La Historia Final: El Septimo Elder God. (Resubido)

Muestra aquí tus creaciones literarias: historias o relatos
Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1650
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: La Historia Final: El Septimo Elder God. (Resubido)

Mensaje por Error Macross » Lun, 09 Mar 2015, 07:08

Me gusta la descripcion del Orderrealm y la relacion que planteas con su reino hermano, y Ermac es un capo, pero bueno, nada mas por ahora.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
DarKerrigor
Hermandad de la Sombra
Hermandad de la Sombra
Mensajes: 27
Registrado: Lun, 19 Dic 2011, 02:26
Ubicación: 8 esfera de Netherrealm

Re: La Historia Final: El Septimo Elder God. (Resubido)

Mensaje por DarKerrigor » Dom, 15 Mar 2015, 06:58

Hola a todos, voy a estar más inactivo de lo normal porque comencé mis estudios pero bueno eso no va a impedir que me haga de tiempo para seguir subiendo la serie. Aclarado esto pasamos al...
---------------------------------------------------------------------------------------------
Capitulo 13: El Caos entra al Orden.

Lentamente el Sol, que no era el mismo de la Tierra sino uno más joven, más brillante, pero menos poderoso; comenzaba a caer en el Reino circular. Por el otro extremo del Reino, allá donde alcanzaba la vista, entre las pirámides y las construcciones cuadradas, un astro que ocuparia el lugar de la luna se alzaba. Era como una niebla, de color nívea pero si los Orderrianos hubieran construido naves espaciales para llegar a ella, habrian comprobado que era dura como el mejor acero.

Ermac se deslizaba, ocultándose cuando veia algun mienmbro de la patrulla de guardias. Debia llegar a Hotaru y derrotarlo. Sencillo.

Pero Él. O Eso. Observaba.

Llegó el momento "lineal" como se le llamaba en Orderrealm. El momento en que se alineaba el "sol" con esa especie de luna, y el reflejo producido era tan potente como para que todos debieran dejar lo que estaban haciendo y cubrirse la vista por un par de minutos. Los que Ermac usó muy bien.

Cuándo pasó la alineación y comenzaban a trepar las sombras por la ciudad, Ermac ya estaba al otro lado de Orderrealm cerca del puesto de la guardia. Lo complicado tal vez seria entrar. No contaba con que recibiria ayuda.
---------------------------------------------------------------------------------------------
A la vez que Ermac se acercaba paso a paso, él, camuflado entre las sombras, con una armadura de escarabajo y una daga en cada mano, se preparaba para el ataque final. Pagarian. Y él moriría esa noche. No importaba, ya habia dejado todo en Orden. En el lugar que el Caos regía.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Se encontraba sentado escribiendo un informe para la otra punta de la ciudad. Sabía que debia ponerse en contacto con ellos para abogar por una acción que les permitiera liberar lo encerrado hace mucho tiempo. Cuando lo hicieran y todo renaciera, el Orden reinaria por siempre. Nunca nadie volveria a quebrantarlo.
Pero estaba ciego a ver que antes de ese "renacer", todo sería destruido.

---------------------------------------------------------------------------------------------
Ninguno de ellos, ni de los guardias podian ver las sombras, que colgaban invisibles al ojo común, cuál hilos del mejor titiritero de todos los Reinos. Esas sombras que pendían sobre Hotaru, el invasor, y en menor medida, en el mismo Ermac. Todo era casi un juego de ajedrez. Donde Él jugaba sólo.
--------------------------------------------------------------------------------------------
Se acercó hasta ocultarse entre los arboles mas cercanos, los cuales estaban a unos 30 metros del sitio en cuestión. Esa pequeña plaza de armas, con sus edificos a lso costados y su cuartel al fondo estaba lleno de personas. A Ermac le sorprendió.

Unos cuantos eran gente poderosa, otros mirones con suerte, otros guardias de escarbajao en distintas posiciones, los más llamativos en fila. Los otros eran los últimos revolucionarios. Se encontraban de rodillas y detras de ellos los guardias con una Naginata cada uno, esperaban la Orden.

El último rayo de "sol" se apagó y los guardias levantaron con una sincronización perfecta sus armas.

Allí estaba lo haria, todas sus almas se concentraron como una sola, como una super potente y sus musculos fuertes se tensaron. Iba a saltar cuando algo lo desconcertó. Algo que los guardias no veian. Aún.

Un guardia habia entrado por la pared trasera.

Hotaru a su vez, salió para dar la Orden.

Eso estaba bien, pero Ermac decidió esperar a ver que ocurria, mientras la esfera seguía palpitando con más fuerza y trataba de que la mirara otra vez, que se perdiera en ella.

Hotaru agitó un brazo. El guardia infiltrado no podia llegar nunca. Sabia que no lo haria y que atacar a Hotaru seria un suicidio inútil. No lo mataría de un golpe y se le echarian decenas de guardias encima.

Prefirió eliminar de un golpe al segundo al mando de Hotaru. Con él fuera del camino entraria en la confusión, robaria el Kamidogu y estallaria la bomba de su cuerpo. Y si Hotaru estaba cerca, mejor. Havik lo habia convertido en todo un seguidor del Caos luego del Armaggeddon, lo encontró malherido a punto de morir y lo resucitó tránsformandolo en un ser que viviría para el Caos. Esa habia sido la dicha de Blaze para con Havik.

Sintió el filo del acero cortando el viento. Ocho filos como uno solo, y luego el sonido de desgarro. Por último la prescencia de la Muerte. Sus compañeros no llegaron a gritar. No miró. Habia presenciado muchas matanzas. En vez de eso miró al segundo al mando. Todos estaban distraidos. Lanzó una de sus dagas. Acertó de lleno. Al principio ni el Segundo se dio cuenta que habia ocurrido, luego cuando la sangre empezó a brotarle de la garganta creyó que por alguna inexplicable razón algun filo lo habia alcanzado. Luego vio al guardia traidor...

Cayó muerto. La mayoria aún estaban estupefactos. Pero Hotaru no, habia visto al maldito. Empezó a correr evitando por muy poco una segunda daga que fue a dar contra una mujer de la multitud, hiriendola. La personas, cobardes en su devoción y miedo al Orden, escaparon gritando al tiempo que una figura caía con fuerza del cielo, envuelto en un aura verde y rompiendo el duro suelo. Se irguío cuan alto era.

El infiltrado y Hotaru sintieron su poder y ambos quedaron paralizados. Se giraron un momento para ver la alta figura de ojos verdes brillantes, traje rojo oscuro y negro que despedia un aura sobrenatural.

Hotaru perdió la visión de este ser cuando fue levantado contra su voluntad. No podia moverse, no le respondia su cuerpo. Fue arrojado contra una pared donde chocó, cayó y quedó inmovil.

Los guardias enseguida se echaron sobre Ermac y otros bloquearon la entrada al Edificio Principal en que el invasor queria ingresar.

Viendo esto dijo: Jaj, creo que puedo sacarme este molesto y pesado traje.

Con un amplio movimiento, la armadura salió volando y cayó pesadamente al suelo.

Los guardias que lo habian empezado a rodear tuvieron un segundo para ver quién era, pero éste reacciono rapido y con una hoja filosa giratoria, cercenó la garganta de todos los sorprendidos guardias con una precisión mortal.

Darrius se colocó sus lentes al tiempo que caian de espaldas o de rodillas los guardias heridos.

Aún así eran docenas en la guardia y no podría solo ahora que habian bloqueado la puerta. Ese demonio de Shao Kahn lo ayudaria.

Se miraron y ambos se asintieron con la cabeza el uno al otro.

Se pegaron de espaldas y comenzaron a luchar en circulo contra lo guardias. Ermac los mandaba a volar mientras Darrius los cortaba en el aire. Si uno se pasaba, Darrius lo lanzaba contra Ermac nuevamente y éste rápidamente lo partia al medio con sus poderes psiquicos.

Lanzaban patadas y golpes con una velocidad extraordinaria. Darrius era más rápido, pero Ermac más fuerte. Esta inesperada combinación logró derrotar a los guardias. Algunos de ellos huyeron, otros seguian protegiendo el edificio.

¿Quieres entrar ahi?- Preguntó Ermac con sus mil y una voces.

Si, esta el Kamidogu.-respondió el rebelde.

Ermac se acercó caminando tranquilamente sin dejar de mirar a Hotaru que se estaba levantando.

Los cuatro guardias que tapaban la puerta levantaron sus armas, inseguros.

Ermac se paró frente a ellos. Elevó sus brazos al tiempo que los cuatro a la vez se levantaban.

Cerró los puños.

Cayeron sangre y huesos por doquier.

Cuatro guardias más se acercaban y Darrius iba a defender a Ermac. Pero este creó cuatro clones en un segundo que se lanzaron contra los guardias y los acabaron. Luego desaparecieron.

Darrius estaba sorprendido. Ese ser habria podido acabarlos a todos sin peligro. ¿Por qué lo habia ayudado?

Habia planeado asesinarlo antes de suicidarse pero ahora sabia que no podria. Pero queria vivir. Ahora él...

Una sombra pasó a una velocidad increible por su lado.

Cayó arrodillado. Herido mortalmente. Algo habia cortado profundamente la boca de su estómago y la sangre manaba como de una fuente. Sus lentes cayeron en el charco de sangre.

Tál vez Ermac habría podido detenerlo. Tal vez no.

Hotaru se pusó detrás de él. No aclanzó a apretar la bomba.

El filo de la mejor Naginata del Orden lo degolló en un segundo.

Adiós a la Revolucion.-Dijo friamente Hotaru.

Ahora estamos tu y nosotros- respondió Ermac poniendose en guardia.

Alteraste el Orden de una manera irreparable. Te sentencio a morir.-dijo tranquilamente Hotaru.
----------------------------------------------------------------------------
Se acercaba el momento, podia sentir ese brillo amarillo verdoso combinandose con el azul celeste. Podia sentir la brecha.
----------------------------------------------------------------------------
Ermac avanzó rápidamente al tiempo que Hotaru lo esperó, tensandose. Bloqueó el primer golpe de Ermac y se lo devolvió directo a la barbilla con el canto de la mano.

Ermac sintió una explosión de dolor, pero la ignoro y estiró su mano con la plama abierta. Una tremenda onda pisquica lanzó a Hotaru unos metros hacia atras. Pero no cayó. Se mantuvo como resisitiendo una fuerte ola y se avalanzó a una velocidad increible dispuesto a cortar mortalmente a Ermac, como habia hecho con Darrius.

Chocó y quedó estampado como una mosca contra el escudo protector de Ermac.

Se recuperó rápidamente, saltó, ahueco sus manos apuntando al escudo y a Ermac y lanzó una pequeña pero poderosa bola de fuego.

Esta chocó contra el escudo partiendolo y siguió hasta dar en el pecho de Ermac. Este cayó contra el piso y Hotaru, desenvainando su Naginata se lanzó en picado.

Lo atravesó completa y mortalmente.

Al suelo.

Ermac se habia teletransportado en el último momento y flotaba sbore Hotaru. éste miro con la boca abierta en una mueca de rabia. Y cuando Ermac cayó, ya se habia movido. El demonio se levanto rapidamente, lo alzó en el aire e intentó destruirlo con su mente.

Cosa extraña sentia que alguien o algo interferia. No entendia, nunca le habia pasado. Hasta que se dio cuenta. La esfera, por alguna extraña y caprichosa razón estaba evitando que usara todo su poder, intervenia en la batalla. Pero no podia dejarla asi como así. Redobló sus esfuerzos.

Hotaru era fuerte. Sentia como su mente, invadida, intentaba doblar todo su cuerpo y romperle todos los huesos. Pero resisitia. Al final su voluntad pudo más e imaginó un golpe mental.

Ermac lo recibió como uno real y rompió su poder.

Cuándo se concentró otra vez sintió un dolor horrible al tiempo que por su espalda salia la Naginata.

Hotaru lo habia traspasado en ese segundo.

Se miraron a los ojos. Los de Hotaru, alargados con un iris casi blanco. Ermac sin pupilas, ni ojos, solo un fuego verdoso, tipico de la Magia Libre que sojuzgaba almas, que reflejaba la carne en su interior. Estos empezaron a arder.

La Naginata salió a fuerza de él y su otro filo fue a traspasar a Hotaru.

Este fue hacia atras, con su propia arma traspasando su higado. O donde deberia haber estado su higado.

Se la quitó e hizo acopio de su fuerza de guerrero para desviar el dolor y seguir la batalla.

Ermac se habia sanado la herida.

NO importaba, le haria más y más hasta que cayera derrotado, listo para su ejecución. Restauraria el Orden.

Ya demente, Hotaru se lanzo a la carga. Ermac lo esperó. Se teletransportó detrás de él y le golpeo... la mano. Hotaru lo habia frenado. Acto seguido, lo traspasó otra vez con la Naginata y, ensartado como un pez por la lanza del pescador, lo lanzó contra una pared.

Alli comenzó a golpearlo. Una vez y otra, y otra, y otra más. Descargaba toda su fuerza con cada puño y la armadura los hacia mas fuertes. Ermac tenia el rostro desfigurado y estaba sangrando por varios lugares. Un par de sus almas habian abandonado para siempre su cuerpo.

Hotaru se dió la vuelta, listo para efectuar su golpe especial. Lo llamaba "El Orden justo" un golpe con todas sus fuerzas, el cuál se daba a traición y burlandose del adversario. Se podia dar en el pecho, destruyendo el corazón, o en la cabeza, destruyendo el cerebro con un poco de suerte.

Si lo daba en el corazón ese demonio probablemente moriria. Y el queria seguir jugando. Queria expandir el Caos en él.

Decidió por la cabeza y se dio la vuelta al tiempo que lo atacó.
El golpe rompió la pared.
La Naginata traspasó a Hotaru.

Esa...teletransportación...de...m...-balbuceó Hotaru. Ermac se habia teletransportado detrás de él al tiempo que usaba la Naginata contra su propio dueño.Le habia dado en el corazon.

Se la extrajo intentando alcanzar a Ermac. Este se estaba quitando las vendas. Un rostro de duras facciones y cabello negro alborotado surgió. Al tiempo esa cabeza desapareció. Hotaru vió el universo. El universo de miles de almas.

El sólo destello de poder canalizado por donde habia estado la cara de Ermac hizo vibrar la Naginata hasta hacerla trizas en las manos de Hotaru.

Este sintió como su corazón corria mas deprisa. Pero no moría. Se sentía más vivo.

Ermac observó como se recuperaba y lo entendió. La maldita esfera le proveía vida. !¿Por qué?¡

¿Podia sentir esa cosa que ese ser la ayudaria? ¿Podia pensar?

Ermac se habia quitado la venda para acabar con Hotaru, pero este se abalanzó sobre él utilizando su maximo poder. Un ataque luminoso y filoso como la mejor espada.

Esquivó los cegadores ataques lo mejor que pudo pero varias profundas heridas se abrieron en él.Unas palabras que salian como de la boca de un moribundo, susurraban con fuerza en su mente. "Debe ganar".

¿Era asi?, ¿Debia ganar Hotaru? Podia ser un truco de la esfera... Ermac lo entendió. No lo era. Si no lo dejaba ganar, el duelo seguiría hasta que él muriera.

El último corte agotó sus fuerzas y cayó de rodillas. Sangrante y con grandes dolores, muchas de sus almas lo abandonaron. Al tiempo que sentia que se esclavizaban.

Y ahora... ¿Sabés por qué estaba tan enojado Darrius? Maté a su amiguito Dairo o Diaru en el Armaggeddon jaja- Hotaru se paseaba alrededor de Ermac.

Este cerró los ojos pero no su percepción. Esperaba estar en lo correcto.

Ahora, adiós. !!!!!!VIVA EL CAOS¡¡¡¡¡¡-Gritó Hotaru, un grito que pudo ser oido por los curiosos cerca de allí.

El sable de luz golpeó el cuello de Ermac. Pero no cortó. Al contrario, Ermac se sintió renovado. Le habia sido arrebatado el poder a Hotaru. Su sable habia desaparecido y Ermac tenia poder para seguir luchando.

¿Pero q...?-Hotaru comenzó.

Ermac se levantó. Por alguna extraña razón no podia matarlo, pero tal vez sólo dejandolo inútil...

Un golpe, otro, patada, golpe, cabezazo, onda mental.

Hotaru recibía todos esos golpes y sus fuerzas se desvanecian más rápido de lo que deberian.

Ambos comenzaron a observar una especie de linea de polvo que iba desde el lugar donde Ermac tenia la esfera, hasta envolver a Hotaru.

Entonces la esfera se soltó al tiempo que Ermac lanzó el ataque con su rostro. De él salieron cientos de almas que envolvieron a Hotaru y comenzarón a herirlo. Ermac observaba la esfera que no habia podido agarrar. Flotaba.

Ermac tenian miedo.

Hotaru fue derrotado, pero no pudieron matarlo. La esfera comenzó a lanzar un brillo terrible, horroroso que traia los peores pensamientos y recuerdos. Ese brillo pronto se apagó, la esfera se tambaleó en el aire como si estuviera por caerse de una mesa invisible y Ermac la atrapó antes que diera contra el piso.

Hotaru habia desaparecido. La bola lo habia absorvido. ¿Por qué?

Tal vez en otras circunstancias hubiera actuado diferente, pero Ermac estaba destruido y lo único que hizo para evitar problemas fue lanzar, con dificultad, no por sus heridas, sino porque le gritaba que no lo hiciera, la esfera al piso y aplastarla.

Se colocó las vendas. Comenzó a caminar. Entró en el edificio. Subio a la segunda y última planta. El Kamidogu no estaba allí. Caminó por las calles, cortado, muy débil, sangrando.Las personas se habian agrupado a ambos lados de él y lo dejaban pasar.

Algunos lo halababan, lo investian con honores, otros lo defenestraban, otros le agradecian, otros lo maldecian, la mayoria simplemente se habian quedado callados.

Caminó tambaleandóse. Creyendo que moriría en cualquier momento.

Sintió Paz porque iban a encontrarla a menos que fueran esclavizados...siendo asi..

Llegó hasta una pirámide. La miró y sintió el Kamidogu. Estaba en la fuente frente a la pirámide. Ermac lo buscó, lo encontró. No podia haber sido más sencillo. Porque no lo habia sentido. No importaba. No tenia fuerzas para preguntar.

El Kamidogu le dió las fuerzas para llegar al portal. Dos guardias lo miraron. No se movieron ni un centimetro.

Ermac cruzó el Portal y entro en el Nexus. Queria echarse alli pero debia seguir. Sus mil almas lo ayudaron. Entró a otro Portal. Llegó a la Tierra. Raiden llegaría poco después y lo encontraría tumbado, inerte y casi muerto allí.
-------------------------------------------------------------------------------------------
Flotaba a la deriva en un sitio...¿era un lugar?

Un color verde amarillento estaba de su lado. Separado por una gran linea blanca, un horizonte color azul celeste. Sin embargo, él creia que debia estar en ese lado.

Por mas que flotara, no le parecia que se moviera.

Pero sentía que no estaba solo. Una fuerza inmensa. La fuerza que dominaba allí y entre todos los Reinos. La fuerza de su amo, el dios del Orden.

Pero otro ser estaba a punto de llegar al lugar opuesto a él.

----------------------------------------------------------------------------------------
Capitulo dedicado para vos ErrorMacross que me seguis desde siempre y aprecio mucho tus comentarios, ya que te gusta Ermac, bueno aca su capitulo espero que te guste.

¿Podria Ermac haber evitado la muerte de Darrius? Tal vez leyendo con más atención esa parte se peuda llegar a una conclusión.
-----------------------------------------------------------------------------------------
Quan-Chi es un Oni, Scorpion un espectro...¿Qué tienen en común?

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1650
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: La Historia Final: El Septimo Elder God. (Resubido)

Mensaje por Error Macross » Mié, 25 Mar 2015, 05:21

Bueno, excelente este capitulo, me ha gustado mucho toda la pelea, y creo haber entendido algo acerca de como Hotaru traiciono todo lo que representba y por eso termino perdiendo sus poderes.

Y Ermac me gusta aunque mi favorito es Scorpion, mas alla de mi nick, pero muchas gracias, me gusto mucho el Ermac que manejaste aqui.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Responder