Faction Tales: Special Forces

Muestra aquí tus creaciones literarias: historias o relatos
Responder
Avatar de Usuario
Evil_Konan
Campeón
Campeón
Mensajes: 259
Registrado: Vie, 28 Ene 2005, 17:10

Faction Tales: Special Forces

Mensaje por Evil_Konan » Mar, 21 Abr 2015, 04:25

Introducción:

Bueno aquí un proyecto fic mío basado en el Universo MK. En esta ocasión se trata de relatos protagonizados o con principal referencia a las Fuerzas Especiales. En otros hilos dedicaré relatos a las otras facciones basadas en las presentes en MKX, aunque no escatimo de crear hilos para los de Shiray Ryu o Red Dragon, el tiempo dirá. Por lo pronto le toca el turno a los militares defensores de la Tierra. Serán relatos cortos protagonizados por personajes de creación propia pero habrá menciones y presencia tanto a los personajes oficiales de las SF tales como Sonya, Jax y sus respectivas hijas como de otras facciones. Con el primer relato El Impostor, presento al teniente James Spartan, un ingeniero militar que participa en operaciones de campo manejando a drones con un implante de su cerebro, tal personaje se enfrenta varias cuestiones como su propia humanidad al sentirse más cercanos a las maquinas y sobretodo al bien que supuestamente hace las SF y es que, si me conocéis, no suelo pintar las cosas de color rosa. Las SF será una facción con todo lo bueno y lo malo que puede tener y es que lo que es héroes para algunos, para otros...

EL INGENIERO.

Xiwang, China. 12:00 AM Hora Zulú.

Los objetivos continuaban su paso por las humeantes callejuelas de la moribunda Xiwang, ajenos a los ojos tecnificados que los observaba desde las alturas. A su alrededor todo indicaba que la ciudad estaba en camino de convertirse en un fantasma de lo que era, la guerra contra el Outworld la había herido de muerte con centenares de cuchillas tarkatanas y el fuego de una escuadra de dragones y aunque el ejército chino, apoyado por los guerreros shaolin, había repelido su ataque, Xiwang no tenía salvación. Los daños alcanzaban cuotas irreversibles, las victimas mortales se contaban por miles y las pocas familias que quedaban emprendía su viaje a un futuro incierto mientras se combatía en todas partes. Los encapuchados caminaban como indiferentes a este caos, había huerfanos llorando en la oscuridad de los callejones y bandas de amorales saqueadores vaciando hogares abandonados para tener material en el mercado negro. En un momento dado, el que encabezaba la marcha paró en seco y miró a su alrededor, los otros le imitaron y susurraban entre ellos. Buscaban algo que le ha llamado la atención al líder o alguien. El ruido del caótico ambiente no dejaba que los micrófonos de la maquina espía registrara los susurros, tan solo podía grabar las imágenes y enviarlas a un receptor implantado en el cerebro del Teniente Spartan a dos millas de allí. A su vez, Spartan lo transmitía al monitor de su ordenador portátil a la vista de sus compañeros y superiores.

- ¿Que hacen?- preguntó la sargento Hanna Blake- ¿Han descubierto al dron?
- Muy improbable- respondió Spartan con los ojos cerrados para ver lo que veía la maquina que gobernaba- El sistema de camuflaje no ha fallado y está en modo sigilo. Debe ser alguien del callejón.
- Recuerda que es un... hechicero- dijo el veterano capitán Lee- Igual puede detectar la maquina con magia o algún sexto sentido.
- El dron solamente es una maquina. Los hechiceros son capaces de detectar almas humanas.- aclaró Spartan.
- Una maquina que está ligada a tu cerebro y tú tienes alma... en principio.
- Muy graciosa, sargento- Spartan seguía creyendo improbable que estuvieran buscando al dron pero aún así decidió ordenarle que gane altura a medida que aumentara el zoom de su cámara.

En el monitor los encapuchados seguían buscando con la mirada y susurrando entre ellos. De pronto el líder miró hacía arriba pero no al dron invisible sino a las ventanas de cristales rotos. En busca de sombras sospechosas.

- Creo que creen que alguien los sigue pero dudo que se trate de nosotros...
- Han emprendido la marcha. No los pierda, teniente.

El teniente ordenó al dron que los siguiera. El implante de su cerebro le permitía transmitir su voluntad a distancia con los drones y otras maquinas designadas para él por las SF. Era tecnología experimental, convirtiendo las señales eléctricas del cerebro en un lenguaje para robots con lo cual las maquinas respondían más rápidos y precisos. A su vez estas podían enviar archivos de audio y video a su implante y este lo traduciría en señales eléctricas del cerebro. Sería algo así como la telepatía con maquinas. James Spartan se presentó voluntario para la operación tiempo después de sobrevivir de milagro de un disparo en la cabeza por un francotirador de los Dragones Negros, la perdida de hueso y masa cerebral facilitó mucho la operación. Tras la cual le reconstruyeron parte de la cabeza con prótesis calcadas a sus rasgos originales. Prácticamente no había cambiado nada salvo por una luz parpadeante que se ve en su nuca y que ahora es más frío e introvertido de lo habitual en él.

Al cerrar los ojos veía con más claridad lo que captaba el dron que se hallaba tan lejos de él y al concentrarse podía pilotar el dron con la mente, la lastima es que no sentía como si estuviese volando. Siguió a los objetivos hasta llegar a un hangar donde les aguardaba en la puerta otros encapuchados. Pensó en que quería oírlos pero había mucho ruido de viento al estar tan alto, ordenó que descendiera lentamente y los micrófonos alcanzaron a registrar:

- ...todo está preparado, maestro...
-bien... empecemos de inmediato...

- Bien- dijo el capitán hablando por radio con el Mayor Briggs- A la orden, señor. Cambio y corto.- apagó la radio y miró a sus hombres- Tenemos luz verde. Vamos allá, muchachos.

Los militares salieron de la tienda de campaña del capitán y atravesaron el campamento sanitario abarrotado de victimas de la guerra. Los enfermeros y otros militares se apartaban de su camino sorprendidos de encontrarse con miembros de las Special Forces en aquel lugar. Estos eran una docena de la élite de un ejército que empezó por defender los intereses de los Estados Unidos y acabó ampliándose al mundo entero para defenderlo de los enemigos de otras realidades. Todos subieron a un vasto vehículo blindado y comenzó la marcha hacía el lugar donde se hallaban los objetivos. Spartan seguía manipulando al dron espía mientras activaba los otros drones para que le acompañasen. Aquellas maquinas eran modelos algo más pequeños que los habituales pero eran más ágiles y precisos, la mente de Spartan podía ordenar a dos o tres a la vez pero era más eficaz transmitir las órdenes concentrándose en uno tras uno, la IA de las maquinas harían el resto sin ayuda de más control remoto.

- Escuchad bien- ordenó el capitán al resto- Nuestro objetivo es este- señaló un rostro oriental de larga cabellera negra que los observaba inexpresivo desde la pantalla de un monitor- Yao Murán, según los informes es un hechicero, discípulo de Shang Tsung, uno de los lugartenientes del Emperador que nos invade. Las órdenes son capturarlo con vida para su interrogatorio. Los demás sujetos son su escolta personal, si presenta resistencia u hostilidad proceded a su eliminación. Si Yao Murán hace imposible su captura eliminadlo también.
- ¿Como se combate a un hechicero, señor?- preguntó el sargento Reyes- Él usará magia...
- Como a cualquier enemigo, sargento. La magia es un arma que necesita voluntad para usarse … noquear al objetivo y no podrá emplearla. Usad los taser o cualquier modo de hacerle perder el conocimiento. Es humano a fin de cuentas.
- Yo podría encargarme de ello- dijo Spartan- el dron 2 va equipado con armamento no letal y camuflaje.
- Es más divertido el modo tradicional, señor Tekunin.

El que habló era el sargento Rock, una mole de músculos con el pelo teñido de rojo. Uno de los miembros más brutales y camorristas de la unidad pero un excelente soldado. Solía meterse con Spartan aunque fuera un superior, el carácter habitualmente introvertido e indiferente le hacía diana de muchos motes y burlas dichas a sus espaldas e incluso a la cara. Primero era cuatro-ojos por el uso de las gafas, pincha-teclas por que era más bien informático que soldado y ahora les ha dado por llamarlo Tekunin en referencia a un clan compuesto de ciborgs, el motivo es que Spartan a veces habla con las maquinas y cada vez lo hace con más frecuencia que con las personas. Esto lleva a pensar que él quiere ser un ciborg como los Lin Kuei pero él nunca había dicho nada al respecto.

- Tu método tradicional casi jodió una operación de varios meses, Rock- respondió Hanna en defensa del teniente.
- ¡Basta ya!- ordenó el capitán- Concentraos en la operación. Spartan tu nos apoyarás en la retaguardia y si tiene ocasión de neutralizar al objetivo aprovechala pero la prioridad es asegurar la zona.
- Entendido, señor.
- ¡Ya llegamos al punto de encuentro!- informó el conductor por megafonía.

El vehiculo frenó y los soldados se pusieron los cascos de combate y quitaron los seguros de sus armas. El capitán encabezó la marcha al exterior y se dirigieron al hangar donde habían desaparecido los encapuchados. Lo habían cerrado a cal y canto por lo que Reyes procedió a colocar un pequeño explosivo en la puerta. Mientras una segunda unidad rodeó el edificio en busca de la salida trasera, al informar que lo encontraron, contaron hasta tres y detonaron los explosivos. La redada fue coordinada como hicieron miles de veces en maniobras y simulacros, aprovecharon la confusión del estallido para situarse en formación de tiro contra los objetivos, todo eso pasaba muy rápido, al segundo de que se aclararan la vista a la oscuridad del recinto se encontraron con una escena que no esperaban.

Yao Murán estaba allí, junto a él había lo que parecía una familia china aterrada. En el centro de la estancia, iluminada por un centenera de cirios, había un pentagrama dibujado con polvo blanco en el suelo y en centro yacía una muchacha empapada en sudor que jadeaba con una voz tenebrosa y animal. Los encapuchados rodeaban a la niña con espadas en las manos, estaban cantando un cántico antes de que las puertas volasen y se volvieron sorprendidos hacía los soldados.

- ¡Tiren las armas!- ordenaron los militares en chino- ¡Al suelo!
- ¡Alto, no lo hagáis!- gritó Yao Murán- ¡Por los Dioses Ancianos, marchaos de aquí ahora mismo!
- ¡Buenas, señor Murán!- saludó Rock tras acercarse a él y golpearle en la cabeza con la culata de su rifle- Método tradicional.

El hechicero cayó al suelo, los ancianos y niños que habían allí corrieron a socorrerle asustados pero eran apartados a patadas por Rock y los demás... los guardias entonces blandieron su espadas.

- ¡Último aviso!- gritó Reyes- ¡Tiren las armas!

Para su sorpresa no atacaron a los militares sino que se dirigían a la muchacha para acabar con ella. Pero no llegaron a tocarla, el fuego de las SF los hicieron trizas con precisión letal.

- ¿Que demonios ha pasado? ¿Iban...?- preguntó Rock.

Entonces la niña empezó a retorcerse y a hincharse donde estaba. Sus ojos brillaban de rojo y se delicado vestido empezó a rasgarse. Los soldados habían visto de todo hasta entonces, tarkatanos y shokan incluidos, pero aquello era nuevo y horrible. La piel bronceada se volvió pálida y bulbosa, aumentó de tamaño hasta tener más de cien kilos en un par de segundos, se levantó convertida en un monstruo deforme, con el aspecto de un muerto viviente pero con la fisionomía de un simio, de piernas cortas torso hinchado y brazos muy largos rematados en garras. Nada más levantarse destripó de un zarpazo a uno de los soldados.

- ¡Fuego a esa cosa!- ordenó el Capitán.

Las armas atronaron pero la bestia demoníaca se defendió lazando un aullido brutal que siguió a una especie de onda expansiva que derribó a todos los presentes y los dejó noqueados. Spartan y Hanna estaban fuera y se salvaron del choque. El teniente ordenó a la sargento que pidiera refuerzos por radio y entró con sus drones al hangar. El demonio, un oni como lo llamaban los lugareños estaba devorando las entrañas de una soldado que agonizaba a sus pies. Los intestinos colgaban en trizas en sus garras y se aseguraba que la mujer los viera antes engullirlos, aquel destino les deparaba a los otros. Spartan disparó su fusil apuntando al pecho de la bestia, pero no parecía hacer mella en toda aquella masa de podredumbre, uno de los brazos del oni golpeó y alcanzó a destrozar el fusil con las zarpas. Spartan tuvo que agacharse y rodar por el suelo para evitar el segundo golpe que por poco lo decapita.

- ¿El rezagado quiere jugar?- dijo la bestia.

Spartan fue a coger el fusil de uno de los caídos pero este fue pisado por el oni. Era mucho más rápido de lo que parecía. Sintió que las garras de una de sus manos le agarraban del hombro y era lanzado contra la pared. Sintió que el mundo le daba vueltas pero luchó por no perder el conocimiento, de hacerlo acabaría como la soldado Nelson. De nuevo las manos del oni le apresaron, una por el cuello y la otra de un brazo.

- ¡Voy a hacerte pedazos y verás como devoro tus miembros!

Notó que la bestia tiraba de su brazo con fuerza sobrehumana. Gritó de dolor y temió que era realmente capaz de arrancarle el miembro. Lanzó patadas desesperadas al vientre del demonio pero no hacían efecto. Entonces vio que algo se había clavado en el rostro deforme de la criatura, eran las agujas de un taser incorporado en dron 2 que lanzaba una descarga eléctrica al objetivo. El demonio no parecía percatarse de la descarga y Spartan sabía que solo tenía una posibilidad. Pensó desesperado “¡Armamento letal, Armamento Letal! ¡Seccionar el puto brazo!”

Los drones 1 y 3 aparecieron de su camuflaje y dispararon sus láser para seccionar el grueso brazo que agarraba el de Spartan. La bestia soltó su presa y se volvió a sus nuevos enemigos. Las maquinas parecía insectos enormes que volaban a su alrededor esquivando los golpes del brazo restante. Uno de los zarpazos logró alcanzar al dron 2 derribándolo. Spartan furioso manipuló mentalmente los restantes y sus rayos laser amputaron tanto el brazo quedaba a la bestia como sus piernas a la altura de los muslos. El ser descuartizado en el suelo aún seguía luchando pero ya era completamente inútil.

Spartan se levantó cogiéndose del brazo dolorido. Ordenó el alto fuego a los drones y cogió sus gafas del suelo. Tras ponérsela se acercó al oni.

- Volveremos...- Dijo- El Netherrealm traerá el infierno a la Tierra muy pronto...
- ¿Netherrealm? Creí que venías de Outworld.
- Outworld caerá también...- la bestia reía grotescamente y comenzó a decir cosas sin sentido, la mayoría de ellas desagradables.

Spartan puso su bota sobre el grasiento e inmundo cuello del oni y lo calló rompiendo sus vertebras. Hanna apareció contemplando atónita la escena. Los soldados comenzaban a despertarse y tomar posiciones. Había muerto cinco de los doce que entraron, los escoltas de Yao Murán estaban muertos y los ancianos empezaron a llorar histéricos y desesperados. Pues cuando todos miraron de nuevo a la criatura lo que quedaba de ella era un charco de mugre y putrefacción y en medio de aquel charco había una muchacha descuartizada.
Última edición por Evil_Konan el Mar, 11 Ago 2015, 15:03, editado 1 vez en total.
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1661
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Faction Tales: Special Forces

Mensaje por Error Macross » Mar, 28 Abr 2015, 05:08

Muy interesante, me gusta la idea del protagonista, muy extraña e interesante, y te metes bien en el contexto pre ultimo juego, y con la tematica del mundo cambiado como mencionan en el primer capitulo del mismo. Y nada mas, esperando otro.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Master_Smoke
Aprendiz Avanzado
Aprendiz Avanzado
Mensajes: 11
Registrado: Mié, 28 Ene 2015, 23:48

Re: Faction Tales: Special Forces

Mensaje por Master_Smoke » Mié, 06 May 2015, 23:45

Excelente historia! Esperare con asias el proximo capitulo. Saludos!!

Responder