comenzó a temblar y la serpiente volvió a atacar, aunque una vez más no logro golpear a nadie. Chilliad saco sus pistolas mientras estaba en el aire y disparo a la cobra, pero las balas tampoco le hacían ningún efecto. Nadie sabía bien que hacer para vencer al animal, quizás lo mejor que podían hacer era huir y no comprometerse con algo tan simple.

Pero entonces, Takahiro corrió al animal, parándose frente a este. Ambos parecían verse directamente a los ojos, pero ninguno se movía siquiera un centímetro. El espadachín permanecía en su pose de pelea, mientras que la bestia simplemente sacaba su lengua. De repente, en menos de 3 segundos, la serpiente abrió sus fauces y enterrándolas en la arenas devoró al guerrero, el cual no reacciono. Sus compañeros se quedaron perplejos.

-¡OH MY GOD! ¡HOLY SHIT! –gritó sorprendido Chilliad mientras ponía sus manos en sus mejillas.

-¡¿Qué demonios acaba de pasar?! –seguía Fuin.

-Parece que no era tan invencible después de tod… –un crujido interrumpió a Cold justo antes de que termine su frase. Luego, un estruendo, similar a un trueno.

Era el samurái, quien perforaba a la cobra y salía desde adentro de esta con su espada, la cual desprendía chispas y rayos. Estaba completamente empapado en una sustancia viscosa de color amarillo, además de que se lo notaba bastante agitado debido a su respiración. Los demás, aun mas sorprendidos, fueron hacia su dirección.

-Carajo, ¿Qué hiciste? –Akemi puso una de sus manos en el hombro del asiático, quien había envainado su espada segundos antes.

-Cuando el tipo de la máscara disparo note que las balas se reflejaban en el cuerpo de la serpiente, así que supuse que sus escamas eran de oro –Takahiro tomaba pausas para respirar, parece ser que utilizo demasiada fuerza para salir de allí- Así que pensé que sería más fácil destrozar su carne por dentro. Y ya que el oro es buen conductor de electricidad, no pondría mucha resistencia a mis rayos.

-Ni siquiera yo pude ver el reflejo de las balas en sus escamas –el ninja quedo asombrado por ello, parecía que el espadachín tenía un muy buen ojo, lo cual debía tomar en cuenta.

-De todas formas fue algo arriesgado, quizás su carne también era de oro –una vez más, era samurái quien respondía- Pero supongo que no falle.

La noche siguió pasando después de ese momento. Gracias al tajo que Takahiro había hecho en la bestia, pudieron sacar pedazos de carne que luego calentaron en la fogata, que no se había apagado hasta entonces. Realmente su carne no era muy sabrosa, pero el hambre puede más que los gustos. Darken prefirió no comer, y alejándose un poco del resto, empezó a meditar para recuperar energías luego del combate.


------------------------------------------------------------------------------------


Habían pasado fácilmente 6 o 7 semanas de que se encontraba en aquel oscuro lugar. De todas formas, era paciente y conocía bien sus habilidades, así que sabía que lograría su cometido. Apenas se había movido unos centímetros desde que se propuso meditar, y era más por incomodidad que por otra cosa, y puesto a que no necesitaba comer ni dormir debido a su estado de no-muerto, el entrenamiento seria simple.

Lo que no era tan simple, era mantener la concentración necesaria para encontrarse a sí mismo. Lo lograba cada cierto tiempo, podía visualizarse a sí mismo. Era extraño, podía verse pero al mismo tiempo no era él, y lo sabía. Y lo hizo una vez más. Estaba frente a él, prácticamente estaban parados de la misma forma, se miraban exactamente igual, era como estar frente a un espejo.

Él ataco primero. Se abalanzó velozmente, casi un segundo antes de que lo hiciera él mismo. Intento golpearlo con sus puños, directamente al rostro, pero logro bloquear ambos intentos con su antebrazo, aunque el contrario hizo lo propio cuando lanzo una patada a la cadera, deteniéndola con su rodilla. Se separaron por un momento debido al impulso que hizo para no quedar a merced de algún golpe que su “yo” pudiera intentar. Se limpió una pequeña gota de sudor que corría en su frente, su rival simplemente se quedó mirándolo, aun esperando por alguna reacción.

Y casi como si se desdibujara, se teletransportó detrás de este, logro patearle la espalda y alejarlo unos metros, pero no pudo desestabilizarlo para que caiga al suelo. De todas formas, su rival apoyo ambas manos en el infinito piso, e impulsándose para arriba, dio una vuelta en el aire para quedarse viéndolo. No bajo la guardia, y bien que lo hizo, puesto que su “yo” lanzo su arpón ágilmente a él, pero logro tomarlo en pleno vuelo. No dudo ni un segundo y lo atrajo a su posición, y al tenerlo a su merced le dio una patada en la barbilla que lo lanzo por los aires. Pero cuando el cuerpo impacto en el suelo, se deshizo como si fuera tinta misma y sin siquiera poder levantar una ceja, sintió como una de sus costillas era golpeada con un increíble jab.

Le sacó el aire por unos segundos, incluso alguna lagrima, pero no cayó. Se volteó rápidamente a donde su rival estaba, pero este lo recibió con otro golpe, con la palma abierta, en el centro de su pecho, para luego arrastrar su pie izquierdo con una ágil patada, y cuando tropezó encajo un gancho en su barbilla. Estaba expuesto, podía hacerle cualquier tipo de golpe si no se defendía rápido. Con un giro, se levantó del suelo y volvió a ponerse en posición de pelea. Tenían la misma fuerza, la misma agilidad, incluso la misma inteligencia, pero aun así era difícil descifrar que haría en cada segundo. Una vez más, su copia se acercó rápidamente a él, y logro atajar algunos golpes al tiempo que contraatacaba, pero no logro acertar. Intercambiaron puñetazos pero nada funcionaba, ninguno podía encontrar ese punto de quiebre.

-Veo que no me la dejaras tan fácil –dijo.

-No podrás ganarme, aunque yo tampoco podre –respondió su contrario- Es mejor que te rindas de una vez y abandones este plano.

-Eso lo dudo –corrió rápidamente a su rival, incluso pudo escuchar como este chasqueaba su lengua cuando lo hizo. Lanzo un golpe directo a su cara, pero fue tan malo que el contrario pudo detenerlo fácilmente.

-Te dije que no podrías hacer nada.

-Y yo dije que lo dudaba –de la nada, a quien detenía el golpe desapareció, y detrás de este apareció el verdadero. Con un puño cargado en llamas y una velocidad estrepitosa, golpeo a su rival mandándolo lejos de su posición. Pero antes de que empezara a caer al suelo, lo atrajo con su arpón, tomándolo del cuello una vez estuvo a su lado.

El había ganado, su copia estaba indefensa y a su merced. Finalmente logro percibirlo. Creo una copia exacta de el en el momento que comenzó a correr, y uso el mal golpe como distracción para que se concentrara en frenarlo. Llevo la mano que no ocupaba para asfixiar a su copia a la frente del mismo. Una extraña luz, que aun a pesar de serlo era negra, comenzó a emitirse desde la cabeza de su copia. No tardo mucho hasta que esta comenzó a gritar tenuemente debido a la presión creada en su cuello. Pero unos segundos el mismo comenzó a hacerlo. Sentía un ardor increíble en su cabeza, mejor dicho, en su mente. Era como si se estuviera prendiendo fuego por dentro, como si le estuvieran extirpando los sesos con un taladro. Pero tenía que soportarlo, tenía que aguantar un poco.

Lentamente comenzó a alejar su mano de ahí. El dolor era más fuerte con cada milímetro que la alejaba. Era un infierno, un infierno hecho por el mismo. Su vida paso ante sus ojos, todas aquellas personas que alguna vez conoció, a quien enfrento, con quienes río alguna vez, o compartió alguna tarde de té. Su madre estaba allí también, en su vestido largo y sedoso, viéndolo jugar. Tenía una sonrisa en el rostro. No quería sacarla de ahí. Era la única persona que alguna vez lo amo, y que el mismo amo, su único familiar. Vio su entrenamiento desde cuando era solo un niño, sus maestros, sus compañeros. Todo su mundo.

Un aura blanca se desprendía de su cabeza cada que alejaba la mano, pero el dolor era insoportable. No quería perder a todas esas personas, no quería perder a su madre, no lo aguantaría. Pero un pensamiento recorrió su espalda y empezó a instalarse en su nuca. Era como un picor, como si su cuerpo necesitara que se rasque. Era esa ambición que siempre lo acompaño, incluso antes de saber siquiera quien fue su madre. Ese poder, podía sentirlo, lo recorría completamente, desde la punta de sus dedos hasta el último de sus cabellos. Una macabra sonrisa se dibujó en su rostro, y lo siguió una carcajada estremecedora. Estaba ahí, a nada de tener la llave para abrir cada una de las puertas, lo que siempre quiso.

Poder.

Y en un arrebato, alejo completamente su mano. Su copia había desaparecido en las cenizas de sus propias llamas. Ya no había dolor, ya no había madre, ni compañeros, ni familia. Todo se había esfumado de un segundo al otro, ya no eran necesarios. Miro su mano. Brillaba con una extraña luz resplandeciente, que era tan blanca que incluso parecía amarilla. Una esfera se creó alrededor de esta, parecía una perla brillante, incluso lograba entrar en su mano. Era su bondad, su amistad, su amor, su humanidad. Era su debilidad.

Una puerta se abrió frente a él. Nunca había estado allí, pero ahora simplemente se había abierto. Del otro lado podía distinguir las llamaradas de las antorchas. No dudo un segundo y avanzo hasta ahí, con una sonrisa dibujada en su cara. Finalmente salió de aquel infinito y oscuro lugar. Ahí estaba, su maestro, con ambos brazos cruzados, sosteniéndose en una de las paredes de lo que parecía un largo pasillo. Extendió su mano y mostró aquella esfera ante el oscuro ninja. Quizás esperaba que este lo tomara, pero no hubo reacción alguna del contrario, así que simplemente la bajo.

-Veo que has logrado tu prueba –Noob bajo sus brazos, y extendió uno hasta uno de los brazos del joven- Bienvenido a la Hermandad de las Sombras –sintió como su brazo era quemado, pero no podía ver ni fuego, ni que realmente le hiciera algo. Al ver su brazo, tenía “tatuado” el logo del clan, aunque segundos después este pareció desaparecer- Desde ahora, tu nombre será Darken.


------------------------------------------------------------------------------------


La noche había pasado finalmente, y ya habían comenzado a avanzar en sus corceles. El calor era fuerte, ya que la luz se reflejaba en la extensa arena de aquel desierto, sumado al ya cálido ambiente que el infierno ofrecía. Claro, el ninja no sentía ningún tipo de cansancio por aquello, aunque le molestaba. Ya habían estado caminando un rato, habían dejado bien atrás el campamento que habían improvisado la noche anterior. Fuin guardo algunos pedazos de la serpiente para comer más adelante, bueno, cuando fuese necesario realmente.

Las dunas impedían que vieren demasiado lejos, ya que el terreno era algo irregular y se creaban algunos pequeños cráteres en el suelo que hacia parecer a los montículos de arena más altos de lo que realmente eran.

-¿Y cómo es exactamente el castillo del tal Shinnok? –preguntaba Akemi mientras se cruzaba de brazos

-Se encuentra al norte de nuestra posición actual, aunque falta mucho aun –Cold había tomado la posta de responder- Es una extraña mezcla entre una enorme montaña y un castillo, prácticamente es imposible no verlo.

-Aquiles olvido decir que está en medio de un rio de lava –menciono Fuin, lo que pareció haber hecho enojar al mencionado

-¡JAJAJAJAJA! ¿Te llamas Aquiles? Que perdedor, desde ahora en más tendré cuidado con tu talón –Chilliad reía a carcajadas mientras intentaba no caerse del caballo

-¡Agh! ¿Ves lo que haces Fuin? –le gritaba molesto a su amigo- ¡Te dije que mi nombre es Cold ahora!

-Oh vamos Aquiles –decía el edeniano enmascarado con un claro tono burlesco en su voz- No deberías enojarte por llamarte Aquiles, hay nombres peores, como Cold.

Una vena estaba por estallarle a este- Dile que coma mierda, Fuin.

-Díselo tú.

-¡Come mierda, idiota! ¡Cáete de tu caballo!

Siguieron avanzando por las largas arenas de Gool’ Gorath, a veces más callados, otras más habladores. Compartían experiencias, recuerdos, batallas, hasta opinaban el uno del otro. Darken no solía hablar mucho, y cada que pedían su opinión y le preguntaban algo, simplemente cortaba el tema de raíz. Y ni que hablar del samurái, quien no hablo ni un segundo en todo el viaje. Subieron una pequeña montaña de arena, y pudieron distinguir algo a la lejanía.

Era un pueblo, no tan extenso. Era como esos típicos poblados de una película western, incluso tenía el típico edificio gubernamental con un reloj esperando a que sean las 12 AM. Era extraño, no parecía el típico poblado que te encontrarías en medio de un desierto tan enorme, pero era el infierno, no era de sorprender. Como estaba de camino, decidieron dirigirse allí y descansar, aun les faltaba camino y de todas formas no tenían tanta prisa. Los pueblos en el Netherrealm son los únicos espacios urbanos que existen. No hay metrópolis como en otros reinos, y lo único que podría asemejarse a ello son las cercanías de los distintos edificios que solían ocupar antiguos señores de la guerra.

Poco a poco fueron acercándose al lugar. Había distintos edificios, alguna que otra casa. Sus habitantes eran pocos, distintos tipos de seres demoniacos, al igual que bestias antropomórficas. No les llamaba la atención en lo más mínimo nada de aquel lugar. Las estructuras estaban viejas y agrietadas, incluso faltaban pedazos en algunas construcciones. Había partes de cuerpos por el suelo, tapadas por la arena, y otras infestadas por insectos extraños.

-Hay olor a muerte aquí –menciono Takahiro, mientras inspeccionaba el lugar de lado a lado.

-Estamos en el infierno, no me sorprende que así sea –la joven también miraba los rincones de aquel lugar, aunque seguía sin interesarle en lo más mínimo.

-No me refiero a eso –el tono del espadachín parecía cambiar repentinamente, ahora era más serio e incluso alerta.

-Tranquilo Takahiro, nada malo pasara mientras estemos juntos –Fuin intento calmar al japonés, aunque su intranquilidad no se apaciguaba.

Pero el espadachín no era el único quien tenía esa sensación, esa mala espina. Darken sabía que algo no andaba bien, podía presentirlo de alguna extraña forma. A pesar de la soledad de aquel lugar, de lo prácticamente inexistente que era, podía sentirlo en el mismo aire. Shinnok sabía que estaban allí.

<<Este maldito anciano lo sabe>> Dijo para sus adentros, no era muy seguro que los demás lo supieran <<Encontrarnos en este momento es como sacar una aguja de un pajar, sus habilidades son impresionantes>>

Aquel presentimiento era insoportable, pero se sentía algo seguro. Quizás el quedarse en aquel lugar, aunque sea poco tiempo, no era buena idea después de todo. Debían apurarse y largarse lo más rápido posible antes de que pase algo.


------------------------------------------------------------------------------------


Una enorme sala de computadoras se abría en una oscura habitación, oculta en alguna parte de un extraño laberinto de cloacas. Unos hombres con capucha y hombreras oscuras vigilaban incesantemente aquellas pantallas, que revelaban un mapeado del infierno. Tenían una especia de lentes rojos donde irían sus ojos, y vestían largos uniformes negros. Alguien interrumpió en la habitación, haciendo que todos los sujetos se dieran la vuelta y se arrodillaron ante aquel ser.

-¿Lograron encontrarlos? –la voz resonó en toda la habitación, era profunda e infundía temor de simplemente oírla.

-Sí, mi Lord –respondió uno de los sujetos- Los sistemas de Erasmus funcionan perfectamente y localizamos a los objetivos.

-Me complace oír eso –una pequeña sonrisa se dibujó en el rostro del dios caído- ¿Saben algo de los demás?

-Aparentemente salieron del reino, mi señor –ahora era otro de los hombres quien contestaba- Pudimos saber que se dirigieron al Chaosrealm, pero desconocemos el por qué.

-No debe preocuparse por eso, Lord Shinnok –otra figura irrumpió en la habitación- Planeo encargarme de aquel problema yo mismo junto con mis ayudantes.

-Como podría esperar de ti, Reiko –el mencionado avanzo, hasta ponerse delante del antiguo dios, arrodillándose ante el mismo- Cuando estas moscas estén muertas, podre encargarme del semi dios y volverme más poderoso. Y una vez este bajo mi control, las fuerzas de la tierra no tendrán nada que hacer ante mí.

-Así será, señor –contestaba el general, mientras se ponía de pie- Ya he enviado a uno de mis hombres a la posición de los demás. No Face se ocupara de ello.

-¿Qué hay de Erasmus?

-Sigue en las celdas, pudriéndose.


------------------------------------------------------------------------------------


-¡Aaaah! No sabía que la cerveza del Netherrealm podría llegar a ser tan deliciosa –suspiraba Akemi, con algo de rubor en su rostro- Demonios, desde la última vez que estuve en el Outworld que no bebía una buena.

-Espero que no se te suba –el edeniano también tomaba, se había levantado la máscara levemente para que el amargo liquido pudiera entrar a sus fauces- Si un enemigo nos agarra mientras estamos borrachos estamos perdidos.
-Oh vamos Chilliad, ¿Quién podría atacarnos ahora? –respondía una vez más la joven.

La taberna se encontraba en un estado deplorable, pero aun así se mantenía. Había algunos sujetos esparcidos por la fachada, pero ni estaba cerca de estar llena. Era atendida por un extraño ser mitad mosca mitad humano, al quien a duras penas se le entendía hablar por su extraña y gangosa voz. Fuin acompañaba a aquellos dos con los tragos, mientras que Cold se relajaba en su asiento. Takahiro simplemente estaba allí sentado, con una gran tensión expresada en su rostro, no alejaba su mano del mango de su arma. Darken por otra parte estaba parado cerca de la mesa. Aun se sentía intranquilo, pero aprovecho aquel momento para despejar un poco su mente y tener a la mano algún plan.

Distintos tipos de seres ocupaban aquel lugar, algunos más humanos que otros, o al menos eso aparentaban. Pero el ninja no podía apartar la vista de alguien particular. Sentado en una esquina, con ambos pies sobre la mesa y sus brazos cruzados en la nuca, como sosteniendo su cabeza. No podía ver su rostro, ya que un sombrero lo tapaba. Parecía estar descansando. Lo parecía.

-Es el –dijo el shinobi- Ese es el hombre de Shinnok.

Disimuladamente, el grupo volteo a verlo. No era realmente muy amenazador, pero algo en su apariencia no daba buena espina. Era muy sospechoso. Nadie sabía cómo actuar. ¿Deberían atacarlo, ignorarlo, huir? Ni siquiera estaban seguros de si realmente era alguien enviado por Shinnok o no, era hasta algo rebuscado echarle la culpa, él ya se encontraba en el lugar cuando ellos llegaron, o eso recordaba.

Y este se levantó, casi como si supiera que estaban pensando acerca de él. Tomo una botella que había en la mesa, y la bebió sin más. Su rostro presentaba una gran incertidumbre, parecía que la botella no tenía más líquido, y así lo comprobó al darla vuelta y notar que nada caía de ella. ¿Realmente ese tipo venia del rival? Parecía de lo más normal posible, incluso sus pintas venían acorde con el lugar. Además del sombrero, tenía una especie de bufanda carmesí que cubría su boca. Tenía una especie de líneas negras debajo de los ojos, a la altura de los pómulos. Sus ojos eran amarillos, algo bastante extraño. Unos mechones de un dorado cabello se lograban ver a los costados de su cabeza, parecía tener un cabello algo largo.

Dejo caer un suspiro mientras cerraba los ojos al ver que su bebida se había agotado. Y tras dejar unas monedas en la mesa, se levantó. Sus vestimentas eran algo raras. Un abrigo negro de manga corta tachonado de cuero y pantalones de cuero ocre con un par de fundas en su cadera. Al avanzar un poco más, notaron que usaba unas botas marrones y que aparentemente por el sonido, llevaban espuelas, y de su espalda colgaba una mochila, bastante abultada. También, que sobre su sombrero, había unos goggles algo steampunk, parecía que eran para protegerlo de la arena. Para la sorpresa de estos, simplemente salió con sus manos en los bolsillos, sin llamar lo atención en lo más mínimo. Quizás simplemente se habían equivocado.





Cuando finalmente salió del establecimiento y ya no se encontraba a la vista de estos, el hombre encendió un cigarro mientras meditaba recostado en una pared, estaba en un callejón entre la taberna y otro edificio. Luego de soltar el humo del tabaco y bajar el cigarro, miro hacia el cielo. Hacía calor, bastante.

-Parece que será más difícil de lo que imagine –reflexiono, mientras volvía a llevarse el puro a la boca.

------------------------------------------------------------------------------------

Y bueno, ahí esta. Disculpen por no incursionar tanto en las demás tramas, pero debido a que esta side quest quedo prácticamente abandonada durante la ronda tenia que meterle bastante chicha xD

Nuevos enemigos se alzan, al igual que nuevos desafíos, ¿Que le deparara a nuestros guerreros durante este nuevo año? ¡Suerte a todos!
Imagen
"Vengeance will be mine"
Imagen

Avatar de Usuario
Scorpion-Max
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 264
Registrado: Lun, 07 Ene 2013, 04:58
Ubicación: Andromeda

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Scorpion-Max » Mié, 16 Ene 2019, 06:10

Espacio reservado para desearle un muy feliz cumpleaños a nuestra querida Monster-R (o la matriarca, para los viejitos (:lol) )

También quería decir que el capitulo de Nun me encanta, al igual que todos los que escribe, quiza me moleste un poco que sea cortito pero su contenido compensa de sobre manera. Escribo ya que no lo hice en mi capitulo para no alargar innecesariamente el post, y de paso para decir que estaría bueno que todos opinásemos de los capítulos de los demás, así de esta manera le damos vida al fic como antaño.
Imagen
"Vengeance will be mine"
Imagen

Avatar de Usuario
Acid-Hydro
Hermandad de la Sombra
Hermandad de la Sombra
Mensajes: 209
Registrado: Jue, 04 Abr 2013, 22:50
Ubicación: Qué se yo, estoy re duro
Contactar:

Re: Fic Interactivo: "La Perdicion"

Mensaje por Acid-Hydro » Lun, 21 Ene 2019, 17:40

Bueno, ya venía considerando hacer este post hace unos días para no provocar una mayor pérdida de tiempo. Finalmente hablé con Max y opinó lo mismo, así que, aclarando:
Básicamente, no me siento bien mentalmente. Me estuvieron pasando algunas cosas malas en este último tiempo, que quizá uno dirá "son boludeces" (Fracaso amoroso, mascotas muertas, enfriamiento en la relación con mis amigos, y un cierto etcétera), y sí, lo admito, lo son, pero que vengan todas juntas a golpearme en la cara me provoca una fuerte desesperación e impotencia, obviando el malestar emocional.

Llegando al punto, esto me ronda la cabeza todos los putos días, a todo momento, lo que me bloquea mis ideas, no solo para escribir, si no para lo que sea que quiera hacer.
Aunque siempre la gente me dice "Ya pasó, no te hagas tanto drama", no puedo evitarlo, y no hay ninguna distracción que no sea efímera.

Seguramente los que me tengan en FB me vean reaccionando a memes como si nada, o sin ir más lejos me vean acá navegando en el foro (me estoy leyendo Batalla de los 6 reinos al fin (? ). Pero es que es eso, no estoy ocupado, no tengo problemas (no graves), solo estoy triste y es lo único en lo que mi cabeza se pone a pensar. Quizás algunos piensen "eh, que escriba igual, total un par de líneas no le cuestan nada", pero sinceramente es difícil querer manejar un personaje alegre que todo lo que hacen son chistes, cuando vos lo único que querés es morirte.

Así que eso. Se me hizo un poco más largo de lo que esperaba y repetí varias veces lo mismo seguramente, pero bueno. Gracias Max por apoyarme (y por tus caritas kawaii uwu), y perdón a todos por este inconveniente.
Imagen

Responder