Un Destino Diferente

Muestra aquí tus creaciones literarias: historias o relatos
Responder
Avatar de Usuario
Acero_la12
Fuerzas de la Luz
Fuerzas de la Luz
Mensajes: 234
Registrado: Dom, 12 Abr 2009, 00:47
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

Mensaje por Acero_la12 » Dom, 04 Ago 2013, 03:55

¡Hola! ¿Cómo andan? Vengo a dejarles un nuevo capítulo. Es algo "normal"; no pasa nada de otro mundo (bueno, lo único que puede interesarles con la trama, algo heavy). En fin, aclaro que lo de los piratas era para hacerlo sonar "raro" y "tierno", pero lo de gay me mató XD.
Luego, MK1-MKA y MK9-UDD son dos universos diferentes. No es que el primero sea el futuro del segundo. Para nada.
Bien, dejó capítulo:

_________________________________________________________________________________

Capítulo 7: Persecución en el Orderrealm

-Entonces, recuerden el plan.-mencionó Liu Kang-Nosotros vamos al Netherrealm y buscaremos a nuestros aliados caídos.-
-No podremos revivirlos sin la ayuda de nuestro amigo.-explicó Arbiter
-¿Qué amigo?-
-Magnus, Scorpion. Él se llama Magnus. Aún falta que conozcan al resto de nuestro equipo. Magnus, Wild, Moro, Arctic y Attom se han estado encargando de unos vampiros en el Orderrealm y aquí en el Earthrealm.-explicó Samael
-¿¡Vampiros!?-se preguntaron la mayoría
-¿Qué? ¿No sabían que los vampiros existen? Oh Dios, me pregunto porque son Protectores del Earthrealm si no saben esas cosas.-recriminó el ninja negro
-Si, y necesitamos a Magnus y Rita para poder llevar a cabo el plan que tenemos de hace un tiempo.-explicó el ninja
-¿Qué plan?-

-Sabiendo que tendremos que enfrentarnos a dos reinos, necesitamos la máxima cantidad de aliados posibles. Como el resto se mantiene neutral, pensamos en buscar los cuerpos de los caídos en la invasión del año pasado y traspasar sus almas a esos cuerpos.-comentó

La noticia cayó bien en general. Por primera vez en todo el viaje, Liu Kang se dio vuelta y miró al trío. Ellos entendieron que el monje estaba alegre: volvería a estar con su mejor amigo y su novia. Aunque no lo mostraba, sabía que él les agradece lo que ellos estaban por hacer.
El equipo quedó en un largo silencio. No sabían como expresar su alegría. Rita rompió el silencio incómodo y explicó la situación:

-No nos agradezcas, Liu Kang.-comentó ella-Queremos hacerlo porque ellos no merecían morir.-
-¿Y Nightwolf? Su cuerpo quedó destruido.-mencionó el monje
-Magnus puede reconstruir un cuerpo desde su más pequeña partícula.-comentó la rubia
-Interesante, Rita.-comentó Bi Han-Entonces, ¿estamos todos?-
-Si, estamos todos, Bi Han.-respondió Surikizu
-¡Oigan!-exclamó Liu Kang-Antes de entrar, ¿podrían contarnos como fueron sus vidas? Samael, Rita y Surikizu.-
-Supongo que es para entablar confianza.-musitó el único hombre, a lo que el monje asintió
-Bien, yo contaré algo de mí.-

_____________________________________________

P.O.V. Samael

De mí no hay mucho que saber. Nací en lo que soy sería Caracas, Venezuela. Yo nací en el año 3000 antes de Cristo-actualmente tengo 5013 años-. Soy hijo de un edeniano y una humana del Outworld: Kuig Oj y Agnes Mei. Ellos se exiliaron juntos al Earthrealm ya que no era un reino que podía dar posibles peligros-para Kahn, era una escoria en ese entonces-. Ellos me contaron mis orígenes cuando tenía veinte años humanos.
En el 2500 antes de Cristo, unos indios caníbales mataron a mis padres y los devoraron. Trataron de hacerlo conmigo, pero increíblemente, me curaba al instante de cada herida que ellos me infringían; y al darle un golpe a uno en la cara, le hice volar la cabeza-que encontré a 10 kilómetros de donde salió "disparada"-.

-¿¡Qué demonios eres!?-
-Yo soy...Samael. Y es hora de eliminarlos a todos.-dije, tomando una espada y matando a ambos con sendos y rápidos cortes en sus torsos

Mate a ambos guerreros y me dirigí a mis padres, pero ellos habían muerto. Ése día adquirí un enorme odio hacia los indios y decidí hacerme unos ropajes para diferenciarme de ellos-algo parecido a mi traje actual, pero sin máscara y todo negro-.

Luego tome una banda y limpie la sangre de mis padres con ella y la coloque en mi cabeza como una cinta para que mi cabello no nuble mi vista.
Pase los primeros tres mil trece años de mi vida comiendo frutos o cazando y matando animales. En el año trece, llegaron rumores de un niño que hacía milagros en Medio Oriente. Claro, yo no sabía como poder ir, así que me quede en Venezuela-que en ese entonces no se llamaba así-. Luego de ello, no hubo nada divertido que hacer, sólo ver si podía construir algo nuevo.
Un día, mientras recorría la zona, había una tribu que no podía mover una gran roca. Yo les dije si podían dejarme hacerlo, ellos me dijeron que no podría:

-Pero usted no podrá sólo, caballero. Mis guerreros más fuertes no han podido moverla.-
-A ver, déjeme intentar.-dije, destrozando la piedra con sólo tocarla

Los hombres de esa tribu quedaron impresionados por mi poder y me dijeron si podía acompañarlos. Como no tenía nada mejor que hacer, accedí. Pase mil años con ellos-hasta que se murió él último miembro de la tribu. Increíblemente, tuve muchos hijos en esos mil años: aproximadamente tuve unos cuatrocientos hijos. Tenía 4074 años cuando esa tribu se disipó-era el año 1061 después de Cristo-.
Mientras vagaba, me entere que Shao Kahn-un ser del Outworld-; había comenzado un torneo con tal de invadir el Earthrealm.
Fui a acudir a Raiden y me inscribí en ese torneo. Yo gane el primer torneo de Mortal Kombat-lo que me había asegurado juventud para el próximo torneo-. Sin embargo, en ése torneo, perdí contra el mismo Shao Kahn:

-Te mataría...pero, puedes servirme algún día; así que te dejaré vivir, humano.-
-Preferiría estar muerto.-comenté
-Como desees, asqueroso mortal.-

Shao Kahn me aplastó la cabeza con su martillo y sus soldados tarkatanos llevaron mi cuerpo a un descampado; tirándolo allí.
Lo que ellos no sabían, es que tenía mi factor regenerativo; el cual, me reconstruyó mi cabeza. Busque mi espada, una máscara de un ninja y me fui. Nadie debía saber que sobreviví.
A todo esto, ustedes se preguntarán como yo llegue hasta aquí sobreviviendo a todo lo que pasó en la historia. Bueno, se los explicaré. Durante todos estos años, he tenido mucha descendencia-los cuales, siguen vivos por mis genes edenianos-. He presenciado todos los hechos hasta el presente. Ahora que Shao Kahn ha muerto, puedo salir de mi escondite.
Me presente ante Raiden con mi mejor alumna: Iliana. Nos encomendó con un equipo de miembros que habían sobrevivido a la invasión. Ellos eran siete: Arbiter, Rita, Savage, Artic, Atom, Moro y Magnus. A diferencia mía, eran todos humanos-menos Arbiter-; y ninguno tenía genes míos.
Esto aventura había comenzado. Designamos a Magnus como líder y nos pusimos en marcha para mantener a salo al Earthrealm.

-Esa es mi historia.-comentó el ninja
-5013 años e hijos por todas partes: Algo curioso.-mencionó el monje shaolin
-¿Iliana dónde está?-
-Está en el Orderrealm, Skarlet.-
-Y bueno, ¿quién sigue?-preguntó Arbiter
-Creo que yo contaré lo mío. Total, Surikizu es algo que nos intriga a todos los presentes y es mejor dejarla para el final.-acató Rita

____________________________________________

P.O.V Rita:

Nací él 4 de marzo de 1988, en Buenos Aires, Argentina.

Fui criada por una familia de hechiceros que residían en el Earthrealm desde el 1200. La mayoría de ellos participaron en el torneo del Mortal Kombat-donde muchos conocieron a Samael y éste se ha convertido en un miembro honorable de nuestra familia-.
Ellos iniciaron viviendo en China-donde conocieron a Marco Polo-; sin embargo, al ver como China comenzaba a desfragmentarse y la mayoría de sus guerreros eran llamados para el Mortal Kombat, mis antiguos descendientes enviaron a su hijo a un territorio que era desconocido por todos en ése entonces-y Raiden no asomaba sus narices allí-. Decidieron mandarlo a Sudamérica. Y allí lo enviaron mediante un truco de tele transportación.
Desde allí, mi familia siempre mantuvo sus habilidades mágicas, ocultas de Raiden y sus amigos. Y así pasaron 800 años, hasta que cumplí doce años y manifesté mis poderes por primera vez:

-Rita, ¿qué quieres hacer?-me preguntó un primo mío
-Magnus, sólo quiero ver si puedo mover ése árbol sin tocarlo.-
-Sabes que eso es imposible.-
-No, no lo es.-refuté-Sólo mira y aprende.-

Magnus me miró confundido y se sentó en una roca cercana. Decidí mover el árbol con mis manos. Mi primo miraba todo mi esfuerzo por mover ése árbol. Estuve dos horas tratando de moverlo, pero no podía y Magnus me dijo que no podría hacerlo. Me enfurecí y en un arranque de ira, moví él árbol y éste casi en mi familiar-que esquivó el ataque tele transportándose-. Ambos nos quedamos sorprendidos por la manifestación de los poderes-yo estaba más sorprendida por los poderes de Magnus que porque haya movido el árbol-.
A pesar de ello, recibimos la visita del Dios del Trueno Raiden. Él nos miro y nos dijo que participaríamos en el próximo torneo de Mortal Kombat. Así que nos llevó y entrenó durante 11 años.
En 2011; cuando el torneo estaba por comenzar, pertenecíamos a la sociedad del Loto Blanco; así que tuvimos que pelear en ése torneo que determinaba al ganador. Ambos perdimos en semifinales-yo contra Kung Lao y Magnus contra Liu Kang-.

-Bien peleado, chica.-me dijo Kung Lao
-Gracias, tú peleas bien con ése sombrero.-respondí, en halago-Suerte en las finales.-
-Será difícil; pelearé contra mi mejor amigo. Hubiese deseado pelear contra tú primo.-mencionó-¡Nada personal! Es que...-
-Lo se: entre mi primo y tú mejor amigo, querrías que sea mí primo.-
-Si, exacto.-
-Bueno, mejor me voy a sentar con Magnus. ¡Suerte, Lao!-exclamé, dándole un beso en la mejilla, notando un leve sonrojo suyo

Por desgracia mía, Liu Kang ganó la final y se convirtió en nuestro representante para el torneo del Mortal Kombat.
Obviamente le deseamos suerte; pero algo extraño sucedió: Kung Lao no estaba en la despedida-suponíamos que se sentía mal por la derrota o algo por el estilo-.
Luego de volver Liu Kang, vimos a Kung Lao junto a él. Kung Lao nos explicó que se hizo pasar por un guardia y pensaba ayudarlo, pero Raiden lo "provocó" y Lao perdió contra un ninja llamado Scorpion.
Esa misma noche, Shang Tsung apareció e invadieron todo nuestro templo. Yo trate de luchar, pero fui vencida por una gran horda de tarkatanos y fui salvada de ser raptada por la aparición de Samael-que había dejado su escondite de mil años y decidió ayudar al Earthrealm-. Claro que cuando lo vi, me desvanecí porque creí ver a un "fantasma". Al otro día desperté y descubrí que se llevaron a Sonya.
Quise ir a ayudarlos, pero Raiden nos aconsejó a mí, a Magnus y a Samael que nos quedemos en el Earthrealm. Les desee suerte a todos y me quede reparando la academia por si acaso.
Liu Kang volvió junto a Raiden, Johnny Cage y nuevo equipo de extraños guerreros de ése torneo. Les pregunte donde estaban los demás:

-Jax y Sonya se fueron a las Fuerzas Especiales. Kung Lao ha muerto.-murmuró, mirando a Raiden con algo de recelo
-Liu Kang, lo lamento por Kung...-
-¡Si no hubieses escuchado a ése maldito medallón, Kung Lao estaría aquí, con nosotros!-refutó, enfurecido
-Ése medallón me salvó de ser un cyborg.-comentó Smoke-Yo también perdí a mi mejor amigo. Además que tú te negaste a pelear por un berrinche tuyo.-
-Ése medallón y la flojera de Raiden condenaron a tú mejor amigo. ¿Acaso lo dejarás pasar porque si?-preguntó el chino, dejando callado al checo

Yo intervine y me lleve a Liu Kang lejos de allí. Sabía que iba a luchar contra Smoke; y a pesar de todo, yo también estaba muy dolida por la muerte de Kung Lao. Lo deje con Kai y acudí con el resto de los guerreros. Les dije donde podían quedarse a dormir-obviamente, lejos de Kang-. Sin embargo, una ninja con traje azul, me pidió quedarse junto a Liu Kang:

-Kitana, ¿no?-
-Si, ¿cómo lo...?-
-Solo lo se. Ve y acomódate con él.-respondí

Kitana se fue y me dejó sola. Me fui a mi habitación a llorar la muerte de Kung Lao en soledad y sin compañía de nadie.
Pasaron los días y la invasión comenzó. Samael y yo nos quedamos a proteger la academia Wu Shi; mientras que Magnus fue a buscar nuevos aliados-además de Iliana, ya que se había ido de viaje a Italia-. El resto fueron a luchar y muchos de ellos murieron-inclusive Liu Kang-.
Luego los Elder Gods revivieron a Liu Kang y saben que pasó. El resto es historia conocida.

_____________________________________________

-Surikizu, ¿nos haces los honores?-mencionó Rita
-Si, a mi me quedó una duda.-expresó Cyrax-¿Kai no peleó en ése torneo?-
-Si, pero perdió contra Liu Kang en octavos de final. Luego Kai se convirtió en un "ayudante" para seguir fortaleciéndose. Hace un año comenzó una travesía por el mundo para entrenar.-respondió la rubia
-Bueno, me toca a mí.-dijo la chica de la capucha

_____________________________________________

P.O.V Surikizu:

Tengo 25 años, por ende, nací el 24 de agosto de 1988.
Soy hija del clan Kitsune-si, el clan de mafiosos-. Soy la próxima heredera de la fortuna de la familia Kitsune y, a la vez, estudiaba medicina. Pero cuando cumplí 20 años; todo cambió.
Dejé mi carrera de medicina y me dedique a ser DJ-si, por increíble y estúpido que suene, me decidí por mi afecto a la música-. Comencé en clubes nocturnos de bajo renombre y luego fui subiendo; hasta convertirme en una gran DJ en mi país natal.
Como me fue tan bien, me traslade a Miami. Allí conocí a Dwayne-quién se convertiría en mi "novio" y le decía "Fro"-. Al principio nuestra relación era maravillosa: él me hacía hermosos regalos y yo tocaba en los mejores clubes nocturnos de Miami. Sin embargo, mucha gente comenzó a venir a mi casa y no me tomaban en serio. Y eso comenzó a molestarme a más no poder. Por ello, tome la determinación de irme de vacaciones por un tiempo a Nueva York-Fro ya estaba allá, así que quise ir a darle una sorpresa-.
Llegue a Nueva York y me lleve un par de sorpresas desagradables: la primera, es que Fro estaba junto a su ex novia, "Lily", tomada de la mano; y la segunda es que vi a Fro haciendo tratos con la mafia de Nueva York. Cuando se fueron, fui a hablar con él:

-¿¡Qué demonios hacías con ellos!?-pregunté, indignada
-¡Suri! Eh...eh... ¡Sólo unos negocios! ¡Te buscaba un lugar para tocar aquí, en Nueva York!-se excusó
-¿Y cómo sabías que yo estaba aquí?-
-Eh...-
-¿¡Y qué hacías con tu ex novia, Lily!? ¿¡NO QUÉ HABÍAN TERMINADO!?-
-¡BUENO, YA!-gritó, enfurecido-¡Ni siquiera somos pareja! ¿Lo olvidaste?-
-...-
-¡Además!-exclamó-¡Gracias a ellos podías ser DJ en donde sea, Surikizu!-
-Entonces olvídate de mí.-refuté, yéndome del lugar

El tiempo había pasado. Mi carrera siguió de manera exitosa; pero era el 2012 y ya no sabía nada de Fro, Lily o algún mafioso. Sentí que tenía una vida nueva y prospera por delante. Sin embargo, todo lo bueno suele terminar y yo no fui la excepción.
Desde que me fui de Miami, la gente de allí me buscaba sin respuesta. Decidí ir hacia allá y mostrar que estaba viva, pero por desgracia, una invasión empezó: la invasión de Shao Kahn.
Vi a la misma raza de Baraka-creo que eran Tarkatanos o algo así-, destruyendo, matando y/o comiendo gente inocente. Uno de ellos pudo verme y entró a mi departamento, pero pude vencerlo gracias a mis lecciones de Karate. Como no me animé a matarlo, me fui a toda velocidad de allí y me oculte de esas bestias. Vi una gran torre abandonada, pero me impresionó lo que vi en frente de ella:

-Él está aquí...-murmuró uno de ellos
-¡No! ¡Haz lo que digo! Ten fe en los Elder Gods...Ten fe en mí.-musitó él otro; que al ver la negativa del primero, enfureció y volvió a dirigirse, pero con enojo-¡LIU KANG! ¡No puedo dejarte pelear con Shao Kahn!-
-¡Entonces eres mí enemigo!-refutó el otro, mostrando gran desprecio

Tengo que admitir que ambos pelearon bien y fue una pelea muy reñida; pero algo había que diferenciaba a ambos guerreros: Raiden peleaba con mayor disciplina que Liu Kang-el cual, peleaba enfurecido y fallaba un poco en cuanto a sus golpes-.
La pelea duró aproximadamente media hora: Raiden había ganado.

-Liu Kang: no interfieras.-

Mientras Kang se trataba de levantar, la persona-suponía- que estaba en ése portal, comenzaba a traspasarlo y lo logró; pero Liu Kang se levantó y en ése momento, dos guerreros aparecieron: Sonya y Johnny Cage.

-Liu Kang, para.-mencionó Raiden, lanzando un rayo
-¡Liu Kang! ¡Raiden! ¡NO!-gritó alguien, que divise como Johnny Cage y quede perpleja
-¡Basta ya de tú locura! ¡Si debes morir; hazlo! ¡YIAAA!-gritó Liu, con su puño en llamas

Por desgracia, Raiden-de manera accidental-, lo electrocutó y le dejó todas esas heridas y cicatrices que tiene ahora-sin mencionar su ojo izquierdo sin vista-.

-¡Por los Dioses: NO!-gritó el Dios, que fue a sostener al monje; luego llegaron Johnny Cage y la chica-No. Esto no debía ocurrir.-
-¿¡Por qué lo hiciste!?-preguntó Cage
-Liu Kang; perdóname...-
-Tú...nos...Mataste...a...todosss...-murmuró Liu, muriendo en un último esfuerzo

El resto es historia conocida: Raiden venció a Shao Kahn y evitaron el Armageddon. Luego se llevaron el cuerpo de Liu Kang y le solicitaron su resurrección a los Elder Gods.
Mientras ellos resucitaban a Liu Kang, yo fui a ése edificio y encontre los cuerpos de la mayoría de los caídos: Stryker, Sub-Zero, Kabal, Jade, Kitana, Smoke y Jax-luego me entere que ocurrió con el resto cuando Liu Kang me relató su historia-.
Decidí ir a tocar esos cuerpos: cyborgs, ninjas, policías, mercenarios; había de todo. Yo, sin hacer mucho, les di un pésame y me fui de allí: Seguir allí me seguiría causando dolor. Las pérdidas siempre son inevitables, y muy posiblemente haya perdido a mis seres queridos, pero el hecho de ver a esos guerreros; que dieron su vida por éste mundo: me rompió el corazón.
Todo el año que pasó, me dedique a mejorar mis habilidades y tratar de reconstruir Nueva York. Pero no podía dejar de pensar en esos combatientes que dieron su vida de forma valerosa: quería saber más de ellos.
Por lo que pude averiguar, el policía era Curtis Stryker-que, curiosamente, le encantaba llamarse "Kurtis"-; luego el otro era John Kabal-él que tenía la piel quemada-. Del resto, no pude averiguar mucho.

Y ya saben como estoy aquí: pude conocer a Liu Kang en persona y él se ha convertido en mi mentor y maestro.

-Bueno, yo ya termine.-dijo la japonesa-¿Nos vamos?-
-Veo que eres otra de esos que no quieren a Raiden.-murmuró Kabal
-No es que lo odie sólo por sus errores.-respondió ella-Si no, que también se haga llamar protector y no lo sea.-
-Los que hemos salvado al Earthrealm hemos sido Liu Kang, el Gran Kung Lao y yo. No Raiden.-comentó Samael-Y no pregunten: pero escuchar a Surikizu, me ha hecho darme cuenta que Raiden ha hecho errores imperdonables.-
-Deberían darle otra oportunidad.-musitó Arbiter-Bueno, eso pienso yo. Saben que me mantengo al margen y yo me encargo de proteger al Earthrealm.-
-Bueno, lo discutimos después.-dijo Scorpion-Yo voy a ése portal.-
-El Nexus nos dirigirá a los portales de los cinco reinos existentes.-
-¿Nexus? ¿Qué es eso? ¿Se come?-
-No, Surikizu; no se come.-respondió Bi Han-Es el acceso a los portales de todos los reinos. Es mejor irnos ya.-dijo el ninja azul, entrando

Poco a poco, todos los héroes del lugar fueron entrando al portal que los dirigía al Nexus y se preguntaban que hacer cuando toda está invasión terminé.
El portal los absorbió uno a uno y todos aparecieron en el Nexus en pocos instantes. A pesar de ello, lograron divisar a un hombre de unos setenta años, cabello y barba largas y canosas; un traje beis con bordes dorados; un cinturón gris con bordes dorados; unas hombreras metálicas y unos pantalones grises. La mayoría se preguntaban que estaba haciendo, pero al ver que estaba colocando los cinco Kamidogus en la mesa que daba acceso al Cielo, se imaginaron dos cosas: que quería hablar con los Elder Gods, o que...

-¿¡ACASO VAS A REVIVIR A ONAGA!?-exclamó el ninja negro, enfurecido-¿¡SABES LO QUE ESTÁS POR HACER, ANCIANO!? ¡REVIVIRÁS AL REY DRAGÓN! ¡EL REY DRAGÓN!-
-¡No es cierto! ¡Damashi me dijo que podría ver a los Elder Gods con esto!-
-¿Damashi?-
-¡El guía de los Elder Gods!-
-¡DAMASHI NO EXISTE: IDIOTA!-le gritó el más anciano del equipo-¡Dame los malditos Kamidogus!-gritó Samael, que le dio un puñetazo al suelo, pero Shujinko saltó y con un arpón, tomo todos los Kamidogus y cruzó un portal
-Me cagó en la florinda.-dijo Samael-¿¡NO PODRÍAN HABERME AYUDADO!?-
-¿Quién es Onaga?-preguntó la japonesa
-Está yo tampoco la se.-musitó Arbiter
-Ni yo.-dijeron los ninjas restantes y Cyrax
-Es el antiguo Emperador del Outworld. Shao Kahn lo envenenó y tomó su reino. Allí comenzaron las invasiones.-explicó Samael-Ahora, les diré algo: tenemos que seguir a ése idiota por donde sea que haya ido, si no queremos tener SERIOS PROBLEMAS. ¿Entendido?-
-Enterado, Samael.-dijo Arbiter, que se dirigió al portal; el resto solo lo siguió apurado

Todos entraron a uno de los cinco portales; sin embargo, no sabían hacia donde irían ni que les tenía deparado el destino-ya que los Kamidogus indicaban en parte, que portal pertenecía a cada reino-.
Cuando todos entraron, Arbiter, Samael y Rita reconocieron el reino al instante:

-Orderrealm.-

En efecto, el reino que flotaba en los aires; con las grandes pirámides blancas y armadas que tenía; la poca agua-que se disputaba con Chaosrealm para ella-; y el ambiente totalmente limpio-junto a los famosos Guerreros del Seido-, lo hacían reconocible para cualquier que haya estado allí.
Rápidamente, todos se separaron y comenzaron a buscar a Shujinko. En cuestión de segundos, tenían "rodeado" a Shujinko-no lo encontraban, pero un movimiento del anciano y caería frente a todo el equipo-.
Rita y Samael estaban juntos. La primera atenta y el segundo pensativo. Ella se acercó a preguntarle que ocurría y él le explicó:

-¿Qué ocurre, Samael?-
-Rita, estamos en el Orderrealm; persiguiendo a un viejo canoso que debe de usar viagra para tener relaciones sexuales; en lugar de ir al Netherrealm a seguir nuestra misión.-
-Si, pero Arbiter tiene razón en algo: Shujinko está a punto de revivir a Onaga y debemos evitarlo.-
-¿No es más fácil expandir los cinco Kamidogus por sus reinos?-
-Shujinko tomó todos los Kamidogus y planea revivirlo en Outworld. Pero cayó en Orderrealm al escapar de nuestro ataque.-
-¡Oigan, ustedes dos! ¡Deberían ayudarnos a encontrar al anciano!-
-¡Yo no soy ningún anciano, cyborg!-exclamó Shujinko, apareciendo detrás del cyborg y dándole un terrible puñetazo
-¡Arbiter!-
-¡SE ACABÓ!-gritó Samael, que de un golpe, creó un terremoto que desestabilizó al anciano
-¡Es mío!-gritó Skarlet, lanzando sus kunai a los pies del anciano; que pudo esquivarlas
-Necesitarán más que eso para vencerme.-
-¡Kabal; velocidad de la luz!-exclamó Arbiter
-¡No puedo usarla mucho! ¡Amaterasu me dijo que la podía usar una vez a la semana! ¡Y la use para traer a Kenshi!-
-Me cagó en la florinda.-bramó el ninja negro
-¡Necesitarán más que simples ataques para vencer al Campeón de los Elder Gods!-gritó el anciano
-¿Algo como esto?-preguntó Liu Kang

Increíblemente, el monje shaolin invocó unas llamas que recubrieron su cuerpo y un gran humo verde se dispersó por todo el lugar. Al disiparse el humo, estaba un gran dragón verde en su lugar. Shujinko se atemorizó y juntó los Kamidogus del Outworld, Earthrealm, Chaosrealm y Netherrealm.

-¡Un paso en falso y juntaré el último Kamidogu!-amenazó el anciano
-¿Un paso?-preguntó el dragón, mostrando una diabólica sonrisa-¿Qué tal si te hago mi almuerzo?-
-¡No! ... ¡No lo harías!-
-¿Crees?-preguntó Liu Kang, que lanzó una llamarada destructiva frente al anciano

Las llamas hubiesen matado a Shujinko, pero milagrosamente, los Kamidogus lo protegieron. El anciano creyó que fueron los Elder Gods; así que juntó el Kamidogu del Orderrealm junto al resto.

-¡NO! ¡REVIVIÓ AL REY DRAGÓN!-gritó Samael

Ninguno pudo evitar que el anciano cometiera ése terrible error.
Un rayo de luz salió disparado al cielo y transportó un enorme huevo allí. Liu Kang volvió a su forma humana y todos se pusieron en guardia. Shujinko, por otra parte, seguía impresionado por él "regalo" que le hicieron los Elder Gods.
Rápidamente, el huevo comenzó a eclosionar y comenzaron a salir partes: un brazo verde con tres dedos, luego otro; le siguió una larga cola llena de escamas; un pie con dos grandes pezuñas; dos grandes alas de murciélago y, al final, un torso formado con diferentes tipos de escamas.
La bestia miró a todos los guerreros y salió del cascarón: causando impresión en todos:

-¡MIERDA! ¡MIERDA! ¡MIEEEEERDAAAAAA!-gritó Liu Kang, al ver a Onaga
-¡La florinda madre, reviviste a Onaga, viejo inservible!-gritó Arbiter
-¡ALGUIEN VISTA A ESA COSA! ¡LE ESTOY VIENDO SU PENE Y ES ASQUEROSO!-gritó Cyrax
-No tengo intenciones de pelear con vosotros, simples mortales. Yo, el Rey Dragón: voy a ir por mi reino; el Outworld.-
-¿Outworld? ¿Seguro? Mira que está horrible desde que Kahn murió.-
-¿Shao Kahn está muerto?-
-¡Claro que si, Onaga!-recriminaron todos -Genial, al demonio se va una parte de mi venganza. Bien, creo que voy por mi reino y luego veré si domino el resto de los reinos.-musitó el dragón, yéndose en un portal, dejando a todos impresionados
-¿Alguien más cree que eso fue lo más raro que vieron en sus vidas?-preguntó Skarlet; todos asintieron-Me lo imagine.-
-¿Y qué hacemos con el viejito?-preguntó Bi Han, creando una gran bola de hielo
-Sería mejor matarlo.-comentó Kang
-Yo creo que no tenemos que matar a posibles aliados.-interrumpió Scorpion-Digo, piénsenlo. Shujinko entrenó hace un tiempo conmigo y creo que debemos darle otra oportunidad.-
-¿¡Seguro!?-
-Como que quiero encontrar al verdadero asesino de mi familia.-
-Hanzo.-musitó el anciano-¿No sabes que fue Quan Chi y no Bi Han el asesino? "Damashi" me contó todo.-
-¡Se los dije! ¡Se los dije!-gritó el ninja azul
-Quan Chi...-murmuró el ninja amarillo-Ahora todo cuadra. Nos quería a Bi Han y a mí en sus filas; por eso mató a mi clan. Si hubiese matado yo a Bi Han, las cosas hubiesen sido iguales.-comentó el japonés
-Que malo es Quan Chi.-murmuraron las almas de Ermac
-Bienvenidos al año 2013, damas y caballeros.-dijo Cyrax
-Bien, Shujinko revivió a Onaga y se unió a nuestro equipo.-expresó Liu Kang, mostrando desagrado y tomando la palabra del equipo
-¡Oigan! ¿No quieren que vaya?-les gritó un samurái

Era un samurái con una armadura que protegía su cuerpo; un casco que protegía su cabeza-con un símbolo en su cabeza-; y dos espadas que llevaba en dos estuches. Tres miembros del equipo se alegraron de verlo y fueron a abrazarlo. El resto, no sabía quién era:

-¡Savage!-gritaron Arbiter, Rita y Samael
-¿Es su amigo?-preguntó el ninja rojo
-Un viejo amigo de la casa.-musitó Arbiter
-Genial, tenemos a otro guerrero.-dijo Skarlet
-Puedo servirles para que ustedes puedan rescatar a sus amigos y pelear por el Earthrealm.-
-¿En serio?-se preguntaron los demás
-Si, se puede. Kitana, Jade y Sindel serían un caso; pero si Scorpion peleó en nombre del Netherrealm y es originario del Earthrealm; lo de ellas es fácil.-musitó Bi Han
-Bien, está bien. Shujinko, ¿competirás?-preguntó Surikizu
-Debo remendar mis errores.-comentó el anciano-El torneo de los Tres Reinos empezará en un mes; así que tenemos tiempo.-
-A luchar, combatientes del Earthrealm.-dijo Liu Kang, levantando su mano

Poco a poco, cada uno colocó su mano encima de la del monje shaolin. Ellos sabían que eran un equipo y debían estar unidos.
Sin embargo, aún no estaban todos sus miembros y se encargarán de rescatarlos en menos de un mes. Todos se dirigieron al portal que los dirigía al Nexus y de allí; irían al Netherrealm.

_____________________________________

En otro sector del universo, dos seres de raza extraña dialogaban sobre su futuro. Ambos tenían grandes dientes, pero uno tenía piel verde y el otro piel blanca. Estaban heridos-uno más que otro-, pero estaban unidos por la amistad.

-Krirl, ¿estamos del bando correcto?-preguntó el de raza blanca
-Si, Gaar; lo estamos. A pesar de todo, ellos si son confiables.-respondió el de raza verde
-Entiendo.-respondió Gaar-Escúchame, estas heridas me están matando.-
-Si, a mí también. Ése tipo si que pega fuerte.-
-Muy fuerte. Ahora debemos esperar a que vuelvan del Netherrealm.-
-Espero que mis ancestros los guíen por buen camino.-mencionó el de piel verde
-Y que mis ancestros no le hagan nada.-musitó en broma el otro
-¡Gaar! ¡Krirl!-exclamó una chica, recién llegada-¿Cómo van sus heridas?-
-Tranquila, Milli; están mejorando, aunque ése cyborg da golpes duros.-
-Ése mísilazo me dolió mucho.-dijo Krirl
-Yo espero que vuelvan con mi hermana.-
-¿Kitana? ¡Pero te odia!-
-¡No me conoce! ¡Seguro si hablamos un poco, seremos grandes amigas y hermanas!-
-Esperemos que Liu Kang te de una buena mano con eso, amiga.-dijo el de piel verde

Ella se acomodó y se puso a hablar con ellos. A pesar de no estar en su mundo natal, los tres seguían apreciándose mucho y se prometieron siempre estar unidos.

Fin del Capítulo 7

__________________________________________

Savage:
► Show Spoiler
Onaga:
► Show Spoiler
Shujinko:
► Show Spoiler

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1660
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Lun, 05 Ago 2013, 22:21

Como que a veces en este fic las cosas se me hacen demasiado rapido, y no se, me chocan las descripciones de los organos masculinos de un villano que acaba de renacer y que podria destruir todo, como que le quita tension a una escena que deberia haberme defecar en mis queridos y hermosos pantalones.

Igual me gustaron las historias de los 3 personajes, en especial las dos primeras.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Khameleon la Matriarca
Zaterrano
Zaterrano
Mensajes: 286
Registrado: Vie, 15 Feb 2013, 04:41
Ubicación: Mazatlán, Sinaloa, Mexico

Mensaje por Khameleon la Matriarca » Jue, 08 Ago 2013, 02:29

Oye no deberías detallar "eso" de Onaga porque le van a dar ideas a los que leen este fic xD.

Shujinko me parecio un idiota cuando se le ocurrio unir los kamidugis, creo que estaba drogado o algo asi xD.

Bueno, el cap estuvo interesante como pasaron el Nexus el equipo de Liu y se me hizo chistosa la parte donde Surikizu dijo con que se comia el Nexus xD.

Me parecio tonto de que nadie conozca a Onaga pero ni modo no es MKDA y me gustaron las historias de los 3 primeros personajes, especialmente la DJ Suri xD.

Gracias por poner el trio que estaba a oscuras y los apodos que le pusistes, pero queria que mi Reptile hablara con su "novia" y "cuñado", para que le cuenten todo al ignorante sauriano.

Saludos y besos :love: :love: :love:
FATALITY 1

Imagen

FATALITY 2

Imagen

¡REPTILE WINS!Imagen

Avatar de Usuario
Acero_la12
Fuerzas de la Luz
Fuerzas de la Luz
Mensajes: 234
Registrado: Dom, 12 Abr 2009, 00:47
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

Mensaje por Acero_la12 » Jue, 19 Sep 2013, 17:19

Vengo a dejar los links de donde subiré los capítulos:

https://www.fanfiction.net/story/story_ ... id=8984717
http://fdzeta.net/zona-d-fans-23/un-des ... nte-45667/

El foro me aburrió y pocas ganas tengo de estar (cada vez eran menos). En fin; buena vida a todos. Cambiaré la contraseña después del próximo mensaje.

PD: los que me quieran contactar, pueden preguntarle a Khameleon la Matriarca o Error Macross.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1660
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Lun, 23 Sep 2013, 05:02

Bajon que te vayas, y al menos en fan fiction (donde tengo cuenta), no puedo acceder al link que pasas.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Acero_12
Con la Condicional
Con la Condicional
Mensajes: 408
Registrado: Dom, 31 Ago 2014, 05:29

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Acero_12 » Mié, 03 Sep 2014, 03:29

Les aviso señores que voy dejando los capítulos que hice (solo 3) y el que terminé hoy todos juntos. Aquí va el 8.

Capítulo 8: Conociendo a un amigo

P.O.V. Liu Kang:

Fracasamos en el Reino del Órden. Onaga revivió y todo salió de mal en peor. Sólo espero que nada siga saliendo peor de lo que ya salió.

—Es un bonito lugar para venir — comentó Cyrax. Admito que le ponía ganas a pesar de ser un cyborg.
—Sí, te doy la razón en ello; lastima su monarca: un loco de la órden — contestó Arbiter. Ése tipo parece saber más de lo que dice.
—Mmm...
—¿Qué ocurre, Savage? — Rita sonaba preocupada por su amigo.
—Rita, tenemos compañía... — el samurái sólo sacó su espada y todos nos pusimos en guardia.

Sin embargo, cuando salimos del lugar, nos impresionamos al ver que no era más que un dúo de jóvenes: un chico y una chica. Y a ambos los conocía bien.
Ella tenía un traje militar verde, cabello rubio recogido con dos coletas, ojos azules y botas marrones de cuero; mientras que él tenía una remera manga corta negra, unos jeans, zapatillas, cabello y barba color castaño.

—¡Magnus, Iliana! — sus amigos exclamaron alegres al verlos.
—Hace mucho no los veía, chicos — respondió Magnus —, quería informarles que nos dirigimos al Earthrrealm con Iliana para hacer lo que pensamos hacer. Conseguí fragmentos de cada uno de esos fallecidos y ahora nos vamos al Earthrrealm.
—Nosotros vamos al Netherrealm — le expliqué.
—Si, me imaginé que ustedes tenían algo que ver con lo de Onaga — respondió, seriamente.
—Iremos rápido a la Tierra apenas terminemos.
—Entendido, Liu Kang. Iliana, ¿vienes conmigo o vas con los demás?
—Vas a necesitar de mi ayuda, Magnus — le dijo ésta.

Decidimos ir todos juntos hacia el Nexus. Le contamos todo a ambos, que ya estaban al tanto de la situación que ocurría, y nos explicaron que ellos sabían todo, porque Raiden les contó la situación, de la misma manera de la que nosotros les contamos. Por lo menos ése idiota dice la verdad.
Llegamos al Nexus y nos separamos, de allí, ellos llegarían rápido al Earthrrealm y nosotros al Netherrealm, para volver al Earthrrealm.

__________________________________________________________​

P.O.V Arbiter:

Habíamos llegado al Netherrealm, y en verdad lucía muy distinto a como lo relataban. En realidad, yo creía que era un lugar un poco menos... ¿ardiente? Si, creo que esa era la palabra que buscaba.
Había lava como si fuesen ríos, pilares con almas en pena —que sufrían gran dolor —, pero, me sorprendía algo en general: algunos pilares tenían almas un poco familiares para mí. Como sí yo los hubiese visto antes...

—¡Arbiter, deja de mirar el paisaje feo y mira más a tus alrededores! — ordenó Liu Kang.

Yo sólo asentí sin darle mucha importancia. Espero que cuando Magnus vuelva, deje a ése idiota de Liu Kang donde sé merece. El chino sólo está haciendo drama porque su amigo y su novia están muertos, pero él no sabe lo que es encontrar muerta a tú familia. Lo peor de esto, es que el asesino de mi familia era un vámpiro, aunque por lo menos el tipo ya está muerto.

—¿Sabes dónde estamos, Scorpion?
—Estamos cerca de la guarida de Quan Chi. ¿Cuál es el plan en sí, Rita?
—Verás, nosotros teníamos un plan: sacar a todos sus amigos de aquí e intentar devolverles su voluntad. Como hicimos con Kuai Liang y otros — explicó la chica.
—¡Muchachos, detrás de mí! — mi órden fue clara: lancé unos mísiles y con ello, evité que unas balas hicieran impacto en nosotros.

Cuando vi quien ocasionó las balas, la mirada de Liu Kang lo delataba todo: era uno de los guerreros del bien que había caído. Sin embargo, me di cuenta de quién era cuando le vi la cara a Kabal: era Curtis Stryker.

—Curtis...
—¡¿Kabal?! ¡¿Estás con ellos?! ¡Nos dejaron morir!
—Sabes que no es así. No nos dejaron morir, nosotros fuimos responsables de nuestro destino, Curtis.
—¡Muchachos, encontré a los gordos! — gritó el poli-zombie, llamando al resto de sus amigos.

En cuestión de segundos, aparecieron los demás: Nightwolf, Jade, Kitana, Kung Lao, Jax, Sindel y Smoke, los cuales estaban dispuestos a luchar.
Yo miré a los ocho y era claro: estaban siendo controlados, bueno, casi todos; hay uno de ahí que es consciente de todo. Y pelearé contra él si es necesario.

—¡Yo pido al de pelo canoso! — grité, yendo contra Smoke.

Obviamente, las batallas iban a durar muy poco, ya que éramos muchos más que ellos, además, debíamos llevarlos vivos, así que era lo mejor dejarlos inconscientes y listo.
Por lo que vi, Kabal y Kira sé encargarían de Stryker; Surikizu y Samael irían contra Jax —lo primero que pensé, es que si Magnus estuviera aquí, seguro sé mandaba algún chiste racista —; Liu Kang contra Kung Lao; Rita y Skarlet contra Sindel; Scorpion y Bi Han contra Jade y Kitana respectivamente; Nightwolf lucharía contra Ermac y Shujinko, mientras que Cyrax sé acercaba para ayudarme contra Smoke.
Sinceramente, veía cuando podía las peleas, y en verdad, no duraban mucho: Nightwolf y Sindel les daban problemas, pero no tardaron mucho en vencerlos a todos.
Kira distrajó a Stryker mientras que Kabal le cortó algunos músculos vitales al poli y lo noquearon de un movimiento conjunto —lo que me hace sospechar dos cosas: que ambos sé gustan y que está de moda que tipos de cuarenta estén con chicas de veinte —.
Surikizu cayó de cinco golpes contra el negro y Samael sé encargó de hacerlo puré. Jax intentó desestabilizarlo con unos golpes al suelo, pero mi amigo es más fuerte que eso, y lo demostró rompiéndole una nunchaku en el cráneo y venciéndolo.
Liu Kang y Kung Lao: bueno, era sabido que Liu Kang es superior a Lao, además que si está en problemas, sé convierte en dragón y sé terminó el juego. Eso me gusta de Liu Kang: que no sé va con rodeos. Lo venció con su famosa “Patada Bicicleta” —la cual, algún día le tengo que pedir que me la enseñé —.
Sindel aturdía mucho a todos, así que eso la hizo bastante problemática —incluso para que Rita la duerma de un hechizo, ya que mi amiga tiene un oído bastante sensible y más agudo que el de un humano común —. Pero Skarlet pudo inmovilizarla al usar su control sobre la sangre, y con ello, Rita la pudo dormir con un hechizo.
Los ninjas parecían conocerse de memoria, pero esto no era una ventaja, porque éstas señoritas trabajan muy bien juntas también. Sin embargo, Scorpion mostró una habilidad que sé tenía muy bien guardada: la Animality. El ninja sé convirtió en un escorpión gigante, asustando a ambas chicas y logrando que su amigo las congelé; luego, Hanzo sé convirtió en un espectro, derritió los cubos gigantes de hielo y ambas habían quedado inconscientes por la falta de oxígeno —raro, pero cierto, los espectros también necesitan respirar en el Netherrealm, por lo menos —.
Nightwolf con sus hachas de mana era todo un maestro. Sabía usar muy bien las armas, complicando bastante a Shujinko y a Ermac —ya que éstas armas eran letales contra él, o ellos, lo que sea que sea o sean —; Shujinko uso un harpón y desarmó a Nightwolf luego de un forcejeo —y un par de cortes que recibió el viejo —, así que Ermac lo levantó y golpeó contra el suelo hasta hacerlo desfallecer.

—¡Arbiter, ayúdame, carajo! — me gritaba Cyrax, que no podía conectar un puño contra Smoke, que usaba muy bien su habilidad de transformarse en humor y vapor.
—No podrás contra mí, Cyrax...
—¡Deja de subestimarme! — exclamó, lanzándole una red, que no hizo contacto con el ser de humo y vapor.
—Eh, Cyrax... — traté de decirle, para que deje de atacar.
—¡Haz algo, demonios! ¡Yo sólo no puedo contra él!
—¡Cyrax, Smoke está de nuestro lado! — tuve que tomarlo y gritarlo en su cara para que me entienda.
—¿Eh?
—¡Uff, hasta que sé dieron cuenta! — comentó éste, acercándose a nosotros.
—Yo ya lo sabía — me excusé —, por eso miraba como iban los demás.
—¡¿Qué demonios ocurre aquí?!
—¡Cyrax, hace mucho tiempo que no te veía! — dijo éste, abrazando a su “amigo” —, aunque es detestable lo que te hicieron estos tipos en verdad.
—Si, lo sé, pero... ¡¿Por qué estás tan amistoso conmigo?!
—¿No somos amigos, acaso?
—Si, pero...
—Pero nada, vamos, llevemos al resto de los muchachos a la Tierra.
—Estoy seguro que Sonya estará feliz de ver a su amigo el nigga — mencionó el canoso.
—¡Smoke! ¡Yo también soy negro! —bufó enojado Cyrax.
—De hecho, los negros estadounidenses sé dicen así para diferenciarse de los blancos — explicó —, por lo cual, no es ofensivo.

Los tres bajamos y los demás miraron a Smoke extrañado. Les expliqué que sentía que Smoke tenía voluntad propia, aunque no sabía como, pero había recuperado su voluntad.

—Bueno, yo nunca estuve controlado por Quan Chi, pero tampoco podía escapar así como así — dijo —, verán, cuando morí, descubrí que tenía dos almas en mi cuerpo: la mía y la de un Enenra.
—¿Realmente existen los Enenras? — preguntaron los japoneses del grupo.
—Si, existen. Cuando era un niño de nueve años, un culto me secuestró y sacrificó, pero, misteriosamente, el Enenra apareció y mató a sus fanáticos, para luego reconstruirme y darme una nueva oportunidad de vida, pero, sin recordar nada anterior a ello ni lo ocurrido en su aparición.
—Y el Enenra es...
—Sé la pregunta, y la responderé con gusto, Surikizu: el Enenra es un ser bueno, Que sea un demonio, no significa que sea malvado.
—Ya escuchamos todo lo necesario, así que mejor tomamos a los cuerpitos y nos vamos — ordenó Kang.
—Nosotros lo haremos — comentaron las almas, levantando los cuerpos con sus poderes.

Cruzamos el portal hacia el Nexus y nos marchamos de allí. Volveríamos en un mes para defender a nuestro mundo como sea.

________________________________________________________​

En el Orderrealm, las cosas lucían bastante estructuradas: un reino en medio del cielo que siempre peleaba contra el Chaosrrealm por el agua, pero, a pesar de ello, eran bastante ordenados.
Johnny Cage sé había curado de su pulmón perforado, y le habían regalado una nueva armadura para que la use en caso de algún ataque sorpresa nuevo. Él les agradeció por el acto y comenzó a descubrir sus poderes.
Johnny era descendiente de unos antiguos guerreros del Mediterraneo, provenientes del Reino de la Órden en un pasado muy lejano, de allí había adquirido sus poderes.

—Sonya, te quiero agradecer por acompañarme. Eres alguien muy especial para mí.
—Johnny, ¿no estarás intentando seducirme, no? — preguntó ella, y él sé quitó los anteojos.
—Claro que no, teniente Blade, sólo lo digo como un amigo que soy de ti — comentó alegre.

Sonya no entendía bien el porque, pero Johnny Cage le contagiaba un sentimiento de alegría que ella no tenía desde que sus amigos murieron y la desaparición — y obvia muerte —, de su padre.

—Si no fuese por tú buen humor y lo positivo que eres, no sé que sería de mí, John.
—Oye, eres una gran mujer, y eres fuerte, Sonya. Sé que no actúo como el maduro del grupo, pero es porque me veo en la responsabilidad de traer un balancé, sino, ¿mira a los demás? Sólo Arbiter hace bromas, él resto son tipos rigidos.
—Es cierto lo que dices — contestaba ella, que no prestaba mucha atención en lo que decía Cage en sí.

Muy en el fondo de ella, parecía que algo había ocurrido: había decidido darse una oportunidad en el amor. Y parece que eligió a su candidato.

________________________________________________​

P.O.V Kenshi:

Baraka, Reptile y Mileena habían vuelto del descanso de ambos humanos, y decidí entablar algo de charla con los siete nuevos “residentes” que teníamos, sumados a los tres Dioses y a Kuai Liang. Demonios, era un poco difícil esto.

—Díganme, ¿qué es de sus vidas? — pregunté, amablemente.
—¡Ay, Kenshi, eres un pedacito de ázucar! — la Diosa del Sol era bastante cariñosa por lo que sentí —. Bueno, los chicos y yo intentamos mostrarle a los humanos que los Dioses no somos tan malos como ellos creen que somos.
—Raiden y ése lamepelotas de Fujin nos arruinaron — repuso un serio y grosero Susanoo.
—Susanoo, no sean tan grosero — pidió Tsukuyomi, el Dios de la Luna.
—Olvídalo, amargado, los machos nos compartamos así — el Dios de la Tormenta era alguien duro de convencer.
—Oigan, ¿y ustedes qué hacen? — mi pregunta estaba dirigida hacia los nuevos “aliados” del Outworld.
—Yo era uno de los entrenadores de los Shokan — comentó Kintaro, con seriedad y cruzando los brazos.
—Nosotros entrenábamos a los tarkatas — dijeron Reptile, Baraka y Mileena.
—Nosotros debíamos mantenernos ocultos, sino, Shao Kahn nos hubiese matado — replicaron los otros dos saurianos.
—¿Y tú, Kenshi? — me preguntaron todos, al mismo tiempo.
—Bueno... yo era un ermitaño en Japón, que buscaba ser el mejor espadachín de todos, pero un viejo misterioso apareció y me dijo que había un lugar en el cual conseguiría la mejor espada de todas: la espada Sento.
—Es una gran arma — comentó la Diosa del Sol.
—Si, pero el tipo no era otro más que Shang Tsung, quién sé camufló y sólo fue por las almas de aquel lugar, cuando llegamos, un extraño árbol con forma humana me clavó sus espinas en mis ojos y me cegó. Luego, la espada me guío hacía ella y aquí estoy ahora. Liu Kang me salvó de unos bandidos que no había visto y desde allí, nos volvimos grandes amigos.
—Digno de respeto, Kenshi — comentó Susanoo, con gran madurez —. Mira, puedo devolverte tú visión, y lo haremos, siempre y cuando nos ayudes.
—Saben que lo haré.
—Aunque ahora, necesitaremos que sigas ciego.
—Lo entiendo, mis habilidades son intensas con ceguera, pero no tan grandes con todos mis sentidos. Además, tenemos un mes para el torneo de los Tres Reinos. Lo entiendo a la perfección.

Luego de un rato con más charla e intensificación en grupo, aparecieron dos viejos aliados: Magnus e Iliana.

—¡Muchachos, que bueno que vinieron! — exclamaron los Dioses.
—Si, es bueno estar en casa. Es un placer conocerlos, habitantes del Outworld — comentó él.
—Que educado — la impresión de los muchachos del Outworld parecía grande.
—Hola, soy Iliana, y él es mi amigo Magnus; un placer conocerlos — saludó ella, recibiendo saludos de los demás.
—Por cierto, sellé el portal al Outworld, porque vi que unos Shokan sé dirigían a la Tierra.
—¡Demonios, lo olvidé! — exclamó Kintaro — ¡Los Shokan quieren ivandir la Tierra!
—Buena idea al cerrarlo, Magnus. Tendremos tiempo para prepararnos — comentó Amaterasu.
—¡Oigan! — gritó alguien — ¿Por qué el portal al Outworld está cerrado? — preguntó.

Supusé que era Scorpion, lo reconocí por su voz. Y sí él vinó, significa que vinieron todos aquí. Además, sentí una presencia de alguien que no venía de hace unos dos años.

—¿Shujinko, estás aquí?
—Kenshi, ¿eres tú? ¡Hace tiempo que no te veía! — contestó el anciano.
—Shujinko, ¿cómo vas con la telekinesis?
—Ya la dominó a la perfección.
—¡¿Qué carajo?! ¡Shujinko! ¡¿Por qué demonios no nos ayudaste?! ¡Sabes como pesan estos tipos! — recriminaron las almas de Ermac.
—Perdón, es que me olvidé, jejeje.
—Si, claro, lo que digas abuelito — contestó una de las almas, realmente enojada.
—Es mejor empezar con esto ahora — dijo Magnus — Smoke, Sub-Zero, Bi Han, acerquense con los demás — dijo, cosa que los demás hicieron — ¡Shazam! — gritó, haciendo que un rayo destruya los cuerpos de nuestros amigos, y otro que reestructuró los cuerpos de los demás a la perfección.
—¡Magnus, están desnudos, carajo! — gritó Rita.
—Oigan, soy el que los revive, ¿qué sé creen? ¿qué puedo revivir con ropa y todo? No soy un genio de la lámpara.
—Mejor les buscaré algo de ropa — dijo Liu Kang —, ah, Magnus...
—Si, puedo curar tú cuerpo, Liu Kang. Lo haré ya mismo — escuché como levantó una mano y le propinó un rayo a Kang, curando sus cicatrices y devolviéndole la visión de su ojo izquierdo.

Luego, Rita juntó lo suficiente las almas con los cuerpos, para que Magnus —con otro rayo —, los juntará. Y el resultado fue magnífico.
Ahora no sentía más almas en pena, ahora sentía a viejos amigos uniéndose de nuevo al equipo. Ahora estábamos completos.

Fin del capítulo 8.

_________________________________________​

Daisy=Iliana. Quiero aclarar eso, luego Daisy explica — además, le dura Daisy de ahora en más xD —.
Dos años con La Condicional y contando. Supongo que algún día me la van a sacar. Supongo.

Pasen y lean, si lo desean:

https://www.fanfiction.net/s/8984717/1/ ... -Diferente

Avatar de Usuario
Acero_12
Con la Condicional
Con la Condicional
Mensajes: 408
Registrado: Dom, 31 Ago 2014, 05:29

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Acero_12 » Mié, 03 Sep 2014, 03:46

Acá va el 9:


Capítulo 9: Conciliando lazos.

Así como Magnus había llegado y ayudado a los compañeros de sus amigos, comenzó a retirarse, pero fue detenido por sus compañeros de equipo.

—Vayan y disfruten la nueva oportunidad de vivir que el destino les ha dado — Magnus sé mostraba serio con sus nuevos compañeros —, yo iré a meditar; Samael, Daisy, Arbiter, Savage y Rita estarán para responder sus dudas. Yo me iré a meditar.

El humano decidió irse a una de las habitaciones del templo, mientras que algunos de ellos sé sentían extrañados frente a tanto misterio.
Samael decidió intentar un poco con su amigo — el cual, sé mostraba reacio a interactuar con los demás —.

—¿Por qué tardaste tanto en el Reino del Órden? — le preguntó Samael a Magnus.
—Daisy y yo entrenábamos. ¿Algún problema con ello, Samael?
—¡Claro que sí! ¡Daisy es MI alumna, no tú "chica"!
—Sabes que no tengo sentimientos "amorosos" por nadie, Samael. Yo soy un protector de la Tierra.
—Hasta tú tendrás que enamorarte algún día, Magnus.
—No lo veo posible. Si me permites, me iré a meditar.

Parecía que ambos amigos no sé ponían de acuerdo en esto. Samael decía que había que intentar lograr una conciliación de todas las partes; mientras que Magnus cree que con algunos, podrían hacerlo de la forma deseada.
El ninja decidió no molestar a su amigo y fue por su discípula — y amiga —, Daisy; quien miraba los árboles del templo y hablaba con Rita. El ninja sé quedó escuchando la conversación de su discípula y la amigas de estos.

—¿Te diste cuenta que aquí las hojas son rosadas y no verdes, Rita?
—Es el motivo del cual amo éste lugar, Daisy. Es un lugar donde te llenas de buenas emociones y hay buenas vibras. Mi magia funciona un poco en base a como me siento, pero aquí, soy algo así como invencible.
—¡Ja, amiga! ¡Eres algo creída!
—Daisy, soy una maga. Tú tienes súper fuerza como tú maestro el sobreprotector... y una extraña habilidad para ver lo que siente cada persona en determinado momento de su vida.
—Es curioso, ¿no? Puedo ver lo que sienten todos, pero no sé bien que siento yo en verdad.
—¿De qué hablas?
—No lo sé, pero creo que el estar con tú primo durante éste tiempo, me hizo reflexionar un poco sobre como actuaba.
—Bueno, él es DEMASIADO AMARGADO.
—Tampoco lo digas así, Rita.
—Daisy, no es por nada, pero mi primo es un amargado para tener veintitres. Tú tienes veinte y te portas como una chica jovial, pero él parece más viejo que Raiden y Shujinko juntos... y eso es mucho decir... — comentaba ésta.
—¿Y qué piensas del resto?
—Samael no parece tener más de quince años; Arbiter sé comporta como alguien maduro, pero no al nivel de Magnus; Savage es un samurái bastante extraño; Liu Kang desde que murió Kitana es un amargado; y Kung Lao es un buen hombre, pero algo envidioso.
—Yo los veo como buenos hombres a todos.
—Pero te encanta mi primo, ¿eh? — le preguntó de forma pícara, impresionando al ninja.
—Bueno... a decir verdad... — comentaba, denotando un leve sonrojo.

Sin embargo, cuando Daisy le iba a dar una opinión de su primo — que le parecía atractivo, pero éste era bastante frío en cuanto a sentimientos —, Samael sé cayó del árbol en el cual las espiaba, logrando que ambas chicas lo miren de muy mala gana.

—¡Samael! — gritaron ambas.
—Bueno, bueno, ya; yo me voy. Adiós, chicas, cuídense. Samael las quiere — comentó, mientras escapaba a toda velocidad.
—Hasta tiene algo de chusma...— resignaron ambas.
—Iliana, ¿qué te ocurre? — preguntó su amiga.
—No me gusta que me digan “Iliana”, prefiero Daisy.
—Bueno, pero díme, ¿qué ocurre?
—Veo que hay alguien con mucha tristeza en su interior. Y no es tú primo.
—¿Y por qué no lo buscas? — le propuso.
—Lo haré — mencionó la rubia, retirándose.
—“Me pregunto que es lo que habrá sentido” — pensó Rita, buscando a Kung Lao, para hablar con él.

Daisy siguió su camino hasta el lugar de donde emanaban dichas emociones; al entrar, logró ver a uno de sus maestros: Shujinko.
Ella pidió pasar y él accedió, intentando saber que ocurría en él.

—¿Qué ocurre, Shujinko? — sé acercó Daisy con curiosidad.
—¿Por qué lo preguntas?
—Es raro verte así, maestro. Me entrenaste cuando era una niña y siempre estabas serio, pero no triste; ahora notó tristeza en tú alma.
—Ah, bueno, ¿prometes no contar nada?
—Palabra.
—Bien, extraño a una amiga... se llama Ashrah. Es...
—¿Se viste como monja y usa una espada? — el anciano asintió —, está en el Reino del Orden. Maestro, ¿cuándo la conoció?
—Cuando tenía trece y...
—Uff... me pregunto cuantos milenios pasaron cuando ocurrió eso...
—Daisy — dijo, mirándola mal y ella sonrío infantilmente —; vuelvo al relato: conocí a Ashrah y me entrenó, luego cayó derrotada venció a Reptile, que escapó. Tuve que irme del Netherrealm. No la he vuelto a ver desde entonces.
—¿La extrañas mucho?
—Fue la priemra mujer que conocí en mi vida, es obvio que la extraño — comentó, saliendo de su meditación —. Desearía que me ayudes a encotranrla.
—¡Cuente conmigo, maestro Shujnko! — le comentó, causando alegría en su senil maestro.
—Vé, Daisy, tal vez Samael te esté esperando. Pareces su hija...
—¡Pero no lo soy! ¡que se aguante!
—Esa actitud jovial que tú tienes, sé comementa con la rudeza de Magnus. Por eso siempre los hacemos entrenar y trabajar juntos. La bipolaridad de Arbiter y la niñez de Rita no complementan a la perfección.
—Gracias..., supongo.
—Ven, podemos reunirnos con el resto. Supongo que primero todos hablarán con quienes

El viejo maestro y la joven muchacha sé retiraron del lugar, yendo para el patio y principal y encontrándose a Samael y a Rita — quienes jugaban ajedrez —.

—Jaque Mate, Rita.
—¡Ay, por favor!
—Vamos cinco a... ¿cuánto ibas tú? Ah, sí; cero — bromeó éste.
—Jaja, que chistoso.

Al ver a ambos, decidieron dejar de jugar y sé sentaron a hablar. Daisy les comentó la situación a sus amigos, comprometiéndose estos a intentar ayudarlo en lo que puedan — ya que temían que el Netherrealm vuelva a infectar a Shujinko —.

_________________________________________​

En una de las arenas de pelea del Templo Wu Shi, sé encontraban aquellos guerreros que habían muerto — excepto Kitana y Sindel —, junto a Kenshi, Arbiter, los nuevos aliados y el trío de Dioses — quienes respondían a todas sus dudas —.

—Espero que hayan cuidado de mi esposa y mi hija mientras no estaba — amenazó Jax, mostrando sus puños de metal.
—Cálmese, nigga; que su familia está a salvo — respondió Susanoo.
—¡¿Nigga?! — preguntó el soldado indignado, preparándose para una lucha.
—Cálmate, Jax — le pidió Stryker —, quisiera preguntar por mi hijo...
—Lo mismo, nazi; a salvo — volvió a replicar con desgano Susanoo.
—¡¿Nazi?! — preguntó el rubio, indignado también.
—¡Susanoo, no seas grosero! — Amaterasu le dio un golpe en la cabeza, formando una lagrima saliendo del ojo derecho de Susanoo.
—Bueno, bueno, me callo. Oigan, ¿dónde están Sindel y Kitana?
—Kitana con Liu Kang y Sindel con Ermac — respondió Jade.
—Gracias, esclava de la Familia Real Edeniana.
—¡SUSANOO! — ésta vez, Amaterasu le dio dos golpes, sacándole dos lagrimas de cada ojo.
—Es un poco extraño esto — expresó Scorpion —, hace un año, éramos enemigos una mitad de la otra, pero hoy... todos somos..., ¿amigos?
—Es muy rápido para decir amigos, mejor dejemos “aliados” — propuso Baraka, recibiendo aprobación del resto.
—Yo sigo sin entender dos cosas — quién habló era Reptile, colocándose en frente de los caídos.

Ninguno entendía bien que decía el sauriano, pero éste sé acercó a dos personas: Kung Lao y Jade. Los conocidos como “los amigos de la pareja Disney”. Pero, ninguno sé esperaba la pregunta que Reptile iba a hacer...

—Kung Lao, Jade... ¿acaso son homosexuales? — preguntó, serio.
—¡¿QUÉ?! — preguntaron estos, mientras el resto sé caía de espaldas.
—¡¿Qué clase de pregunta es esa?! — reclamó el militar negro.
—Es que... miren: Rita le confesó a Kung Lao estar enamorada de éste hace un tiempo, pero él hizo caso omiso; mientras que Jade rechazó una propuesta de Smoke en el pasado — esto último dejó sorprendido al checo —, ¿cómo lo sé? Lo primero me lo dijo Rita, y lo segundo lo sé porque espié en el Outworld cuando ocurrió aquello.
—¿Nos espiaste, Reptile?
—Si, Smoke; los espié. Es más, recuerdo bien como fue la cosa — dijo, recordando la situación.
► Show Spoiler
Él sauriano terminó con su relato, dejando sorprendidos a los presentes de allí. Por un lado, les parecía cierto lo que Reptile decía: en algunas otras ocasiones, él sé hubiese resentido con ella; pero, les parecía exagerado el motivo del ninja.

—Yo creo que exageras, bueno, aquí en el Earthrealm sé consideraría que él no tiene algo que le interesé a ella.
—Virilidad o dinero — musitó Samael, apareciendo con un café a mano.
—¡Samael!
—Así sé volvieron hoy en día. Tengo 5013 años, carajo, sé excelentemente de lo que hablo al decir que la mujer sé volvió hiper materialista — el ninja, sin darse cuenta, era mal mirado por las oriundas de la Tierra, pero éste seguía con su café —. Por cierto, vine por algo importante: ¿quién comió esos dos platos de comida que habían en la alacena? — preguntó; Kung Lao y Jade levantaron las manos.
—¿Hace cuánto?
—Como media hora.
—Mmm... ahora tendrán ganas de ir al baño.
—¿Por qué? — preguntaron ambos.
—Porque a esa comida les puse laxantes. Quería hacerles una broma a ellos... y que mal me salió.

Apenas Samael contó esto, ambos corrieron a toda velocidad a buscar baños por todo el lugar, ya que, estaban comenzando a sentir los efectos de los laxantes.

—¿Cuántos les pusiste, Samael? — preguntó el Dios de la Tormenta.
—Como veinte pastillas a cada plato — respondió, mientras veía como seguía la conversación.

Lentamente, los miembros del equipo sé fueron en distintos grupos. Algunos, argumentaron que iban a descansar, mientras que otros, decidían seguir “actualizándose”, de momento.

_________________________________________​

En otra zona del templo Shaolin, Liu Kang — quien sé mostraba demasiado feliz —, estaab hablando con Kitana — sorprendida por la actitud de su amado, pero feliz también —. Liu Kang decidió contarle a Kitana todo lo que había pasado en éste año.

—Y bueno, como te conté: Estados Unidos y Rusia pusieron las cosas tensas; España ganó otra Eurocopa; están empezando a amar a Messi en Argentina; ahora permiten dos hijos por familia en China; Mandela sigue grave; sacaron la última película de Superman; sé separaron los protagonistas de la saga Twilight; Siria tiene Guerra Civil; Israel acusó a Irán de hacer tecnología nuclear; y sacaron una versión de la vida de Pablo Escobar, un narco colombiano de los años ochenta y principios de los noventa.
—¿Eso es todo?
—No, pasaron más cosas, pero eso es lo más importante.
—¿Te parece importante la mayoría de las cosas que dijiste?
—Bueno, perdón mi si olvide de decirte que los Juegos Olímpicos de Londrés, los gringos nos ganaron en el Medallero General.
—¡¿En serio?! ¡Ja, te dije que China ganó en Beijing sólo por ser local!
—Sacamos más medallas de Oro que ellos en Beijing, Kitty; pero bueno, nos mataron en los últimos juegos — comentó, resignado —. Cuéntame, ¿paso algo interesante en el Netherrealm?
—La comida es un asco, Quan Chi era muy molesto y sé hacía el macho con nosotros; pero una vez vi como Shinnok lo tenía dominado — ante esto, el chino sé sorprendió —, y era patético. Comencé a perder el control hace unos meses, cuando Magnus y Daisy aparecieron en el Netherrealm; nos liberaron a mí y a Tommy del control mental de Quan Chi y Shinnok.
—¿Tommy? ¿Acaso es Smoke? — preguntó, con algo de celos.
—¡Oh, no! ¡No creas que me guste Tommy! ¡Es mi amigo, es todo! Él y yo nos liberamos de ése control mental. Necesitábamos una oportunidad para huir; pero cuando aparecí en la Tierra y me mataste, perdí ése efecto de Magnus y Daisy, volviendo a caer en dicho control.
—Entiendo — ambos tuvieron un silencio incómodo, luego de esa afirmación por parte de él.

Al rato, Kung Lao apareció y sé encerró en una habitación; luego, Jade apareció e hizo lo mismo en otra habitación, provocando la duda de ambos. Pero quien hizo la primer pregunta, fue Liu Kang:

—¿Alguna vez pensaste que tú mejor amigo es homosexual? — le preguntó Liu Kang a Kitana, dejándola sorprendida.
—Sí, siempre, digo, Smoke intentó seducirla, pero nada de parte de ella.
—Kung Lao no le dio importancia a Rita cuando ella le dijo estar enamorada de él.
—Guau, yo creo que tendremos que descubrir si nuestros amigos van al lado indicado o tendremos que corregirlos.
—¿Eres homofóbica, Kitana?
—¡Puaj, claro que sí! ¡Odio a los maricas! ¡En Edenia si había uno, papi los castraba!
—Aquí en el Earthrealm...
—No me digas que consideran que la homosexualidad no es enfermedad... — él no contestó — ¡¿ACASO ESTÁN LOCOS EN LA TIERRA?! — gritó, logrando que algunos de sus compañeros entren al lugar y pregunten que paso.
—¡Nada, nada! ¡sólo que Kitty y yo hablábamos de la actualidad de la Tierra, jejeje! — convenció a sus amigos el chino, quienes sé fueron poco convencidos.
—¿Te digo algo, Liu? Hace mucho tiempo que yo no tengo relaciones, ¿sabes? Y me preguntaba si querías hacer algo ahora mismo...
—Kitana, creo que...
—¡Al diablo con eso de que no sé puede intimar sin casarse! ¡Ven aquí, bebe!

Kitana tomó a Liu Kang y lo besó con mucha fuerza, provocando que el chino perdiera la cordura...

____________________________________​

Los ex-ninjas del Lin Kuei —Bi Han, Kuai Liang, Smoke, Hydro y Cyrax —, estaban charlando y respondiéndose las dudas que tenían sobre lo que ocurrió en el último año.

—Cyrax, ¿cómo recuperaste la humanidad? — preguntó Bi Han.
—Un poco de ayuda de Sonya. Amaterasu me encontró, pero, obviamente, no podía ayudarme por sí misma; así que llamaron a Sonya. Ella hizo lo mismo que Jax hizo para ayudar a Kuai Liang en su tiempo. El único de los cyborgs que tiene su voluntad es el hijo de florinda de Sektor.
—Sé nota que no lo quieres... — mencionó Smoke.
—Si, bueno, miren; tenemos que ayudar a los cyborgs del Lin Kuei. Solo Sektor tiene voluntad propia.
—En el Lin Kuei son diez mil miembros hábiles, y solo el 1 % sé convierten en cyborgs.
—Cien miembros...
—Los mejores cien miembros — explicó Hydro —, por eso los eligieron a ustedes tres — señaló a Kuai Liang, a Smoke y a Cyrax —, y me eligieron a mí; por ser los mejores. Sektor, sin embargo, fue quién más sé fortaleció de todos; ya que, como todos sabemos, es el hijo de papi Oniro.
—Y, además, no tiene poderes — siguió el cyborg de tez negra.
—Bueno, yo sé que es todo muy lindo y que se yó, pero, ¿no podemos hablar de algo interesante? — opinó Hydro.
—Bueno, ya saben que Jade me rechazó. Eso sí, me impresiona que todos tengan tanto sueño, ¿no? — preguntó el checo.
—En eso te doy la razón completa — acató el áfricano —. Ustedes ya saben que soy de Botswana, país al sur de África, limitamos con Sudáfrica y nuestra capital es Gaborone.
—¿Y también están en Guerra Civil o Golpe de Estado? — preguntó Kuai Liang.
—¡Claro que no! ¡Somos el ORGULLO de África, si señor!
—¿Ése no era Sudáfrica? Digo, por la economía.
—A pesar que nuestro comercio esté ligado bastante con ellos, tenemos gran futuro en poco tiempo de vida — explicó el cyborg mostaza.
—Cyrax, ¿sabes si volverás a ser humano?
—A diferencia tuya, Kuai Liang; a mí me implantaron cables por nervios y Sektor me volvió su mano derecha. Seguro es porque éramos grandes amigos hasta el Torneo de Mortal Kombat — explicaba, a cada momento.
—¿No temes que sé metan con tú familia? — preguntó el que controla el agua.
—Sí, Hydro. Admito que siempre voy, pero, últimamente, no veo salir a mis padres y mis hermanos de la casa que tienen.
—Deberíamos averiguar esto, ¿no? — comentó Smoke —; como mi vida antes de despertar con muchos monjes muertos, o el hecho de tener poderes de humo y vapor.
—Smoke, lo tuyo es chi — respondió el cyborg.
—Lo dudo en verdad, amigo.
—Hydro, ¿y tú de dónde eres? — preguntaron el cyborg, el ninja de humo y el menor de los hermanos de hielo.
—Bueno, yo soy de Kobe, Japón. Si, soy un ninja japonés; súper original, lo sé — dijo, con sarcasmo.

Sin embargo, los cuatro podían notar a uno de ellos bastante distraído: Bi Han, el mayor de todos, sé encontraba dubitativo. Y esto preocupó a su hermano.

—Hermano, ¿qué ocurre?
—Kuai, ¿recuerdas de la chica que te conté? — éste asintió —, bien, le prometí que la sacaría del Netherrealm, pero no lo hice; y me siento mal por esto.
—Esto podría ayudarte — dijo Smoke, interrumpiendo la conversación —: Magnus y Daisy pueden ir al Netherrealm. Ellos nos quitaron el control mental a mí y a Kitty.
—Liu Kang te mata — respondieron los demás.
—Solo es mi amiga, brutos. Como decía — siguió —, ellos pueden ir al Netherrealm. Tal vez, sí les pides de fo...

Pero Tomás Vrbada no había terminado, porque Bi Han sé levantó y corrió a buscar a ambos muchachos. Los cuatro le desearon suerte y decidieron seguir con su charla.

_______________________________________​

En la entrada al templo, misteriosamente, no había monjes; más sino, dos personas que sé debían una charla: Ermac y Sindel.
El ninja de la fusión de almas sé mostraba confuso: por un lado, estaba el alma de Jerrod, quien deseaba hablar con su esposa luego de diez mil años; luego, estaban las almas restantes, que poco y nada les interesaba Sindel; y al final, estaba la reina, quien no entendía que ocurría con exactitud.

—Querida mía — dijo Jerrod —, lamento tanto el no haber estado contigo todos estos años. Desearía poder corregirlo.
—¡Ya cállate, viejo verde! — espetó una de las almas —, ¡deja que veamos a algunas nenas! ¡la negrita está linda!
—¡Oye, cierra la boca, tonto! ¡hay mujeres aquí! — le gritó una de las tantas almas féminas.
—¡CÁLLENSE, QUIERO HABLAR CON MI ESPOSA! — gritó Jerrod, calmando un poco a las demás almas.
—Jerrod... no, Ermac — dijo ella, impresionándolo a éste.
—¿Por qué me dices así? ¿acaso no me amas?
—Yo no amo a la fusión de almas, Jerrod. No te veo como el esposo con quien tuve a Kitana; eres un desconocido. Eres un guerrero más.
—¡Pero queri...!
—No me digas querida, Ermac. Perdón, no me digan.
—Sindel, yo...
—Jerrod ya no existe más. Murió hace mucho. Y aunque intenté amar a Ermac, no sería lo mismo; yo solo puedo amar a alguien, no a “alguienes”.
—Viejo, ya te dejó la vieja — mencionó otra alma masculina; Sindel solamente ignoró esto último.
—Cuando puedas ser Jerrod de nuevo, te daré una oportunidad.
—A ti te gusta alguien más, Sindel. No finjas conmigo, soy tú esposo.
—No eres Jerrod.
—¡Al demonio con eso! — bramó, Jerrod —, ¡me aguante DIEZ MIL AÑOS, en el cuerpo de Shao Kahn! ¡Luego me sacó y me unió a todos estos tipos que son fieles nuestros que nos odian porque perdimos el reino!
—¡También somos gente a favor de Onaga, tarado! — interrumpió una chica.
—¡Yo soy el hijo de Stalin que murió en la Segunda Guerra Mundial! — mencionó el famoso hijo abatido por los nazis e ignorado por su padre.
—¿Lo ves? Eres un conjunto de almas. No puedes controlar ése cuerpo, Jerrod. Cuando seas Jerrod y tengas un cuerpo aparte, hablamos.

La mujer sé retiró, dejando solo y triste al rey de un lugar que ya no existe. Las almas comenzaron a discutir, pero Jerrod pensaba internamente en como separarse de éstas, porque le impedían estar junto a la mujer por la cual luchó tanto.

_______________________________________​

En otra habitación distinta, sé encontraba meditando Magnus, quien sé mostraba serio como siempre. Éste intentaba aprender el poder ver las emociones ajenas, ya que — según él —, le serviría a futuro.

—Es extraño estar solo. Me he acostumbrado a esto — decía, hablando solo —, pero, a veces creo que debería dejar de aislarme tanto.

Sin embargo, mientras estaba meditando sobre que hacer o no, recibió una visita inesperada: la Reina de Edenia, Sindel, sé había presentado ante éste.
El humano la dejó entrar y le ofreció asiento. Ella sé veía muy intrigada en dicho humano:

—Díme, Sindel, ¿qué te trae por aquí? — preguntó, abriendo los ojos.
—Te busco a ti — respondió, a secas —. Veo que eres alguien frío.
—Lo sé, lo soy. Tú te ves arrepentida por lo que hiciste, Sindel.
—¿Sé nota mucho?
—No en verdad, pero Daisy me enseñó algo de sus poderes de visión interna de las personas. Puedo saber que sienten. Pero bueno, ¿qué necesitas de mí?
—¿Podrías ayudarme?
—Tú hija, el alma de tú esposo, el clon de tú hija y tú yerno. ¿Necesitas mi ayuda en verdad?
—No veo a Ermac como mi esposo Jerrod, Magnus; me cuesta aceptar a Mileena como mi hija y no sé que tan bueno pueda ser Liu Kang para mi hija.
—Lo es, te lo garantizo. Liu Kang adora a tú hija. Sí sé la tiene jurada a Raiden, es por ella y Kung Lao; los demás no le importan mucho. A fin de cuentas, ninguno tiene relación en sí, solo con quienes nos conocemos. Sindel, recuerda que tienes a quienes te quieren
—Te agradezco por tú ayuda, Magnus.
—No hay problema: el equipo debe tener unidad.
—Sin embargo, quiero ayudarte a ti.
—¿En qué?
—Te ves triste por dentro, sé te nota. Si quieres algo de mí, puedes pedirmelo.
—Mmm... puede ser, yo necesito dejar de ser tan solitario. Lo primero que vine cuando vine fue revivirlos y luego me vine a meditar. Trato de aprender ese poder de las emociones que Daisy tiene.
—¿Solo sabe hacer eso?
—No en verdad; Daisy también maneja la energía y lo relacionado a ésta. O sea, puede usar la energía calórica para crear algo relacionado al calor, ¿entiendes? — ella asintió —, pero bueno, esto de las emociones es más fácil. Yo con el trueno y algo de magnetismo me conformo.
—¿Trueno y magnetismo?
—Estoy aprendiendo a usarlo, pero el trueno lo estoy manejando bastante bien. Raiden me enseñó. Tú puedes usar alargar tu pelo, tienes gritos súpersonicos y lanzar proyectiles de tú boca — afirmó, dejándola sorprendida —, sí, lo sé porque Liu Kang nos lo contó. El no te odia, pero bueno, está algo dolido porque mataste a tú hija.
—¡No quería matarla!
—Lo sé, pero bueno, son cosas que ocurren.
—¡¿De qué demonios me hablas?!
—Explico: a veces, cometemos errores, pero estos los podemos arreglar con el tiempo. Ahora tienes una nueva oportunidad, Reina Sindel; puedes ir e intentar arreglar las cosas con tú hija, con Jax, Curtis, Sonya, Johnny, Smoke, Sub-Zero, Kabal y Nightwolf. Es tú decisión.hacer lo correcto o no.
—Tienes razón...
—Claro que la tengo, Reina Sindel — respondió, mirándola a los ojos.
—Bueno, me voy; intentaré reponer las cosas, Te agradezco de verdad.

Ella le agradeció, le dio un beso en la mejilla y sé fue.
El humano siguió en si meditación mientras la reina salió. Extrañamente, Magnus abrió los ojos cuando ésta sé fue.

—Siento que las cosas sé pondrán muy pesadas... — sé dijo a sí mismo, al ver que sentía Sindel en esos momentos —. Y espero que esto no me traiga problemas a futuro...

Pero, mientras el humano meditaba y dudaba sobre los sentimientos que vio en Sindel, apareció Bi Han, bastante asustado y entre lagrimas; como sí recordase algo vital.

—¡Tienes que ayudarme, por favor! ¡TIENES QUE AYUDARME! ¡TIENES QUE...!
—Cálmate, Bi Han — le dijo Magnus, quitando sus manos de los hombros de éste y sentándolo en una de las sillas que tenía —, y díme que te ocurre.
—¡No tenemos tiempo!
—Bi Han, espera un momento, por favor, traeré a alguien que pueda darme una mano.

El humano fue a una de las cocinas del templo, para prepararle un té con calmantes al ninja; luego, fue por Daisy y la llevó con éste, a su habitación.

—¡¿Qué haces, Magnus?! ¡Quiero hablar con Rita!
—Hablarán después, me tienes que ayudar con esto — contestó, tomándola con un brazo y llevándola, mientras en el otro tenía la taza de té sobre un pequeño plato.

Al llegar ambos, Magnus le dio el té a Bi Han y le pidió a Daisy que se siente. Luego de que ambos hagan lo que él les pidió, intentaron entender que ocurría con Bi Han:

—Vamos por partes, Bi Han — pidió Daisy, intentando calmarlo —; ¡¿qué demonios ocurre aquí?!
—¡Sareena! ¡Rescate!
—Dale uno a ver si sé calma un poco — ordenó Magnus; la chica lo golpeó y éste comenzó a hablar más calmado.
—Sareena es un demonio del Netherrealm. Demonia, en realidad — explicó —. Yo la dejé vivir hace años cuando salvé el Earthrealm, ella me ayudó a vencer a Quan Chi y me pidió algo: que la traiga conmigo al Earthrealm.
—¿Le ganas una pelea y sé enamora de ti? Muy bien, golpearé a alguna chica para ver si puedo enamorarla... — expresó el otro humano, con sumo sarcasmo.
—¡Magnus, deja de decir estupideces! — gruñó la chica —, seguro ella solo lo pidió porque te veía como única vía de escape de ahí, ¿no?
—No, en realidad — contestó, dejando a la rubia impresionada —. Daisy, Sareena sé enamoró de mi.
—¿Y cómo lo sabes? — preguntaron ambos.
—Déjemne explicarles... — comentó el chino, recordando un suceso del pasado.
► Show Spoiler
—¿Me ayudarán? — preguntó el ninja a los humanos, sonando muy desesperado.
—Yo no...
—Te ayudaré, Bi Han — respondió Magnus, sorprendiendo a Daisy —. A la noche, nos vamos a Netherrealm los tres, salvaremos a tú amiga.
—Necesitamos ir Ashrah.
—La monja que casi me mata para “purificarse”, o algo así — dijo Bi Han —. Les agradezco mucho de verdad.

Extrañamente, Bi Han sé levantó y abrazó a ambos, yéndose del lugar. Cuando sé fue, Daisy sé cruzó de brazos, como buscando una explicación de Magnus.

—Tenemos que ayudarlo. Que yo no pueda amar, no significa que no ayude a alguien que ama sinceramente a otra persona — dijo, impresionándola — : ¿cuento contigo?

La muchacha dudo, pero, sí él le daba una oportunidad al amor — no directamente —, significaría que tal vez, podría ablandarlo.

—Cuenta conmigo — fue la respuesta de la muchacha.

Fin del capítulo 9.

__________________________________________________

Luego les paso a Magnus, Daisy y todo lo que les tenga que pasar.
Dos años con La Condicional y contando. Supongo que algún día me la van a sacar. Supongo.

Pasen y lean, si lo desean:

https://www.fanfiction.net/s/8984717/1/ ... -Diferente

Avatar de Usuario
Acero_12
Con la Condicional
Con la Condicional
Mensajes: 408
Registrado: Dom, 31 Ago 2014, 05:29

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Acero_12 » Mié, 03 Sep 2014, 03:49

Acá dejo el 10. Una aclaración: ¿recuerdan a Cerberus, el perro del Netherrealm en MK? Ahí lo tienen en éste fic.

Capítulo 10: ¡Salva a Sareena, Bi Han!​


Tanto Bi Han, como Magnus y Daisy, estaban determinados a ir al Netherrealm. Esperaron a que todos sé duerman y emprendieron viaje hacia algún portal cercano de la zona.
Ellos caminaron unos diez metros, cuando fueron detenidos por alguien conocido.

—Amaterasu, ¿qué buscas? — preguntaron el castaño y la rubia.
—No sé que locura harán, pero espero que vuelvan sanos y salvos.
—¿Lo sabes?
—Si, Magnus; lo sé. Me lo imagine cuando Bi Han fue buscándote como un loco y luego sé calmó. Vayan y vuelvan sanos y salvos — les rogó ella, dándole una AK-47 a Daisy y un sable a Magnus —, usenlos y triunfen a donde vayan — mencionó ella, retirándose al templo.

La Diosa sé retiró y los dos receptores de armas sé quedaron dubitativos. Ellos no tenían lealtad a algún Dios — Daisy, de hecho, tenía lealtad a Raiden; y Magnus también —. Ambos miraron al ninja, quién les recordó que debían hacer y siguieron caminando.

________________________________________

El trío humano había llegado al portal cercano al Earthrealm, el cual dirige al Nexus. Los tres entraron y llegaron rápidamente al Nexus, donde sé veía un lugar desolado.


—A éste lugar le falta mantenimiento — comentó el sudamericano.
—¿No estuviste aquí antes? — le preguntó el asiático al américano.
—Si, pero no estaba tan así.
—Hmm... es cierto, cuando tú y yo vinimos, esto no estaba así. Algo habrá pasado — comentó la anglosajona.
—Tal vez en el Netherrealm, encontremos algo — propuso Magnus.

Bi Han no lo pensó dos veces y sé lanzó al portal del Netherrealm. Magnus iba a saltar, pero Daisy tomó su brazo y lo miró a los ojos:

—Si volvemos vivos de ésta, prómeteme que tendremos una cita.
—Daisy, yo...
—Magnus, me gustas de hace mucho tiempo. ¿No te has dado cuenta? — él negó —, guau, Rita no mentía: eres terrible en el amor.
—Hablaremos de esto cuando estemos aquí.
—¡Escúchame, Magnus! —le rogó —, ¡no sabemos si volveremos del Netherrealm! ¡Promete que lo harás!
—Agh, está bien; pero no apenas volvamos. Te prometo que saldremos, pero solo como amigos — comentó, soltándola y entrando al portal.
—Realmente es como me dijo Rita: frío y difícil de conseguir — comentó ésta, cuando él ya no estaba.

Daisy entró al portal y sé encontró con Magnus y Bi Han esperándola al otro lado. Ella dijo haber visto algo — cosa que no era cierta —, y ellos le creyeron. Luego, siguieron caminando bajo las indicaciones de Bi Han, quien miraba el lugar decidido a acabar con todos a como de lugar.
Increíblemente, los tres llegaron a una entrada gigante, donde una mujer de cabello castaño — en forma de rodete —, traje de monja color blanco con detalles en dorado y una espada extraña estaba luchando contra un perro gigante de tres cabezas —las tres tenían formas diferentes —.

—¡Atrás, demonio de las profundidades! — gritaba ésta.
—¡Magnus, hay que ayudarla! — ordenó Daisy.
—En eso estoy — respondió, encontrando un pedazo de casa caído, que, por suerte, estaba hecho a base de aluminio —, oye, perro: ¡búscalo!

El humano le tiró al perro gigante el techo y éste sé distrajó, dándole suficiente tiempo a Bi Han para que busque a la muchacha y la saqué de allí. Ella no lo reconoció por Noob Saibot, así que él tuvo suerte de no morir.

—¿Cómo te llamas? — preguntó él, para que no sé de cuenta de quien era en realidad.
—Soy Ashrah. Era seguidora de Quan Chi. Traté de entrar a su palacio para matarlo y salvar a una amiga mía, pero él y Shinnok colocaron a ése perro gigante, quien evitó mi paso.
—¿Tú amiga?
—Si, mi amiga; una demonia llamada Sareena. Ella fue apresada por Quan Chi y Shinnok, porque sé quiso revelar contra ellos por ocultarles algo.
—Díme, ¿qué es?
—Lo lamento, es algo íntimo de ella y solo nosotras dos lo sabemos — respondió, bastante decidida.

En tanto, el perro — cuyo nombre era Cerberus —, apareció de nuevo para matar a Ashrah, pero el castaño y la rubia sé interpusieron en su camino.

—¡Daisy, usa la energía! — le ordenó él, mientras lanzaba pequeñas bolas de trueno a las patas del guardián, para desestabilizarlo.
—¡Entendido! ¡Come lava, perro malo!

Daisy sé posicionó cerca de un río de lava, para luego expulsar un chorro potente, que movió unos pasos a Cerberus.

—¡ROAR! — rugió, lanzando llamaradas de fuego de su boca derecha.
—¡Mierda, lanza fuego! — gritó él, contraatacando con una descarga eléctrica, que no surtió efecto alguno.
—¡Bi Han, necesitamos ayuda!

Cuando Daisy gritó su nombre, Ashrah automáticamente dejó de mirar la batalla y comenzó a mirar al ninja, para pedirle una explicación de todo.

—Soy Bi Han.
—¡Bi Han murió!
—¡Si! ¡Pero volví a la vida!
—¿Cuándo? Sareena me dijo que Noob Saibot volvió.
—En realidad, era yo, pero nadie podía saber de mi identidad. Volví aquí, porque le debo una promesa a Sareena.
—A ella no le gustará que lo hagas por compromiso, “Bi Han”
—En primer lugar: soy Bi Han; así que los deditos los guardas — comentó, de manera amenazante —, en segundo lugar: sí estoy aquí, es porque le debo un favor a Sareena y realmente necesito que me de una oportunidad. Ahora que sé lo que es estar muerto, quiero cumplir el sueño de formar esa familia que mi hermano menor y yo nunca hemos tenido.
—¡Bi Han, lamentamos interrumpir la escena épica! — interrumpió Magnus, esquivando una llamarada de fuego azul de la boca izquierda — ¡Pero necesitamos tú ayuda para no ser puré!

Al hacerlo reaccionar, Bi Han congeló las patas del monstruo, y luego, todo su cuerpo. Al instante, Magnus lanzó una piedra, pero nada ocurrió; Daisy hizo lo mismo y nada pasó.


—Listo, ya está.
—Es una broma, ¿no? — preguntaron ambos.
—No, ya está. Estos monstruos son débiles ante el hielo y...
—¡HIJO DE florinda, TE VOY A MATAR! — gritó Magnus, intentando atacarlo, pero la rubia lo detuvó.
—No, tranquilo, Magnus... ¡DÉJAME MATARLO A MI PRIMERO! — gritó Daisy, siendo agarrada por Ashrah.
—¡Esperen, fue culpa mía! Lo hice tardar por cuestionarlo. Lo lamento. Pero prometo ayudarles.
—Eso basta para mí — comentó él, caminando hacia la puerta.
—Ah, ya que, cumplí con lo que me pidió mi maestro Shujinko.
—¡Espera! — exclamó Ashrah —, ¿conoces a Shuji? ¿cómo está él?
—¿Además de viejo y que usa un pijama? Ah, está bien; extrañaba a su amiga Ashrah. Te vistes como me dijo, así que sí, eres tú — respondió Daisy, sin mucho interés y siguiendo a su camarada.

Bi Han y Ashrah siguieron a sus “peculiares” compañeros, tal vez, no les hicieron nada porque les salvaron la vid, ó tal vez, porque les servían para sus objetivos. Hasta preguntar, todo era un misterio.

—¿Quién eres en realidad, Bi Han?
—No sé a que sé deba esa pregunta, Magnus, pero lo sabes; soy Bi Han, el guerrero del hielo que salvó el mundo y nadie lo sabe.
—Nosotros lo sabemos — lo consoló, ya que sabía la molestia del ninja al recordar que nadie sabe quien salvó el planeta hace unos años.
—Aunque fue mi cul...
—No lo fue. Tú no sabías que problemas ocasionarías eso; es obvio que no hubieses accedido.
—Eso es verdad, y te agradezco por comprenderme, Magnus.
—De nada — fue la respuesta recibida.

Mientras los cuatro siguieron avanzando, sé pudo ver como es que una figura sé iba materializando a unos metros de estos.
Un alma sé materializó en frente de los cuatro. Era una especie de humano, pero con orejas diferentes y un par de pezuñas en la cabeza.; tenía una armadura, un casco y un martillo de plata. Era Shao Kahn, el emperador quién sé creía muerto hace mucho.


—¡¿Shao Kahn?! — gritaron los tres humanos —, ¡pero estaba muerto!
—¡Ha! — gritó el antiguo emperador, impulsándose con su pie derecho y tackleando a los cuatro combatientes.
—¡Dios, ése tipo es fuerte! — exclamaron las chicas.
—Daisy, Ashrah; vuelvan al portal — ordenó Magnus.
—¡No vamos a...!
—¡HÁGANLO AHORA! — les gritó —, o sino morirán. Y no quiero lamentar muertes en vano.
—Magnus, creo que podemos servirles — comentó la castaña, lanzando una bola de energía al fantasma, que en nada le afectó.
—Me pregunto como volvió a la vida, Surikizu me dijo que lo vio morir... — decía el ninja, mientras intentaba congelar al fantasma, en vano también.
—¡ÉSTE MUNDO Y LOS OTROS SERÁN MÍOS! — gritó Kahn, atacando a Daisy con su martillo, quien estaba ayudando a levantarse a Ashrah.

Magnus no lo pensó ni un momento más: saltó, empujó a las chicas y sé pudo salvar del martillazo, pero, Shao Kahn le hizo un corte en el lado derecho de su rostro, dejándole una cicatriz que cubría parte de su cara.

—¡Magnus! — gritaron las chicas.
—¡Kahn, pagarás por esto! — bramó el ninja, quién intentó congelar a su enemigo.
—¡PAGARÁS POR LO QUE LE HICISTE A MI AMIGO!

El grito de Daisy aterró un poco a Bi Han y a Ashrah. Ella tomó lava del volcán y la dirigió a Kahn, quién no esperó el ataque y lo recibió de lleno; Bi Han lo congeló y el fantasma pudo ser retenido por algún tiempo.

—¿Cómo pudiste hacer eso? — preguntaron el ninja y la monja, impresionados.
—Aprendí con el tiempo.
—Deberíamos volver, Magnus está malherido — propuso el ninja.
—Yo me encargo, chicos.

Ashrah sé acercó y colocó su mano en la herida del humano, comenzando a sanarla lentamente. En cuestión de un minuto, la herida de Magnus había sido curada, pero la cicatriz no había desaparecido.

—Genial, una marca de la muerte. ¿A dónde ahora?
—A ningún lado, señores. Su travesía termina aquí — comentó una voz, conocida para Bi Han y Ashrah.
—¡Shinnok! — gritaron Bi Han y Ashrah.
—¿Ése es Shinnok? Wacala, es más feo que las pinturas de Piccaso.
—Yo creo que las pinturas de Piccaso son mucho más feas que Shinnok, Daisy — le comentó Magnus.
—Han causado estragos en mi mundo. Así que los mandaré de vuelta a su mundo. ¡Y NO SOY FEO! — enojado, el Dios caído creó un portal que absorbió a los cuatro y sé los llevó de allí.

Al momento de ser succionados, los cuatro cayeron en la Tierra, en donde era de día ya. Los muchachos sé preguntaron cuanto tiempo estuvieron desaparecidos.
Sin embargo, ellos no pudieron preguntarse mucho, ya que el portal que Shinnok abrió, seguía abierto y estaban comenzando a salir criaturas de allí: desde onis hasta almas caídas en pena.

—¡Bi Han, congela a esas cosas! — ordenó Magnus.
—Con gusto, despeinado — respondió, empezando a congelar a los demonios.
—Bi Han, hay un problema con lo que tengo que hacer: para evitar que vengan, debo cerrar el portal hasta que empiece el torneo. Es tú decisión. Podemos intentar ir y resc...
—Destrúyelo. Rescataré a Sareena en el torneo, esto lo hice por ella y esto es mi culpa. Magnus, Daisy, lamento haberlos metido en problemas.
—Tranquilo, no tengo dramas en ayudarte — comentó él.
—¡Por lo menos te disculpas! — exclamó ella, qué atacaba con bolas de tierra a los demonios, para evitar que pasen al Earthrealm.

Magnus lanzó una gran bola de trueno, que destruyó el portal que Shinnok abrió, y luego destruyó el portal que dirigía al Nexus, para que no puedan llegar al Earthrealm.

—Espero que eso funcione...
—Funcionará. Shinnok no querrá arruinar todo a un mes del comienzo de su torneo — mencionó Ashrah —, oigan, ¿dónde está Shuji? Hace años que no lo veo.
—Bueno, te llevaré con él... solo si me prometes no estar tan exhaltada — dijo Daisy, recibiendo una afirmación y yéndose con la rubia.

Mientras ambas chicas sé iban, Magnus paró a Bi Han para hablar sobre la decisión que había tomado.

—Fue... duro, pero gracias.
—No hay problema. Sé que me costó, pero no iba a lograr nada con dejarlo abierto y darle peligro a nuestro mundo, Magnus.
—Eres un buen hombre, Bi Han. Y te mereces lo mejor.
—Te agradezco, Magnus. Yo...
—Tendremos tiempo para conocernos, Bi Han. Aun hay mucho tiempo para entablar relación — le anim, caminando junto a éste.
—Oye, al final no usaron las armas que Amaterasu les dio.
—¡Ah, cierto! La cosa es que a Daisy esas balas no le hubiesen servido contra seres muertos.
—¿Y tú?
—¿La verdad? Me olvidé — sé encogió de manos, mientras su compañero sé chocó la mano contra la frente.

Ambos siguieron caminando y hablando. Parecía el comienzo de una nueva amistad...

__________________________________________

En tanto, en el Earthrealm, el equipo de los buenos estaba preocupado por el paradero desconocido de Bi Han, Magnus y Daisy. Todos los buscaban, pero nadie podía encontrarlos.

—¡Éste idiota sé fue al Netherrealm solo! — gritó el cyborg, al no encontrar a su amigo.
—Peor: con Daisy y Bi Han — respondió ella.
—¿Cómo sabes eso, Rita?
—Arbiter, ninguno de los tres está.
—Tendremos que ir a buscarlos.
—No es necesario, porque ya estamos aquí — comentó Magnus.
—¡¿Hace cuánto sé fueron?! — preguntó un alterado Arbiter.
—Toda la noche. Fracasamos y triunfamos en parte.
—¿De qué hablan? — preguntó Liu Kang, quien apareció junto al resto de los guerreros de la Tierra.

Allí, Magnus les comenzó a explicar a todos que fue lo que ocurrió: el intento de salvar a Sareena, que fracasó por la intervención del fantasma de Shao Kahn — según lo que Magnus vio —; y que pudieron traer a Ashrah.

—Tuve que cerrar el portal al Netherrealm hasta que comiencé el torneo. No podíamos dejar entrar demonios — comentó el humano.
—Lo que hiciste fue tonto — le reprendió el campeón de Mortal Kombat.
—Como querer matar a Raiden por la muerte de tú novia y mejor amigo, ¿no? — respondió el humano.
—¡Mira, tú....!
—¿Qué? ¿me vas a hacer algo cómo a esos criminales de cuarta? No me hagas reír.
—Cálmense ambos — pidió Kenshi, cortesmente —. Magnus, admite que lo que hiciste estuvo mal; pero, a la vez, estuvo bien cerrar el portal, porque sino, nos hubiesen seguido y tal vez el precio fuese peor.
—Yo no digo que haya estado bien lo que hice; pero a diferencia de su hermano y sus amigos, intenté ayudarlo tratando de traerla. Cosa que ninguno de ustedes hizo...
—¿A quién le hablas? — preguntó Kabal, sin entenderlo.
—Ellos saben a quienes les hablo — comentó, caminando hacia el templo.

Al irse, Daisy, Bi Han y Ashrah sé quedaron junto al resto. Shujinko la miró y ella no lo reconoció al momento, hasta mirarlo más fijamente y...

—¡SHUJI! — gritó de euforia, abrazando al anciano.
—¡Auch, Ashrah; me vas a matar!
—¿Pero qué fue lo que te pasó? — preguntó, anonadada por la apariencia del monje.
—En mi búsqueda para Damashi, al encontrar el Kamidogu del Caos; éste me hizo envejecer. Y luego pasé veinte años en una prisión del Orderrealm.
—Ése Hotaru es un tírano... — musitó la monja, al ver como perdió años de su vida él.
—Hotaru ahora está con nosotros — mencionó alguien, apareciendo detrás de estos.
—¡Raiden! — exclamaron todos, al ver al Dios del Trueno, junto a Johnny Cage, Sonya y el mencionado Hotaru.
—¿Qué hace él aquí? — preguntó el monje, seguido de la monja.

El ambiente sé puso tenso: nadie quería ver a Hotaru allí, y, de hecho, era comprensible la razón. Él guerrero sé acercó y señaló a Johnny Cage.

—Gracias a mí, su amigo está vivo — dijo el guardián del Seido, señalando a Johnny Cage.
—Tampoco es que nos sirva mucho... — mencionó el cyborg amarillo.
—¡Oye!, ¿qué te pasa, mostazita? ¿quieres pelear con el gran Cage?
—Lo único que quiero, es que me devuelvas los Ocho Euros que pagué para ver “Ninja Mime”.
—Qué película terrible... — mencionaron los ninjas del grupo.
—¿Tan mala fue? — preguntó Sonya, recibiendo afirmaciones de los ninjas presentes.
—Jamás vi una representación tan mala de los ninjas en mi vida — expresó el ninja amarillo.
—Fue mala... y con ganas... — rodó sus ojos Reptile.
—¡Ya, ya, nenes! ¡las películas del gran Cage nunca son malas! ¡Ha! — exclamó, tirando una patada al aire.
—“¿Y a Sonya le gusta éste tipo? Ay Sonya, parece que tú relación pasada con Kano te dejó traumas... severos” — pensó Jax.
—Deberíamos concentrarnos en alguna idea... y que no tomé a Magnus de líder... — pidió Liu Kang.
—Amarillo, Magnus tiene cero muertes a su favor; tú tienes diez — le recordó Rita.
—¡¿Qué?! ¡Fue culpa de Raiden!
—Kung Lao murió porque te negaste a pelear por berrinches de nenito de cinco años; y los demás murieron porque no fuiste lo suficientemente sensato de quedarte y salvar sus traseros.
—Raiden técnicamente obligó a Liu Kang a no pelear y sé lo llevó a rastras aquella vez. Yo estaba cuando pasó todo — interrumpió Smoke.
—Tú primo casi causa una guerra contr...
—Intercederé en su defensa, Liu Kang: Magnus y Daisy sé ofrecieron a ayudarme a mí y a Bi Han. Si les quieres echar la culpa a algunos, es mía y de Bi Han, no de él ni de Daisy, a quien no has mencionado nunca — comentó Shujinko.
—Da igual, pero sí...
—No lo hará, y sí lo hace, no será tan desprevenido. El espiritú de Shao Kahn apareció y casi nos mata; por eso salió todo mal.
—¡¿Cómo qué el espiritú de Shao Kahn?! ¡Lo vi morir!
—¡Es verdad! Los Elder Gods lo mataron y destruyeron su alma. ¡DESTRUYERON SU ALMA! — sé desesperó Susanoo.
—¿Nadie vio el corte en la cara de Magnus? Es grande. Digo, Kahn le hizo una “hermosa” cicatriz, ¿acaso no la vieron? — nadie respondió la pregunta de Daisy —, ay, pero por favor...
—Bueno, ya — paró la discusión el Dios de la Luna —. Es mejor pensar en lo que viene: el Torneo. Nosotros no...
—“... podemos participar porque somos Dioses y eso afectaría las reglas”, lo sabemos, chicos — interrumpió el ninja verde.
—Si, bueno, solo duerman y recuerden... éste mes los exprimiremos de lo lindo, caballeros — les confió el Dios de la Luna, con cierta malicia.
—¿Así como te exprimió tú hermana por algo que hizo Susanoo? — preguntó el Dios del Trueno.
—No quiero hablar de eso, Raiden — respondió —. Retírense, porque mañana empezará un duro entrenamiento.

Los guerreros del bien sé retiraron de a uno, dejando a los cuatro Dioses a solas. Los tres Dioses de la Tierra le recriminaron al Protector por traer a Hotaru, a lo que respondió.

—Quiero tener toda la ayuda posible. Alguien como Hotaru nos puede ser de gran ayuda — dijo, retirándose.
—¿Ustedes creen qué sé volvió loco con todo esto? — preguntó el Dios de las Tormentas a los restantes.
—Opino que cada día está más tonto... y sénil — mencionó la mujer del grupo, por su parte.
—Mi opinión es como la de mi hermana: sé está volviendo loco.

Los Dioses concordaron en algo: que Raiden ya no podía ser Protector de la Tierra, ya que no mostraba la fortaleza mental que un protector debía mostrar.
Era hora de buscar a un sucesor...

Fin del Capítulo 10.
Dos años con La Condicional y contando. Supongo que algún día me la van a sacar. Supongo.

Pasen y lean, si lo desean:

https://www.fanfiction.net/s/8984717/1/ ... -Diferente

Avatar de Usuario
Acero_12
Con la Condicional
Con la Condicional
Mensajes: 408
Registrado: Dom, 31 Ago 2014, 05:29

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Acero_12 » Mié, 03 Sep 2014, 03:52

La última y nos vamos por hoy. Éste lo terminé hoy, así que digamos que no sé cuando actualizaré.

________________________________________________________________________

Capítulo 11: ¡El Torneo comienza! ¡Magnus Vs. Sheeva y Jarek!​


Tierra 1, Palacio de Shao Kahn.​


Era el palacio del Emperador, de aquel que regía sobre todas las cosas en aquel mundo; el único que destruyó a los Dioses Antiguos y sé transformó en el regente de los Seis Reinos, quién tomó a sus viejos aliados y enemigos muertos y los transformó en sus sirvientes a contr de su voluntad.
Él estaba sentado, observando los recientes acontecimientos en el mundo que planeaba atacar cuando todo esté listo: Tierra 2.


—Parece que ellos ya lo saben.
—¿Qué cosa, amo?
—Que nunca mataron a Shao Kahn, Skarlet.
—Ése Shao Kahn es mucho más inteligente de lo que parecía.
—Cierto, sé auto-clonó y escapó a unas catacumbas.
—Guau, eres rapídisima, Skarlet.
—Emperador, cuando quiera, atacamos ése mundo.
—Aun no, Skarlet; no sacarías buenos súbditos para ti, mi mejor guerrera.
—Amo, le agradezco que sea tan servicial conmigo, pero usted sabe que mi lealtad es devota a usted.
—Fuiste la única que siempre me sirvió y me avisó acerca de los planes de Shang Tsung y Quan Chi. Por lo menos, Reptile me ayudó a quitarme a Onaga de encima, así que lo dejé vivo y le devolví a su raza, como lo pidió.
—Si usted quiere, yo me retiro.
—Vé, Skarlet, ve que tienes el día libre.

Ella agradeció y sé marchó de allí. Shao Kahn tenía muchas cosas que arreglar, y, una de ellas, era que los guerreros del bien habían sobrevivido al fantasma de su “yo”.

—Mmm... sobrevivieron, y eso complica un poco las cosas. No creo que ahora sean tan fuertes, pero en el futuro... no me arriesgaré a ello. Estoy seguro que ÉL es la reencarnación del sauriano maldito en ése mundo; el de éste mundo sé ha escabullido, pero si lo mató a él, me guiaría al de aquí. Enviaré a Sektor y los Tekunin para que sé encarguen de estos.
El Emperador pronunció un conjuro e hizo aparecer a Sektor, Cyrax y Smoke, quienes lucían exactamente igual que en la batalla del Armageddon que coronó al Emperador como el más poderoso.

—Emperador, ¿qué necesita qué hagamos por usted? — preguntaron, inclinándose ante él.
—Necesito que vayan a Tierra 2, sé inscriban al Torneo de los Tres Reinos y maten a estos humanos — Kahn pronunció otro conjuro y mostró a los guerreros del bien —. Y si desean hacer alianzas, nieguen y mátenlos.
—Si, amo — respondieron.

El Emperador abrió el portal y los mandó hacia el Netherrealm, donde sé inscribirían y sé encargarían de estos.

—Es hora de que terminé de una vez con esa profecía — sé dijo, a sí mismo —: ¡NINGUNA REENCARNACIÓN DESTRUIRÁ A SHAO KAHN! ¡NINGUNA!.

_______________________________________________​


Tierra 2, Entrada al Nexus, Earthrealm.​


Los guerreros del bien sé encontraban allí, dispuestos a entrar, sin embargo, había alguien que sé estaba tardando en abrir el portal.

—¡HÁGANLO RÁPIDO, DEMONIOS! — reclamó Cyrax.
—¡HACEMOS LO QUE PODEMOS! ¡MAGNUS LO CERRÓ DEMASIADO! — respondió Susanoo, a los gritos.
—No pensé que tardarían tanto... — mencionó el aludido.
—¡Ahí está! ¡Tardamos tres horas, pero está listo! — exclamó Raiden, cansado por tanto esfuerzo.
—Tampoco lo cerré tanto, Raiden...
—¡También sellaste la entrada del Earthrealm al Nexus! ¡solo debías sellar la entrada del Netherrealm al Nexus!
—Ya lo sé, pero no era algo que había que pensar, teniendo zombies por doquier.
—Admite que te equivocaste — espetó Liu Kang.
—Lo he admitido, Liu Kang. Solo explico porque lo hice de esa manera. No es que haya estado bien..., pero no tenía de otra.
—Sigo sin estar de acuerdo con eso de que no nos avisaron, pero...
—Si algo salía mal, teníamos que tener gente defendiendo la Tierra, Liu Kang. Además, gracias a ello, descubrimos que Shao Kahn sigue vivo.
—Parece que nuestros Dioses nos han mentido, muchachos — comentó cabizbajo Fujn, cosa que el resto de los Dioses afirmó.
—Es hora de entrar, damas y caballeros — comentó el Dios de las Tormentas.
—Recuerden...
—... que los Dioses no pueden pelear, ya lo sabemos, Tsukuyomi — interrumpió el sauriano puro.
—Mejor entremos de una vez, no quiero volver a escuchar la pelea de Reptile y Tsukuyomi — afirmó la ninja morena.

Todos decidieron entrar al Portal, cuando un viejo conocido de algunos guerreros apareció.

—¡Oigan! ¡espérenme!
—¡¿KAI?! — gritaron los Guerreros del Loto Blanco.
—Uff... ustedes casi me dejan solo.
—Pensamos que estabas muerto — comentó Kung Lao.
—¡Claro que no! Es que en México las cosas estaban calmas y me tardé porque viné a pie hasta aquí.
—Tardaste un mes — repusó Liu Kang —. Nos decías y mandábamos a Kabal.
—No soy un transporte público, caballeros — contestó el aludido, entrando al portal.
—En fin, viné aquí y ahora veo que sé van, ¿a dónde?
—Al Torneo.
—Tengo que ir con ustedes.
—Entonces mueve tú trasero y entra al portal — propuso Stryker, quién fue el último en entrar, a excepción de los tres monjes.

Los tres monjes decidieron entrar juntos y así lo hicieron.
Al llegar, los que conocían el Netherrealm, vieron que seguía exactamente igual que antes.

—Aquí falta una buena decoración — murmuró Baraka.

Mientras todos sé agrupaban, un viejo conocido de casi todos apareció en el lugar.

—Bienvenidos, damas y caballeros, sean presenciados a... ¡KINTARO, ERES TÚ, TRAIDOR!
—¡¿Goro?! ¿Ahora le sirves a Quan Chi? Que patético de tú parte — respondió el Shokan mitad tigre.
—Mejor véte, Goro; no es conveniente pelear aun... que el torneo no ha comenzado — le recordó Sheeva, que apareció en ése instante y sé lo llevo.

El equipo siguió caminando, hasta llegar al Palacio de Shinnok y Quan Chi.

—¡Bienvenidos, combatientes! — anunció Shinnok —, ¡sean bienvenidos al Torneo de los Tres Reinos! ¡QUE EMPIECEN LOS COMBATES!.

Al dar ése grito, hizo aparecer una pantalla gigante color verde, en la cual estaba un “Vs.” en blanco y dos cuadrados donde sé veía como cambiaban rápidamente de participante.

—¡Qué pare el primer cuadro! — ordenó Shinnok.

Al parar, sé vio que había dado en Sheeva, quién saltó efusiva y lanzó un poderoso rugido — espantando a algunos demonios del Netherrealm —.

—¡Por los Shokan!
—¡Paren el segundo cuadro! — volvió a ordenar.

Ésta vez, el cuadro dio en Magnus, quién no cambió su fría mirada y entró calmado al escenario de combate.

—Protegeré a mi mundo, cueste lo que cueste — expresó, tomando posición de batalla.
—¡EL TORNEO DE LOS TRES REINOS COMIENZA! ¡SHEEVA DEL OUTWORLD! — gritó, recibiendo aplausos por parte de un sector considerable —, ¡CONTRA MAGNUS DEL EARTHREALM! — ésta vez, sé escucharon sonoros y pocos aplausos, pero muchos sílbidos.
—Te haré puré, humano — amenazó ella.
—Ve buscando una casa cómoda, porque aquí vivirás de ahora en más — contraatacó él, mirándola a los ojos.
—¡FIGHT! — gritó él Dios Caído.

Sheeva inició el combate queriendo golpear al humano, pero éste la esquivó y le dio una patada en la cara, haciéndola retroceder unos pasos.
Magnus decidió tomar la iniciativa, atacándola con unos pequeños impactos de trueno, que la hacían retroceder. El humano dio un salto en el aire e inició un “torbellino” de patadas en la cara de la Shokan, quién no reaccionaba y recibió un total de diez patadas, que sé hicieron sentir al momento.

—¡AH! ¡MALDITO HUMANO! — gritó, lanzando una bola de fuego, esquivada por el humano.
—Debes de poder hacer algo mejor, Sheeva. Debes... — le dijo, tomando un pedazo de concreto y lanzándoselo en la cara.
—¡SHEEVA DESTRUYE! ¡SHEEVA APLASTA!

La Shokan empezó a saltar sobre la arena, moviendo todo el lugar y destrozando la misma en el proceso, sin embargo, Magnus no sé movía de su lugar.

—“La tonta aun cree que está tomándome desprevenido o algo así”.

La Shokan golpeó la Tierra infinidad de veces, pero él humano no sé inmutaba. Sin que Sheeva sé de cuenta, Magnus tomó algo de metal de la arena y lo incrustó a los poros de Sheeva, para que éste sé meta en el cuerpo.

—“Bien, todo sale a la perfección”.

La Shokan, sin embargo, lanzó una gran bola de fuego que quemó parte de la ropa del humano, quién sé revolcaba en el suelo para apaciguar las llamas.

—¡Eres mío, humano!
—¿Estás segura de ello? — pregunto éste, dándose media vuelta y colocando sus manos en su frente —, ¡Kazim!.

Magnus utilizó un truco que le enseñó Raiden: una técnica de luz que cegaba su oponente por diez segundos. Diez segundos que fueron fatales para la mujer.
El humano electrocutó a Sheeva con unos truenos que creó con sus manos, dejándola al borde de la muerte y en estado de shock.
Al disiparse la vista, todos pudieron ver que Sheeva estaba de rodillas, mientras Magnus estaba frente de ella, esperando la órden de Shinnok.

—¡Acaba con ella! — gritó éste.
—Como digas — murmuró el humano.

Magnus le arrancó los brazos a Sheeva con dos rayos de cada mano, dejándola lisiada en segundos; luego le hizo lo mismo y le quitó las piernas. Al final, él estiró su brazo y le arrancó el corazón con su mano derecha, para luego lanzarlo al suelo y retirarse del lugar.

—¡Oh, por Dios, pulverizó a Sheeva! — exclamó un aterrado Goro, al ver que solo quedaba el torso y la cabeza de su amiga.
—¡Magnus Wins! ¡Fatality! — fue el grito del Dios caído.
—La hizo mierda... — expresó Kano, mientras Goro estaba atónito.

El Shokan quiso buscar al humano, pero Rain apareció y lo paró de repente. Goro era una pieza importante y no sería fácil de reemplazar para el ninja.
Mientras Magnus estaba fuera de la arena, Rain vio a Jarek, quien lucía ansioso de luchar y matar al humano. El ninja pensó en que el Dragón Negro le serviría mucho...

—Me encargaré de esto — dijo Rain, buscando a un aliado suyo —; ey, Jarek; te apuesto mil grandes a que no le ganas al humano.

El Dragón Negro no lo pensó dos veces y sé hizo una bola, atacando a un Magnus desprevenido, que cayó al suelo y sé levantó visiblemente enojado.

—Uy, Jarek sé cavó su propia tumba — comentó Tanya, al ver la cara de Magnus.
—¡TE DESAFÍO A MORTAL KOMBAT, ASQUEROSO DRAGÓN NEGRO! — gritó Magnus, lanzando una bola de trueno a Jarek, quién no la esquivó y la recibió de lleno.

Jarek voló directo a la arena de combate, mientras Magnus dio un salto y entró en la misma.

—¡Wow, wow, wow, wow! ¿qué demonios ocurre aquí? — preguntó Shinnok, sin entender nada.
—Jarek atacó a Magnus y Magnus lo mandó a volar hasta aquí, desafiándolo a Mortal Kombat — explicó Liu Kang, quien había visto todo.
—Gracias por la explicación, Liu Kang — el aludido asintió —..., bien: ¡que empiece Mortal Kombat! ¡Magnus de la Tierra Vs. Jarek de la Tierra! ¡FIGHT!

La pelea comenzó, con un intercambio de golpes para ambos.
Magnus tirabaa golpes, pero Jarek esquivaba y luego le atacó con un cuchillo — que el humano hizo que su enemigo sé lo clave en su pierna —. A medida que pasaban los minutos, sé veía que Magnus estaba mirando algo de Jarek; y necesitaba a toda costa que Jarek lo utilice.

—¡Eres mío, Magnus! — gritó Jarek, haciéndose bola y golpeando a Magnus, quién sé cubrió, pero recibió un fuerte impacto.

El guerrero del bien lanzó dos bolas de trueno al Dragón Negro, pero éste las esquivó y contraatacó con rayos láser de sus ojos, que no cortaron a Magnus en dos de milagro, aunque si lo dañaron en los brazos un poco.
El guerrero del bien le tiró dos bolas de trueno al Dragón Negro, pero éste las repelió con su hacha. Magnus sonrío y aquellos que conocían sus habilidades, sabían que tenía la pelea asegurada.

—Jarek acaba de perder la lucha — espetó Savage, retirándose del lugar.
—Que idiota... — Quan Chi expresó su disgusto, también yéndose del lugar.

Magnus manejó el arma y la convirtió en metal líquido. Jarek usó sus rayos láser para neutralizar a su rival, aunque no contó que iba a tele transportarse a unos metros en frente suyo.

—¡¿Qué le hiciste a mi hacha, maldito?! — preguntó el aterrado dragón, quién solo tenía un bastón sin filo en sus manos.
—Fácil: la convertí en metal líquido — contestó —. Y mira lo que hago con esto — dijo, sonriendo.

Con un ademán, Magnus movió el metal hacia la boca de Jarek e hizo que éste lo trágase y comiencé a pegarse a los huesos del Dragón Negro.

—¡PUAJ! ¡HIJO DE florinda, ESO FUE ASQUEROSO! — gritó el aludido, convirtiéndose en una bola y lanzándose hacia el humano.
—No tan asqueroso como tú cara — respondió, parando la bola con solo mover un dedo.

Magnus dio un salto y le encajó una patada doble a Jarek, desintegrando la bola y rompiendo unos huesos del Dragón en el proceso. Éste sé levantó, pero estaba aturdido y éste decidió darle el golpe de gracia.

—¡Buya!

Magnus sé tele transportó en frente de Jarek y le propinó una trompada en la cara, rompiendo su mentón; al momento, sé transportó detrás de Jarek y le dio una patada en la espalda, partiendo su columna vertebral; siguentemente, lo levantó en el aire y lo atrapó imitando un movimiento de lucha libre — atrapándolo con sus brazos y estrellándolo contra sus hombros —, rompiendo sus costillas. Para terminar, lo levantó en el aire y le dio cuatro patadas con su pierna izquierda —alternando en la cara y en el pecho —, para luego darle una quinta patada en la cara con la pierna derecha.
Jarek estaba abatido. Apenas pudo levantarse, pero no podía luchar más.

—¡Finish Him! — gritó Shinnok.
—Como gustes...

Magnus levantó por los aires a Jarek y lo hizo estrellarse contra el suelo tres veces seguidas con su magnetismo; y para terminar, lo levantó una cuarta vez e invocó un rayo que lo evaporó, dejando solo su esqueleto con metal impregnado en los huesos.

—¡Magnus Wins! ¡Fatality! — exclamó Shinnok —. Por hoy, los combates han terminado, señores; mañana habrán nuevos combates y posibles fatalities que deseen ver.

Todos sé retiraron del lugar y siguieron caminos diferentes.
Kano y Goro estaban furiosos por las muertes de sus allegados, y deseaban vengarse de Magnus a como de lugar. El resto de sus aliados solo buscaron lo que quedó de estos y sé los llevaron para darles digna sepultura.
Algunos miembros de los buenos — como los monjes y las chicas —, volvieron a su base para entrenar; pero otros — Scorpion, los hermanos Sub-Zero, Smoke, Baraka, Reptile, Cyrax y Arbiter —, fueron a felicitar al humano por sus dos grandes victorias.

—¡Viejo, estuviste excelente! — le abrazó Arbiter.
—Guau, Magnus, gran estrategia. Te felicito — comentó Cyrax, estrechando su mano.
—¡Así se gana a los enemigos, colega! — felicitó Baraka, dándole un abrazo y unas palmadas en la espalda a su compañero.
—Gracias por las felicitaciones, muchachos. Mañana será un día duro igual.
—Según las reglas, tú no pelearás mañana por haber peleado dos veces hoy en el torneo, Magnus — comentó Scorpion, metiéndose en la discusión —. Ahora debemos ir a descansar.

Todos asintieron y siguieron al ninja amarillo, quién lucía pensativo: Aun dudaba si Quan Chi era el asesino de su familia, o Bi Han fue quién lo mató. De todas maneras, el ninja de fuego tenía que pensar. Si ganaba el torneo, tal vez revivan a su familia y su clan muerto; así que sus nuevos “amigos”, también eran sus rivales.
Los hermanos Sub-Zero no estaban allí precisamente por el torneo. Bi Han solo deseaba una cosa: rescatar a Sareena y saber que le pasó a ella en todo éste tiempo; mientras que Kuai Liang estaba para ayudar a su hermano, aunque la diferencia radicaba en que el menor de los hermanos sí sé inscribió en el torneo de Mortal Kombat.
Smoke deseaba saber que eran esos sueños que tuvo mientras estaba muerto. Soñaba que sé convertía en un demonio de humo y vapor con deseos de venganza contra aquellos que lo mataron. El guerrero eslavo no le contó a nadie por temor a que le encierren o le hagan daño alguno. Creía que ganando el torneo, tendría respuestas acerca de dichos sueños repentinos.
Baraka y Reptile aun sentían extraño todo lo que ocurría. Ambos guerreros siempre estuvieron “de la otra vereda”, y el cambiar de bando les pareció una decisión arriesgada. Por años, estos habían sido fieles a Shao Kahn, pero su muerte trajó incertidumbre y, además, destrabó secretos ocultos — como que Shao Kahn destruyó la raza de Reptile y que Baraka es hijo consentido de un demonio y una humana —. Ambas cosas cambiaron el pensamiento de los dos; y decidieron anotarse en el torneo para proteger la Tierra —ya que, Baraka es hijo de una terrestre y los padres de Reptile eran de allí —.
En tanto, la cabeza de Cyrax pensaba como Kuai Liang podía ser humano y él no pudo ser curado de su “maldición”. Agradecido con Sonya y Johnny Cage por lo que hicieron con él, Cyrax ahora decidió servirle a ésta y Jax en la nueva asociación que llamarán “Las Fuerzas Especiales contra amenazas de mundos externos”. A pesar de ello, el cyborg mostaza seguía preocupado por la desaparición de uno de sus hermanos menores, quién desapareció mientras buscaba trabajo en Noruega.
Arbiter en tanto, deseaba ser un humano de nuevo, pero a la vez, le gustaba el poder que tenía como un cyborg; ya que era más poderoso y podía volar — cosa que antes no podía hacer —.. Pero esto solo era primario frente a otra cosa: Arbiter estaba enamorado de Skarlet, su compañera de equipo; sin embargo, no se tenía mucha fe, ya que la veía como una “bella rosa”, y no podría enamorarse de un cyborg que apenas podía quitarse unos ratos al día el casco.
Magnus sentía que habían dudas en sus colegas, pero no podía saber cuales era; aunque intentaría descubrirlo y ver como ayudarlos a cada uno de ellos.

____________________________________________​

En otra parte del Netherrealm, Liu Kang y Surikizu entrenaban arduamente. El monje shaolin le estaba enseñando a la muchacha como usar su chi, así ella podría adquirir poderes y sería de mayor ayuda.

—Debes aprender a usar tú chi, Surikizu; de lo contrario, serás un blanco fácil.
—Maestro Liu Kang, me cuesta mucho — respondió, mientras intentaba mover una pequeña roca sin tocarla.
—Tú tienes un chi conectado con la naturaleza, por eso te traje al único lugar del Netherrealm que no es pura lava y onis por doquier — explicó el monje —, tú chi parece tener relación con las plantas y la tierra.
—¡Pero me es imposible! ¡hace una hora estoy aquí, maestro!.
—Lo sé, pero si quieres ser alguien, tendrás que seguir entrenando duramente.

Mientras Liu Kang entrenaba a Surikizu, Kung Lao, Kitana y Jade estaban mirando la exigencia del monje a la hora de entrenar: desde hacerla hacer flexiones con sus pulgares, hasta obligarla a hacer flexiones con éste sentado en su espalda.

—Díle a tú novio que la va a matar si la sigue exigiendo tanto — le pidió el del sombrero a la ninja de azul.
—¡¿Por qué yo?!
—Kitt, tú sola puedes manejar a ése monje enfurecido — comentó su amiga, apoyando la postura de Kung Lao.
—Agh, veré que puedo hacer — dijo ella, yendo a hablar con su pareja.

Mientras Kitana fue a convencer a Liu Kang que era suficiente entrenamiento para Surikizu por hoy, Kung Lao y Jade quedaron a solas.

—Y bueno, Jade, eh... ¿cómo has estado? — preguntaba Lao, quién no sabía como empezar a hablar con ella.
—A decir verdad, te iba a preguntar lo mismo...

A pesar de ser los mejores amigos de “la pareja feliz”, Kung Lao había muerto antes que Jade y Kitana vayan a vivir al Reino de la Tierra con Liu Kang y sus amigos. Y ambos sé sentían incómodos, porque era la primera vez que quedaban a solas desde que volvieron a la vida.

—Las damas primero — dijo él, quitándose el sombrero para verse como un “caballero”.
—Bueno, a decir verdad, no hablé mucho con los chicos ni las chicas; no soy la más sociable o algo así. Te diré que solo hablé con alguien que conocí en el torneo de Mortal Kombat, y ése es Cyrax.
—¿Tú y Cyrax...?
—¡¿Eh?! — sé sonrojó la morena, ante la pregunta del chino —, ¡no, solo somos amigos!.
—Ah, es que me confundiste por lo que dijiste, jeje —respondió, riendo incómodamente.
—¿Sabes? Pensaba que eras alguien soberbio por ser la reencarnación del Gran Kung Lao.
—Mi vida pasada es solo eso; mi vida pasada. Yo creo que soy diferente a él. Es más, Liu Kang sé parecía mucho a él más de lo que yo podría parecerme.
—Bueno, no me dijiste nada de ti, Lao.
—Bueno, Jade, personalmente... me anoté en el torneo para proteger mi hogar; además, tengo muchas ganas de vivir la vida ésta vez, porque creo que la desperdicié mucho en mi templo Shaolin.
—Guau, eso es un progreso.
—Gracias. Tú te ves diferente.
—¿De qué hablas?
—Tú y Kitana se ven mucho más hermosas así que con sus otros trajes.
—¡Bueno, gracias! — agradeció ella, claramente sonrojada.

La incomodidad había desaparecido, ya que ambos estaban hablando; pero apareció otra cosa: los nervios. Kung Lao sentía que metía la pata con cada cosa que decía; mientras que Jade no sabía que decirle a Kung Lao — para ella, era muy atractivo, pero no sabía como decirlo —.

—¡Jade, ven aquí, tenemos que hablar con el resto de las chicas! — gritó Kitana, quién ayudó a levantarse a una exhausta Surikizu.
—¡Ay, lo había olvidado! Kung, te dejo, tenemos que hacer una “charla de integración”, para conocernos todas las mujeres y eso. ¡Hablamos luego! — le saludó, mientras sé iba.

Cuando las chicas sé fueron, no solo Liu Kang sé le acercó a Kung Lao, sino que Cyrax se quitó su camuflaje de invisibilidad y sé acercó a los monjes.

—Te daré algunos consejos sobre Jade, Kung Lao — le dijo el cyborg —: lo que le dijiste estuvo bien, y viendo como te hablaba, es obvio que le gustas — explicó éste.
—A Jade le gusta mucho que la escuchen mientras habla y que la cortejes — siguió Liu Kang.
—Y por sobre todas las cosas: no le hables sobre Mileena. La ve como una copia de su mejor amiga.
—A lo sumo, háblale mal de Mileena — le dijo su mejor amigo.
—¡Momento, señores! ¿Cómo sé qué esto funcionará? ¡¿Y por qué creen qué me gusta Jade?!.
—Porque a ella le gustas — explicó Cyrax.
—Y porque esa cara de tarado que tenías al hablar con ella, te delata — concluyó Kang.
—Mira, a Smoke le dijo que estuvo conmigo para sacarme de encima. Créeme que me hubiese gustado mucho una noche con ella cuando era humano, pero no pudo ser. La cuestión aquí, es que somos amigos y te puedo ayudar con ella.
—¿En serio? — preguntó con entusiasmo.
—¿Eso hacen los amigos, no? — respondió aquel.
—Chicos, mejor vayamos a comer o levantaremos sospechas con las chicas — propuso el monje.

Los dos asintieron y los tres fueron a comer con el resto de los humanos.
Tenían mucho de que hablar...

___________________________________________________​

En otra parte del Netherrealm, Ermac y Kenshi entrenaban arduamente, para mejorar sus habilidades y cumplir sus objetivos.
Kenshi solo tenía algo simple en mente: recuperar la vista. Como Shang Tsung murió y la vida que lleva le gusta bastante, desea eso para ser “feliz por siempre”.
Ermac en cambio, busca algo mucho más complejo: conseguir los cuerpos necesarios para separar las mil almas que yacen en el cuerpo de éste. Entre estos, Jerrod tenía una voluntad tremenda, ya que deseaba recuperar a Sindel a como de lugar; y si eso significaba exigir el cuerpo de Ermac al límite, lo haría sin titubear.
El entrenamiento era arduo, pero funcionaba. Kenshi había aprendido a lanzar bolas de energía con su telequínesis, tele transportarse y levitar en el aire por mucho más tiempo —antes podía hacerlo por unos segundos —.
Ermac, en tanto, aprendió a usar mejor su arma — una katana que Kenshi le regaló —. A pesar de tener algunas almas que sabían usarla, la mayoría no tenía la menor idea de que hacer con ella; así que esto llevó un poco de tiempo y ahora puede dominar un poco.

—¡A luchar, Kenshi! — exclamó, atacándolo con una bola de energía, que el ciego esquivó.
—¿Es todo? — preguntó, sin entender nada.
—¡No, tonto, debes repeler el ataque!.
—¿Repeler?.
—Si. Agh, mira — comenzó a explicar una voz ronca —, puedes repeler el ataque con tú espada Sento, ¿entiendes?.
—Algo así. ¿Y cómo lo hago?.
—Intenta cortar el ataque usando tus poderes telequíneticos.
—Lo intentaré.

Ermac se hizo atrás y le disparó una bola de energía a Kenshi, quien intentó, pero no pudo repelerla y chocó contra una pequeña formación rocosa y quedó aturdido.

—¡Kenshi, perdónanos! — pidieron las almas, quienes lo socorrieron y ayudaron a levantarse.
—No, está bien. Sabríamos que esto podría pasar — respondió, esbozando una sonrisa —. ¿Seguimos?.
—Mejor vé con el resto. Nosotros debemos hablar algo.

El espadachín asintió y sé fue, dejando al ninja vestido de negro y rojo a solas.

—¡Jerrod, no queremos a Sindel! — gritó un alma masculina.
—¡Queremos a Jade o Sonya! — sé quejó otra.
—¡¿Nosotras no tenemos voz ni voto?! — sé indignaron dos almas femeninas.
—Personalmente, espero que no le des más importancia a esa abuela — aconsejó una quinta alma.
—¡CÁLLENSE! ¡AQUÍ MANDO YO Y USTEDES SON SOLO LOS QUE PERDIERON CONTRA MÍ!.
—¡Ojalá ganemos el torneo y nos separemos de ti, viejo patético! — gritó, enfurecido la primer alma que reclamó.
—Principalmente, no los soporto a ustedes: Rider, Cloud, Jo, Marilyn y Hawk. Son insoportables todos ustedes.
—Créeme que tampoco te aguantamos con tus lloriqueos, Jerrod — contraatacó Rider.

Las almas callaron y Ermac sé dirigió de nuevo a donde sus aliados estaban. Deseaban separarse a toda costa, ya que cada uno tenía voluntad propia y sueños y aspiraciones diferentes. Por sobre todo, ellos sabían que no podían cumplirlas estando en un solo cuerpo y sé pusieron de acuerdo en algo: ganar el torneo y poder separarse.

_____________________________________________________​

En una zona aparte de ésta, los guerreros que decidieron defender al Outworld, estaban enterrando los restos de Jarek y Sheeva en una fosa. Reiko había hecho una lápida con los nombres de Sheeva y Jarek, con las fechas de nacimiento y deceso de ambos.
Mientras que a Kano le daba igual que Jarek esté vivo o muerto, a Goro le afectó mucho la muerte de Sheeva, ya que le guardaba un remoto aprecio y le tenía un gran respeto.

—Bah, era un idiota — escupió Kano en su tumba, yéndose del lugar, seguido por los demás guerreros, dejando solo a Goro.
—Magnus pagará por lo que hizo. Sheeva, te prometo que tú muerte será vengada o moriré en el intento — prometió, dejando una flor en su tumba.

En tanto, Shinnok apareció detrás de Goro y le saludó.

—Era una gran guerrera.
—Lo sé. Era mi mejor amiga y ése humano de porquería la asesinó. Su honor fue manchado ante ésta derrota y lo recuperaré tomando la cabeza de Magnus.
—Puedo hacerte pelear contra él mañana si lo deseas.
—No. Magnus sé ha ganado su día de descanso — replicó —, pero puedo pelear luego contra éste.
—Ok, lo haré como desees —le dijo, retirándose del lugar y dejando solo al shokan.

La ira de un Shokan nunca debe de ser despertada, porque, de lo contrario, podrían hacer graves locuras por venganza.
Shinnok en tanto, sonrío al ver que todo estaba saliendo a la perfección. ¿Cuál era el plan? Simple: eliminar a los guerreros del Outworld y revivirlos bajo su poder, así, todos le servirían a éste y su contraparte. Aunque aun tenía un problema a eliminar; y ése era Quan Chi. Él tenía todo planeado...
Shinnok decidió hacer lo que mejor sé le ocurría: provocar un combate entre Bi Han y Quan Chi, develándose el asesino de la familia de Scorpion.
El Dios Anciano Caído sé dirigió a la única zona del Netherrealm que no era un lugar de pura lava y rocas —llamado “Lotus” —, donde los guerreros del Earthrealm sé hospedaban. Allí vio a Bi Han y Kuai Liang hablando sobre lo ocurrido en el combate de hoy y sobre los últimos sucesos.

—Kuai, admito que Magnus me dejó sorprendido. Pensaba que moriría contra Sheeva y luego contra Jarek.
—Pienso lo mismo, hermano; un combatiente infernal.
—Si me dejan dar mi opinión, creo que estamos en frente del nuevo ganador del torneo — sé presentó el Dios.

Al ver a Shinnok, Bi Han creó un clon de hielo y sé lo lanzó, pero éste sé protegió con un campo de fuerza.

—¿Así recibes a tú “cuate”, Bi Han?.
—Tú no eres mi amigo, Shinnok — contestó —, ¡tú tienes a Sareena!.
—Y te la puedo dar — dijo, dejando callado al mayor —. Inscríbete en el torneo y ofrécete a pelear en la primera pelea del día; si ganas, tendrás a la chica contigo.
—¿Y si pierdo?.
—Me servirás de nuevo y nunca más volverás a ver a Sareena.

El ninja de hielo dudaba en aceptar o no, porque estaba su vida recientemente recuperada de nuevo en juego. Kuai Liang le decía que no lo haga, que Sareena podía esperar.

—Tú eres mi hermano menor y sabes que eres uno de los pilares de mi vida — Liang asintió —, pero sabes también que no puedo dejar ir ésta oportunidad, porque sería dejar ir el pilar más importante que tengo — concluyó, mirándolo a los ojos —. Shinnok, acepto el desafío.
—Está bien, te ayudaré — le prometió —. ¡Shinnok! — exclamó el menor —, ¡me ofrezco al segundo combate contra otro de tus guerreros y si pierdo, también te serviré!.
—Bien... ¡pero lo harás como cyborg!.
—¡Hecho! — gritó decidido Kuai Liang —, ¡y si gano, liberas a las dos amigas de Sareena!.
—¡Hecho! — respondió el Dios, tele transportándose lejos, ya que tenía el visto bueno de ambos.

Al irse éste, Bi Han miró a Kuai Liang como sí hubiese hecho una locura.

—¡¿QUÉ DEMONIOS HICISTE, TONTO?! ¡PUEDES VOLVER A MORIR! — le gritó, dándole un puñetazo en la cara.
—¡NO QUIERO VOLVER A PERDERTE! — respondió, levantándose y dándole una patada en el pecho —. Te perdí una vez... y no volverá a pasar — le dijo.
—Yo tampoco quiero perderte de nuevo, hermano — contestó, levantándose, para darle un abrazo.

Kuai Liang correspondió y ambos sé abrazaron un largo rato. Atrás quedaban las dudas de Kuai Liang sobre la lealtad de su hermano: Bi Han había vuelto y no quería volver a irse.

__________________________________________________​

En la misma zona, pero en distinto lugar, se encontraban Baraka y Reptile, quienes veían a Chamaleon, Khameleon, Mileena y Kintaro jugando al Twister —y a la vez, se avergonzaban de estos —.

—¡Pie derecho, rojo! — le ordenó la clon al sauriano.
—¡Kintaro, mueve tu trasero gigante! — sé quejó, mientras intentaba poner el pie en el lugar indicado.
—¡No estoy gordo! ¡solo estoy bien formado físicamente! — excusó el shokan tigre.
—¡Chameleon, eres un desastre! — sé quejó su hermana, que trataba de mantener la postura.

Desgraciadamente, cuando Chameleon logró apoyarse, los tres cayeron despavoridamente, mientras Mileena moría de risa y gritaba: “Otra vez”, una y otra vez.

—Se sincero; además del cuerpazo, ¿qué demonios le viste a Mileena? — preguntó el sauriano.
—¿La verdad? No se. Su actitud infantil me gusta mucho, créeme. Me río mucho con ella y ahora que es feliz porque Kitana empezó a quererla, creo que me siento bien.
—Agradece que si tienen hijos, tendrán pelo y no serán pelones como nosotros dos.
—Pero ellos...
—Los saurianos reptilianos NO tenemos pelo; en cambio los saurianos humanoides como ellos, si lo tienen.
—¿Se dividen?.
—Si, nos dividimos como los Shokan y como ustedes: dos subespecies y una domina a la otra.
—Bueno, admite que los tarkatanos que tienen cabeza de estrella de mar no sirven mucho que digamos...
—Si, si, lo que sea. Nosotros según Shao Kahn me dijo, aceptábamos a los humanoides, pero no habían cruzas porque no sabíamos que podría salir de ellos.
—¿En serio?.
—Si. Yo personalmente, pienso reproducirme con Khameleon y ver como hacer que Chameleon tenga una cruza con alguna raza del Outworld.
—¿Por qué del Outworld?.
—¿Tú crees qué una terrestre le hablaría a él? Viejo, los terrestres no tienen mucha noción de las cosas.
—Eso es verdad; la sobrina de Johnny Cage creía que mi cara era una máscara de latex.
—“El Tío Dientitos”; créeme que nunca me olvidaré de eso — se río éste.
—También me acuerdo que a ti te dijo “El Lagarto Juancho” — río el otro también.
—Si, no se porque creyó que era un cocodrilo. ¡Soy un lagarto humanoide, ostia!.
—¿Ostia?.
—Es que estoy aprendiendo español en esa cosa llamada “internet”.
—¿Sabes? La tecnología de la Tierra podría servirte para recuperar tú raza.
—¿De qué hablas?.
—Leí que pueden clonar o hacer crías con algo llamado “fertilización asistida”. Lo leí en la notebook de la chica Kira.
—Tendremos que preguntar acerca de ello, mi amigo.

Baraka y Reptile siguieron hablando de como recuperar la raza del último, hasta que Kitana los llamó a todos para que vayan a comer y así lo hicieron: Kintaro ordenó las cosas y los seis decidieron ir a comer junto al resto del equipo.

___________________________________________________​

Los humanos de la Tierra sé encontraban en una pequeña choza hecha a base magma y madera. Allí Shinnok designó a Magnus por ser el ganador de dos combates ése día y éste invitó a sus amigos a pasar el rato con él.
A pesar de lucir espantoso por fuera, la choza sé veía integra desde adentro: tres habitaciones y completa en cuestión de camas y muebles.
En tanto, Magnus, Savage, Rita, Daisy, Arbiter y Samael jugaban a un juego de cartas que el primero y su prima lo sabían jugar: el “truco”. Decidieron jugar tres contra tres y salieron sorteados: Magnus, Savage y Daisy contra Arbiter, Rita y Samael.

—Estamos a dos de ganar, equipo. Y ellos están a uno — comentó Magnus —, haz los honores, Savage.
—Falta Envido y Truco, señores.
—¿Tienen algo? — preguntó el cyborg, sus compañeros negaron —, bah, paso el primero y quiero el segundo.

El cyborg tiró el as de bastos, pero el samurái tiró el as de espadas y luego el siete de espadas en la mesa, dejando al cyborg impresionado y provocando los festejos de sus amigos.

—¡Yo no tenía una mierda! — exclamó Magnus.
—¡Yupi, ganamos! — celebró la chica.
—Bah, tuvieron suerte — bufó Arbiter, enfadado.
—¡Esperen! — exclamó Rita —, cállense, que escucho voces.

Sus amigos hicieron caso y escucharon a Johnny Cage y Sonya Blade, quienes los venían a buscar para comer, pero en tanto, venían hablando.

—Te ves hermosa en la noche, Sonya. Haces ver bello a éste mundo caído en miseria.
—Muchas gracias por el cumplido — le dijo ella, mirándolo con una gran sonrisa.
—“Aun no entiendo que le ve a éste tipo” — pensó el cyborg.
—Sin embargo, debo de decirte algo y espero que no lo tomes a mal.
—¿Eres gay? — interrumpió —, ¡ay, Sonya, que bien los eliges!.
—¡No! No soy gay; en realidad, te quería decir algo muy importante — explicó, tomando aire y respirando hondo —. Yo estuve casado una vez, pero me divorcié hace mucho tiempo de ella.
—¡¿Qué tú qué?! — gritó enfurecida.
—¡Te lo digo porque creo que es lo mejor decirlo ahora! — intentó componer su error.
—¡Eres un tonto, Johnny Cage! — exclamó, dándole una cachetada y yéndose enfurecida del lugar.

Al momento, los demás salieron y fueron a consolar al actor, quien estaba desconcertado. Los cinco decidieron acompañarlo, pero Magnus decidió quedarse, porque no tenía hambre y deseaba pensar un poco a solas.
Al rato de irse y dejarlo a solas, Sindel apareció a unos metros de él, sorprendiéndolo un poco y recibiéndola con un saludo.

—¿Qué haces aquí?.
—Necesito pensar un poco yo también — le dijo, acercándose a éste.
—¿No deberías pensar mejor sola? — preguntó, sabiendo sus intenciones e intentando alejarla.
—¡¿Eh? No, la verdad es que es aburrido estar sola.
—Entiendo. Por cierto, te veo algo cansada.
—La verdad es que tengo mucho sueño, ¿sabes?. Me cansan mucho los viajes de reino a reino... y aun me duele como me mató Arbiter.
—Me dijeron que te mandó al espacio y...
—No quiero recordarlo — interrumpió ésta.
—Está bien. Entonces, ¿pudiste arreglar lo de Jerrod?.
—Te lo digo de nuevo: veo a mil tipos discutiendo, no a mi esposo ahí.
—¿Y realmente quieres estar con Ermac? — preguntó.
—¿La verdad? No. Menos desde que comencé a relacionarme con los humanos del Earthrealm; he visto nuevas culturas y podría decirte que mi esposo difunto es algo machista y soberbio.
—Me dijeron que Jerrod era un buen rey.
—Bueno, trataba bien a sus guerreros masculinos; pero a las mujeres no nos daban mucho espacio en la lucha. Digamos que por insistencia mía, pasó a haber una de cada diez mujeres en Edenia defendiendo el Reino.
—Tal vez, Jerrod no confiaba en las mujeres de Edenia. Yo te veo a ti, a Kitana y a Jade y me cuesta entender como es que Kahn pudo ganarles en Mortal Kombat.
—¿De verdad lo piensas? — preguntó, sorprendida.
—Créeme que sí; es una lastima que Kitana y Jade no existiesen en ése tiempo.
—Eran solo unas bebés... Magnus...

La Reina se quedó dormida por el cansancio y Magnus la llevó en su cama. Luego, él humano dejó el lugar y decidió ir a hablar con los Dioses, porque le habían surgido dudas.

—Duerme bien, Reina — comentó, saliendo de la choza y buscando a los Dioses.

Luego de caminar un rato, Magnus fue a buscar a Raiden, Fujin, Amaterasu, Susanoo y Tsukumoyi. Al ir a donde estos estaban — el lugar exclusivo para Dioses —, vio a dos personas que estaban saliendo de allí y se escondió. Eran un hombre y una mujer bastante joven.
El hombre era alguien extremadamente obeso, con cabello negro y largo que le llegaba hasta los hombros — y brillaba por su grasitud —; una barba con las mismas características que su cabello; un bastón bo en su espalda — junto a una cantimplora gigante —; un abrigo de piel de zorro en su torso — con un medalló dorado en el pecho que lo mantenía sujeto —; unos pantalones negros con tobillos blancos y unas vendas en los pies para protección.
Ella era una mujer joven con un vestido púrpura — con dos flores en el pecho —, que era sostenido con cuatro cinturones marrones con broche violeta; cabello negro y atado con una vincha violeta y unos palillos; unas vendas en sus brazos y unas alpargatas fucsia con bordes dorados.

—Ella es hermosa... — murmuró el castaño.
—¡Maestro, un espía! — gritó ella, al ver al humano entre unas rocas.
—¡Aléjate de mi discípula, espía de Shinnok!
—¡No, no no! ¡espera, no soy un espía! — intentó defenderse, pero Bo Rai Cho le dio un golpe con su bastón en la cara.
—Muy bien gordo, te la buscaste — comentó, levantándose del suelo —. ¡SHAZAM! — exclamó, haciendo que caiga un rayo gigante que no mató a ambos de milagro.

El ruido del rayo, despertó a los Dioses y Shinnok apareció en el lugar del hecho.

—¡Magnus! ¡Bo Rai Cho! ¡No! — gritó Raiden.
—¡Atención combatientes, un nuevo desafío ha comenzado! — exclamó el Dios —. ¡Magnus del Earthrealm! — señaló al humano, quién lucía enfurecido —, ¡contra Bo Rai Cho y Li Mei del Outworld! ¡FIGHT!

La lucha había comenzado. Sin saberlo, Bo Rai Cho había atacado a un posible aliado.


Fin del Capítulo 11.
Dos años con La Condicional y contando. Supongo que algún día me la van a sacar. Supongo.

Pasen y lean, si lo desean:

https://www.fanfiction.net/s/8984717/1/ ... -Diferente

Linkin-Ramón
Realeza
Realeza
Mensajes: 89
Registrado: Mar, 08 May 2012, 21:04
Ubicación: Argentina

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Linkin-Ramón » Jue, 04 Sep 2014, 03:39

Me parto de risa con Kintaro jugando a Twister y la charla de Reptile y Baraka; Aunque los hermanos Sub-Zero son bien telenovelisticos (re que arme un trabalenguas XD); Mientras que Sonya es la Tsundere de MK (:lol) : se enoja con Cage, se pone celosa por culpa de Cage y termino teniendo una hija con Cage. El arco del torneo se pone interesante y creo que mas de uno noto la referencia a MKX cuando Bi-Han lanza su clon de hielo.
ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 371
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por The Shaolin Nun » Sab, 06 Sep 2014, 06:13

¡Que genial está este fic! Me fascinan los personajes y la historia. Me parece que está divertido, una de las cosas que más me gusta es que participan mis personajes favoritos y eso me cautiva, jaja. Estoy leyendo los caps. que me faltan para ponerme al día y a su vez estaré esperando nuevos :)
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
Acero_12
Con la Condicional
Con la Condicional
Mensajes: 408
Registrado: Dom, 31 Ago 2014, 05:29

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Acero_12 » Jue, 11 Sep 2014, 08:36

Damas y caballeros, les dejo el capítulo 12 de la historia y les adelantaré al final del capítulo las peleas del próximo capítulo.

__________________________________________________________________________________

Capítulo 12: Luchas con objetivos diferentes: ¡Bi Han contra Kano!.

La lucha había comenzado: Magnus estaba preparado para derrotar a Bo Rai Cho y Li Mei. Sin que la chica sé diese cuenta, distraía mucho al hombre con su belleza.

—“Dios, es hermosa; pero debo concentrarme en ganar” — pensó, mientras esquivaba una patada del maestro del Outworld.
—¡Maestro, yo lo ayudo! — exclamó la chica, lanzando una bola de energía violeta, que golpeó a Magnus y lo aturdió levemente.

Al estar aturdido, el borracho le propinó una maratón de golpes en estado de ebriedad, que causaron la vergüenza de todos los Dioses presentes; al intentar darle un sexto golpe, el humano le dio una trompada en el estómago y el borracho vomitó en el suelo, haciendo que su oponente sé resbale.

—Me estoy cansando de estos jueguitos sin sentido — comentó Magnus, levantándose y encajándole una patada en la cara a Bo Rai Cho, quién perdió el equilibro y cayó al suelo.
—¿Es éste tú gran guerrero, Raiden? — preguntó Shinnok, haciendo referencia a Bo Rai Cho.
—¡Mi guerrero es Magnus! — exclamó, en respuesta a la vergüenza que le tenía a Bo Rai Cho en esos momentos.

La pelea en tato, era algo despareja a favor de Magnus: debido al penoso estado de ebriedad de Bo Rai Cho — quién veía a tres Magnus —, lanzaba golpes a lo loco y el humano solo esquivaba mientras el maestro shaolin seguía golpeando al aire.

—Nadie pensaría que Bo Rai Cho pelearía borracho. ¿Por qué le pega al aire? — sé preguntaba Fujin.
—¡LOS VENCERÉ A LOS TRES, MAGNUS!
—Olvídenlo... — mencionó, tapándose la cara de la vergüenza.
—Gordo, solo soy uno — comentó el humano.
—¡PANZAZO A LOS CUATRO!

Bo Rai Cho intentó hacer un “tackle” con su panza a Magnus, pero éste lo esquivó y le dio un tremendo golpe en la cabeza, dejando inconsciente al maestro shaolin.

—Mejor peleo contra ti, preciosa.
—¡ME LLAMO LI MEI! — gritó ésta, saltando y lanzándole una lluvia de puños a su oponente.

La muchacha le dio una maratón de golpes mientras avanzaba al mismo tiempo en el aire; él sé limitó a cubrirse, ya que dio tantos golpes seguidos — sumado a la falsa expectativa que se hizo sobre ella luchando —, que tuvo que recibir un balde de agua fría para reaccionar.
El humano le dio un golpe en el pecho a la chica, para luego darle una patada en el toráx; logrando que Li Mei retroceda. La chica dio un giro en ciento ochenta gradose impulsó sus dos piernas, que — extrañamente —, se cargaron de una energía morada. Magnus esquivó la patada a duras cuestas y le dio un puñetazo cargado de trueno en la cara, haciendo que la chica retroceda.

—“Vamos, Magnus” — pensó el Dios del Trueno, alentando al humano a ganar.
—“Confío en ti, querido” — pensó por su parte la Diosa del Sol.
—¡Shazam! — exclamó, invocando un poderoso rayo, que no dio en la chica de milagro.
—¡Casi me matas, Magnus! — le recriminó ella, intentando atinarle con una patada.
—¡Oye, tú lo querías hacer primero! — respondió él, esquivando una patada de ella y contraatacando con otra; que ella esquivó.
—Ésta chica pelea mejor que el borracho, Raiden. Se nota que tú no les has enseñado — sé burló Shinnok.
—“La chica pelea bastante bien” — pensó el Dios protector de la difunta Edenia.
—¡Traga poder, Magnus de la Tierra! — la chica creó una poderosa bola de energía lila, que no le dio al castaño de milagro.
—“¡Diablos, casi me mata con eso!” — pensó asustado —, “tengo que pensar una manera de derrotar a ésta chica”.

El humano decidió crea una gran bola de trueno y lanzarla a donde estaba Li Mei, pero ella se percató y esquivó el ataque.

—¡Jaja, fallaste! — se burló ella.
—No estés tan segura — dijo él.

El plan de Magnus había funcionado: él le dio una patada voladora y Li Mei salió volando al aire, donde se electrocutó con la bola de trueno que el shaolin había lanzado anteriormente; luego mientras Li Mei caía, Magnus la electrocutó con sus truenos; luego sacó una daga y la utilizó — mediante magnetismo —, para cortar a Li Mei en brazos y piernas. Li Mei estaba derrotada.

—Lamento mucho haberlos derrotado, pero no me dejaron de otra — sé disculpó, a secas.
—¡Mátalos! — bramó Shinnok.
—No lo haré — respondió.
—Bah... ¡Magnus Wins! — exclamó, retirándose.

Apenas se fue, Magnus le pidió a Raiden que cure rápidamente a Li Mei, mientras él desinfectaba las heridas. Al desinfectarla y luego Raiden curarla, despertaron a Bo Rai Cho.
Al cabo de una explicación del Dios del Trueno, la discípula y el maestro se disculparon con el humano por haberlo atacado, y lamentaron su eliminación del torneo tan pronta.

—Hay un consuelo: ahora estoy a una pelea de llegar a la ronda final.

Magnus, quien decía la verdad: si alguien ganaba cuatro luchas, el ganador entraba automáticamente a la ronda final, donde ocho combatientes decidirán quien luchará contra Drahmin y Moloch, Quan Chi y terminar con el Dios caído Shinnok.

—Te apoyaré, Magnus — le tendió el brazo Bo Rai Cho.
—Yo también, Magnus — comentó la chica, dándole un beso en la mejilla.

Todos se separaron por caminos diferentes, mientras el ganador fue a la cabaña, para ver que Sindel sé había despertado y le cocinó algo.

—¿Qué es esto, Sindel? — preguntó, no muy seguro.
—Es a lo que ustedes llaman “pollo asado”.
—¡Uff, me encanta el pollo! ¡gracias, Sin!.

Ambos se sentaron a comer, mientras él le contaba a ella que fue a hablar con Raiden y terminó peleando — explicando sus heridas —. La Reina felicitó al muchacho y le preguntó si temía de su próximo oponente, a lo que negó y respondió estar seguro de que salvarán a la Tierra, ya que eso era lo más importante para todos.

—“Ay, Magnus; créeme que la Tierra no es lo más importante para mí en estos momentos” — pensó la mujer de cabello blanco y negro, mirando fijamente al shaolin, quien comía luego de duras luchas.

________________________________________________

Era el segundo día de los combates, los guerreros de la Tierra estaban esperando el tercer — nadie sabía del combate de Magnus, Li Mei y Bo Rai Cho la noche anterior —, así que querían ver quienes sé enfrentaban ésta vez.

—Muy bien, combatientes — gritó Shinnok, en su trono —, ¡Hora de los combates! — exclamó, recibiendo los gritos del público —, ¡nuestro primer combate será... — comentó, mientras veía que la máquina estaba mostrando los luchadores y paró, al ver quien era, la gente sé volvió loca y clamó su nombre — ... Magnus de la Tierra! — exclamó.
—¿Yo de nuevo? Bueno, veamos contra quién lucharé — comentó, tele transportándose al ring.

La máquina seguía mostrando oponentes. Los rostros pasaban y todos miraban; al caer contra quien lucharía, todos quedaron impresionados:

—¡ Contra Mileena del Outworld! — exclamó eúforico el Dios.
—¡Muy bien! ¡deséenme suerte chicos! — le pidió a sus amigos.
—¡Buena suerte, amiga! — le dijeron todos sus amigos.
—Buena suerte, Mileena. La vas a necesitar... — comentó Arbiter, volviendo junto a sus amigos.

Mileena dio un gran salto y apareció en medio de la arena.

—Bien Magnus, hora de luchar. Recuerda que somos amigos, así que no te haré mucho daño.
—No creas que olvide lo que le hicieron a Arbiter los de tú asquerosa raza. ¡Tú lo pagarás como ellos! — gritó, emitiendo un brillo azul en sus ojos.
—¡Miserable! ¡ya te dijmos que lo lamentamos!.
—Con lamentarlo, no curarás a Arbiter... — bramó.
—¡FIGHT!.

La lucha había comenzado y no de la mejor manera: Magnus sé tele transportó en frente de Mileena y le dio una poderosa trompada en la cara, tirándole tres dientes; luego le dio una patada en el pecho y comenzó a asfixiarla con sus manos.

—¿Se... supone que... somos amigos? — preguntó el clon.
—Ya te lo dije: no somos amigos. Tú raza convirtió a mi amigo en un cyborg y los haré puré a todos.
—¡No... toques... A BARAKA!.

Mileena sacó sus sais y sé las clavó en las manos a Magnus, para darle una patada y rodar sobre el suelo, así lo levantaba para rematarlo con dos patadas mediante su tele transportación.
El shaolin sé transportó del suelo para quedar a medio metro de ésta, comenzando un intercambio de golpes. Magnus atacaba con dos puñetazos y una patada al vientre de la tarkatana, quien la bloqueó e intentó darle dos golpes con su mano izquierda y una con la derecha —abierta —, pero el castaño bloqueó todos sus ataques y sé dispuso a lanzarle una bola de trueno — que fue al aire —.

—¡Jaja, fallaste!.
—Lo mismo que le hizo a Li Mei... — susurró Raiden, quien fue escuchado por Baraka.
—¡Mileena, cuidado! ¡Es una trampa!.
—¿Qué cosa? — preguntó.

Pero era tarde: Magnus lanzó a Mileena con una patada voladora al rayo volando, y le atinó con otros truenos lanzados de sus manos — que sangraban y le provocaban un dolor intenso al humano —.

—“Esa florinda me dio duro” — expresó Magnus —, “bien, tienes algo a favor... dejó sus sais clavadas y puedo usarlo a mi favor” — pensó.

Al levantarse del suelo, Mileena sé quitó el velo y todos pudieron ver su horrible rostro. Pero, lo más sorprendente, era que sus ojos tenían las púpilas dilatadas, como si había perdido su humanidad y solo quedaba el salvajismo de ésta.

—¡MORIRÁS, HUMANO! — gritó, mientras rugía y corría como una loca hacia donde estaba Magnus.
—¡Maldición! — se cubrió el humano.

Mileena le quitó las sais a Magnus y le dio doce puñaladas en la panza, terminando con un severo rodillazo a la cara, que casi rompe la mandíbula del shaolin.
El humano se levantó y esbozó una sonrisa. Había perdido mucha sangre, pero aplicó la enseñanza sobre como parar las hemorragias y utilizó una daga para hacerlo con las heridas de las sais de Mileena. Miró al clon y fue directo con sus palabras:

—Ahora puedo jugar sucio yo también — dijo.

Al decir eso, muchos se sorprendieron, pero Savage sé quitó su máscara y miró a Daisy, quién le confirmó con un gesto su peor temor: Magnus quería dañar en serio a Mileena.
El shaolin sacó unas cadenas que tenía en su cintura y ató a Mileena con éstas.

—¡SUÉLTAME, MAGNUS!.
—Hora de sufrir, florinda.

El humano hizo fuerza y acercó a Mileena de un tirón hacia donde él estaba; cuando ella legó a estar lo suficientemente cerca de él, Magnus le dio un feroz cabezazo en la cabeza a la mitad tarkatana; luego la levantó por el aire y mandó corrientes eléctricas a la cadena, electrocutándola en el aire y para terminar, de otro tirón la mandó hacia abajo, pero justo cuando ésta caía, él la agarró con sus brazos.

—¡¿La acaba de salvar?! — se preguntaron Shinnok y Liu Kang a la vez.
—Oh, no; no conoces a Magnus al parecer — respondió Rita.
—¿No lo conozco? Fue un...
—Liu Kang, te diré algo: desde que Magnus comenzó a pelear contra los vámpiros y vio como los tarkatanos mutilaron a Arbiter, dijo que no pararía hasta darles una paliza a esos tipos. ¿Crees qué Mileena le agrada en verdad?.
—Eh...
—Solo mira.

En efecto, Rita tenía razón: Magnus le dio un rodillazo en la ingle, para levantarla y tomarla de los pies con sus manos, así podía estamparla con fiereza contra el suelo. Mileena quedó fuera de combate.

—¡Mátala! — ordenó Shinnok.
—Debería... pero no. Dio una buena pelea y merece vivir — comentó el shaolin —. Ella se ha ganado mi respeto en las luchas — espetó, cargando a Mileena en sus brazos y llevándola con Baraka —; lamento si me propase un poco — comentó, volviendo con sus amigos.
—¡El ganador y primer clasificado a la ronda final es: Magnus de la Tierra! — vocifereó victorioso el Dios Caído, mientras la gente aclamaba al guerrero.

El humano levantó su puño en alza de victoria, pero miró a la guerrera caída recientemente y decidió ayudarla un poco.

—Baraka, deja que la cure.
—¿Curarla?.
—Si, tengo las mismas habilidades que Raiden; no tan poderosas, pero las mismas — explicó, dándole una descarga a la chica —, dale unas horas y estará como nueva.
—Gracias, Magnus — agradeció el tarkatano.

El shaolin asintió y fue junto a Daisy y Savage, quienes miraban el tablero y deseaban luchar ansiosos, ya que Magnus había luchado en todas las peleas del torneo.

—Espero que me toque a mí — comentó el samurái.
—¡Ojalá sea yo! — exclamó la rubia.

Sin embargo, el tablero dio en alguien del bien, pero no era ni la militar, ni el samurái. Era...

—¡Jade de Edenia! — exclamó; Jade en tanto, fue al escenario.
—Esto será fácil — comentó, mientras lanzaba su boomerang y éste regresaba a su mano.

Pero no todo era felicidad para Jade. Es más, la morena vería que su oponente no era precisamente alguien “fácil” de vencer.

—¡Luchará contra Liu Kang de la Tierra!.
—Uy, Jade está muerta — comentó el sauriano puro.
—Está acabada — mencionó el ninja amarillo.
—Cinco minutos y solo porque es la mejor amiga de la novia — le apostó Johnny Cage a Kuai Liang.
—Acepto — murmuró el otro —, yo le doy tres y solo porque es Jade — apostó el otro.
—Veamos de que estás hecha, Jade.
—¡FIGHT!

La lucha había comenzado. Jade usó su boomerang, pero Liu Kang lo esquivó y lanzó una bola de fuego, que la morena esquivó.
Jade activó su poder sombra, lo cual la hacía inmune a los poderes de fuego de Liu Kang. El monje entendió la intención y exhaló profundamente, para transportarse detrás de ésta.

—Es verdad que no puedo lanzarte fuego, pero nadie hablo de golpearte o no — comentó el monje, sorprendiendo a la chica por encontrar su débilidad tan rápido.

Liu Kang no escatimó en tiempo: le dio un torbellino de golpes tan duro a Jade que ella apenas pudo usar su bastón Bo para levantarse. El monje decidió usar su patada bicicleta para noquear definitivamente a la morena, pero ésta lo bloqueó e intentó contraatacar con su báculo.

—No podrás, Jade — le dijo, rompiendo el báculo de una patada.

El monje vio que el boomerang de la ninja estaba volviendo y le dio un gancho, para provocar que el boomerang impacte en la cabeza de la morena — quien cayó despavorida al suelo —.

—Muy bien, Jade. ¿Te rindes?.
—¡Jamás! — exclamó ella, intentando usar su patada sombra.
—¡Esa es MI patada sombra! — gritó Johnny Cage.
—¡Cage, cállate! — ordenó Jax.
—Ya que...

Liu Kang esquivó la patada y uso su puño de fuego y chocó contra la patada de Jade. Ambos hicieron fricción, pero la fuerza de Kang era superior y rompió el fémur de Jade por el choque de ambos, quedando inconsciente. Jade no podía continuar.

—¡Liu Kang Wins! ¡Flawless Victory!.
—La hizo mierda... — atinó a decir el cyborg amarillo; realmente, Jade no le duró ni un suspiro al campeón.

Liu Kang tomó a Jade y se la dio a Kitana, pidiendo disculpas por haberla noqueado tan rápidamente; ésta entendió y dijo que no había problemas.

—Liu Kang y Magnus son de temer, señor — murmuró Quan Chi.
—Es verdad, pero tranquilo, que ahora viene lo mejor del día — respondió éste.

El Dios hizo andar el tablero para decidir las dos próximas peleas. La primera dio en Bi Han contra Kano y la segunda entre Kuai Liang y Sonya Blade.

—Que sea una buena lucha, Sonya — estrechó su mano el ninja azul.
—Digo lo mismo, amigo — comentó ella —, ¡no mates a Kano, Bi Han!
—Lo haré desaparecer — respondió fríamente.
—¡Sub-Zero de la Tierra contra Kano de la Tierra! — los interrumpió Shinnok, volviendo al trío en sí.

Los hermanos sabían que se jugaban, así que tenían mentalizada la victoria en sus mentes.

—Me haré un lindo billete contigo, colega — comentó Kano, quien lamió sus cuchillos.
—¡Wacala, cochino! — le criticaron todos, menos Bi Han, quien entraba a la arena manteniendo su mirada fría.
—Por Sareena... — murmuró el ninja, quitándose la máscara y tirándola afuera del ring para luchar.
—¡FIGHT!.

La lucha había comenzado: Kano atacó lanzando un rayo láser hacia Bi Han, que esquivó el ataque y contraatacó deslizándole en la arena.

—¡Ah! ¡Muere, Lin Kuei! — gritó Kano, quien voló en el aire por el ataque de su oponente y se hizo una bola.
—Por favor...

El ninja sé tele transportó y el Black Dragon dio de lleno contra la arena, que le provocó una quebradura en una costilla.

—Eres patético, Kano — comentó el ninja azul.
—¡Ja, caíste! — contraatacó el guerrero de la Tierra.

Kano le clavó rápidamente los cuchillos a Bi Han en las piernas y éste cayó de rodillas.

—¡Jaja, esto es poder, nene! — sé regocijó, dándole una patada en la cabeza.y mandándolo al suelo.

El ninja cayó en la arena misma, mientras el hombre del ojo biónico fue a tomar sus cuchillos y lamió la sangre de éstas, después miró a Sonya y le dedicó un beso.

—Es lo más asqueroso que vi en el día de hoy — mencionó Magnus, quien estaba cruzado de brazos junto a sus amigos.
—¿Incluso qué...?
—Si Rita, incluso que la dentadura de Mileena. Éste tipo le gana a todo.
—¡A ver, Shinnok!, ¿cuánta pasta me ibas a dar si lo mataba?.
—Los diamantes de jade y esmeraldas que valen mucho más de lo que imaginas.
—Oh, sí, nene; esto me va a gustar mu...

El mercenario fue interrumpido por el mismo Bi Han, quién lo había congelado y estaba mirando a Shinnok.

—Quiero una explicación.
—Es fácil: necesitaba un oponente y sabía que Kano podía serlo. Aunque si ganas, tendrás lo prometido.
—¿Entonces todo sigue acorde?.
—Todo acorde. Es mi palabra — concluyó el Dios caído, descongelando al mercenario.

Bi Han paró a Kano y le dio un puñetazo con su mano izquierda, para después crear una espada de hielo y golpear a Kano dos veces con ésta y clavarsela en el pecho.

—Apenas he comenzado.

El ninja parecía pelear a otro nivel del mercenario, que solo podía lanzarle rayos láser de su ojo biónico. Uno le dio al ninja y éste enfureció, congelándole el implante.

—¡Agh, maldito! Je, igual lo derretiré ahora mismo — comentó, intentando descongelarlo con un rayo láser, pero no pudo.
—Te ayudaré.

Bi Han fue letal: tomó el ojo biónico y sé lo arrancó de su cara, después lo lanzó al suelo y lo destrozó de un pisotón. El ex-Lin Kuei no fue con reparos contra Kano: comenzó a golpearlo muchas veces con sus puños y pies, golpes y patadas le daban al Black Dragon, quien no pudo resistir la tremenda golpiza y trató de lastimar con una cuchilla, pero el ninja la congeló y destruyó también.

—¿Te haces llamar un gran guerrero? Me das risa — comentó el ninja, dándole una trompada en la cara.

Mientras Kano cayó al suelo, Bi Han sé congeló a si mismo y quedó así. Kano al verlo sonrío por ver que iba a vencer a fin de cuentas.

—¡ACABARÉ CONTIGO, LIN KUEI! — gritó el mercenario, lanzádonse a éste.
—Cayó en la trampa de mi hermano... — murmuró Kuai Liang, sorprendiendo a todos.

Era cierto: Bi Han sé descongeló y tomó a Kano, congelándolo por segundos y metiendo su mano en el cuerpo de éste, para destrozar su estómago; al momento de hacerlo, sacó su mano y creó una gran lanza de hielo, clavándosela en el orificio donde estaba el implante antes. Kano cayó al suelo y estaba fuera de combate.

—¡Finish Him!.

Bi Han levantó a Kano y congeló sus brazos, para destrozarlos con un martillo de hielo que había creado. Soltó el martillo y lo convirtió en una bola de hielo, que usó para congelar el torso del mercenario; luego lo abrió de un golpe y sé pudo ver los órganos vitales de éste — excepto el estómago —; le rompió la columna y luego le arrancó el corazón, matándolo al instante.

—¡SUB-ZERO WINS! — gritó eúforico Shinnok, quien quedó encantado con la manera de luchar del ninja —, ¡FATALITY! — el segundo grito fue acompañado de un aplauso del público, quién coreaba el nombre código de Bi Han, que sé bajó del escenario e indicó a Sonya y Kuai Liang que vayan a luchar.

Ambos cumplieron y subieron al escenario, pero un guardia los paró hasta que se lleven el cuerpo de Kano. Sonya al verlo, se sintió satisfecha, ya que Kano había matado a su equipo y recibió lo que merecía.
Kuai Liang pensaba en ganar. Sabía que Sonya era guerrera poderosa, por algo había sobrevivido, pero no podía dejarse vencer ni sentir compasión por su compañera de equipo; su hermano y su vida propia lo valían más.

—A veces pienso que le gusto al peligro — comentó Sonya, preparándose para pelear.
—La humanidad es más importante que las mejoras mágicas o cibernéticas — comentó el ninja por su parte, mientras Quan Chi y Shinnok consideraron que era una indirecta a estos.
—¡FIGHT!.

La lucha inició. Sonya tomó la delantera y usó sus brazaletes para lanzarles seis aros rosas al ninja, quién sé tele transportó y los esquivó. Kuai Liang creó un pedazo de hielo encima de Sonya y lo dejó caer, pero ella pudo evadirlo a tiempo.

—No quieren lastimarse — le comentó Smoke a Johnny Cage, quien miraba con sumo nerviosismo la pelea.
—¿Por qué lo dices?.
—Conozco a Kuai y no pelea haciendo esas cosas contra enemigos.
—Es verdad: mi hermano no desea lastimar a Sonya — acató Bi Han, sumándose al dúo.
—Y Sonya tampoco — dijo Jax, metiéndose en la conversación.
—Parece que no quieren lastimarse — comentó Liu Kang, por otra parte —, pero tendrán que hacerlo si quieren seguir en el torneo y proteger la Tierra.
—Liu, no seas tan bruto, ¿sí? — le pidió Kitana, acariciando su rostro y provocando un sonrojo en éste.
—Hmm... si, Kitana... — comentó, avergonzado por la situación.
—¿Qué pasa amigo, te pusiste anaranjado? — le preguntó Kung Lao.
—¡Cierra la boca, tarado! — le recriminó el shaolin de fuego al de viento.

Mientras todos miraban la pelea, Kuai Liang sé deslizó en la pista y Sonya hizo una acrobacia para golpear al ninja con sus piernas. ¿El resultado? Ambos le erraron al ataque y decidieron atacarse con un intercambio de golpes.
El ninja intentó darle dos golpes a rápida velocidad y seguido de una patada baja, pero la teniente esquivó y en un intento, le quiso dar dos golpes con su puño derecho y uno con el izquierdo, errándole a todos por la velocidad del ninja.
Sub-Zero creó una espada de hielo, pero Sonya sacó una pistola y la destruyó al vaciarle un cartucho entero. El ninja sé lamentó y le lanzó una bola de hielo, que ésta evadió e intentó darle con unos anillos, dándole e hiriéndolo levemente.
El ninja no escatimó tiempo y atacó a Sonya con bolas de hielo de lejos, pero la teniente las destruía o esquivaba a duras penas.

—Kuai Liang controla la pelea a su merced — susurra por lo bajo Cyrax a Arbiter.
—Si, vi lo mismo; a pesar de no lastimarla directamente, controla la lucha a su voluntad.

Sonya sacó su pistola y le cargó un cartucho, pero antes de disparar, el ninja había congelado el arma y la destruyó con un pequeño dardo de hielo que formó en sus dedos. El ninja sé transportó en frente de la mujer, para darle una trompada en la cara, seguida de una patada en la ingle — haciendo que ésta caiga al suelo —, y dándole un rodillazo en la cabeza. Sonya cayó al suelo, pero le dio su famosa “Reverse Bicycle Kick” y lo levantó por los aires mientras le daba muchas patadas en la cara y en el pecho al ninja — quien nunca vio el ataque de la mujer —.

—Le enseñaste bien, Liu Kang — felicitó de lo lejos Johnny Cage; el monje asintió y siguieron mirando.
—¡Yo también aprendí cosas nuevas! — exclamó el ninja, sacando una bomba de su cintura y lanzándola a las piernas de Sonya.

Al lanzar la bomba, la mujer tuvo que dejar su pose y perdió la capacidad de hacer la habilidad por unos segundos, suficientes para que el ninja la congele momentáneamente y la lance al suelo mientras caía sobre ésta.
Blade intentó atacar con un agarre de piernas, pero el nina las congeló y le dio un codazo en su entrepierna, provocando que ésta pierda el equilibrio, caiga al suelo y comience a gemir de dolor.
Kuai Liang usó sus poderes y creó un pedazo de hielo encima de ésta, el cual, logró caer sobre ella ésta vez. Para neutralizarla definitivamente, congeló los brazaletes de Sonya y la inutilizó de sus poderes.

—¿Desde cuándo usa bombas? — se preguntó el mayor de los Zero, mirando a Cyrax casi al instante.
—De acuerdo: cuando estaba controlado, pensé que era una buena idea — se excusó el áfricano.
—Está bien... — murmuró, mirando la lucha de nuevo —; esto se acabará en cualquier momento — comentó el hermano del ninja.
—¿De qué hablas? — preguntó el actor.
—Falta poco para que la pelea termine de una vez por todas. Ahora Kuai Liang la dejará fuera de combate... — mencionó, yendo cerca de la escalera que permitía la entrada a la arena.

Bi Han tenía razón; Kuai Liang tomó a Sonya y le dio un severo cabezazo, seguido de un puñetazo al pecho, que dejó inconsciente a la teniente. Sonya había sido derrotada.

—¡Acaba con ella! — exclamó Shinnok.
—No lo haré — respondió el ninja, cargando a la mujer en su espalda y llevándola afuera de la arena.
—Agh... ¡Sub-Zero Wins! — bufó con desagrado el Dios caído, ya que anhelaba ver muertes.

El ninja azul dejó a Sonya junto a Raiden y se disculpó si la dañó mucho; el Dios dijo que no había problemas y vio que Shinnok estaba por irse, cuando...

—¡¿Qué?! ¡¿es todo?! — preguntó Jax, indignado.
—Fueron cuatro peleas, Jax — comentó Liu Kang, mientras se iba con los demás.
—¡Oye, Shinnok; busca un oponente para mí! — desafió Jax, entrando a toda velocidad a la arena.
—Veo que tiene muchas ganas de luchar, señor Briggs — expresó el Dios —, bien, peleará contra alguien usted, señor Briggs. ¿Alguien contra quién quiera luchar?.
—Mmm...
—“Espero que elija a alguien del Outworld a Netherrealm” — pensó el Dios del Trueno, que cuidaba de Sonya.
—Elijo... ¡a Johnny Cage!.
—¿Qué? — se preguntó Shinnok.
—¡¿Qué?! — sé preguntó el actor.
—¡¿QUÉ?! — la pregunta ésta vez fue general, mientras el actor subió a la arena.

Sin duda alguna, todos estaban sorprendidos por la decisión de Jax. Ni siquiera el más óptimo sé esperaba ello: muchos pensaron que iría por alguien del Outworld o Quan Chi por esclavizarlo un año. ¿Por qué Johnny Cage? Daisy lo descubrió al usar sus poderes.

—Quiere ver si es digno de Sonya... — le susurró a Arbiter por lo bajo.
—¿Es una broma? — ella negó —, pero que estúpido...
—Vamos a ver que tienes para mostrarme, Cage. Quiero ver si duras un poco más que la última vez.
—¿Quién ,yo? Muy bien, Jaxsi, ¿listo para caer?.
—En tus sueños, actor de cuarta.
—¿Listos para el show, señores? — preguntó Cage al público —, yo, Johnny Cage de la Tierra, pelearé contra el Mayor Jackson Briggs. ¡Hora del espectáculo!.
—¡YO HAGO LAS PRESENTACIONES! — bramó un Shinnok enfurecido —. Muy bien: ¡Jax de la Tierra contra Johnny Cage de la Tierra! ¡FIGHT!.

Si algo caracteriza a Johnny Cage y a Jax, es que son polos opuestos en todo sentido. Jax golpeó el suelo para desestabilizar al actor, pero Cage saltó y lanzó una bola verde a la cara del mayor, que quedó ciego por unos segundos. Cage aprovechó y en unos segundos, le dio a Jax dos patadas en las costillas, seguido de su famosa “Shadow Kick”. El hombre de los brazos metálicos sé levantó del suelo y tomó del cuello al actor, dándole dos puñetazos en la cara y lanzándolo a unos metros suyos.
Cage no dudó en levantarse rápido e ir a por Jax, quien también corrió hacia Cage con la intención de atacarlo:

—¡Ésta vez te venceré, Jax!.
—¿Seguro, Cage?.

Johnny Cage con su Shadow Kick y Jax con su Power Fist fueron en dirección a su oponente y chocaron, provocando un gran destello, que cegó a todos los presentes. Al disiparse la luz, se veía que ambos estaban en el suelo, pero se levantaron rápido y siguieron golpeándose el uno al otro.
Jax lo golpeó con su mano derecha, luego con la izquierda y terminó con un codazo en el cráneo de Cage, que cayó al suelo, pero sé levantó con su “Shadow Uppercut”, para atacar con patadas en los brazos al teniente, cosa que comprendió y por ello sé alejó.
Jax le dio una patada, golpeó el suelo con su pulo y levantó al actor por los aires; cuando estaba por caer, Jax tomó una pierna y embistió la cabeza de su oponente contra el suelo, concluyendo su ataque al deslizarlo por el suelo como si fuese una bola de boliche.

—Parece que Jax volverá a ganar... — musitó Liu Kang, mirando a sus amigos luchar y negando con la cabeza.
—Yo si fuese tú, vería a Johnny Cage con mucha más atención — aconsejó Raiden, señalándole al actor.

Johnny Cage sé levantó de un salto y atacó a Jax con una lluvia de bolas verdes, que no pudieron ser evadidas por el militar. Al darle una cuarta bola, Jax no pudo ver cuando Johnny Cage lo tomaba de los brazos y subía al aire, para que caiga al suelo y sé rompa la columna; seguido por un codazo con el peso muerto de su cuerpo a la columna, quebrándola bastante.
El teniente contraatacó y tomó a Cage de las rodillas, para levantarlo y quebrar la columna de éste de un rodillazo; después lo lanzó al aire, pero Cage evitó el ataque al darle una patada en la nuca, desestabilizando al militar.

—¡Hora de rockear con el gran Johnny Cage! — exclamó Johnny, usando sus poderes para moverse a mayor velocidad y golpear decenas de veces a Jax en el cuerpo.

El teniente no podía esquivar los ataques, ya que no podía ver a Johnny Cage. Luego, Cage cargó de poder su puño izquierdo y le dio un severo puñetazo en el estómago a Jax, dejándolo al borde de la derrota.
Johnny Cage, sin embargo, quería terminar a lo grande y decidió dejar a Jax, para darle el golpe de gracia cuando el lo deseaba.

—¡Come on, Jax! ¡Me haces perder el tiempo!.
—¡Vas a ver, bocazas! — exclamó Jax, tirando un puñetazo a la cara del actor.
—Acaba de perder la pelea — comentó el Dios del Trueno, yendo a la escalera.

Era cierto: Johnny tomó el brazo de Jax y bloqueó el ataque, para abrirse de piernas y darle tres puñetazos cargados de energía en la entrepierna al negro, seguida de un codazo en la columna de éste y terminada con una Shadow Kick color roja. Jax quedó fuera de combate.

—¡Máta...! Agh, olvídenlo, no lo va a matar — dijo Shinnok —. ¡Johnny Cage Wins!.
—¡Te lo dije, Jax; te iba a vencer! — exclamó Johnny.
—Muy bien señores; se han acabado los combates por hoy. Mañana proseguiremos con más pelea y espero que haya más sangre — finalizó, desapareciendo junto a Quan Chi.

Los guerreros del Outworld sé fueron de allí, indingados por no haber peleado, mientras que los terrestres y aliados, felicitaron a Cage, Magnus, los hermanos Zero y Kang por sus victorias en los combates.
Johnny Cage bajó cargando a Jax, mientras que Raiden lo felicitó por su gran victoria y tomó al militar, para curarlo luego con Sonya y los demás vencidos.

—Lord Raiden, hemos hecho un gran avance — comentó Magnus, dándole una palmada en la espalda.

Al darle esa palmada, Raiden tuvo una visión terrorífica: vio a Fujin y Argus muertos en el suelo, mientras a él le separaba la cabeza del cuerpo un rayo de... ¡Magnus!.

—¡Ah! — gritó Raiden.
—¡Lord Raiden! — gritó el shaolin, intentando acudir en su ayuda.
—No, deja, Magnus; te agradezco la intención — comentó el Dios —; Argus, Fujin; debemos hablar unos asuntos — dijo, yendo junto a estos y tele transportándose fuera del lugar.
—¡Y no curó a Jax ni Sonya! — gritó enojado Cage.
—Yo lo haré; es más lento, pero lo haré — sé ofreció el guerrero, pidiendo que traigan a Jade así la curaba junto a los otros también.

El guerrero descargó un poderoso rayo en el trío, que sintió un cosquilleo y siguieron durmiendo. Magnus decidió llevarse a los tres, cosa que el resto no sé opuso y se separaron.
Magnus pidió ayuda a Kintaro para llevar a los heridos, cosa que el Shokan no sé opuso y ayudó con gusto. El humano le agradeció y emprendieron marcha.

_____________________________________________________

Los Dioses estaban en su zona a solas. Raiden, Argus y Fujin sé encontraban en una habitación muy parecida al templo donde alguna vez Raiden usó de base en el pasado.

—¿Por qué ése miedo, Raiden? — preguntó el Dios del Viento.
—He visto una visión, donde Magnus nos mata a los tres.
—¡¿Qué?! ¡Es imposible! Es solo un humano... — dijo un indignado Argus, al creer que un humano podría matarlo.
—Creer o reventar, Argus. He visto esto y encima que Magnus ha clasificado, no podemos eliminarlo ahora mismo. Tenemos que esperar que alguien lo elimine.
—¿Estás seguro?.
—Totalmente. La última vez hice todo mal, espero no fracasar en ésta ocasión — el Dios del Trueno fue autocrítico.
—Tal vez, pero ahora nuestras vidas corren riesgo y debemos tomar medidas contra Magnus y sus amigos — comentó el Dios de Edenia.
—Busquemos a los otros Dioses — dijo Fujin.
—Vé con Argus, yo ahora los alcanzo — pidió Raiden, mientras el dúo sé iba.

Realmente, le habían llegado más visiones del torneo y posibles del futuro. Entre ellas estaban: la aparición de un nuevo cyborg; la resurrección de algunos muertos en el torneo; la victoria de un combatiente — no pudo divisar cual —; la vuelta de Shao Kahn y un nuevo secuestro a Sonya.

—Magnus no ganará. Nadie puede proteger la Tierra mejor que yo... — mencionó Raiden, mientras sus ojos brillaban intensamente —. Y cuando digo nadie, es nadie...

Raiden estaba decidido: sabotear a Magnus con tal de seguir protegiendo a “su reino”, ya que creía que nadie más que él podría hacer bien el trabajo.

_____________________________________________________

Los guerreros de la Tierra decidieron separarse en grupos y entrenar por separado, así que lo decidieron por confianza o azar.
Uno de estos grupos era Kabal y Stryker: los policías decidieron probar sus habilidades combatiendo un poco, de una lucha amistosa.

—Bien amigo, ¿qué crees de los nuevos? — le preguntó Kabal a Stryker.
—Amigos los que vienen con Raiden; de los otros no confío en nada aun.
—Si, en especial...
—¿Kintaro? — Kabal asintió —, sé que lo odias porque te quemó vivo y técnicamente, arruinó tu vida, pero bueno, tienes buenos motivos.
—Nunca te agradecí por vencerlo.
—Ja, no hay problema, amigo; tú y yo somos un gran equipo. Fue bueno verte de nuevo, claro está.
—Lastima por el cuerpo deformado...
—Encontraremos una manera de curar ése cuerpo, Kabal.

Ambos siguieron entrenando. Primero decidieron hacer tiro al blanco — donde Stryker resultó ganador al darle al punto medio exacto en el tiro al blanco —, luego se probaron con el manejo de armas — donde Kabal resultó ganador, por sus Hookswords y el gran manejo de éstas —.

—A veces me pregunto porque demonios no las usabas mientras éramos polis.
—¿Estás loco? ¡Me hubiesen matado si lo hacía!.
—Es verdad: en la policía hay nenaza por doquier.
—Curtis, se que parecerá algo desproporcionada, pero... ¿has visto a Adam?.

Kabal le dijo una gran verdad a Stryker: su hijo. Curtis Stryker era un policía oriundo de Nueva York, que cuidaba de su hijo Adam.
El policía estuvo casado con Angela Carlton, hasta la muerte de ésta por cancér de ovarios. Curtis cayó en una depresión, que su hijo de ocho años — en aquel momento —, fue lo que lo sacó de allí. Stryker tuvo que tomar el rol de padre y madre para Adam, porque, además de ser viudo, le costaba conseguir una mujer que quiera estar con él y un hijo de otra mujer.

—No lo he vuelto a ver — contestó, fríamente.
—¿Por qué?.
—Raiden...
—¿Todavía lo sigues a ése, Curtis? ¡Ése tipo nos mató a todos!.
—No creo que lo que Liu Kang...
—Liu Kang tenía razón. Y lo primero que hizo fue ofrecer nuestras almas a Quan Chi; ¡NUETRAS ALMAS!.
—Kabal, yo...
—¿Vas a dejar de ver a tú hijo, el qué has críado, por qué un Dios de pacotilla te lo ordena?.
—Bueno, yo...
—¿Lo vas a dejar, Curtis? Peleaste mucho por Adam.
—Y no permitiré que me lo arrebaten. Angela no hubiese querido eso — dijo, decididamente.
—Entonces sabes que hacer.

Stryker asintió y se fue con Kabal de allí a buscar al Dios del Trueno, pero antes, le agraedeció por su ayuda y lealtad; éste respondió que para están los amigos y Stryker preguntó algo que lo incomodó:

—¿Te gusta Kira? — preguntó el policía.
—Ya sabes la respuesta — contestó el otro, dejando el lugar a toda marcha.

____________________________________________________

Algunos de los guerreros de la Tierra que no habían peleado aun, decidieron entrenar por su propia cuenta, como Samael y Scorpion. Por esas casualidades del destino, ambos terminaron en el mismo lugar; así que pensaron que era mejor descansar un poco y saber era de fiar el otro.

—Samael.
—Scorpion.
—¿Qué haces aquí?.
—Entreno, como tú. Los guerreros de la Tierra debemos ganar éste torneo — comentó el ninja negro.
—En eso estamos de acuerdo.
—¿Aun dudas de qué Quan Chi haya matado a tú familia? — preguntó, tajante.
—No tengo pruebas para saber si fue él o Bi Han. Quan Chi me...
—Un recuerdo falso — interrumpió — : piensa esto, Bi Han nunca pudo haber llegado a tiempo a todo. Según se, Bi Han había terminado de vencer a Shinnok y Shang Tsung lo llamó para el torneo de Mortal Kombat y fue allí. El resto es historia conocida.
—Puede ser, pero...
—¿Podrías solo analizarlo? Conoces bien al verdadero Bi Han, el que tiene honor y arriesgo su vida para salvar la Tierra en el pasado y ahora para salvar a Sareena. No conozco a nadie que haya hecho eso jamás. Y tengo más de cinco mil años.
—Yo no...
—Mira, solo piénsalo bien. Tú puedes ser un buen aliado, Hanzo.
—Solo...
—Bi Han te llama así, lo sé; pero es tú nombre, ¿no?.
—Lo es, de hecho. Pensaré que hacer con respecto a mi ayuda.
—Cuando pelees, veremos de que lado estás, Hanzo Hasashi. Te prometo que si nos traicionas, me aseguraré que no vuelvas a la vida jamás — espetó el edeniano, retirándose del lugar.

El ninja sé quedó a solas con sus pensamientos. Por un lado, tenía la teoría de Quan Chi, quien le mostró por imagenes como Bi Han asesinó a su esposa e hijo; sin embargo, Samael decía una gran verdad: era muy poco probable que Bi Han haya hecho todo tan rápido. El ninja amarillo no sabía que pensar, así que decidió hacer una cosa; buscar ayuda en los mismos humanos que intentaron ayudar a Bi Han hace un mes: Magnus y Daisy.

____________________________________________________

En Lotus, Sonya y Jax sé habían despertado y curado de sus heridas; le agradecieron a Magnus y vieron que Johnny Cage los estaba esperando a ambos. Sin embargo, Jade aun no había despertado y les dijo que la cuidaría.
Al cabo de una hora, la morena despertó y vio a Magnus, quien la observaba detenidamente. Al despertar, ella sé asustó mucho y buscó su báculo, pero no lo encontró y vio al humano con algo de miedo.

—Tranquila, estaba esperando a que despiertes.
—¿Por qué estoy aquí?.
—Liu Kang te eliminó del torneo y te curé.
—Oh, bueno... gracias, Magnus.
—De nada.

Magnus le dio a Jade un plato de arroz con un pedazo de carne cocida, que la edeniana comió en menos de lo que canta un gallo.

—Guau, venías hambrienta.
—Si, bueno, es que mi dieta no incluye comer mucho.
—¿Acaso te matas de hambre?.
—No sé si eso, pero...
—Jade, tienes un bellísimo cuerpo, pero tienes que comer; por eso perdiste hoy contra Liu Kang: peleaste mal alimentada.
—Bueno, si, pero...
—Pero nada. Prométeme que tratarás de cambiar esa “dieta” que te impuso algún chiflado.
—Fue impuesta por el Rey Jerrod para sus guerreras edenianas.
—“Demonios, si que es machista como dijo Sindel” — pensó el humano —; pues Jerrod sé murió y ahora estoy yo, y te ordeno que comas saludable y en buenas cantidades, ¿entendido? — preguntó.
—Está bien.

La respuesta de la mujer fue alegre, porque, a pesar del regaño, Magnus mostró mucha preocupación por Jade — cuando ésta nunca le había hablado en verdad —. A decir verdad, Jade nunca había recibido una prueba de aprecio de un hombre en su vida.
Sus padres la entregaron de niña para salvar sus vidas, y no solo eso, sino que también, los hombres en general la cortejaban por su cuerpo, pero nunca por su persona. Y esto le molestaba mucho; hasta había llegado a envidiar a Kitana por conseguir a alguien que no la quiera solo físicamente.
El humano no podía dejar de mirar a la edeniana. Si había algo que caracterizaba a Jade, era su cuerpo, pero también su rostro y sus ojos verdes, que miraban los ojos cafés del humano y lo hiptonizaban.

—Sé que lo que haré no es precisamente lo correcto — le comentó Magnus a Jade —, pero la vida debemos de disfrutarla.
—¿De qué hablas, Magnus? — le preguntó ella, sin entender lo que él le decía.
—Hablo de esto — dijo, tomándole el rostro y besándola en los labios —; tal vez no nos conozcamos mucho, pero eres hermosa y no puedo dejar pasar ésta oportunidad — dijo, besándola de nuevo.

Ésta vez, Jade correspondió el beso. La morena no sabía porque lo besaba, ya que no conocía mucho al humano, pero creía que algo bueno debía de tener.

—Le tengo que agradecer a Magnus por haber curado a Sonya y Jax — decía Johnny Cage, quien llegaba y justo vio la escena —, bueno, bueno, bueno... ¡Magnus Wins!... Sexuality... — mencionó, retirándose para volver "más tarde".

Parecía que había algo entre ambos, porque no solo Magnus sé sentía atraído por Jade, sino que ésta sé sintió atraída por él cada vez que lo veía; y más al mostrarle un aprecio que nunca sintió en su vida. Por eso había rechazado a Smoke y a Cyrax en el pasado: porque no le mostraron el aprecio que ella buscaba. Y parecía que lo había encontrado en alguien totalmente ajeno a estos...

___________________________________________________

El samurái del equipo, Savage, se encontraba meditando a las afueras del torneo, pero en un lugar sin onis ni demonios que podían interferir en su relajación.
A pesar de no haber tenido mucha relevancia ni haber peleado, Savage sabía que podía dar un buen papel si seguía entrenando arduamente; así que dejó la meditación y tomó su espada para comenzar a cortar pedazos de magma que había recolectado para practicar.

—Veo que te sabes entretener, Savage — le dijo alguien, quien, al ver quien era, el samurái regresó a sus entrenamientos.
—Eras tú, Rita.
—¿Esperabas a alguien?.
—No en verdad — respondió a la duda, mientras seguía entrenando.
—Savage, me preocupa Magnus.
—¿Por qué? Yo lo vi de florinda madre peleando.
—No por eso, sino con quienes habla.
—¿Huh?.
—Últimamente pasa mucho tiempo con Sindel o con las otras mujeres. Tengo miedo que...
—¿Qué las seduzca? No creo que Magnus sea tan depravado.
—...
—¿Ya fuiste a esa reunión de chicas?.
—La de ayer fue cancelada a último minuto y hoy no podemos porque Jade y Sonya no están en condiciones — explicó.
—Y dime, ¿te sigue gustando Kung Lao? — preguntó, cambiando de tema.
—¡¿De qué estás hablando?!.
—No soy tarado, Rita; lo sabemos todos los del equipo. ¿Te sigue gustando o no?.
—La verdad ya no; es como que la chispa en ambos sé murió.
—¿La chispa en ambos? Me suena a multitud...
—¡Es que no se que quiere Kung Lao en una mujer y decidí olvidarlo!.
—Fácil, haz como Jade: muestra un poco más de carne y vas a tener a algunos babosos detrás tuyo, incluyéndolo.
—¡No voy a hacer eso!.
—Olvídate de Lao, entonces.

Rita iba a irse, pero decidió preguntarle una cosa más a su amigo — quien no le estaba tomando mucha importancia a ésta, porque la consideraba bastante infantil —.

—Savage, ¿dónde está Magnus?.
—En la choza, con Jade. ¿Por qué?.
—¡¿Dijiste Jade?! ¡Tarado, puede causar problemas!.
—¡Deja de fumar, Rita!.
—¡No estoy drogada, bobo! — le gritó, tomándolo de un brazo y arrastrándolo con ella —, ¡tenemos que evitar que pase algo fuera de lo común ahí!.
—¿Por qué? Lao sería para ti...
—Tonto, también Cyrax y Smoke gustan de ella. Causará muchos problemas esto. ¡Vámonos, tenemos que llegar pero ya!.

Rita y Savage — a contra de su voluntad —, fueron a evitar lo que podría ser un hecho conflictivo entre el grupo de la Tierra.

_____________________________________________________

Habían pasado unas horas, Baraka estaba cuidando a Mileena y velaba por la salud de ésta. A pesar de haberla curado, el tarkatano adquirió algo de rencor a Magnus por lo que dijo de su raza y le hizo a su amante.

—No se quien se cree que es ése Magnus — bufó el tarkatano, que tomaba la mano de su amante.
—Tal vez no te guste, pero tiene razón. Lo llaman “Derecho de Piso” en el Earthrealm — mencionó Reptile, apareciendo detrás de éste.
—¡Si, pero...!.
—Pero nada. Tenemos que esperar, amigo. Esperar y nos ganaremos su confianza... como así ellos la nuestra.

El tarkatano asintió y decidió aguardar a que Mileena despierte; mientras Reptile decidió dejarlo a solas e ir a buscar a sus otros compañeros.
El sauriano fue a buscar a sus compañeros de raza, porque necesitaba saber un poco de estos para empezar a ver los procesos de reproducción posibles que podrían usarse y revivir la raza de estos.
Reptile vio a Khameleon mirando al suelo, cosa que éste no entendió y se acercó para preguntarle porque esa “actividad”.

—¿A qué se debe esto, Khameleon?.
—Ah, Reptile, eras tú — sé alivió ella, al verlo a él —, veía el suelo; es un lugar mucho más suave que los árboles vivientes del Outworld.
—¿Dices? — ella afirmó —, bueno, entonces, ¿cómo tomas esto del torneo?.
—Mi hermano y yo tendremos que pelear, pero no tenemos muchas intenciones de ello; no nos interesa el torneo, solo recuperar nuestra raza.
—Shao Kahn me dijo que tenía a algunos saurianos en algún lugar del Outworld.

Cuando Reptile comentó esto, los ojos de Khameleon brillaron intensamente y decidió abrazar a su compañero, quién se sorprendió, pero correspondió el abrazo.

—¡Debemos ir por ellos!.
—Primero tenemos que terminar el torneo y defender a la Tierra; se los debemos a ellos.
—Como digas...

Mientras ella lo abrazaba con fuerza a él, Chameleon llegó a la escena y lucía extraño. Su hermana lo vio y pidió una explicación, pero éste la empujó levemente y le dio un puñetazo a Reptile en la cara.

—No tocarás a mi hermana, sauriano — apareció Chamaleon, golpeando a Reptile y mandándolo al suelo.
—¡¿Y qué hay de nuestra raza?! — preguntó indignado el sauriano verde.
—Olvida eso, Reptile. Nosotros tres bastamos y sobramos — comentaba; algo extraño era que Chameleon tenía un brillo rojo y no uno verde en sus ojos.
—¡SUFICIENTE, CHAMELEON!.
—Olvídalo Reptile. ¿Quieres a mi hermana? ¡Entonces pelea por ella!
—¡COMBATIENTES DEL EARTHREALM! ¡UNA NUEVA LUCHA HA COMENZADO! — gritó Shinnok, apareciendo.
—¡Pelearé con mi hermano Reptile, lo lamento!.
—¡Reptile del Earthrealm contra Chameleon y Khameleon del Outworld! — gritó el Dios, mientras los Dioses y algunos guerreros del bien aparecería.
—Lamento mucho lo que haré — comentó el sauriano verde.
—¡FIGHT!

Los Dioses sé estaban lamentando por lo que estaba ocurriendo, ya que Chameleon actuaba extraño y Reptile debía defenderse de sus últimos compañeros de raza.

Fin del Capítulo 12.

_____________________________________________________________________________
► Show Spoiler
Nos veremos después, caballeros.
Dos años con La Condicional y contando. Supongo que algún día me la van a sacar. Supongo.

Pasen y lean, si lo desean:

https://www.fanfiction.net/s/8984717/1/ ... -Diferente

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 371
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por The Shaolin Nun » Vie, 12 Sep 2014, 03:34

¡Que gusto me da ver un nuevo episodio! Para empezar me encantó la pelea de Li Mei y Bo' Rai Cho contra Magnus, las peleas de Bo' siempre me gustan porque sus ataques especiales son graciosos :lol: Este episodio estuvo lleno de acción con las peleas, por fortuna ganaron quienes yo quería, jeje. Una de las partes que me dio mucha risa fue cuando Johnny Cage estaba presentando las peleas, impertinente como siempre XD, y Shinnok le calló la boca, jajaja. También me gustó la FATALITY de Bi Han, muy sangrienta!

Todo el capítulo me gustó mucho. Los Kombates que se avecinan se ven muy interesantes. Estaré esperando el siguiente.
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

Imagen

Linkin-Ramón
Realeza
Realeza
Mensajes: 89
Registrado: Mar, 08 May 2012, 21:04
Ubicación: Argentina

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Linkin-Ramón » Vie, 12 Sep 2014, 05:24

Épico debut de Bo-Sensei, hasta los dioses si fue el quien entreno a Liu (:lol) , quien sabe si se reúne con su maestro en el fic... Se armo un circulo amoroso en MK (Kung Lao-Jade-Magnus-Rita).
Los combates son geniales, los personajes saben explotar sus habilidades y saben cuando armar una trampa al oponente (el metal liquido que se trago Jarek por dar un ejemplo), y no me pregunto como hacen para aguntar el dolor (Magnus recibio 12 apuñalas de Mileena en el estomago, raro que no se desmaye por la perdida de tanta sangre, como en Saint Seiya jeje).
La gente del Outworld y Edenia estan descubriendo las costumbres humanas, muy pronto los Tarkatans haran campeonatos del Twister xD.. aunque esperemos que Raiden por malinterpretar una visión termine trato con Cthulu xD
ImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1660
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Un Destino Diferente

Mensaje por Error Macross » Dom, 14 Sep 2014, 00:04

Bueno, me lei los ultimos capitulos y me han dado un gustito agridulce, o sea, en general me gustan mucho las peleas y como manejas el tema de algunas relaciones (y lo de la otra realidad que por ahora no importa tanto), pero me chocan las escenas mundanas que les pones a los personajes, o sea, cuando salian los personajes jugando al Twister, y haciendo comentarios de gordura y eso, la escena con el laxante, y en general las partes en las que hablan como adolescentes (¿y Reptile vio peliculas de Cage?, ¿eh?), o sea, como que esas cosas me suenan mas a fic comico que a fic serio y me desentonan un poco, despues tambien note mucho Hype con respecto al personaje de Magnus, claramente es el que mas cosas viene haciendo en estos capitulos, y lo de Borraicho tambien me choco, ya que al personaje pese a sus pavadas yo lo tengo como uno de los mas fuertes de MK, pero claro, es mi opinion y puede disentir (igual como que no entiendo para que lo pusiste porque si solo va a hacer algo importante en esa escena, fue medio al pedo).
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Responder