Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 10

Muestra aquí tus creaciones literarias: historias o relatos
Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1657
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 10

Mensaje por Error Macross » Mar, 28 Abr 2015, 06:01

Bueno, gente, ha llegado el momento, para los que no tengan idea de que es esto, van a tener que leer muuuucho antes, Batalla de los 6 reinos es mi gigantesco fic en que me centro en contar mi version de la historia de MK desde el primer juego hasta (al menos es la idea) el Armaggedon, cada saga, una temporada, en pocas palabras, esta es la sexta temporada, ya que como su titulo indica, tenemos un engaño de por medio, por ende, Mortal Kombat Deception esta aqui (y si, la temporada se iba a llamar Decepción si Maxi no me decia que Deception significaba engaño, eso hubiera sido gracioso). La verdad con el tiempo que me tomo (como tres años), terminar la quinta, realmente me sorprende saber que estoy aqui. Como punto importante, y que para los que me siguen hasta este momento es obvio, hace tiempo que este fic dejo de ser "la verdadera historia de MK", y paso a ser "mi version de MK", porque con el tiempo me di cuenta de que muchas de las cosas que yo pensaba estaban erradas o que la propia historia de los juegos me aburre o me parece ridicula, asi que en cierta forma aunque soy muy fiel en muchas cosas, en muchas otras hago lo que se me canta. Y teniendo en cuenta que el Deception y yo casi ni nos conocemos (hubo una vez hace unos años, pero perdi siempre si no me equivoco y no me cabio la onda), y que muchos detalles de la historia del juego (MUCHOS, en serio), me parecen horribles, preparense para una temporada muy original y alejada del juego real (hasta pienso descartar personajes del roster y todo porque no se bien como meterlos). Tambien sera una temporada atipica en cuanto a como voy a manejar las historias, pero eso ya lo veran muy pronto.

Y para los colgados que no quieren buscar, links de las temporadas.
Temporada 1: http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=20167
Temporada 2: http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=20210
Temporada 3: http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=20251
Temporada 4: http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=18917
Temporada 5: http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=20417

Pero ademas hay un fic spin off (si, mas para leer), cuya importancia en la historia troncal se vuelve cada vez mas notoria, son dos temporadas.
Temporada 1 (se lee alternando con la 3 del fic normal): http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=20253
Temporada 2 (se lee alternando con la 4 del fic normal): http://www.mortal-kombat.org/foro/viewt ... =9&t=19041

Los ordenes de lectura de los spin off figuran en el texto correspondiente.

Y nada, vamos a empezar la posiblemente penultima temporada de Batalla de los 6 reinos:

“Quiero ser poderoso”, dijo el muchacho.

“¿Dijiste algo?”, le preguntó su amigo.

“No, nada…”.

“No te creo”.

El primero reflexiona, y piensa con más detenimiento lo que quiere decir, “quiero ser un héroe, Apep, no quiero seguir siendo un simple monje, quiero ser el salvador del mundo, quiero llevar la paz a todo el mundo”.

Apep sonrió, “tal vez algún día te llegue el día, mi amigo Shujinko”.


Este no es nuestro mundo, este es el mundo de Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos: Engaño, prologo: “El deseo del poder”.


“Solo unos años más, mis compañeros”, dijo el monje que se encontraba sentado en la cabecera de la mesa, esta tenía símbolos del ying y el yang tallados a lo largo, su barba blanca era una demostración de los años que había vivido, “y tendremos un nuevo Mortal Kombat llegando, posiblemente el ultimo que yo este con ustedes, debemos hacer todo lo posible para que sea el ultimo de todos”.

“Ningún muchacho tiene el potencial para esto aun, el decimo torneo ya fue demasiado, todos confiamos en nuestro campeón, pero no era más que la resaca de años de perder a nuestros mayores guerreros sin que tuvieran descendencia”, este monje, bastante más joven que el resto, cerró los ojos intentando pensar, “deberíamos dar este torneo por perdido, y concentrarnos en el siguiente, la novena victoria de Goro ya bien podría ser la última si le vamos a regalar la decima también”.

“El maestro Borraicho vendrá a visitarnos”, todos los monjes se sobresaltaron al escuchar a su superior decir esto, “el mensaje llegó esta mañana, se llevara a uno de los nuestros, para entrenarlo…, si cree que alguno lo merece”.

“Pero…”, un monje bastante anciano se levantó de su silla, “no, no debe venir ahora, no tenemos nada que ofrecerle, que espere unos años más, las nuevas generaciones crecerán, podemos…, podemos…”.

“No podemos desafiar al maestro, si él quiere venir, vendrá, aunque no queramos”.

El revuelo llamó la atención de todos los jóvenes, que lentamente fueron colocados en una hilera, a la espera de algo, que lentamente se vio venir, un hombre, de aspecto regordete, pelo largo negro, bigote y barba, se tambaleaba divertido al lado de ellos, no lo conocían, y se sentían extraños ante esa situación.

Al terminar de pasar por toda la hilera, cerca de Shujinko que estaba al final, el sujeto se rascó la barbilla, y luego comenzó a reír, “esta generación parece que son mas inútiles que nunca, si decidiera entrenar a cualquiera de ellos, se moriría del susto antes de empezar”.

Shujinko no pudo soportar eso y rompió filas, “¿qué dices, maldito gordo?”.

“Shujinko, quédate en tu lugar”, gritó uno de los monjes superiores, pero el hombre insultado levantó la mano.

“Déjalo, déjalo”, se lo oía algo divertido, “veamos si puede hacer que me trague mis palabras”.

El sujeto no se ponía en guardia, y eso molestaba mas a Shujinko, que se movió repentinamente, su patada fue con tanta furia que incluso se vio cubierta de energía espiritual, pero su enemigo la frenó con un solo dedo, disipando todo el poder.

“Pobrecito, niño”, dijo mientras Shujinko bajaba la pierna algo sorprendido, “no me hagas perder el tiempo”.

Shujinko no entendió que pasó a continuación, pero su enemigo le dio un fuerte golpe con su estomago, tirándolo al suelo, y haciendo que cayera con su parte trasera, generando un espectáculo ridículo, que hizo reír al gordo nuevamente.

“No te burles de mi compañero”, dijo un pequeño de la mitad de edad que Shujinko, quien salió con un puñetazo, aunque este dio directo al rostro del gordo, no le hizo absolutamente nada, sorprendiendo al jovencito.

“¿Cómo te llamas, niño?”, le preguntó este mientras se palpaba el rostro, que no se encontraba ni mínimamente lastimado.

“Chen…, Chen Kang”, respondió con dificultad este.

“Si…, definitivamente eres lo mejor en este momento, pero eres tan inútil como el resto”, y sin decir nada mas, se marchó caminando mucho más recto que hasta ese momento.

Shujinko sufrió una reprimenda esa noche y fue enviado a dormir a una celda de encierro, aparentemente ese extraño sujeto era un tal Borraicho, un legendario maestro que habitaba en el Outworld, no le importaba, lo odiaba, se había burlado de él.

La ventana de la celda se abrió, y se sorprendió al ver a su amigo Apep que ingresaba por allí, “vaya, los viejos se han enojado contigo, ¿eh, Shujinko?, ven, vamos a ver las estrellas”.

Shujinko le hizo caso, y abandonó la celda, total, nadie iría a verlo hasta la mañana siguiente, mientras nadie lo encontrara afuera todo saldría bien.

“Tal vez tu gran momento te llegue algún día, mi amigo Shujinko”, le dijo Apep luego de un largo rato en silencio observando la noche, “pero deberías tomarte las cosas con más calma para eso”, el joven bostezó, “ya es muy tarde, creo que iré a dormir”.

“Yo me quedare un poco mas, Apep”.

“Está bien, Shujinko, pero recuerda que debes estar temprano en la celda, sino tu castigo será peor”.

“Lo sé, descuida”.

Apep descendió de la lomada a la que habían subido, dejando solo a Shujinko con sus pensamientos. Chen no había sido castigado, debido a que su acción había sido por un compañero, no por orgullo, eso le molestaba mas y mas al monje, el merecía las alabanzas, él era el mejor en ese lugar, pero con el entrenamiento que recibía no llegaría a nada.

“¿Quieres poder?”, le dijo una extraña voz penetrante, que parecía venir de sí mismo.

“No…, yo quiero ser un héroe”, dijo Shujinko, aunque el mismo no lo creía demasiado.

“Si, es verdad”, la voz echó una pequeña risita, “eso es lo que quieres, tienes el potencial, Chen no lo tiene, ninguno de tus otros compañeros tampoco, pero tu si, y aquí no lo lograras desarrollar”.

“¿Quién eres?”.

Una extraña esfera de luz apareció frente al monje, iluminaba como el sol, haciendo que se le hiciera difícil verlo directamente.

“Mi nombre es Damashi, joven Shujinko, un enviado de los Elder Gods. Ellos han visto quien eres, y te creen merecedor de ser su campeón, y de realizar una peligrosa misión, de la que depende la realidad misma, ¿estarías dispuesto a realizarla?”.

Shujinko observó a la figura extrañado, pero sonrió, “si, Damashi, acepto”.

“Bien…, entonces que dé comienzo, los Kamidogus te esperan”.

Y con escuchar el nombre de esos objetos, Shujinko sintió un extraño peso encima.

Continuara…
Última edición por Error Macross el Vie, 10 Nov 2017, 15:34, editado 10 veces en total.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
The ST. Jimmy
Lin Kuei
Lin Kuei
Mensajes: 2425
Registrado: Lun, 27 Abr 2009, 21:31
Ubicación: Lin Kuei

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, Prologo

Mensaje por The ST. Jimmy » Mar, 28 Abr 2015, 06:24

Bueno, que decir...es increible todo el tiempo que paso desde el primer capitulo de la primera temporada. Y aun sigues y eso es genial.

Mas allá de eso, es un capitulo introductorio, y que de por si marca lo que antes comentabas de que el juego y tu fic no seran tal para cual. Lo cual me parece bien porque todos saben que el MKD es el MK con mayores plot holes xDDDDD
Anyway, la historia de Shujinko me parece de las mas interesantes de todo el lore de MK. Y me interesa mucho ver como lo iras llevando a traves de sus años y como crecera a lo largo de este fic.

Bueno, nada, eso xDDDD

Avatar de Usuario
maxi new sub-zero
Campeón
Campeón
Mensajes: 1155
Registrado: Vie, 21 Ene 2005, 21:37
Ubicación: Cordoba, Argentina

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, Prologo

Mensaje por maxi new sub-zero » Jue, 30 Abr 2015, 17:47

Excelente!!! Que feliz!! una nueva temporada!!! Años siguiendo este fic. Me re alegra que lo sigas. Te felicito!!

Sobre el prologo, estuvo bastante interesante e ilustrado, trayendo personajes menores y también del non-canon a la historia. Pregunta, Chen Kang vendría a ser el padre de Liu Kang o un "hermano", por que si fuese lo segundo, las edades no me darían. jajaja. :P

Saludos!!!
I am a mortal

I am a warrior

I am a thief and an assassin

I am a Lin Kuei

I am Sub-Zero

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 366
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, Prologo

Mensaje por The Shaolin Nun » Jue, 07 May 2015, 06:59

¡Al fin!, me ha gustado el primer capítulo. De por sí la historia de MK Deception es realmente atrapante, se ve que acá se le sacará mucho jugo. Ya quiero ver toda la travesía de Shujinko y su encuentro con los guerreros de los sitios a los que vaya.

Buen comienzo.
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1657
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, Prologo

Mensaje por Error Macross » Mar, 19 May 2015, 00:16

Puf, demasiado tiempo para terminar esto, la verdad fue solo cuelgue porque el esqueleto ya lo tenia hecho y como que no me daba el tiempo (o las ganas) de terminar de pulirlo, aunque personalmente me parece muy lindo como me quedo. Efectivamente Chen Kang seria el hermano de Liu, la verdad le iba a poner Chang porque recordaba que es Chang, pero revisando capitulos viejos de mi fic, en su momento le dije Chen, asi que vamos para adelante con el Chen. Y si, debo estar re en cualquiera pero a mi los tiempos me dan bastante bien siendo el hermano mayor de Liu. Per se nunca di edades de nadie por aqui, pero con lo que puse en la primera temporada, como que se notaba que entre hermano mayor y menor habia una diferencia de edad bastante grande (cosas de monjes), me puse a hacer cuentas, y no era tan dificil encastrar todo, al fin y al cabo tambien hay un bache entre Chen y Shujinko. Por cierto, si hay cosas raras con el Nexus y toda la bola es porque me puse a leer como describi al Nexus la otra vez que aparecio y tire cualquier banana, jaja.

El pasado.
“¿Qué es esto?”, preguntó Shujinko extrañado. Llevado por la extraña luz, el monje se había encontrado con una gigantesca construcción, seis grandes pilares rodeaban a una extraña masa informe, hecha de energía que brillaba con intensidad mientras giraba eternamente. Nunca había visto algo como eso, pero sabía que se trataba de un portal por lo que le habían enseñado, aunque este se sentía muy especial.
“El Nexus”, le dijo Damashi con dureza, “este lugar es el puente que conecta a los seis reinos entre sí, solo los Dioses saben su ubicación, ya que no se encuentra en el plano material que los mortales dominan. Y ahora, como su campeón, tu también puedes llegar a el. Deberás cruzar entre los reinos para buscar los sagrados Kamidogus, y así evitar que un gran mal nos consuma a todos”.
“¿Cómo sabré a que reino me llevara el portal cada vez?”.
“No estás viendo las cosas correctamente, déjame aclarar tu visión”.
Aunque Shujinko nunca se había alejado demasiado de los templos Shaolin, tenía algunas ideas de cómo era el mundo exterior, pero esto era realmente diferente a todo lo que pudiera haberse imaginado alguna vez. Como si su visión se aclarara, el gran portal desapareció, y en su lugar se encontraron seis, cada uno de un color distinto, y con una pequeña construcción al lado. Shujinko notó que ya no había nada a su alrededor salvo por el Nexus, y de alguna extraña forma comprendió que ya no estaba en el Earthrealm.
“El Nexus puede ser muchas cosas, y si eres un elegido puede ser lo que necesitas. En los altares al lado de cada portal colocaras los Kamidogus a medida que los encuentres,”, por alguna extraña razón, Shujinko sintió que Damashi, pese a no tener casi forma, dirigía su mirada a uno de esos portales específicamente, “tu viaje comenzara en el Outworld, guerrero, iras a entrenar con el maestro Borraicho”.
Ese nombre llenó de furia el corazón de Shujinko, “¿qué?, no, no me acercare a ese gordo viejo”.
“Shujinko”, Damashi parecía agresivo en su voz, pero a la vez tolerante, “tus habilidades aun no son suficientes para realizar esta misión, es necesario que entrenes, me encargare de llevarte hasta los templos de él”.
“Ese maldito…”.
“Te he dado un poder especial”, Damashi lo ignoró, “pero lo sabrás cuando llegue el momento”.
Shujinko se arrojó al portal que Damashi le indicó, sintió un gran dolor al traspasar la barrera, pero fue tan solo un instante, su cuerpo parecía a punto de volverse liquido, y cuando salió, no le pareció un lugar muy distinto al que conocía de antes, pero el cielo con más de una gran estrella le hizo darse cuenta de que definitivamente este no era su hogar.
“Camina, Shujinko, los templos de Borraicho se encuentran lejos, pero allí empezaras a recibir el poder que tanto deseas”.
“Si”, contestó Shujinko, “poder”.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “Engaño”, capitulo 1: “Dos años”.

El presente.
El soldado rio con fuerza mientras sostenía la jarra de cerveza en una mano, el mismo había contado la historia, y aunque esta era más triste que graciosa, todos sus subordinados y el resto de las personas que estaban allí sabían que cuando el reía, también debían reír.
Pero alguien no lo hizo, una extraña pareja que se encontraba en una de las mesas. El hombre se encontraba durmiendo desde hace mucho tiempo, extremadamente gordo, era claro que había tomado de más. La otra persona estaba encapuchada, pero por la forma que parecía tener su cuerpo debajo de su gran saco, y la parte inferior de su rostro, lo único al aire, parecía una mujer, y una muy hermosa de generosas curvas. Pero aunque no fuera tan así, cualquier mujer en ese momento entraba en lo que ese soldado quería.
“Hey, muchacha, ¿escuchaste lo que conté?”, dijo el sujeto mientras se acercaba a la mesa con una sonrisa juguetona, rodeado por sus compañeros, “espero que no tengas miedo, pero esa chica se resistió, no creo que quieras hacerlo también”.
La chica no contestó, comenzó a replegarse en su asiento, como deseando que no fuera a ella a quien le hablaban.
“Vamos”, continuó el soldado, “deja a este gordo borracho y vente conmigo”.
El sujeto tomó el brazo de la chica.
“No, por favor, suelta”, su voz era suave y dulce, parecía tener mucho miedo.
“No te resistas, nena”, el soldado sacó la lengua y se relamió, definitivamente prefería que la chica no le haga caso. Sorpresivamente, el gordo levantó el rostro, mirando alrededor con cara de dormido, y de la nada, vomitó sobre la mesa.
“Disculpen, yo…, creo que tomé de mas”, dijo con dificultad mientras limpiaba los líquidos que aun seguían en su oscura barba.
“Ah, maldito gordo, tu…”, el liquido lentamente comenzó a gotear por el costado de la mesa…, y a través de ella, “espera un segundo, ¿no eres…?”, una gota cayó sobre el pie del sujeto, quien pegó un alarido al sentir como se le quemaba horriblemente, pero entonces el gordo, levantó la mesa y se la estrelló en la cara.
“Dije que me disculpen, por favor”.
Cuando el gordo soltó la mesa, esta cayó el suelo, y se podía ver al fornido soldado, cuya piel lentamente se quemaba por el vomito, dejando solo un reluciente cráneo blanco mientras sus horribles gritos se escuchaban con fuerza.
No fue hasta que el sujeto cayó muerto al suelo, o mejor dicho los pedazos que no se habían derretido del mismo, que todos los demás sacaron espadas, ya para ese momento sabían a quien se enfrentaban, pero este solo se dio vuelta, y se tiró un gas que al instante causó que todos comenzaran a toser y finalmente también cayeran al suelo sin vida.
“Oh, debe ser algo que comí”, dijo el gordo aleteando el aire con una mano, y comenzó a reírse, luego tomó la espada del primer sujeto, la lustró un poco, y la colocó en el mostrador de la posada, “creo que esto es más que suficiente para una habitación para mí y mi compañera, y claro, olvidar que siquiera viste este rostro”.
“Claro…, claro, si, señor, no lo he visto jamás, tome las llaves”, contestó el posadero tembloroso.
“Gracias, ah, cierto”, se agachó y tomó unas monedas del bolsillo del soldado y las puso en el mostrador, “y creo que esto será más que suficiente para reemplazar la mesa, y poner algunas ventanas mas, este lugar tiene muy poca ventilación”.

Borraicho colocó a la chica en la cama, y esperó a que se durmiera, luego se mantuvo sentado en una silla que a duras penas podía mantenerse con el arriba.
Tantas cosas habían pasado, y que tan poco sabía.
Dos años, dos años habían pasado desde que viera a Rayden y los cinco guerreros por última vez, o al menos eso creía, no tenia manera de medir el tiempo con todo el caos que había alrededor.
Nadie sabía bien que había pasado, solamente que una gigantesca explosión arrasó con gran parte de la antigua fortaleza de Kanh. Los misteriosos ejércitos muertos siguieron saliendo de ahí, pero ni rastro de la Alianza Mortal. Y hace mucho que el Sol no salía.
Y los rumores dicen…, no, los rumores confunden, no deben escucharse, son peligrosos.
Se restregó el rostro, tenía sueño, hacía mucho tiempo que no dormía, y finalmente, lo hizo.

Se siente bien flotar, recorrer todo sin que nadie se ponga en tu camino, viendo los páramos, los bosques, en cierta forma, todo podía ser hermoso. Aun en la oscuridad, aun con el dolor que algunos sienten, aun con el fin que a todos nos llega cada vez más cerca.
“No, no, por favor…”.
Si, la fortaleza, pese a los daños, aun albergaba un terrible peligro dentro, y hacia allí sigue tu viaje, como siempre, porque no eres libre, y tu destino rige tus actos.
“Detente”.
Avanzas entre las salas, pero solo quieres ir a una, los demás seres te ven, pero te dejan pasar, el amo espera.
“No quiero”.
Y entonces lo ves, allí esta, fuerte, imponente, sentado en su trono, tan poderoso, y el te llama.

Li Mei grita de horror, despertándose sudorosa.
“Tranquila, tranquila”, le dice Borraicho, “ya pasó, fue una pesadilla”.
“El está ahí, Maestro, me busca, me llama, quiere que vuelva bajo su servicio, por favor, no dejes que me lleve”.
La chica abraza al maestro, mientras la lluvia comienza a caer sobre sus cabezas. Este gira el rostro viendo la posada, completamente incendiada. Recuerda ese día, al final del torneo de la Alianza Mortal, cuando salvó a la chica de su destino, o al menos eso pensó, ya que un pedazo de alma del soldado llegó a mezclarse con ella, pero los sueños no podían ser verdad, el no había vuelto, no podía ser…
“Lo que estas pensando, Maestro, es verdad”, dijo una voz, “El rey Dragón, Onaga, ha regresado, y lo que busca podría significar el fin de todo”, la figura se acercó entre la oscuridad, el espectro Scorpion, “y necesito tu ayuda para evitarlo”.

Continuara…
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
maxi new sub-zero
Campeón
Campeón
Mensajes: 1155
Registrado: Vie, 21 Ene 2005, 21:37
Ubicación: Cordoba, Argentina

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 1

Mensaje por maxi new sub-zero » Vie, 22 May 2015, 17:19

Buen Capitulo!!! Me gustó como se siente Li Mei llamada por Onaga. Por ahí me pareció excesivo la matanza de Bo' Rai Cho por solo un tipo que quiso levantar a una chica en un bar. Lo veo mas como un hombre noble que solo usa las artes marciales como ultima instancia.

¿Scorpion revelará que él es realmente el campeón de los Elder Gods? ¿Lo será de verdad o solo creerá que lo es?

Saludos!
I am a mortal

I am a warrior

I am a thief and an assassin

I am a Lin Kuei

I am Sub-Zero

kanalla
Campeón MK3
Campeón MK3
Mensajes: 336
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 1

Mensaje por kanalla » Sab, 23 May 2015, 01:23

Y bueno, se extrañaban las largas historias donde los personajes hablan más que en cualquier otro fic. Se leyó muy complementario/expandido al Konquest, aunque igual hizo falta esos geniales planteamientos psicológicos e inspirados que te dejaban más pegado a la trama todavía. Li Mei muy niña, algo parecida a la Li Mei de Mery Geneviere; Bo' Rai Cho algo paternal (aunque ya me explicaste por qué... ñam). Como que faltó más acontecimientos pero al final una raya en el agua.

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 366
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 1

Mensaje por The Shaolin Nun » Jue, 28 May 2015, 06:01

Qué buen capítulo. Ya va a comenzar la preparación de Shujinko con el gordo Bo' Rai Cho (¡Dioses!, cómo adoré la parte de la trifulca que armó Bo', con sus ataques escatológicos, me encantó XD) Me gustó el final del episodio, misterioso e inquietante con lo del sueño.

¡Muy bueno el capítulo! :)
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1657
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 1

Mensaje por Error Macross » Vie, 23 Oct 2015, 04:34

Puf, casi medio año, y lo mas bizarro es que el capitulo estaba practicamente terminado hace medio año, jaja. Bueno, seguimos adelante con este fic, en este capitulo terminare de cerrar algunas cosas que quedaron del anterior y se ira viendo para donde lo armamos (o sea, para donde lo armo yo, cuac) de aqui en adelante:

El pasado.
El guerrero se mantenía impasible, delante de la gran puerta de madera, aunque Shujinko no bajaba la mirada. La nieve caía en el terreno entre las montañas que se encontraban.
“Déjame pasar”, Shujinko se sentía furioso, no le gustaba ser ignorado, pero no recibía respuesta. Decidió atacar. Su primer golpe fue bueno, pero se vio desastroso ante la respuesta del guerrero que lo frenó sin problemas y lo dejó en el suelo. Y en el segundo todo cambió. Shujinko se dio cuenta que esto debía ser lo que le había dado Damashi, de alguna forma entendía el golpe que había recibido, y podía replicarlo. El guerrero se sorprendió de la diferencia en la técnica de su rival, pero la frenó de todas formas. El problema es que justamente ese freno es lo que Shujinko necesitaba para copiar el movimiento de respuesta, y dejarlo en el suelo tal como había pasado con él anteriormente.
Estaba extasiado por los resultados, se sentía muy superior a como era antes. El guerrero aunque sorprendido, no se dejaría amedrentar y se levantó.
“Prometí proteger este templo”, habló finalmente, “por eso no puedo permitir el ingreso de extraños”.
“Ya te dije que vengo a entrenar con el maestro Borraicho, es muy importante”.
“El maestro elige sus estudiantes, no ellos a él”.
El guerrero había mejorado su estilo, lo estaba tomando en serio, por suerte para Shujinko pudo esquivar algunos golpes que hubieran sido mortales, aunque si recibió algunos no tan graves. Con cada movimiento, su nivel se acercaba más al del guardia, hasta que ya parecía su igual, y no un pobre chico sin entrenamiento.
Entonces la puerta se abrió, y una figura regordeta salió del lugar.
“Maestro”, se arrodilló el guardia, con claro temor, “yo…”.
“No te preocupes, Ku Wan, lo has hecho bien”, Borraicho cambió la mirada del guardia hacia Shujinko.
“Maestro Borraicho”, se arrodilló este, “he venido aquí a pedir perdón por lo sucedido en los templos del Loto Blanco, y pedirle que recapacite sobre mi entrenamiento para el Mortal Kombat”.
Borraicho se veía enojado, Shujinko comenzó a sudar mientras lo oía acercarse. Una tibia mano palpó su hombro.
“Shujinko, ¿verdad?, me has sorprendido, muchacho. Puede que si tengas potencial”, con un rápido movimiento, empujó el rostro del joven que cayó en la nieve helada, y comenzó a reír, “bien, bien, acompáñame adentro, que aquí esta helado, Shujinko, y mañana a la mañana, prepárate para el entrenamiento”.
Shujinko levantó el rostro, escupiendo nieve y tierra. No le gustaba tanto la idea, pero con el poder que le había dado Damashi, seguramente esto le resultaría muy beneficioso.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos: “Engaño”, capitulo 2: “Reclutamiento”.

La lluvia caía sobre los dos rostros que se encontraban frente a frente, la respiración de Li Mei, aun sentada en el suelo, era lo único que se escuchaba.
“Hanzo Hasashi, ¿o tal vez prefieras Takeda?”.
“Prefiero Scorpion, maestro”.
“Scorpion…, si”, el maestro se rascó la barba, “creo que sería recomendable buscar algún lugar a resguardo de la lluvia”.

Scorpion esperaba pacientemente sentado en los restos de un antiguo mueble, mientras que Borraicho preparaba con tranquilidad dos tazas de té, usando su energía espiritual para calentar el agua. Corrían tiempos raros en el Outworld, cada vez se formaban más y más grandes ciudades, en detrimento de los pequeños poblados, lo que causaba que estos tuvieran muchas casas abandonadas y agrietadas como esta. No era mejor que una posada, pero al menos los resguardaría de la lluvia.
Finalmente el maestro terminó, le entregó una taza a Li Mei, que se encontraba callada en uno de los extremos, cubierta con una manta, y comenzó a tomar lentamente, mientras que se quedó con la otra.
“Supongo que no bebes, así que no te molestara que no te ofrezca, tampoco tengo más de dos tazas”, sorbió varias veces, largando un pequeño ruido de satisfacción, “estas muy calmado, no había escuchado que la paciencia fuera una de tus cualidades, más bien lo contrario”.
“Tal vez la paciencia no, pero si la prudencia”.
“Ya veo, el guerrero sabe cuando hay terrenos en los que puede ser peligroso entrometerse”.
A Scorpion no le gustó el tono, pero decidió ignorarlo.
“Has escuchado mis palabras, Onaga está de regreso en el Outworld, me resulta ilógico pensar que no supieras nada”.
“El antiguo rey, sí, creo que ya no puedo seguir negándome a los hechos, su presencia lo consume todo”, dio un largo sorbo a su taza, “pero las últimas palabras son las que me parecen más curiosas, no esas”.
“No entiendo”.
“Lo del fin de todo, y lo de necesitar mi ayuda”.
“Onaga debe ser detenido, y solo no puedo hacerlo”.
“¿Por que?”.
“No entiendo la pregunta”.
“Tú no eres de aquí, yo sí, aunque no lo creas viví algunos años bajo su antiguo gobierno, hace tanto, y aunque el mundo que nos ofrecía era duro, nunca este reino estuvo mejor que bajo su mandato. Si uno cumplía su rol tendría un techo sobre su cabeza, y comida en su plato. Este reino ha sufrido mucho, su regreso podría ser lo mejor”.
“Ojala fuera tan sencillo, pero Onaga busca algo mas, algo muy poderoso, y en el proceso podría destruir todos los reinos”.
“¿Qué cosa?”.
“No estoy seguro”.
“Ya veo”, Borraicho volvió a tomar, “así que la idea sería deshacernos de él en base a esa información incompleta de la que dispones, probablemente generando una guerra civil luego de los eventos, muy sabio”.
“Este no es el momento para quedarse quieto eligiendo la opción que parece menos peligrosa”.
“No me estás dando ninguna demostración de confianza”.
Scorpion sacó su arma, una gran espada.
“Siente este objeto, el poder que emana de él no es el de un mundo mortal”.
“Energía de dioses”, asintió Borraicho, aunque no parecía asombrado.
“Esta arma es la Mugai Ryu, entregada a mi por los Elder Gods, que me han convertido en su campeón para esta misión”.
“¿Por qué habría de creerte?, pudiste haberla robado”.
“Entonces tómala”, Scorpion colocó el arma en el suelo, “como campeón soy el único que puede portar esta arma divina, sentirás como te repele el poder de los Elder Gods”.
Borraicho observa la espada durante un largo periodo de tiempo, pero al final le indica a Scorpion que la guarde.
“No tengo interés en sufrir alguna clase de daño, además, no pareces la persona que mentiría con algo así”.
“Bien”.
“¿Y cómo es que Onaga pudo volver de entre los muertos?”.
“Hace muchos años, Onaga dejó un huevo de Gran Dragón a la espera de que la cría nazca, para alimentándose de su sangre obtener la eterna juventud. Al morir, de alguna forma su espíritu fue hacia ese lugar, donde permaneció durante muchos años a la espera de su momento. De alguna forma el ser capturado para volverse guardián del huevo fue liberado, y eso causó que alguien cuyo cuerpo podía albergar esta poderosa alma se acercara, y la recibiera”.
“Así que sus hechiceros tenían razón todo el tiempo, su amo volvería tarde o temprano. Y pensar que Kanh buscó ese huevo sin éxito durante tantos años”, Borraicho siguió tomando, “¿Qué pasó con Rayden y los cinco guerreros a su servicio?”.
“Fueron derrotados por la Alianza Mortal”.
“¿Todos ellos están muertos?”.
“No, Rayden sigue vivo, usó el ritual de la autodestrucción cuando Onaga atacó la fortaleza de Kanh mientras se enfrentaba a la Alianza Mortal”.
Borraicho se sorprende al escuchar eso, “ya veo, hasta ese punto estaba dispuesto a llegar para vencer a los hechiceros”.
Borraicho conocía bien los requisitos del ritual de la autodestrucción, él mismo tenía que ser preparado por el Dios Elemental varios días con antelación, y lo obligaba a permanecer en el mismo reino donde fuera realizado hasta que la autodestrucción se llevara a cabo, generando una onda expansiva poderosa que destruía todo a su paso. Al igual que él, Rayden no creía que los cinco guerreros pudieran vencer a la Alianza Mortal, y lo había realizado, sabiendo que si al final no era necesario, quedaría encerrado para siempre en el Outworld.
“¿El Ritual no fue suficiente para detener a Onaga?”.
“No, pero lo hirió bastante, su espíritu aun no se ha adaptado a su nuevo cuerpo, y permanece en una forma intermedia. Quan Chi y Shang Tsung no tuvieron tanta suerte”.
“Entonces sufrirán por siempre”.
“No, el Soulnado donde las almas de los muertos caían sigue activo. No creo que Onaga le encuentre alguna utilidad, pero tampoco lo ha deshecho”.
“Igualmente el ritual no ha terminado con la vida de Rayden, ¿verdad?”.
“No”, Borraicho sabia eso tambien. Mientras que los Elder Gods solo pueden morir si ellos lo desean, pero nunca bajo su propia mano, en cambio, los Dioses Elementales pueden morir a manos de cualquier otro, pero si intentan suicidarse, volverán, solo que cambiados, “pero no nos servirá, desconozco cuanto tardara su cuerpo en volver a formarse, pero perderá todos los recuerdos de su vida pasada, y con sus pocos hermanos aun vivos ocupados como para buscarlo y guiarlo, sería inútil”.
“Si, es como si estuviera muerto, ¿entonces que propones?”.
Scorpion dirigió su rostro hacia Li Mei, la chica no se dio cuenta de ello, y seguía tomando, luego el espectro pasó a mirar a Borraicho.
“No”, dijo este con firmeza.
“Ella es un problema, y lo sabes”.
Borraicho recordaba el momento, hace ya dos años, cuando la chica recibía su “premio” de la alianza mortal. El traspaso de su espíritu al cuerpo momificado de uno de los antiguos soldados del rey dragón, por suerte para ella, el maestro no pudo soportar ver algo como eso, e intervino con un rápido movimiento, cortando la conexión y devolviéndola a su cuerpo. Lamentablemente no pudo evitar que parte del alma del soldado la impregnara, dejando esa poderosa conexión con su antiguo amo. Además, la Alianza Mortal dio inicio a la búsqueda y captura de ambos, cosa que el Rey Dragón no anuló, causando que no pudiera volver más a su hogar. No muchos igual tenían el valor para intentar capturarlo, por lo cual rara vez se generaba un combate por esa razón.
“Hay una orden de captura sobre nuestras cabezas, su relación con él no ha facilitado que nos encuentren”.
“Él no puede rastrearla, al menos por ahora, pero si controlarla, su presencia cerca nuestro es peligrosa”.
“Confió en ella, no se rendirá, tiene un gran potencial, lo supe desde que la vi luchar en el torneo, podrá superar el control”.
“¿Qué sentido tiene correr tantos riesgos?, que este con nosotros o no es lo mismo, además tal vez sea mejor que este muerta que padeciendo algo como eso”.
“Fue tu culpa que le suceda eso en primer lugar, no sé bien que relación tuviste con el falso tu del torneo, pero su intervención llevó a esto”.
“Sin mi participación en esos eventos, ella hubiera ganado el torneo de todas formas y el resultado sería el mismo. Además, si mi plan hubiera salido como quería, ella solo sería un cadáver enterrado, lo que es mucho mejor que su situación actual”.
Borraicho dirigió su mirada a Li Mei, la chica ya se había dado cuenta que hablaban de ella desde hace un tiempo, pero aun así solo permanecía mirando hacia otro lado.
“No cambiare mi decisión, si me quieres formando parte de esto, debes incluirla”.
Scorpion se irguió, tomando la empuñadura de su arma. Parecía molesto, pero Borraicho seguía con la mirada firme.
“De acuerdo, pero si se genera cualquier situación, aunque sea mínima, en que su presencia pueda causarnos alguna clase de dificultad, la matare frente a tus ojos, ahora vamos”.
Scorpion se dio la vuelta y comenzó a andar.
“¿A dónde?”, preguntó Borraicho que ni siquiera se había levantado.
“A Edenia”.
“¿Edenia?”.
“¿Acaso creías que con nosotros solos sería suficiente?”.

Continuara…
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

kanalla
Campeón MK3
Campeón MK3
Mensajes: 336
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 2

Mensaje por kanalla » Sab, 24 Oct 2015, 05:39

Aunque los detalles canónicos fueron resueltos por interno (cosa poca), la verdad es que la trama es rápida y ligera como se espera de un episodio basado en diálogos. Sería genial conocer algo más del ritual de autodestrucción, creo que fue la parte más llamativa del fic.

Buen capítulo. Motivador.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1657
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 2

Mensaje por Error Macross » Dom, 27 Dic 2015, 20:38

A mas de dos meses del anterior, subo el ultimo capitulo de este año casi seguro, donde daremos inicio una subtrama muy importante. Y si, si piensan que esto no tiene mucho que ver con el verdadero Deception, posiblemente sea verdad. Voy a ver si me pongo las pilas, el año que viene cumplo 10 años de estar en el foro y me parece que es el momento perfecto para terminar este fic, que 10 años no tiene, pero ya debe andar por los 8 desde que lo empece.

El pasado.
Shujinko se movía con gracia. Era rápido y certero. Pero su maestro se movía con aparente torpeza y descuido. Sin embargo, el alumno sabía que esta torpeza era completamente falsa, comprendía hasta el último detalle los movimientos que Borraicho usaba para esquivarlo, y sabía que detrás de esta falsedad, eran calculados al milímetro. No le gustaban, lo desesperaban, sabía que el objetivo era ese, Borraicho ya tenía bien en claro que Shujinko no iba a caer en sus engaños, pero eso no quitaba que no pudiera ponerlo furioso.
Al final, los movimientos, las vueltas y revueltas, terminaron con Borraicho cayendo al suelo de un poderoso puño cargado con energía. Rompió a reír al levantar la cabeza, mientras se levantaba aparatosamente.
“Bravo, Shujinko, bravo”, el maestro se limpiaba el polvo de la ropa, “excelente resultado como siempre. Creo que con esto tu entrenamiento ya está concluido”.
“No”, dijo Shujinko.
“Puedes quedarte, muchos de mis alumnos lo hacen, perfeccionando sus propias técnicas, pero no tengo nada más que enseñarte”.
“Eso no es verdad, no me lo ha enseñado todo”.
“Sí, creo que necesitarías unas clases de modales”.
Shujinko no pudo evitar sentirse avergonzado. Aun así, en el fondo no sentía ningún respeto por su maestro, ni con todos los años que había permanecido entrenando en ese lugar.
“Discúlpeme, maestro, pero no creo que sea verdad que me lo haya enseñado todo”.
“Nunca dije eso, dije que no tengo nada más que enseñarte”.
“¿Por qué?”.
“Cada guerrero debe hacer su propio camino, Shujinko. Y ya es tiempo de que hagas el tuyo”.
“Pero señor, el Mortal Kombat será dentro de unos pocos años, debo estar preparado”.
“Y ya estas más que suficientemente preparado para empezar a entrenar por tu cuenta. Mis enseñanzas son solo una parte. Los mayores logros se consiguen con la experiencia. Recorrer el mundo es lo que debes hacer ahora”.
“¿Acaso tiene miedo de que lo supere?”, a Shujinko le costó decir estas palabras, no quería sonar desafiante, pero Borraicho solo largó una gran carcajada.
“Créeme que esa es la menor de mis preocupaciones, Shujinko. La verdad hace mucho tiempo que espero que un alumno mío me supere, nada me pondría más orgulloso. Y creo que tienes el potencial para lograrlo, pero no podrá ser con mi ayuda. Yo ya recorrí mi camino, y no se lo desearía a nadie, espero que puedas encontrar uno mejor”.
“Claro, se guarda sus mejores técnicas porque sabe que yo podría aprenderlas sin problemas, y eso me haría muy peligroso, ¿verdad?”.
El semblante de Borraicho se volvió oscuro, “¿aprenderlas?, ¿crees que no me he dado cuenta en todos estos años lo que puedes hacer?, no sé que clase de cosa hiciste para obtener algo así, pero ten cuidado, ningún poder viene nunca gratis”.
Borraicho se marchó de la habitación. Shujinko se quedó paralizado hasta que los pasos ya no se escuchaban. De alguna forma lo sabía, no importaba que tan fuerte se hubiera hecho, Borraicho se aseguró de que no fuera lo suficiente como para verse superado. Había descubierto la verdad acerca de lo que Damashi le había entregado. Estaba enojado, había sido demasiado obvio, tantos años copiando lo que todos sus compañeros realizaban, con el tiempo ya ni necesitó recibir los golpes para aprenderlos, su vasta serie de técnicas le permitían cubrir casi cualquier cosa. Pero Borraicho estaba lejos de todo ello, era mucho más poderoso, y no le iba a mostrar más. Pensó en atacarlo por la espalda, forzarlo a usar sus mejores habilidades, pero no podía, no con su nivel actual, seguramente terminaría muerto.
Fue entonces que notó algo que brillaba en la pequeña mesa que se encontraba en uno de los extremos del Dojo. Al acercarse vio un pequeño y curioso medallón dorado con el rostro de Buda tallado en el. Lo había visto otras veces, ese medallón era importante, entregado al maestro por haber salvado una ciudad entera hace mucho tiempo, o haber participado de la firma de un pacto, no estaba seguro, era algo muy antiguo.
“Tómalo”, escuchó una voz. Lentamente se formó la esfera de luz de la cual provenía que Shujinko recordaba.
“Damashi, ha pasado tanto tiempo, nunca te agradecí el poder que me has dado”.
“No hay tiempo, Shujinko, toma el Medallón del Guerrero”.
“No puedo hacer eso, tal vez el maestro lo ha dejado aquí a propósito, para probarme”.
“El ya no es tu maestro, no quiere enseñarte nada más. Tómalo y vámonos, debemos volver al Earthrealm”.
“¿Para que?”.
“El medallón te abrirá puertas, debes ir a los templos Lin Kueis, ahí obtendrás lo que no te han dado aquí, y estarás listo para cumplir tu misión”.
Shujinko dudó unos segundos, pero después su desprecio por Borraicho volvió, y agarró el objeto, nadie lo iba a detener.

El presente.
Scorpion, Borraicho y Li Mei abrieron los ojos, y la oscuridad del Outworld ya no los aplastaba. En vez de eso se encontraban en un gran campo verde, con grandes árboles y hermosas flores. Pequeños animales corrían por el prado, mientras que varios soles iluminaban todo con su bella luz. A lo lejos se veía una blanca y hermosa ciudad, con un gigantesco palacio.
Borraicho inspiró con fuerza, “ah, el aire de Edenia es tan puro como siempre, hace mucho que no lo disfrutaba”.
“No hay tiempo para banalidades”, le interrumpió Scorpion, “debemos ir hacia la fortaleza a hablar con la reina Sindel. Ella nos podrá dar el ejercito que necesitamos”.
“Sé que estás muerto, pero deberías disfrutar de las cosas bellas de la vida”.
No avanzaron demasiado hasta que un grupo de soldados montados a caballo se vieron en el horizonte y los rodearon completamente.
“Saludos, nobles guerreros Edenianos”, dijo Borraicho, “mi rostro es bien conocido en este reino, no creo que necesite presentación. Mis amigos y yo solicitamos una reunión urgente con la gran reina Sindel, hay temas muy importantes que tratar”.
Por un segundo nadie dijo nada, y entonces los soldados desenvainaron sus espadas.
“Por ingreso ilegal al reino, intrusos, todos ustedes son condenados a muerte”.
“Esto sí que es inesperado, ¿verdad?”, le dijo Borraicho a Scorpion.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos: “Engaño”, capitulo 3: “La segunda caída, primera parte”.

La multitud llenaba la plaza central. Los padres colocaban a sus niños en sus hombros para poder ver mejor. La alegría llenaba el corazón de todos, menos de una persona.
Oculta por una capucha oscura, la mujer miraba con detenimiento el balcón, esperando. Finalmente la figura que esperaba apareció, una mujer vestida con un traje azul de cuerpo completo, con una larga capa y muchas joyas y otras ornamentaciones, sus bellos y blancos brazos quedaban al descubierto, mostrando unas manos delicadas y hermosas pulseras. Su pelo totalmente negro formando una coleta tradicional Edeniana. Todo su rostro al descubierto, a excepción de un velo azul cubriendo su boca.
“Los saludo, pueblo de Edenia. Mi pueblo”, dijo con dulzura, y las ovaciones y aplausos llenaron el lugar completamente, mientras un nombre se repetía incansablemente entre los presentes.
“Kitana”.
La mujer oculta entre la muchedumbre, no podía ocultar su furia.
“Ella no es Kitana”, es todo lo que podía pensar Jade.
El discurso no importaba, era un montón de tonterías, solo un gran espectáculo para que la gente la adorara y luego se fueran tranquilos a su casa. Por una vez más se repitió la gigantesca mentira de que la reina Sindel estaba muy enferma y no podría hablar con su pueblo nuevamente, y todos se lo creían, nadie desconfiaba de las palabras de su princesa.
Para Jade igualmente estas grandes manifestaciones le eran muy útiles, le permitían mezclarse entre la gente, y escuchar, no a la supuesta princesa, sino a los guardias que se ubicaban en los flancos, esperando algo que pudiera serle útil.
Lamentablemente, a partir de esta mañana se encontraba sola, podía recordar con dolor los sucesos de unas pocas horas antes.

“Me marcho, y si fueras inteligente, te vendrías conmigo”, le dijo Rain, juntando los escasos víveres que tenía en un improvisado bolso.
“No podemos”.
“Eso es lo que tú crees”.
“Tenemos que salvar a Sindel y a Kitana”.
“Ambas están muertas”.
“No, yo las vi”.
“A Sindel puede ser, pero ya han pasado muchos meses desde ello, pero a Kitana no”.
“Te digo que era Kitana”.
“Debía ser Mileena”.
“No, yo puedo notar la diferencia. Había algo raro, pero ella era Kitana, no esa persona que se aparece en el balcón en su lugar”.
“Cree lo que quieras, no cambia nada”.
“Tenemos que encontrar la forma de salvarlas, Rain. Sé que Tanya es la causante de esto, le hizo algo a Kitana, y luego liberó a Mileena”.
“¿Y de que nos sirve saber eso, Jade?, somos dos solos contra un ejército, nadie siguió fiel a nosotros cuando pusieron precio a nuestras cabezas. Tenemos suerte de que crean que no estamos en la ciudad, sino ya nos hubieran encontrado, pero será cuestión de tiempo de que descubran este lugar. Si Kitana hubiera matado a Mileena en vez de tenerla encerrada, nada de esto hubiera pasado”.
Los túneles secretos de escape de la ciudad, muy pocas personas además de Sindel y Kitana sabían la ubicación de estos. Jade era una de ellas, y solo porque Kitana quiso contárselo, Sindel no lo hubiera querido. La respetaba, pero para ella Jade era un soldado más.
“Rain, no puedo sin ti”, Jade se oía quebrada, y se fue acercando al guerrero, “tarde o temprano abra una oportunidad. Si Sindel sigue sin aparecer, la gente sospechara. Ya se oyen rumores, hace mucho tiempo que la princesa no se saca su velo. Mileena puede simular ser Kitana todo lo que quiera, pero nunca podrá ocultar lo que hay debajo de este”, lentamente Jade tomó la mano izquierda de Rain entre las suyas, “por favor, Rain, te necesito”.
Rain mantuvo la mirada unos segundos, cuando parecía que iba a responder algo, solo miró al costado y corrió la mano alejando a la chica, “no hagas eso, Jade. Ambos sabemos que fue un error. Tus sentimientos son hacia otra persona”, sin mirarla comenzó a avanzar hacia uno de los túneles internos que llevaban hacia el exterior, “esta etapa de buen soldado ya terminó para mi, fue divertido, pero ya va siendo tiempo de que encuentre otras cosas mejores”, la voz sonaba mucho más frágil de lo que quería simular, y finalmente se marchó, dejando a Jade completamente sola.


Rain se había ido, y ella tenía la culpa, se había sentido usado. Si siendo dos era una locura intentar algo, ella sola era algo peor.
Los gritos de euforia de la gente la sacaron de su estupor, y lo que vio en el balcón la dejó pasmada.
Con el rostro claramente cansado y débil, y largando una tos de vez en cuando, se encontraba Sindel, saludando a su pueblo. Su voz era baja, pero se llegaba a escuchar, y su sonrisa aunque medio temblorosa, alegraba a todos. Cuando estuvo a punto de caerse, su supuesta hija la sostuvo. Jade notó la furia que Sindel parecía guardarse detrás de esa falsa sonrisa, pero nadie más se daba cuenta, estaban en éxtasis por la presencia de su tan extrañada reina, y ese hermoso abrazo de protección que la falsa princesa le daba.
Jade no podía soportar seguir viendo eso, así que se preparó para irse, pero entonces escuchó a unos soldados hablando por lo bajo cerca de uno de los muros del palacio.
Las palabras eran difíciles de entender, pero hablaban de un grupo de guerreros misteriosos aparecidos fuera de la ciudad, y que uno de ellos era el Maestro Borraicho.

Borraicho, Scorpion y Li Mei avanzaban con cierto cuidado entre los arboles
“Deberíamos haberlos matado a todos”, dijo Scorpion no pudiendo ocultar su furia.
“Eran soldados cumpliendo órdenes”, le contestó Borraicho.
“Eso no te detuvo en la posada donde los encontré”.
“Mi rostro es buscado por todo el Outworld, un reino plagado de mentirosos y traicioneros. Aquí es diferente”.
“Dentro de poco el rostro de los tres será buscado aquí tambien”.
Finalmente Borraicho se detuvo, se agachó, y corrió unas pequeñas matas de pasto, hasta encontrar una pequeña compuerta.
“Al fin, tenía miedo de que ya no existiera”.
“¿Qué es eso?”, le preguntó Scorpion.
“Uno de los túneles de ingreso a la ciudad, muy pocos saben de su existencia, estaremos a salvo en ellos, y podremos intentar entender que está pasando aquí”.
Los tres bajaron por el túnel, cerrando el camino detrás. La red se volvía muy compleja a continuación, repleta de caminos que no llevaban a ningún lado, trampas y bifurcaciones. Pero Borraicho parecía conocer el camino.
“No sé si sería conveniente llegar hasta el palacio sin tener una idea de que está pasando primero, aunque siempre es una opción”, comentó Borraicho.
“¿Cómo sabes todo este camino?”.
“Hace mucho tiempo ayude a la unificación de Edenia bajo el mandato del rey Jerrod. No digo que mi participación fuera vital para que el pacto se concretara, pero siendo una figura respetada ayudé un poco al mismo, y como pago el Rey me indico la existencia de estos caminos”.
“Veo que tenias una gran relación con los Edenianos, me sorprende que no hayas evitado su caída”.
“Ir en contra de mi Reino hubiera significado mi final, no hubiera podido marcar una diferencia ni en el Mortal Kombat ni en la guerra resultante, y Kanh hubiera hecho todo lo necesario para acabar con mi vida”.
“Así que fue por miedo”.
Borraicho no contestó, cuando entonces un sonido llamo su atención, “alguien viene”.
Todos se pusieron en guardia a medida que los pasos se hacían más notorios, cuando ya estaban más cerca, Scorpion se teletransportó aunque Borraicho intentó detenerlo.
Jade se cubrió rápidamente del golpe del espectro y se quedó extrañada al verlo, “¿tu aquí?”.
Scorpion desenvainó su espada, “Jade, que raro verte sola, pero no creas que me confiare por eso”.
Borraicho llegó a una velocidad sorprendente, y se colocó en el medio de ambos. Entonces Jade abandonó su posición de combate y se arrodilló.
“Gran maestro Borraicho, entonces es verdad que está aquí”.
“Levántate, guerrera Edeniana, y cuéntanos que no es lo que acontece en tu reino”.
“Síganme, y les explicare”.

Jade preparó un guisado muy poco sustancioso, y les sirvió un cuenco a Borraicho y a Li Mei, Scorpion permanecía erguido y con los brazos cruzados. Ni se molestó en ofrecerle, ya sabía que él no necesitaba comer.
“Me alegra mucho saber que han venido aquí. Tiempos grises pasan para la bella Edenia. Alguien ha tomado control del reino, y ha cambiado todo”.
“Explícanos”.
“Mileena fue liberada de su encierro, y se hace pasar por Kitana para calmar a las masas. No sé si es verdad, pero según sus palabras la Alianza Mortal está muerta y el reino tiene el control sobre el Outworld. Gran cantidad de tropas fueron enviadas, casi todos soldados sin nadie que pregunte por ellos. De vez en cuando llegan buenas noticias”.
“Falsas”, habla Borraicho, “es verdad que la Alianza Mortal ha muerto, pero el Outworld no se encuentra en poder de ningún contingente Edeniano. Esos soldados deben estar muertos”.
“Lo sospechaba, pero nadie más lo hace. Todos esperaban la paz definitiva, y ahora la abrazan con felicidad. El ejército está muy reducido y casi no ingresan reclutas nuevos, estamos vulnerables a cualquier ataque externo”.
“Ya veo, ¿y que hay de la Reina Sindel?”.
“Hasta hoy a la mañana nadie la había visto desde el supuesto regreso de Kitana. De alguna forma se que la están manejando, saben que la necesitan o la gente sospecharía, deben estar usando a la verdadera Kitana para ello”.
“Kitana está muerta” interrumpió Scorpion, “asesinada por la Alianza Mortal”.
“No”, gritó Jade, “eso no puede ser verdad, yo la vi, sé que no era Mileena, sé que no lo era”.

Jade recuerda ese momento, cuando con alegría fue a recibir a Kitana, todos la esperaban desde su marcha. Aparentemente la princesa había querido descansar y se había dirigido directamente a sus aposentos, pero Jade sabia que tendría tiempo para ella.
Al ingresar a la habitación, la vio sentada en su cama, aun con su ropa de guerrera puesta. Y fue entonces que todo se volvió una pesadilla.
Kitana respiraba, y de vez en cuando pestañeaba, pero nada más indicaba que hubiera vida allí. Sus ojos se encontraban perdidos, mirando a la nada. Jade le habló, pero no reaccionaba. Intentó acercar su mano para tocarla, cuando entonces recibió un impacto en su cuerpo que la arrojó hacia atrás. Al levantarse vio a Sindel, que no paraba de llorar, mientras le pedía perdón. Jade no entendía nada, y entonces en la oscuridad, creyó ver un rostro que odiaba, pero no tuvo tiempo para confirmarlo. Un grito sónico de su reina la envió hacia atrás, cayendo por una ventana. Solo su gran entrenamiento le permitió amortiguar su caída y sobrevivir.
Los siguientes meses fueron una locura, no fue la única que fue atacada, otros soldados importantes sufrieron lo mismo. Solamente ella y Rain lograron escapar a un destino fatal. Ocultos en los túneles, se mantuvieron robando para comer. Al principio fue peligroso, hasta que la gente comenzó a olvidarse de ellos, pensando que se habían marchado lejos. Por suerte pocas personas conocían el rostro de Rain debajo de su máscara. Pero por más que lo intentaban, no podían hacer nada para cambiar esto.


“Sé que la vi, se que era Kitana. Esta en algún lado. Todo esto es culpa de Tanya”.
“¿Tanya?”, preguntó Borraicho.
“Esa maldita traidora, Mileena no pudo escaparse sola, debió haberla sacado, de alguna forma controló a Kitana, y Sindel está a su merced, yo la vi, se que la vi, estaba allí con ellas, en las sombras”.
Jade se estaba quebrando, Borraicho puso su mano en el hombro de la chica.
“Nos vamos”, dijo Scorpion.
“¿Qué?”, se sobresaltó Jade.
“Este viaje fue una completa pérdida de tiempo, hubiera sido más útil ir al Earthrealm, pero ya es tarde, debemos encontrar la manera de vencer a Onaga solos”.
“¿De que hablas?”.
“Maestro Borraicho, Li Mei, vámonos. Tú si quieres puedes venir, Jade. Podrías sernos útil”.
“No, no me iré”, Jade se levantó, “Kitana y Sindel me necesitan. El reino me necesita”.
“De acuerdo, quédate aquí entonces si lo deseas”.
“No, ustedes no se irán”, Jade tomó una jabalina y se puso en posición de combate, “Scorpion, te desafío a un combate, si ganas, iré con ustedes, pero si yo gano, me ayudaran a salvar Edenia”.
Scorpion la observó con detenimiento, y entonces, como si fuera una respuesta, su espada se cubrió de llamas.

Continuara…

Avance: Scorpion vs Jade, y ademas, Sub Zero (en cierta forma).
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
maxi new sub-zero
Campeón
Campeón
Mensajes: 1155
Registrado: Vie, 21 Ene 2005, 21:37
Ubicación: Cordoba, Argentina

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 3

Mensaje por maxi new sub-zero » Sab, 16 Ene 2016, 19:55

Ya me lei estos dos ultimos capitulos. Me parece interesante como te desvias de la historia, o mas bien la rellenas con otros hechos. Lo unico que encuentro raro es a Bo' Rai Cho, como que cambia de actitud constantemente, y no logro caracterizarlp como alguien serio, si no mas bien como alguien que incluso en el peor de los tiempos es super jovial.

Mas allá de eso lindos capitulos de pre ambulos. Imagino que, teniendo tantas historias en este juego, puede que esta sea una temporada larga!

Que lastima que ya no publiques este fic en fanfiction.net. es mucho mas facil leerlos desde la app que tienen para celulares!

Saludos! Y ansío leer el proximo capitulo!
I am a mortal

I am a warrior

I am a thief and an assassin

I am a Lin Kuei

I am Sub-Zero

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Loto Blanco
Loto Blanco
Mensajes: 366
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 3

Mensaje por The Shaolin Nun » Dom, 17 Ene 2016, 08:44

He leído los dos episodios que tenía pendientes. Hace un buen tiempo que no pasaba por acá D:

Estuvo entretenido lo que pasó en Edenia, me gustó lo de Sindel estando en mal estado, pero aún así conviviendo con la gente. También me agradó la explicación de Bo' Rai Cho, acerca de cómo conocía los caminos secretos (esos que le indicó Jerrod en tiempo spasados). Otra de las cosas que me gustaron, fue lo de los dioses, o sea, qué pasa con ellos si mueren o son asesinados, etc. Muy buena explicación.

Ahora Jade ha desafiado a Scorpion, me pregunto quién resultará ganador. Ambas situaciones que propuso Jade suenan interesantes (:think)
Future is coming from the past - Who is first and who is last?

Imagen

kanalla
Campeón MK3
Campeón MK3
Mensajes: 336
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 3

Mensaje por kanalla » Jue, 21 Ene 2016, 00:46

Es llamativa la forma con la que juegas con el tiempo. De hecho, no perderse dentro de la continuidad de este fic es casi todo un logro. El diálogo entre Shujinko y Bo Rai Cho cumple y es lo más destacado del relato, puesto de verdad quedó como una conversación tensa entre personajes que demostraban cómo son. De ahí para abajo, medio predecible aunque de muy cuidadas líneas excepto por una parte que me llamó la atención:

Si Kitana hubiera matado a Mileena en vez de tenerla encerrada
A propósito o accidental, fue una buena jugada. Ese detalle quedó preciso para el diálogo y es genial porque es canónico. Y también sirvió para obviar a tu Scorpion salido de contexto.

Atento al siguiente. Ñam.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1657
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: Engaño, capitulo 3

Mensaje por Error Macross » Mié, 27 Ene 2016, 04:43

En cierta forma se cumplio un mes dese el capitulo anterior, pero aqui estamos con una nueva actualizacion para esto.
Lo de Fan Fiction.net fue cuestion de paja que otra cosa, pero por ahora no me veo subiendo este fic alli, tal vez despues de terminarlo vea que haga, lo que pasa es que no sabia bien como meter "los otros" alli.



El pasado:

Shujinko corría entre los oscuros y siniestros arboles. Le costaba respirar cada vez más. El lugar era escaso de luz y el aire se encontraba viciado. Los copos de nieve que caían no eran muchos, pero el frio era notorio y penetraba en la piel con dureza. Había aprendido a soportarlo como nunca antes, pero aun así era demasiado. Escondido detrás de una roca, aguzó el oído, intentando escuchar a su oponente. No podía calentarse con su energía interna, eso llamaría la atención de alguna forma. Tenía que terminarlo todo lo más rápido posible.
Un ruido de una rama casi imperceptible activó su mente y reaccionó a una velocidad sorprendente. Una gran cantidad de hielo salió propulsada de sus manos, pero lo único que congeló fue un gran árbol. Lo siguiente que sintió es que estaba en el suelo con un cuchillo en el cuello.
“Y has muerto”.

Su maestro se sentó en una roca, sacándose su máscara, mostrando un rostro de cicatrices muy antiguas, mandíbula cuadrada y pelo grisáceo. Pero se veía joven pese a ese color.
“Sé lo que piensas, Shujinko”, le dijo sin dudas, “que has fallado, pero no fue un fallo tan notorio como crees, muy pocos miembros del Lin Kuei podrían haberte vencido de la forma que yo lo hice”.
Shujinko había crecido en los años desde que los Lin Kuei le habían permitido el ingreso a su templo, al exhibir el medallón del guerrero que le había robado a Borraicho. Si sabían que lo había robado o pensaban que lo había obtenido como regalo, no hacia la diferencia, ambas posibilidades demostraban valor y poder. Su rostro se veía más duro, y su actitud más calmada, como el hielo que había aprendido a manejar.
“Lo sé, maestro, pero muchos enemigos que tendré en el futuro seguramente tambien podrían”.
“Tal vez, pero yo ya he terminado de entrenarte”, Shujinko se sorprendió al escuchar eso, pero no dijo nada, por alguna razón nunca había tratado a Sub Zero de la misma forma que a Borraicho, se sentía diferente frente a este, “se que Borraicho te habrá dicho lo mismo. Y no sé que razones tendrá el, pero yo seré claro. No quiero enseñarte a matarme”.
“Maestro, sabe que yo nunca lo atacare”.
Sub Zero sonrió, “la vida muchas veces te da sorpresas. No creas que no me di cuenta de tu pequeño truco”, Shujinko esta vez no pudo evitar la sorpresa, “eres demasiado obvio, Shujinko. Deberás tener cuidado de ahora en más, creo que con lo que has aprendido, no necesitaras usar las técnicas ni bien las copias, y tienes tantas que podrás combinarlas sin que tus rivales se den cuenta de que no son cosa tuya. No sé cómo has obtenido un poder tan grande, pero sé que hay alguna razón detrás de todo ello. Y si alguna vez llego a estar en tu camino, quiero estar seguro de que al menos no me mataras con algo que me has copiado”.
“Discúlpeme si se ha sentido engañado, maestro”.
Sub Zero volvió a sonreír, y miró hacia el cielo, “sabes, Shujinko. Todo el mundo siempre busca dejar una huella en este mundo, conseguir algo. Pero por alguna razón todos tienden a cambiar lo que uno deja”.
“No lo entiendo, señor”.
“En este momento, mi padre, mi antecesor como Sub Zero, tiene una estatua en el medio del templo, considerado el más grande Lin Kuei de todos los tiempos. La has visto”.
“Si, su honorable padre”.
“Si, y supongo que abras escuchado los rumores de que cuando yo muera la reemplazaran por una estatua mía aun mas grande”.
“No sé si deba hablar de eso con usted”.
“No soy un idiota, Shujinko, no se me puede ocultar eso. Sé que han dicho que he superado a mi padre, de la misma manera que él lo hizo con el suyo, y así. Cada Sub Zero ha superado a su antecesor y ha sido reconocido como el más grande Lin Kuei de la historia”.
“Todo un honor”.
“Si fuera verdad. Yo no soy mejor que mi padre, lo sé, lo viví, no llego a lo que él fue, y el tampoco fue mejor que el suyo. Me lo contó. Pero cuando pasan los años, la gente quiere transformar a los recuerdos en algo más de lo que son. Por eso nunca alguien me dirá en vida que soy el más grande Lin Kuei de todos los tiempos, pero cuando muera si lo harán. Y yo sé que es una mentira. Y sé que seré recordado por eso por mucho tiempo”, Sub Zero mira al cielo, mientras los copos de nieve siguen cayendo, “tengo dos hijos, Shujinko, uno ha nacido hace muy poco tiempo, el otro ya tiene algunos años. Cuando veo sus ojos, veo lo que mi padre vio en mí seguramente toda su vida. Alguien que nunca lo iba a superar. Y sé que en algún momento, alguno de ellos será considerado mejor que yo, aunque no lo sean. O algún otro miembro del Lin Kuei, si llega realmente a hacer algo importante. Y que seguirá siendo así, mientras los Lin Kuei se pudren más y mas dejando de ser lo que en su momento fueron. La grandeza de nuestros actos es cada vez más sucia e impura, y lo seguirá siendo”.
“Maestro, los Lin Kuei aun siguen siendo respetados en gran parte del mundo”.
“Y no sé si merecemos ese respeto. Pero no te preocupes, Shujinko. Tu eres distinto”.
“¿Por qué lo dices?”
“Lo noto en ti, tu mirada es diferente. Sé que tienes alguna gran misión. Algo tan importante detrás que podría definir el destino del mundo. Tu poder así lo dice, nunca nadie fuera de mi familia ha logrado dominar el poder Kori de verdad. Si obtener algo de control del hielo y el frio, pero nunca a tan alto nivel como tú. Vas a lograr algo grande, Shujinko, lo sé. Y eso se que es una huella que dejaré y nunca será vista como más de lo que es”.
“Gracias, maestro”.
“Pero aun así nuestro entrenamiento terminó, puedes quedarte aquí todo lo que quieras, pero ya no como un alumno. Sino como un verdadero Lin Kuei, un compañero mío. Sé que me superaras algún día, y cumplirás tu cometido. Y recuerda esto, Shujinko. Tal vez Borraicho te enseñó a ganar tus peleas. Pero yo te enseñé algo que tal vez sea mucho más importante para ti si realmente te importa lograr tus cometidos. Te enseñé a no perder. No te olvides de eso”.
Shujinko hizo una reverencia, y entonces se escuchó una puerta abrirse detrás de ellos. Un joven Lin Kuei ingresaba al bosque del templo.
“Maestro Sub Zero, una misión muy importante le aguarda”, dijo, se lo oía preocupado.
“No has tocado a la puerta, podríamos haber estado entrenando”.
“Lo, lo siento, señor, pero es que la misión es importante…, y me manda el gran maestro, y…, y…”.
“¿Ves lo que te digo, Shujinko?”, le dice Sub Zero a su alumno, “mi recuerdo solo servirá para asustar a los jóvenes”, luego se dirige al otro sujeto, “tranquilo, y dime de que se trata”.
“Un misterioso objeto místico ha sido detectado en las montañas, parece que un grupo minero estaba realizando una excavación y ahora las emanaciones ya pueden sentirse. Los Shirai Ryu parecen haberlo detectado tambien y han mandado un destacamento. El Gran Maestro quiere mandar un grupo de guerreros como señuelo, para que usted tome el objeto mientras el combate se realiza”.
“Ya veo, dile al Gran Maestro que dirigiré al grupo de guerreros”.
“Pero señor, el Gran Maestro prefiere que con sus habilidades obtenga el objeto”.
“¿Te atreves a desafiarme?”.
“No, no, claro que no, señor”.
“Bien, mi alumno ira a por el objeto, si los Shirai Ryu me ven al frente, sospecharan menos de la treta”.
“Maestro…”, habló Shujinko, con duda en su voz.
“Confió plenamente en ti, Shujinko, es el momento que demuestres el nivel que un Lin Kuei puede tener”.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “Engaño” capitulo 4: “La segunda caída, Interludio, Todo lo que hago es por ella”.

El presente:

Scorpion observa con detenimiento a la chica, no ve duda en su rostro, y su corazón no late apresuradamente. Es una guerrera, y se le nota en cada detalle. Pero el no va a realizar el primer movimiento, porque la ha visto en combate, y sabe lo que puede resultar si lo hace.
Jade sabe que no puede quedarse allí para siempre, esperando, Scorpion no siente la batalla de la misma forma que ella, no correrá riesgos innecesarios. Entonces salta con su jabalina al combate.
El espectro la frena sin problemas usando la espada. Jade no espera más tiempo y realiza una patada en el abdomen logrando que se doble. Luego da un giro para golpear con su arma en el rostro del lado que no está la espada, pero Scorpion le toma la jabalina con su mano. Con un rápido movimiento levanta a la chica y la arroja con arma y todo contra una mesa, destrozándola al completo.
La chica se levanta con dolor, eso fue muy rápido, Scorpion está más fuerte que antes. Sabe que la espada y la armadura que porta son nuevas, si la causa es la segunda estará en problemas, pero si es lo primero lo que alimenta el poder del espectro, podrá obtener una ventaja sacándosela. Su cuerpo comienza a arder, y su velocidad se aumenta enormemente cuando va hacia Scorpion. Este esperaba una técnica así y se teletransporta del otro lado de la chica para atacarla por la espalda. Pero antes de poder hacer nada, recibe un jabalinazo en la mano por parte de la chica que se da vuelta rápidamente, y suelta su espada. Tras lo cual una patada en el rostro lo arroja hacia atrás cayendo al suelo.
Jade no se toma más tiempo y continúa con su ataque rápidamente con su arma, pero Scorpion saca su Spear con su mano derecha, agarrando la espada, atrayéndola hacia él, y con un repentino movimiento. Se levanta y corta la jabalina en dos.
“Lo suponía, esta no es tu verdadera arma, Jade, por eso no forcejeaste contra mi espada antes, sabias que no resistiría”.
Jade no responde, y solo arroja el pedazo de jabalina que quedó en sus manos, Scorpion lo bloquea, pero la chica rápidamente arroja el que quedó en el suelo, y ese atraviesa en el costado al espectro, pasándolo de lado a lado. La herida comienza a sanar rápidamente, pero Jade no le dará tiempo. Aunque no tenga arma, corre con su cuerpo ardiendo hacia el espectro, que levanta su espada dispuesto a dar el golpe final.
Posteriormente Jade siente un empujón, y cae al suelo hacia atrás.
Borraicho se encuentra en el medio de los dos, con ambas manos levantadas, la que usó para empujar a Jade, y otra con la que frena la espada de Scorpion. Ambas parecen estar quemadas, pero sanan rápidamente.
“¿Qué haces Borraicho?”, le recrimina Scorpion.
“Creo que este pequeño entrenamiento ya ha durado demasiado. El resultado hubiera sido que alguno de los dos muriera o quedara imposibilitado para seguir, y creo que a nadie le gustaría eso”.
“Maestro Borraicho”, se levanta Jade, “por favor, no puedo dejar Edenia”.
“Y no lo harás, te ayudaremos”.
“No, eso solo seria perder el tiempo, nuestra misión es más importante”, dice Scorpion con furia.
“Tú mismo dijiste que sin el ejercito Edeniano de nuestro lado estaríamos en desventaja. Ayudaremos a Jade a liberar el reino. Y ahí tendremos la ventaja que esperabas contra el Rey Dragón. Y si fracasamos, no sé que esperanza de triunfo piensas que tendríamos en el Outworld”.
Scorpion se mantiene firme, con la vista fija en Borraicho que aunque se mantiene serio, no parece tensionado en lo más mínimo.
“Puedes irte si quieres”, dice Borraicho, “pero Li Mei y yo nos quedamos a ayudar a Jade”.
“De acuerdo”, dice finalmente Scorpion resignado, “iremos en esa misión suicida”.
Jade se acerca a Borraicho, “muchas gracias, maestro”.
“No me lo agradezcas, Jade, cuento contigo para luchar por el Outworld luego”.
“Se lo prometo”.
Borraicho sonríe, pero luego mira a Li Mei. Edenia no está ayudando a la chica a sentir menos la oscuridad que la consume. Si sus suposiciones son ciertas, la mano de Onaga no esta tan lejos como parece.

Continuara…


Avance: La liberacion de Edenia, y Shujinko se enfrenta a.... ¿Los Shirai Ryu?
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Responder