Batalla de los 6 reinos: La Alianza Mortal, completa

Muestra aquí tus creaciones literarias: historias o relatos
kanalla
Campeón MK4
Campeón MK4
Mensajes: 477
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47
Contactar:

Mensaje por kanalla » Vie, 18 Ene 2013, 22:00

La introducción del capítulo fue lo mejor, aunque lo leí un poco corto tal vez por ser un flashback. Fue un poco curiosa la actitud de Kenshi, que contrastó un poco cuando habló con el viejo la primera vez, y cuando iban en el bosque, aunque solo es un detalle puntual... bueno, quizás Kenshi se recuperó un poco rápido.

Bueno el detalle de la búsqueda de Cyrax. Hizo falta una pelea.
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Vie, 08 Feb 2013, 16:54

Bueno, en plena epoca del revival del Fan Fiction, no podia quedarme sin actualizar Batalla. Este capitulo es curioso, de una les digo que NO PASA NADA IMPORTANTE, y que es corto, bah, en realidad corto con respecto a lo que en general saco por aca. Yo siempre dije que para mi el tiempo que un capitulo debe durar para que no se alargue, es 3 paginas de word, como mucho 4, pero cada vez me cuesta mas lograrlo y hago choclazos que llegan a ocupar 7 paginas, aca por primera vez logre generar sintesis y entregar un capitulo corto y simple, de esos que salen solo para entretener y pasarla bien. En parte fue porque iba a tener flashazos de en que andan el resto de los personajes, pero no los puse porque me di cuenta que iban a molestar mas que ayudar, y que ademas ninguno aportaba realmente nada (era solo poner a Li Mei y Kung Lao diciendo "hola" o cosas asi), asi que bueno, disfruten este capitulo de nada, y recuerden que cuando digo que no pasa nada importante, a veces miento, oh yeah.

Su mano izquierda apretó con fuerza el cuello del hechicero, su objetivo no era matarlo de esa forma, no, era solo para que le doliera, para que sufriera.
No le importaban los cuerpos muertos de sus compañeros, Kung Lao, Sonya Blade, Jonny Cage, Jaxson Briggs, Sub Zero, Frost, ni siquiera el del Dios Rayden, solo el rostro congestionado por el sufrimiento de Tsung, con los ojos destrozados y la lengua cortada, lo que causaba que a duras penas sus gritos llegaran a formar palabras.
El movimiento fue rápido, y con su abanico le rebanó la cabeza, se arrepintió, Quan Chi había llorado mucho más antes de matarlo. Observó su cuerpo bañado en la sangre de sus aliados y sus enemigos, y el éxtasis la dominaba, entonces vio a la última figura.
“Esta eres tú, Kitana”, le dijo el cuerpo levantado de Liu Kang con el cuello destrozado, y sonrió.
Kitana se despertó sobresaltada en medio de la noche, su cuerpo bañado en sudor, jadeaba ruidosamente, y ya se dio cuenta que no podría volver a dormir.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos: “La alianza Mortal”, capitulo 12: “la larga espera”.

Sub Zero y Frost observaron el horizonte, no se veía nada más que arena, rocas, y algún ocasional lagarto que pasaba y se iba rápidamente, ni siquiera las plantas crecían en este risco tan lejano de los lugares del Outworld donde la vida rebosaba.
El guerrero de hielo sintió algo extraño, y se levantó.
“¿Gran Maestro?”, preguntó Frost extrañada, “¿ya se retira?”.
“Volveré en unos minutos, no creo que tengas problemas, con el caos que circunda al reino desde que la Alianza Mortal tomó el control, no creo que nada nos ataque”.
Frost asintió, y se quedó observando la lejanía. Sub Zero se dirigió adentro del lugar donde Rayden los había llevado, no se sintió bien por su alumna, el había cambiado a los Lin Kuei, ya de por si el admitir mujeres había sido un cambio muy importante, pero pese a que lo intentaba, no podía hacer que su mejor ninja se abriera, y seguía siendo igual que cuando la encontró robando en la calle hace tan solo tres años.
Al ingresar al lugar, escuchó ruidos de entrenamiento, y encontró a Kitana realizando movimientos, y practicando el uso de sus abanicos contra postes de entrenamiento rudimentarios.
“Veo que no puedes descansar”, le dijo Sub Zero.
La chica dirigió su mirada hacia él, limpiándose el sudor, “Sub Zero, pensé que estabas haciendo guardia”.
“Frost puede cuidarse sola, tuve un cierto presentimiento de que no éramos los únicos despiertos esta noche”.
“Tuve un mal sueño, nada demasiado especial”.
“¿De veras lo dices?”.
Kitana vio a Sub Zero, y no pudo evitar ver la imagen de su cadáver.
“Si”, fue su parca respuesta.
“¿Te molesta si entreno contigo?”.
Los movimientos de Kitana eran rápidos y certeros, pero Sub podía bloquearlos todos.
“Eres mucho más veloz de lo que recordaba, no puedo siquiera responder a tus movimientos”.
“Eso fue hace muchos años, Sub Zero, era joven y me encontraba lejos de llegar a mi máxima habilidad, además ni siquiera pudiste verme bien”.
Kitana decide subir el nivel de la pelea y toma uno de sus abanicos, pero su mano se congela al agarrarlo.
“Te desconcentraste”, le indica el guerrero de hielo, pero recibe una patada en el rostro que lo hace retroceder.
“Lo mismo digo”.
Kitana rompe con facilidad la escarcha que frenaba su mano, y arroja uno de sus abanicos, pero un muro de hielo lo frena, pese a ser del metal más fuerte existente, el filo solo pasa levemente la mitad.
Cuando Sub Zero sale por el costado del muro para continuar su ataque, Kitana se prepara para arrojar otro abanico, pero entonces su vista se llena con el rostro muerto de su compañero, y se frena.
El guerrero de hielo golpea a su rival en el rostro, y la chica cae al suelo.
“¿Qué fue eso?”.
Kitana se levantó con dificultad, “lo siento, fue solo algo que ocupo mi mente, ignóralo”.
Sub Zero le tendió la mano, “entiendo, pero recuerda que una distracción así en medio de una pelea real hubiera significado tu muerte”.
“Lo sé”, el tono de Kitana sonaba levemente molesto.
“¿Qué es lo que te preocupa, Kitana?”.
“Nada, no es importante”.
“Ambos somos líderes, y como tales sabemos que los problemas personales muchas veces no puede resolverlos uno solo y pueden acabar con la unidad en el grupo, si quieres hablarlo, sabes que estoy disponible”.
Kitana no sabía que decir, pero en ese momento notó que alguien ingresaba al lugar, era Cage.
Sub Zero se dio vuelta al ver la expresión en la muchacha, “compañero Cage, tampoco has podido dormir durante esta noche”, pero no tuvo respuesta, “¿por qué no te sumas a nuestros entrenamientos?”.
“Me parece un gasto de energía sin sentido, hay cosas más preocupantes ahora”.
“Vamos, Jonny, la única vez que nos enfrentamos fue hace mucho, y cuando te vi pelear con Motaro note un aumento en tus habilidades enorme, quiero ver que tan fuerte te has hecho”.
Jonny no dice nada al principio, pero se acerca hacia Sub Zero.
“Si crees que esto tendrá alguna clase de utilidad, de acuerdo”.
No hay un grito de inicio, el guerrero lanza una esfera de energía, su velocidad es tal, que a duras penas Sub Zero puede esquivarla. No tiene tiempo para pensar, ya que su enemigo ya está a su lado dando patadas con sus piernas cargadas de energía. Se ha vuelto mucho más veloz de lo que había calculado, necesita salir de la confrontación directa. Da un salto hacia atrás, pero Jonny lo sigue, intenta frenarlo con un muro de hielo hecho en el aire, pero no surte efecto ya que un puño cargado de energía es más que suficiente para destrozarlo.
Al caer al suelo primero, Sub Zero congela el piso formando una gran cantidad de estalagmitas en el proceso, pero Jonny las destroza al caer impactando con su cuerpo totalmente cargado. Ese tiempo es aprovechado por el guerrero frio, que cubriendo con una capa de hielo a modo de armadura su brazo derecho, impacta en el rostro de Jonny, el primer golpe de la pelea.
Cage no se deja amedrentar por este hecho, y de una patada logra barrerlo y dejarlo en el piso, y se prepara para pisarlo, pero una ráfaga de hielo lo arroja hacia atrás. Cuando intenta moverse, siente que sus pies se encuentran congelados al suelo, pero cargando energía el hielo se derrite totalmente y vuelve a escena, arrojando dos esferas. Una es congelada por Sub Zero en el aire, pero la otra rebota en la pared más cercana y le impacta en la espalda, tirándolo al suelo.
Jonny cae con sus piernas contra la nuca de Sub Zero de un salto, pero al hacerlo este se quiebra en pedazos de hielo que se adhieren a su cuerpo, era un clon. El verdadero hace acto de presencia golpeándolo en el pecho con una sucesión de puñetazos, pero Jonny levanta una de sus piernas y le da una patada en el rostro, quebrándose el hielo que había caído en ella por la destrucción del clon, para luego seguir con un puñetazo cargado al estomago.
Sub Zero cae al suelo, pero antes de que Jonny pueda hacer nada mas, forma un gigantesco muro de hielo en el medio, más grueso que el que frenó el abanico de Kitana, necesita ese tiempo para descansar e intentar idear una manera de seguir la pelea. De todas formas el mismo explota en pedazos, y Jonny pasa a través, agarrando del cuello a Sub Zero y estrellándolo contra el piso.
“Bien, has ganado”, le dice este.
Jonny se levanta, su expresión sigue estando ensombrecida, “no peleaste con toda tu fuerza”.
“Claro que no”, le responde Sub Zero conciliador mientras se levanta, “eres un compañero, utilice el suficiente nivel como para que el entrenamiento me sirviera, pero no para herirte de gravedad, tenemos que estas listos para lo que se viene. Además, tu tampoco luchaste con todo”.
Esto no parece afectar a Jonny en lo mas mínimo, “los dejo con sus juegos”.
Sub Zero quiere decir algo, pero siente un dolor de cabeza que lo martilla totalmente.
“Te encuentras bien”, le pregunta Kitana preocupada.
“Es Frost, está en problemas”, grita.
Tanto Cage como Kitana corren con él hacia afuera, mientras que una figura observa el cuerpo inconsciente de la chica de hielo.

Continuara…

Avance: ¿Quien es la misteriosa figura?, y ademas, un EXTRA.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Lun, 01 Abr 2013, 05:56

Bueno, nadie comento mi ultimo capitulo, la verdad un bajon, pero bueno, who cares, terminemos de una vez la trama que empezamos en el anterior, y de paso con un extra extrita como para revelar que onda cierto personaje, y en el que de paso me sigo cargando figuras reales y respetadas de la politica internacional (soy re transgresor, ¿vieron?):

“Y no me interesa los riesgos que corras, no podemos permitir que estos hombres sigan campando a sus anchas”, Jun'ichirō Koizumi cortó el teléfono, y no pudo hacer más que agarrarse la cara.
“¿Se encuentra bien, señor?”, llamó uno de sus hombres, ingresando por la puerta principal.
“Nada, es solo esta nueva banda que ha surgido en las calles, están dejando a la policía fuera de sí”.
“He oído hablar de ellos”.
“Igual no creo que sean nada al final, pero parece que están nucleando a otras bandas menores, son impulsivos y violentos, ya están causando más problemas que los Yakuza”.
“Veo que son problemáticos”.
“Si, pero no importa, tengo otras cosas por las que preocuparme, la economía del país no está como para pensar en esta clase de cosas”.
“Lo entiendo, señor, y estoy orgulloso de lo que hace por nuestra nación”.
El primer ministro empezó a revisar sus papeles, cuando notó que el guardia seguía allí.
“Ya puedes retirarte”.
“Lo siento, señor, pero no puedo hacerlo”.
Koizumi levantó el rostro extrañado.
“¿De qué hablas?”.
“Dije que no puedo retirarme, señor”.
“¿Por qué?”.
“Porque tengo que matarlo, señor”.
Koizumi tocó el comunicador de su escritorio, “seguridad, rápido”, pese a la situación, seguía calmado.
“No le servirá de nada, la mayoría de los que están afuera ya son agentes nuestros”.
“¿Agentes suyos?”.
“Al igual que los supuestos líderes Yakuza”.
“¿Eres uno de ellos?”.
“Sí, señor”.
Las palabras cayeron con fuerza, “no lo entiendo, todo este tiempo me has mentido”.
“Su guardia personal fue reemplazada hace dos semanas, señor”.
“Pero…”.
“Nos hemos encargado de que el parecido sea lo más acertado posible, al igual que con su futuro reemplazo, señor”.
“Esto… no tiene sentido”.
“En lo absoluto, lo hemos vigilado, incluso de antes de que asumiera el bando, nos encargaremos de que su reemplazo cumpla el rol asignado perfectamente, será un honor, se lo aseguro”.
Koizumi volvió a llamar por el comunicador, pero siguió sin haber respuesta.
“Estamos en todos lados, señor, si piensa que puede escapar, le recuerdo su edad y su estado físico”.
“Al menos déjame despedirme de mis hijos”.
“Señor, ellos ya fueron reemplazados”, el rostro de Koizumi se ensombreció, “no haga más difícil esto, es necesario, usted es realmente la cara de Japón ahora, pero los Tekunin debemos ser la cara de Japón, por siempre y para siempre”.
Koizumi miró por última vez por la ventana, y recién ahí comprendió que el solo era una pieza de un juego más grande.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La Alianza Mortal”, capitulo extra 9: “Acero y sangre”.

No estaba capacitado para sentir sabores, pero de todas formas el aceite caía por donde antiguamente había estado su boca, y podía sentir un dejo extraño, aunque podía ser solo un cortocircuito. Se palpó el pecho, intentando arrancar unos cables rotos que en este momento no le presentaban utilidad alguna e incluso podían causarle mayores problemas, pero se dio cuenta que no tenía ni fuerzas para algo tan simple.
“Sektor”, le dijo el guerrero de hielo, erguido frente a él, “por haber matado a nuestro Gran Maestro, y traicionado todos los ideales del clan, yo, Sub Zero, te exilio a ti y a todos los que son como tú, de los Lin Kuei, por hoy y para siempre”.

El cyberninja abrió los ojos, o así hubiera sido si sus ojos siguieran siendo ojos, y observó lo que tenía a su alrededor.
¿Cuánto le había tomado?, cinco años, si, pero había logrado expandir sus tropas, sumado guerreros de todas partes, a los que había tomado por su propio deseo, la cantidad de Cyberninjas inicial con la que disponía se había triplicado, y eso sin contar a la gran cantidad de Cyborgs menores bajo su servicio.
Los Tekunin, un nombre sin ninguna razón en especial, simplemente una manera de unificar lo que significaban sus compañeros y el, una fuerza de renombre.
De esos cinco años, solo dos fueron necesarios para ocupar Japón, las bandas criminales resultaron ser complicadas, la tecnología de reemplazo recién se estaba realizando, y eran desconfiadas, agresivas, imposibles de medir, por suerte para él, ya no molestarían mas. Las autoridades fueron extremadamente fáciles en comparación, solo una movida aquí, alguna otra allá, y ya eran suyos, completamente.
Recordaba esos días vagando en las montañas heladas del Tíbet, sin saber a dónde ir, rodeado de un montón como él, pero débiles, menores, inútiles, supuestas versiones mejoradas del diseño original, pero que en la practica habían resultado poco más que un desastre. Si los guardó fue más por una cuestión de nostalgia que porque realmente le hubieran servido de alguna forma, la forma compacta en la que habían sido diseñados hacia que fuera muy difícil colocarles mejoras. Pero él, él si había podido ser mejorado desde el diseño original, y cada vez más. No físicamente, pero si mentalmente, los límites de su consciencia se habían expandido a través de todas las conexiones mentales de sus tropas, podía saber donde estaban en todo momento, no porque desconfiara de ellas, solo por si acaso, y para evitar errores.
Tenía que ver con que seguir ahora, China siempre había sido tradicionalmente una potencia, pero a duras penas se mantenía en pie desde el ataque de las hordas infernales, el resto de Asia no ofrecía nada demasiado especial, tal vez Rusia, pero tendría que potenciar los diseños para funcionar a bajas temperaturas, la piel sintética no era tan perfecta, Australia podría ser más útil.
“Señor”, uno de sus hombres interrumpió sus pensamientos.
“¿Si?”, preguntó sin ánimo.
“La suplantación del señor Jun'ichirō Koizumi ha sido un éxito, con esa acción toda Japón nos pertenece a grandes rasgos”.
“Perfecto”.
El soldado se marchó, sus emociones eran básicas, pero igual se dio cuenta que esperaba una respuesta más interesada, ¿lo sabía por la forma en la que le habló?, ¿por la expresión que tenía cuando recibió la respuesta?, no, los Cyborgs no expresaban emociones en sus palabras ni en sus actitudes, eso era meramente humano, lo sabía por el simple hecho de que el sabia todo lo que pasaba entre sus soldados, porque estaba conectado a ellos. Claro, solo la sabia eso, era demasiado arriesgado compartir esa información.
¿Cómo se llamaba él soldado?, rastreó en su base de datos, Williams Elcore, ese era su nombre, solamente un simple ladrón de poca monta, que había sido capturado y sometido al proceso, pero que tenía una buena capacidad para engañar a otros, y había sido muy útil gracias a sus ideas.
Sektor sabía que se engañaba con lo que hacía, no entendía que diversión le encontraba a dejar que esto siguiera de la misma forma, ya no tenía sentido.
“Anular individualidad”.
La orden fue dada, ninguno de los Cyborgs pareció reaccionar a la situación, solo siguieron con sus labores, pero Sektor sabía que habían cambiado, ahora solo eran extensiones de él, sin mente, sin nada, solo circuitos y carne bajo sus órdenes, con la mínima autonomía necesaria.
Sí, eso era lo mejor, ahora los Tekunin serian cada vez más poderosos, ya no habría ningún William Elcore, ni nada parecido, solo Sektor, por todos lados.
Pero había algo que lo torturaba continuamente, y era el temor de saber que otra persona jugaba su mismo juego, pero lo hacía tan bien que ni siquiera él lo sabía con seguridad.

FIN.

Sub Zero fue el primero en llegar ante Frost, su extrema velocidad había dejado muy atrás a sus dos compañeros. La chica se encontraba inconsciente, pero al palpar su cuello sintió que aun tenia pulso, sea quien sea el que la había atacado, no tenía interés en matarla, al menos no todavía.
Una ráfaga de fuego violeta se dirigió hacia él, pero logró esquivarla con facilidad y contestó con un ataque gélido hacia la dirección de donde había provenido la llama.
Hubo unos segundos sin respuesta, hasta que una figura femenina salió de las sombras, solo presentaba un corpiño negro con detalles en rojo, y un taparrabos negro con un extraño símbolo. Su pelo era negro y corto, con unas líneas blancas, y otros símbolos de color negro marcaban sus brazos y su bello rostro. Parecía levemente alegre, pero al verlo su rostro pasó a estar decepcionado.
“Te pareces mucho, pero definitivamente no eres él”.
La chica movió rápidamente el brazo apuntando a Sub Zero, pero presintiendo lo que haría, este generó una columna de hielo por debajo haciendo que lo levantara de mas. Una nueva ráfaga de fuego violeta salió propulsada hacia el cielo desde la mano.
“No quiero pelear”, le gritó una vez que vio que la chica ya se preparaba para continuar el ataque, “identifícate, soy el Gran Maestro de los Lin Kuei, Sub Zero”.
La chica quedó extrañada ante esas palabras, “eso no puede ser, lo conozco, tú no eres él”.
“¿Quién eres?”.
“Sareena”.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La Alianza Mortal”, capitulo 13: “Confiar en un demonio”.

La risa de la chica resonó en medio de la noche, Sub Zero no se veía feliz.
“Perdona, pero es que me sorprende saber que tenía un hermano”, dijo a medida que se calmaba, “debo decir que te ves mucho más grande que él, aunque conservan un cierto parecido”.
“No entiendo que le ves de divertido, mas teniendo en cuenta que no te creo el nombre que me has dado”.
“¿Y eso por qué?”.
“Sé que la verdadera Sareena ayudó a mi hermano a hacer frente a Quan Chi hace doce años, pero Shinnok la destruyó después, está muerta”.
“¿Tanto tiempo ha pasado ya?”.
“Revélame quien eres, no estás en posición de ventaja, teniendo en cuenta que además atacaste a mi alumna”.
“Solo me defendí, ella comenzó el ataque, tiene buenos movimientos, pero es muy impulsiva”.
“No me interesa eso, solo saber quién eres en realidad”.
“Soy Sareena, y si, no volví a ver a tu hermano luego del ataque de Shinnok, pero lo que paso fue que…”.
En ese momento, Cage llegó repentinamente con un puñetazo cargado de energía dirigido hacia Sareena que hizo retumbar el suelo cuando la chica lo esquivó. Al instante ya estaba en guardia, y preparada para recibir el siguiente golpe.
“Cage, detente”.
El nuevo puñetazo de Cage fue esquivado por Sareena hacia al costado, para luego responder agarrándole el brazo y doblándoselo por atrás. Intentó hacer presión, pero el guerrero juntó energía en todo su cuerpo, y por el calor se vio obligada a soltarlo. Sin tener tiempo para pensar, ya una patada se había estrellado contra su rostro, echándola hacia atrás. Cage estaba listo para seguir el ataque, pero tanto sus piernas como las de la chica se vieron cubiertas por hielo.
“¿Qué significa esto?”, gritó el actor.
“Tranquilo, Jonny, la violencia no será necesaria ahora”.
Por ese momento Kitana llegó al lugar sin entender lo que sucedía.
“Maldito, no caeré en tu trampa de nuevo”, dijo Sareena, que fallaba en salir del hielo, “no me convertirán en esclava de nuevo”.
Lanzó una nueva ráfaga de fuego, pero la mano de Sub Zero, totalmente congelada, logró extinguirla en el aire.
“Perdona a mi compañero, y a mi alumna, las cosas están algo complicadas y la aparición de alguien desconocido genera estas situaciones, ahora por favor, explícate”.
“Bien”, dijo la chica a regañadientes, sus pies seguían congelados y mejor no correr riesgos, “el ataque de Shinnok no me destruyó, solo me alejó y me devolvió a mi forma original de oni, tu hermano seguro estaba demasiado concentrado en sobrevivir como para fijarse. No sé bien que fue lo que pasó, ni porque el Dios no me mató, tal vez pensaba que le sería útil, pero mis siguientes recuerdos son borrosos, ya que mi mente no se encontraba muy estable, solo sé que en algún momento de mi vida, vi a Quan Chi hacer un portal, y de alguna forma todos mis sentidos me dijeron que fuera hacia él, y me arrojé, lo siguiente es que aparecí en este lugar, no sé donde es, pero de alguna forma pude volver a mi forma humana por la estabilidad reinante”.
“¿El portal de Quan Chi permaneció abierto?”, Sub Zero se dirigió hacia Kitana y Cage, “parece ser que el hechicero no maneja el Medallón completamente”.
“¿Podemos confiar en ella?”, preguntó Kitana por lo bajo.
“No lo sé, pero tampoco perdemos nada por hacerlo”, Sub Zero se dirigió hacia Sareena una vez más, “¿qué hacías por aquí?”.
“Nada en especial, solo alejarme lo más posible de la gran fortaleza donde se encuentra mi antiguo amo, no sé qué es lo que se está haciendo en ella, pero me parece lo mejor no acercarme en lo mas mínimo”.
Sub Zero derritió el hielo que detenía los pies de la chica, pero esta no intentó escapar, “no puedo confiar plenamente en ti, incluso aunque fueras realmente Sareena, tu carácter de oni te hace poco confiable, pero te daré el margen de la duda”.
“¿Eso significa que soy libre?”.
“Si, pero sé que andas buscando un lugar que te proteja, en este momento las cosas están demasiado tensas como para que te quedes con nosotros, además de que eso también seria un riesgo potencial, toma esto”.
Sub Zero le entregó a Sareena un extraño objeto que formó con sus poderes, se trataba de una pequeña bola de hielo con un símbolo marcado arriba, no sentía frio al tocarla.
“Solo yo puedo hacer eso”, le indicó Sub Zero fríamente, “hay un portal por el lado este de la montaña, se activara si llevas eso contigo, y te llevara hacia la base de mi clan, en el Earthrealm, si tienes eso no te atacaran, y recibirás toda la hospitalidad que deseas, cuando todo termine aquí podremos seguir nuestra charla. También puedes perfectamente seguir tu camino y arriesgarte a que Quan Chi te encuentre, eres libre”.
Sareena lo observó con cierta extrañeza, “creo tener una idea de que es lo que piensan hacer, y es muy posible que nunca nos volvamos a ver, tendré en cuenta tu oferta”, se guardó la extraña figura, y se fue alejando, pero a último momento se detuvo, parecía estar pensando en algo, al final se dio vuelta, y dijo unas últimas palabras, “fui la última persona en atravesar el portal, pero no solo Quan Chi había pasado antes de mi, otras cuatro personas también lo hicieron, no puedo recordar quienes eran, pero tengan cuidado”.
Sub Zero observó cómo se alejaba, y ayudó a levantarse a Frost, que lentamente recuperaba el conocimiento.
“Me agarró de sorpresa, no pasara de nuevo”, se quejaba.
“No te preocupes, no pelearas con ella otra vez, o al menos, espero que no tengas que hacerlo”.
Kitana se acercó hacia Sub Zero, “cuatro personas más atravesaron el portal, ¿tienes alguna idea de quienes puedan ser?”.
“Creo que se la identidad de una de ellas, espero no equivocarme, nos vendría bien su ayuda ahora”, pero Sub Zero sabía que las cosas no serian tan sencillas.

Continuara…

Avance: Las semifinales del torneo comienzan.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Mié, 10 Abr 2013, 06:08

Ahora que por fin ando actualizando regularmente, este ya va a ser el tercer capitulo sin comentarios, cosas de la vida. Con este volvemos al torneo, que se acerca a su final, ¿quienes estaran en el?, lo sabran muy pronto.

Hsu Hsao ingresó a la habitación a oscuras, e hincó la rodilla, no expresaba ninguna emoción.
“Hsao”, habló una voz firme en medio de la oscuridad, “alguien te ha seguido hasta aquí pese a que destruiste el portal de los Special Forces”.
Hsao no dijo nada, no importaba que fuera imposible lo que le estaban diciendo, que no hubiera forma de que llegaran allí.
“La teniente Sonya Blade, y el Sargento Jaxson Briggs”, continuó la voz, “supongo que los conoces”.
“Si”.
“Bien, sabes que has sido una pieza importante para nosotros, pero como tal, debes asegurarte de que no queden cabos sueltos”.
“¿Debo matarlos, señor?”.
“No me entiendes, Hsao, lo que te dije es que no dejes cabos sueltos, tú debes definir cómo hacerlo”.
“Lo entiendo”.
Hsao se levantó, no importaba que no hubiera recibido la orden, no era necesario, y no tenía sentido hacer perder el tiempo a su superior.
“Por el Red Dragon, mata a uno y otro ocupara su lugar”, dijo con fuerza, y abandonó la habitación.
La figura en las sombras apoyo las Hookswords en el suelo.
“Por el Red Dragon”.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La Alianza Mortal”, capitulo 14: “El cruce de dos naciones”.

Li Mei tosió sangre, y se levantó con fuerza, mientras observaba el rostro impávido de la gigantesca figura, cubierto por bandas negras.
“Ya es demasiado tarde, muchacha, tendrías que haber tomado la decisión antes”.
Rep Zero fue hacia ella con ferocidad, y sus garras centellaron.
Esa misma mañana.
El muchacho lanzó una bola de fuego, pero Li Mei pudo canalizarla con uno de sus brazos, y la redirigió con el siguiente. Para ese momento, su rival ya no se encontraba allí, listo a su costado para atacarla con un codazo, pero la chica lo frenó, y le golpeó en el mentón. Cuando el chico quiso darse cuenta, un sai se encontraba haciendo presión en su cuello, en ese momento comenzó a reír.
“Muy bien hecho, Li Mei, me has dejado desorientado”.
“No estabas luchando en serio, Faired, le comentó la chica, seguro predijiste ese ataque”.
“Siempre predigo los ataques, Li Mei, pero eso no significa que pueda esquivarlos si estoy destinado a recibirlos”.
“No creía que alguien como tu creería en el destino”.
“Te sorprenderías”.
“No me has explicado cómo funciona tu poder completamente”.
“Genero flamas en mi cuerpo, es algo que por lo que me dijeron existe en mi familia desde hace tiempo, pero por lo que veo puedes redirigirlas fácilmente, así que bueno, no es tan especial”.
“Sabes que no hablo de eso, ¿por qué esquivas el tema?”.
Faired se dio la vuelta y se alejó lentamente, pero Li Mei lo tomó del brazo.
“Perdona, no quería que te sintieras mal, es solo que en todo este tiempo que hemos estado acá, eres el único con el que he podido conversar, que me ha ayudado a entrenar, y creo que exagere con mi confianza”.
Faired la miró con ojos tristes, pero sonrió, “no tienes que pedirme perdón, es solo que no soy muy feliz con este poder”.
“¿Predecir el futuro?”.
“No es solo eso”, Faired parecía esforzarse para encontrar las palabras justas, “imagina que siempre estuvieras viendo dos cosas a la vez, y que una de esas cosas fuera de unos segundos más adelante en el tiempo”.
“¿Eso significa que tu poder se encuentra activo todo el tiempo?”.
“Si”, respondió tristemente el muchacho.
“Pero no te entiendo, las posibilidades que eso tiene, son enormes”.
“Tal vez a simple vista, pero como te dije, el destino no puede cambiarse, lo he intentado, pero siempre las cosas se dan como las predigo, si predigo que esquivare el ataque, puedo esquivarlo, pero si alguna vez predijera lo contrario”.
“Incluso así, puedes hacer grandes cosas, si tu mente va con el objetivo de lograrlas, tus predicciones siempre serán acordes a tus deseos, y te ayudaran a completar tus objetivos”.
Faired lentamente acercó su rostro al de Li Mei, pero se frenó a tan solo unos milímetros, “por eso es que tu eres una buena persona, Li Mei, pero yo no”.
Faired se alejó de ella, pero antes de que Li Mei pudiera decir algo mas, Kano apareció en la sala, no lo veía desde hace varios días.
“Eh, muchachitos, las semifinales empezaran ya, vengan, no hagan perder mi valioso tiempo, varias prostitutas me están esperando ansiosas”.
Li Mei no pudo volver a cambiar palabras con Faired, lo siguiente era que ya estaba cerca de la tarima, con la gigantesca figura de Rep Zero a su lado.
“Pequeña”, le dijo este antes de subir, era la primera vez que lo oía hablar, su voz era seca y rasposa, pero no se asustó, “conviene que te rindas, no quiero matarte, pero lo hare si es necesario para ganar este torneo”.
“Lo mismo te podría decir”, Li Mei intentó sonar desafiante, pero se dio cuenta que fallaba estrepitosamente.
“Como desees”.
Lo siguiente que Li Mei recordaba es que la pelea había dado comienzo, y sin siquiera tener tiempo para moverse, Rep Zero le había dado un puñetazo en el estomago, desorientándola, y luego le propinó una potente patada en el rostro.
Ahora lentamente se iba levantando, pero le dolía en gran medida el cuerpo, y comenzó a escupir sangre.
“Ya es demasiado tarde, muchacha, tendrías que haber tomado la decisión antes”.
Li Mei no se iba a dejar impresionar, y respondió al ataque de las garras de su enemigo con sus sais, pero sus movimientos fueron impetuosos, y aunque logró raspar la piel del escamoso brazo, las garras se clavaron fuertemente en el suyo. Instintivamente movió el brazo izquierdo, clavando el sai en el brazo de su enemigo, la sangre verde cayó en el suelo del lugar, pero Rep Zero no se veía alterado.
Aprovechando la situación, la chica se marchó hacia atrás, ahogó un grito cuando su brazo quedó libre de las garras, las mismas eran tan afiladas que ni siquiera había tenido que ejercer fuerza. Aunque no había soltado el sai, era obvio que su brazo derecho ya no podría utilizarlo en ese estado, por lo que cambio de mano.
Rep Zero, sin la más mínima pizca de dolor, se quitó el sai del sangrante brazo, y con un rápido movimiento, lo arrojó contra Li Mei. Gracias a que esta se corrió, solo se produjo un leve corte en su mejilla, pero aun así, era para temer.
“No lo entiendes, niña, pero tú no puedes vencerme, no sé qué sueño te trae aquí, pero no puedes vencer al deseo de toda una raza”.
Li Mei escuchó las palabras, y la ira llenó su corazón, ella tal vez no podía comprender lo que le decía exactamente, pero si sabía que el sufrimiento de su pueblo valía por cualquier cosa. No importaba que este enemigo fuera más rápido y fuerte que el anterior, y que no usara ningún tipo de ataque que Li Mei pudiera redirigir, aun así no perdería.
Se movió con la máxima velocidad que podía para realizar un nuevo ataque con su sai en el brazo izquierdo, pero falló. Sin embargo, el movimiento hizo que un chorro de sangre saltara de su brazo derecho, cayendo en los ojos de Rep Zero.
Por primera vez el mismo reaccionó ante la situación, dando un fuerte grito, al instante levantó sus manos para limpiarse el rostro. Li Mei no esperó un segundo y dio un puñetazo al oído del sujeto, se sintió extraño, sea lo que sea que hubiera debajo no era un pabellón auditivo, o no se sentía como uno, pero causó que su enemigo se arrodillara ante el dolor.
Lo siguiente fue usar el sai, pero la mano derecha de Rep Zero lo agarró en el aire, aunque uno de los filos la atravesó totalmente.
“Maldita”, su voz ya no se oía honesta en lo mas mínimo, y su sangre seguía cayendo al suelo.
Li Mei realizó un giro para patear el rostro de Rep Zero, aun teniendo la mano agarrada por este. El golpe causo que la soltara, y pudo realizar un rápido tajo con el sai, pero esta vez no cayó sangre, solo bandas negras.
La conmoción llego al publico al instante, los murmullos se multiplicaron al por mayor, incluso La Alianza Mortal se encontraba sorprendida ante la situación.
“Oh, vaya”, dijo Quan Chi con cierta gracia, “¿eso es lo que creo que es?”.
“No tiene sentido”.
“¿No había uno de ellos bajo tu servicio?”.
“Si, pero ya no está aquí, y definitivamente no es él”.
Li Mei no pudo evitar sorprenderse al ver el rostro de su enemigo. Con los siniestros ojos aun inflamados por la sangre que les había caído, su rostro furioso era totalmente verde, cubierto por escamas, y con fuertes dientes similares a colmillos cubriendo toda su boca, el ruido que hacia al jadear era desagradable.
“Patética muchacha, has llegado demasiado lejos”.
El sujeto se levantó, pero parecía desorientado, las heridas no eran tan graves, pero no podía mantenerse concentrado.
“Tiamat, por favor, detente”, gritó una voz en su cabeza.
“Khameleon, no, estoy cada vez más cerca, esta chica no me va a detener”.
“Tu oído esta lastimado, le tomara tiempo regenerarse, además, ya se ha revelado tu verdadero rostro”.
“Kanh no está aquí, está muerto, ganare este torneo, y reconstruiré Zaterra”.
“Aunque Kanh ya no este, no confió en estos dos, ven conmigo, el estar en un reino distinto te está afectando, no estás pensando bien”.
“Si, ama”, dijo finalmente Tiamat en voz alta, cosa que sorprendió a Li Mei, y lentamente comenzó a desaparecer hasta que ya no hubo nada detrás.
“¿Eso ha sido un portal?”, preguntó Quan Chi con cierta sorpresa, “bueno, creo que no se puede hacer nada mas aquí, felicidades, Li Mei, has pasado a la final”.
Los aplausos llegaron lentamente, y con cierta extrañeza por parte de los presentes, pero al final crecieron en gran medida, el rival claramente había escapado, Li Mei ya lo tenía contra las cuerdas.
“Vamos, perra”, le dijo Kano con cierta rudeza desde afuera, “sal así te curan esa patética herida y dejas pasar a los siguientes contendientes”.
Li Mei seguía sin comprender cuando iba bajando de la tarima, Faired se cruzó con ella en el camino.
“¿Ves lo que dije?, eres una muy buena persona, y por esa razón es que mereces ganar este torneo, para salvar a tu pueblo”.
“¿Cómo sabes que…?”, pero Li Mei ya se dio cuenta a que se debía, “tu también debes tener un sueño así”.
“No, Li Mei, no lo entiendes”, el rostro de Faired se ensombreció, “soy egoísta, y lo único que quiero es quitarme este maldito poder de encima, para así poder volver a mi hogar”.
“Pero Faired…”.
“No me intentes comprender, no sabes lo que es ser discriminado por todos los que conoces, por más que lo intentaba no podía ignorar las cosas que veía, no podía evitarlas, pero ahora directamente ya no tendré que verlas nunca más. Llegare a la final, y allí veremos si el destino es cruel o bondadoso, porque no importa que tan horrible sea mi deseo, si es necesario, te matare para cumplirlo, Li Mei”.
La chica sintió el dolor en las palabras que Faired decía, ¿acaso quería que ella lo odiara para el momento de su pelea?
Varias mujeres se acercaron para realizarle la curación, pero ya no le importaba el dolor de su brazo, solo veía a Faired y Scorpion, en frente uno del otro, arriba de la tarima.
“Comiencen”, gritó Quan Chi.
Y la pelea dio inicio.

Continuara…

Avance: ¿Quien llegara a la final?, ¿Faired o Scorpion?, se admiten apuestas.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

kanalla
Campeón MK4
Campeón MK4
Mensajes: 477
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47
Contactar:

Mensaje por kanalla » Jue, 18 Abr 2013, 14:01

Al fin me hice un tiempo pude leer los capítulos completos. Y vamos por partes:

-El relato sobre Sektor, el Tekunin y del tal William Elcore, simplemente genial. Hace rato que no leía algo que me dejara atrapado en la lectura. La comparación máquina-humano quedó bien planteada.

-La historia de Sareena también me gustó, sobre todo porque siempre tuve (y tengo) curiosidad por saber cuál es ese objeto que Sub-Zero le entrega, pero no he encontrado la respuesta (aún). La pesadilla de Kitana también me gustó, aunque noté que este ha sido el Cage más serio de lo que he leído de Batalla. O de cualquier otro de tus fics.

-La parte que me descolocó un poco fue la del mini torneo de la Alianza. Le perdí un poco el reastro a la continuidad, pero supongo que es por alguna razón. Bien ahí con la inclusión de Tiamat.

Bueno es ver que la Batalla continua, nuevamente muy bueno el capítulo sobre Sektor.
Imagen

Avatar de Usuario
TURBOv8
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 8
Registrado: Vie, 19 May 2006, 17:35
Ubicación: Edenia

Mensaje por TURBOv8 » Mié, 24 Abr 2013, 00:18

Estoy a mitad de la temporada 3, y la verdad que está genial, espero que sigas con este fic ( o quizás ya llego al final, no quiero saberlo )

:>
Imagen

Avatar de Usuario
TURBOv8
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 8
Registrado: Vie, 19 May 2006, 17:35
Ubicación: Edenia

Mensaje por TURBOv8 » Lun, 06 May 2013, 02:59

Bueno, ya termine de leer todo y la verdad que me lo pasé muy bien leyendo el fic.

Ahora llega el momento de la espera entre capítulo y capítulo, mal :doh:
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Lun, 13 May 2013, 00:56

Esta es Mortal (Kombat), pero este capitulo lo empece a escribir antes de subir el anterior, y colgue, colgue muuuuucho tiempo (obviamente por las fechas se puede saber), pero de todas formas aqui estamos, y en si no ha sido taaaaanto tiempo como otras veces, intentare mantener un ritmo relativamente bueno. Sea cual sea el caso, con este chapter tenemos ya la final del torneo armada, y ademas se viene el cierre de otra de las tramas de esta temporada, asi que a disfrutar (o algo asi).

Scorpion y Faired se observaron por largo rato, como midiendo las flaquezas y fortalezas del otro desde esa distancia. En el primer instante en que el muchacho movió un pie, el Ninja lanzó su Spear, y a duras penas pudo esquivarla.
Faired lanzó una ráfaga de fuego, pero Scorpion la detuvo con otra.
“Claro, fuego contra fuego, es obvio que no va a funcionar”.
Scorpion desapareció al instante, para aparecer detrás de Faired, pero justo en ese momento, el chico le dio un puñetazo en el rostro, desorientándolo levemente, el primer golpe de la pelea, pero no el último.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La Alianza Mortal”, capitulo 15: “El contendiente final”.

Jax y Sonya avanzaban por un paramo desolado. Hacía tiempo que no tenían realmente ningún rumbo, Jax lo sabía, y sabía que si seguían mucho rato se les haría muy difícil regresar, pero Sonya no hablaba.
“Descansaremos aquí, detrás de esas rocas”, dijo finalmente, y ambos se sentaron, “realizare la primera guardia de esta noche”.
Noche era un término relativo, las horas de oscuridad y de luz del Outworld no se manejaban de la misma forma que en la Tierra, y eso ya era notorio la mayor parte del tiempo.
Quedaba muy poca agua del último arroyo que habían visitado, en general era difícil confiar de la misma en todas partes. Y hacer un fuego para hervirla había demostrado ser peligroso, atraía soldados, y a veces cosas peores.
Las horas pasaron lentamente, Jax siempre reflexionaba en las noches, pensaba en Icy, en Liu, en su hermano Brandon, y en la vida que podría haber tenido si las cosas se hubieran dado distintas.
“Es turno del cambio”, le dijo Sonya finalmente.
“No estoy muy cansado, podes dormir un poco más, o en todo caso seguimos el viaje”.
“¿Por qué hacemos esto?”.
“¿Hacer qué?”.
“Esto, buscar a Hsao, ¿no ha habido ya demasiado sufrimiento por él?”.
“No hacemos esto por él, lo hacemos por Cyrax y Kenshi”.
“No soy tonta, se que la razón principal es el propio Hsao”.
Jax suspiró, “si, es verdad, pero no es por venganza si es lo que crees. Ya te he contado porque estoy donde estoy ahora, y es porque nunca dejare que un criminal salga impune, por eso vinimos a este reino en primer lugar, para hacer justicia por la muerte de Liu”.
“Le llamas justicia, pero no estoy seguro de que lo sea”.
“Es lo que hacemos, Sonya, si no lo creemos nos volveremos locos”.
Jax se dio cuenta que dio en el clavo con eso, Sonya parecía dudar sobre que iba a decir a continuación.
“Si, es verdad, si no tenes problema continuemos”, dijo finalmente, pero Jax estaba mirando hacia otro lado.
La figura se movió lentamente sobre una lomada en la oscuridad, a duras penas pudo notar los rasgos a esa distancia, pero le quedaba más que claro quién era.
“Hsao está ahí”, Jax comenzó a correr sin preocuparse por nada, tenía que llegar hasta él.
“Jax, espera”, le gritó Sonya, pero al ver que no se detenía, lo siguió.
¿Venganza o justicia?, se vería muy pronto.
Scorpion lanzó su Spear una vez más, Faired tenía muchas dificultades para esquivarla cuando era a una distancia tan corta.
Scorpion no esperó, y antes siquiera de que la Spear volviera a él, ya estaba yendo hacia adelante, y le dio un puñetazo en el rostro, no se contuvo, la sangre llenó el rostro del joven y eventualmente el suelo.
Faired no quería rendirse solo por eso, aunque su nariz estuviera rota, y contestó con un golpe, que fue bloqueado, este hecho dio inicio al combate cerrado.
Li Mei estaba ensimismada en las habilidades de ambos luchadores, eran realmente muy capaces, cualquiera sería un gran rival para la final.
La final, si, ella estaba en la final, eso significaba que si Faired ganaba tendría que pelear contra él, y muy posiblemente matarlo.
“Llegare a la final, y allí veremos si el destino es cruel o bondadoso, porque no importa que tan horrible sea mi deseo, si es necesario, te matare para cumplirlo, Li Mei”.
Él le había dicho eso, él no tenía dudas, pero ella sí. Li Mei pensaba que ya no iba a llorar, pero no pudo evitar hacerlo. Alrededor suyo no había nadie, era la única que se encontraba en la sala, pero igual sentía como si todo la aprisionara.
“El muchacho es bueno”, dijo Shang Tsung, “su espíritu nos serviría, espero que Scorpion logre matarlo”.
Quan Chi estaba ensimismado en la pelea, y se desorientó cuando el hechicero llamó su atención, “perdona, estaba pensando en algo, no es nada”.
“Deberías pensar un poco menos, total nada de esto es realmente importante para nosotros”.
“Lo sé”.
El choque de golpes continuó hasta que Faired generó una pequeña llama en medio de ambos que se elevó hacia arriba, el objetivo no era dañar a nadie, pero desconcertó a Scorpion el tiempo suficiente para darle un golpe en el rostro. El ninja respondió barriendo a Faired, que aunque cayó pudo aprovechar la inercia para rodar hacia atrás, y comenzó a calentar el suelo bajo sus pies.
El calor aumentó considerablemente, e incluso algunas de las baldosas de la tarima comenzaron a derretirse. Scorpion dio un salto ni bien notó que sus pies estaban comenzando a pegarse, y Faired aprovechó esas circunstancias para arrojarle un par de cuchillos. Aun en el aire el ninja no tuvo problema en esquivarlos y arrojó su Spear. Faired sonrió y se corrió hacia un costado. El ninja no se dio cuenta hasta que la inercia le tironeó del brazo de que su arma se había quedado empastada en baldosas derretidas al clavarse en el piso y no podía sacarla, ahora no podía controlarse en el aire y terminaría estrellándose.
Con un rápido movimiento, sacó otra Spear, pero esta de su brazo izquierda, Faired no se la esperaba, no había visto que Scorpion tuviera una en ese brazo hasta ese momento, y la misma impactó en su costado, clavándose firmemente.
Con un gran esfuerzo, Scorpion arrojó a Faired por los aires, estrellándolo con gran fuerza, y en el proceso, haciendo que su estructura corporal no terminara girándose por tener ambas Spears afuera, y pudiera caer en un ángulo perfecto en medio de donde ambas estaban clavadas, retiró a la distancia la que estaba en el cuerpo del muchacho, y se dirigió a quitar la otra de donde se había enganchado.
Ni bien puso su mano izquierda sobre el extremo de la Spear, una patada giratoria le dio en el rostro, y cayó al suelo. Faired sangraba por el costado donde la Spear se había clavado, pero no parecía importarle, parecía feliz. A la distancia que estaba, Scorpion estaba con su brazo derecho inutilizado, la Spear seguía clavada y unida a él, y ni siquiera podía pararse correctamente.
“Bien, bien, parece que todo termina”, Faired se quedó quieto, mientras algo pasaba por sus ojos, “no, no puede…”.
Fue muy rápido, la Spear de Scorpion se soltó del suelo, y en vez de simplemente volver adentro de su mano, este la hizo girar en el aire, y cortó transversalmente el abdomen del muchacho antes de guardarla.
La escena pareció detenerse para todos, las lágrimas de Li Mei brotaron con mayor fuerza.
“No, no”, dijo Faired, y vomitó sangre, mientras caía arrodillado al suelo, la herida en su vientre se abrió completamente, el espectáculo era asqueroso, “por favor, no”.
Scorpion se le acercó lentamente, seguía en guardia, pero no demasiado, Faired ya no podía hacer nada.
“Luchaste bien”, Scorpion por primera vez habló, “esto terminara rápido”.
“No quiero morir”, fue todo lo que dijo Faired, pero entonces Scorpion le cortó la cabeza rápidamente, y el cadáver cayó al suelo.
Las ovaciones comenzaron entre la gente en ese momento, a Shang Tsung le parecía ridículo todo eso, pero se sorprendió de escuchar a Quan Chi aplaudiendo lentamente, su rostro parecía feliz, como si hubiera descubierto algo nuevo.
“¿Quieres hacer los honores?”, le preguntó aun con esa extraña sonrisa en su rostro, Tsung solo asintió levemente.
“El ganador, Scorpion”.
El ninja no hizo ni dijo nada más, y simplemente se dirigió a la sala de los participantes una vez más, Li Mei estaba allí, sus rostros se miraron fijamente. La chica ya no lloraba.
“Te matare, juro que te matare”.
“¿Por el chico?”, Scorpion parecía querer molestarla, “el no hubiera dado nada por ti, si sabes lo que te conviene, abandona este torneo o terminaras igual”.
Li Mei vio como se alejaba, ella ganaría este torneo, pero ya no solo por su pueblo o por ella, lo haría también por Faired.
Jax no se detuvo, ni siquiera cuando tenía problemas para seguir el rastro de Hsao, al poco tiempo lo encontraba de nuevo, estaba siendo demasiado fácil, seguro era una trampa, pero si no lo seguía no llegaría a nada.
Hacía rato que había ingresado a un bosque pantanoso, el agua estancada era molesta, pero al menos los arboles no se lo estaban intentando comer.
Luego de un rato de esa forma, logró llegar a tierra una vez más, y el rastro se cortaba al llegar a una extraña estructura, parecía un bunker metálico, y la puerta estaba abierta.
Se quedó allí, era obvio que entrar podría significar su muerte, pero había ido muy lejos para detenerse ahora. Los gritos de Sonya lo quitaron de sus pensamientos.
“Jax, espérame, no entres ahí solo”.
La vio, aun no había salido del pantano, y tenía problemas para avanzar, ella había pasado por tanto, y Hsao había echado a perder todo lo que había logrado avanzar, no, ella no debía entrar. Fue acercándose a la puerta.
“Maldición, Jax, no lo hagas, sé que esto es por mí, pero vas a cometer una idiotez, no caigas por mi”.
Lentamente Jax ingresó, y justo cuando la chica estaba a punto de llegar, cerró la puerta tras él.
Hsao lo pagara.

Continuara…

Avance: La verdad de Hsao revelada, chan chan chan.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

kanalla
Campeón MK4
Campeón MK4
Mensajes: 477
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47
Contactar:

Mensaje por kanalla » Jue, 16 May 2013, 21:09

Sigo confundido entre los kombatientes y los non-MK... ¿Quién diablos es Faired?

Fue un capítulo extrañamente corto, para ser de Batalla, y también fue extraño el cambio de brazo del Spear de Scorpion (yo tampoco sabía eso). Li Mei muy heroíca, aunque puede que ese sea su propósito. La pelea se lleva todo el capítulo, lo que no deja mucho que decir salvo por las líneas finales de Jax...
► Show Spoiler
Fue rápido, pero siempre con ese detalle filosófico oportuno. Esperando el siguiente capítulo.
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Mar, 31 Dic 2013, 20:32

Bueno, despues de un año pesado (siendo honesto, un año muy de merde) y en el que realmente a duras penas tuve tiempo para vivir, vamos a postear antes de que termine el año, el 14 me voy por mas de un mes de vacaciones asi que ya de por si ahi no habra tiempo para postear, esta temporada si que me va a tomar trabajo terminarla, XD.

Bueno, hare un breve resumen de lo publicado para que no se pierdan: Hsu Hsao, miembro de los Special Forces, traiciono al cuerpo y destruyo el unico portal de conexion artificial con el Outworld, asesinando en el camino a Icy, el lider del grupo y marido (en tratativas de divorcio) de Sonya. Sonya y Jax viajaron al Outworld para vengar la muerte de Liu Kang a manos de La Alianza Mortal (Quan Chi y Shang Tsung), y buscar a Hsao, ya que creen que esta ahi, ahora, Hsao ha aparecido y Jax va directo a enfrentarse a el. En este capitulo se van a volver a tocar las tramas del pasado de Jax, si quieren repasarlas revisen los capitulos 12 y 17 de la tercera temporada, y ahora si, a comenzar el capitulo:

Ambos hermanos se encontraban juntos, como siempre desde que sus padres habían muerto, el mayor miró la hora.
“Ya es muy tarde, conviene que vayas a dormir”, le dijo al pequeño, que tan solo tenía diez años en ese entonces, “tienes que esforzarte en la escuela”.
“Tú también deberías dormir”, le respondió el pequeño.
“Yo soy mayor, es diferente”.
“Si tu lo dices”.

El hermano mayor sonrió y colocó su mano sobre la cabeza del otro, que se molestó.
“Vamos, no puedes parar ahora, tienes mucho por delante y tienes que esforzarte para llegar lejos”, el niño quería ser un gran medico, para que si alguna vez otra persona pasara lo mismo que sus padres, pudiera salvarlos.
“Tú también, hermano”.
Por unos segundos el mayor quedó descolocado, casi nunca había pensado en su propio bienestar, su trabajo como policía lo consumía, y raras veces pensaba en lo que podría llegar a pasarle, pero la sonrisa no tardó en volver a su cálido rostro, “tienes razón…, te prometo que nunca, pero nunca, me voy a rendir”.
Un tiempo después, el niño abrió la puerta, y el entró.
“Hola, niño”, dijo el sujeto, “¿tu hermano está en casa?”.
“No”, fue todo lo que alcanzo a decir el niño.
“Ya veo…, me parece que dejare un mensaje entonces”.
El sujeto agarró al chico, y lo arrojó con furia adentro de la casa, causando que rompiera una mesa, luego se le acercó, y mientras los ojos del pequeño lo miraban, lo golpeó, una y otra vez.
“Tu maldito hermano creía que podía meterse conmigo, me llevó a la prisión, pero ahora estoy fuera”, dijo el sujeto, “tu pagaras por él, todo lo que me causó”.
Y el sueño del niño terminó ese día.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La Alianza Mortal”, capitulo 16: “Reincidente”.

Se hizo la luz donde se encontraba Jax, y la misma lo cegó en un primer momento, pero sus ojos se acostumbraron eventualmente, lo que vio lo horrorizo a la primera, pero no mucho. Todo el lugar parecía embadurnado con cadáveres, de los cuales goteaba sangre que bañaba las paredes, ya que algunos estaban colgados del techo. Pero solo necesitó un segundo para palparlos, y darse cuenta de que solo eran muñecos.
“Tendrás que hacer algo mejor que esto, Hsao, he visto muñecos más realistas que estos”.
Una pantalla baja en ese momento, mostrando un rostro bastante conocido para el soldado.
“Ted Bundy”, suena la voz de Hsao, “asesinó mujeres entre 1974 y 1978, e incluso llegó a ser enviado a prisión, pero siempre salía, eventualmente fue condenado a la silla eléctrica en 1989”.
“Conozco el caso, ¿a qué viene todo este juego?”, Jax revienta la pantalla, pero otras más aparecen.
Todas se prenden al instante, el sonido se entremezcla y eventualmente Jax las reconoce más que nada por los rostros que muestran. Asesinos, violadores, ladrones, todos con una característica en común, todos cumplieron su condena, todos salieron de prisión, y todos volvieron a cometer delitos.
“¿Qué ganas con todo esto?”, grita Jax, y entonces el piso bajo sus pies se derrumba, y cae a una sala oscura, cuando se prende la luz, Hsao se encuentra de frente a él, con el pecho descubierto y un extraño circulo metálico en el medio de este. Arriba suyo, una última pantalla muestra el rostro de Kano.
“Demostrar que tu justicia no es más que una falsedad”.
Un rayo sale del pecho de Hsao a través del extraño círculo, Jax lo frena con sus brazos metálicos, pero lo envía hacia atrás, y en el proceso parte de los brazos llegan a derretirse.
“¿Qué demonios?”.
Cuando Jax levanta la cabeza, Hsao ya no está donde estaba hace tan solo unos segundos. Un ruido lo hace darse vuelta y frenar una patada con su brazo.
“Tú eres el ejemplo de todo aquello que odio, Jax, el policía tan sacrificado por sus ideales, que hasta llega al punto de entregar partes de su cuerpo por la causa”.
Jax comienza a dar puñetazos, pero Hsao los esquiva, finalmente uno de sus brazos se transforma en un cañón y dispara una bala, pero su enemigo la frena con un rayo de su pecho.
“Mira quién habla, ¿y eso que tienes ahí que es?”.
“Esto es lo único que me mantiene con vida, fue una necesidad, no un deseo, lo que no significa que no pudiera ser mejorado también”, Hsao dispara un rayo, Jax lo esquiva rodando, y saca una pistola, las balas son más pequeñas y rápidas, e impactan en la pierna de Hsao, que se agacha, y se esconde detrás de una saliente metálica, “disparas para herir, pero no para matar, ¿es que acaso no has entendido nada de lo que te he mostrado?, si dejas a los criminales con vida, estos vuelven a ser lo que son”.
“¿Justo tu me vienes a hablar de justicia?, traicionaste todo lo que significaba ser un Special Force, mataste a tu superior, y a tu familia, no sé qué fue lo que te causó este cambio repentino, pero pagaras por tus crímenes”.
“Ah, cierto, Icy”, otras pantallas aparecen, con el rostro del susodicho en todos lados, “el líder del circo, esta mejor muerto”.
“Maldito”, Jax dispara un cañonazo sobre el lugar donde esta Hsao, pero el metal solo se abolla levemente, y un gas comienza a salir de las paredes, “¿intentas envenenarme?, que truco más sucio, pero no te saldrás con la tuya”, una turbina en los brazos de Jax empieza a correr el gas evitando que se acerque a él, Hsao sale del lugar donde se encontraba.
“La tecnología al servicio del policía ideal, que bonito, yo también he abusado de ello, esta placa en mi pecho, seguro que ni siquiera la habías notado antes, ni siquiera yo podía notarla, mi otro yo”.
Jax da un golpe al piso, y el temblor causa que Hsao caiga. El soldado da un salto para aplastarlo con sus brazos, pero Hsao rueda esquivándolo, y se levanta con una patada que da directo en el rostro de Jax, haciéndolo sangrar.
“Carne debajo de tanta maquina, ¿algún día la entregaras toda?”.
Jax da un golpe a Hsao aprovechando que este se confía, y lo termina estrellando contra una pared. El susodicho tose sangre, y su placa comienza a hacer ruidos extraños y a largar chispas, intenta disparar, pero no pasa nada.
“Bueno, parece que me he confiado”, se levanta con esfuerzo, “pero eso no significa que esté acabado”.
“Mis brazos deben haberte roto varias costillas, y si tu truco del pecho ya no funciona, no veo que podrás hacer, entrégate”.
“Deja de insistir con eso”, un rayo sale sorpresivamente del pecho de Hsao e impacta contra el de Jax, quemándolo y dejándolo en el suelo, “eso es lo que ustedes nunca entenderán, no se dan cuenta que un criminal nunca se entrega de verdad, por eso es que sujetos como Kano campan a sus anchas”.
Jax se levanta a duras penas, y recibe un puñetazo en el rostro.
“Kano y sus patéticos Black Dragons deberían haber sido historia hace mucho, pero ustedes no hicieron nada”, Jax recibe una patada en las costillas y vuelve a caer, “si no hubiera sido por mí, nunca hubieran desaparecido”.
“¿De qué hablas?”.
“¿De dónde crees que salían los informes para destruir a los Black Dragons?, me llegaban a mí, de gente mucho más capacitada que ustedes, yo no solo fui mi propio informante anónimo, también fui el de casi todos los demás del cuerpo, por eso nunca sospecharon”.
“¿Para quién trabajas?”.
“Ya no importa ahora, he cumplido mi rol”, Hsao aprovecha que Jax se está levantando, y le da un rodillazo en el estomago haciendo que vomite, “desde que los Black Dragons se disolvieron, mi participación en su grupo no presentaba ninguna utilidad hasta que surgió lo del portal, destruirlo fue mi último trabajo”.
“¿Pasaste todo ese tiempo simulando ser quien no eras sin necesidad?”.
Hsao se larga a reír, “el Hsao que tu conocías nunca existió, fue solo una programación, un trabajo, una supresión de personalidad, mi verdadero yo fue desconectado temporalmente, debo admitir que mi personalidad falsa te quería, le caías bien de verdad, también su esposa y su hija, ni siquiera sabía de dónde sacaba información de los Black Dragons, ni se preocupaba, estaba programado para no hacerlo. Pero a ese sistema ya se le dio de baja, mayor, ya no queda nada de él, solo la programación original sigue en pie, y ese soy yo”.
Hsao vuelve a reír, Jax no lo soporta más y se levanta. Su enemigo parece dispuesto a disparar de nuevo, pero la placa en su pecho explota, el efecto causa que casi se caiga. Jax no espera más, y de un puñetazo en el rostro lo deja en el suelo.
Hsao escupe uno de sus dientes y gran cantidad de sangre, y su respiración es forzada, su sistema vital está fallando.
“Bueno, parece que este es el fin, ¿verdad?”.
Jax lo mira con desprecio, “no, Hsao, pese a todo lo que has hecho, pese a que mi antiguo compañero ya no se pueda recuperar, tu vendrás conmigo, y pagaras tus crímenes, además, tenemos que averiguar para quien trabajas”, Jax prende su comunicador, e intenta obtener señal, Sonya debería haber ingresado también eventualmente.
“Me parece que dejare un mensaje entonces”, dice Hsao.
Jax se queda paralizado, “¿qué dijiste?”.
“Dije que me parece que dejare un mensaje entonces”, las palabras son pronunciadas muy lentamente.
Jax recuerda una vez más al pequeño niño, siendo atacado por el criminal, con violencia, solo por el deseo de lastimar.
“Tu pagaras por él, todo lo que me causó”.
El niño quiere llorar, pero el dolor es muy grande, pero entonces, el llega.
“Suéltalo, maldito”, grita el hermano mayor, que llega al lugar.
El pequeño se alegra, pese a la sangre, puede ver a su hermano defendiéndose contra el criminal, es perfecto, su entrenamiento demuestra todo su potencial, pero entonces, es derrotado, y muere.
El criminal levanta el cuchillo luego de rebanar el cuello del hermano mayor.
“Bueno, chiquillo, parece que al final obtuve mi venganza, tal vez nos volvamos a ver”, y riendo, se marchó del lugar, dejando solo al pequeño.
“Bradley”, dice este, el nombre de su hermano mayor, pero no puede llorar.
La policía llega eventualmente, y se llevan el cuerpo de su compañero caído, pero el pequeño no se mueve. Y algo cambia en el, ahora no quiere cumplir mas su sueño, quiere cumplir el de su hermano, quiere salvar a la gente de los criminales, y que ellos paguen. Y así es como el pequeño Jax encuentra su camino. Un camino que nunca había puesto en duda desde entonces, hasta hoy.
“No…, no es posible”, dice Jax.
“Mírate, un gran miembro de los Special Forces, ¿y todo por qué?, porque me detuviste eventualmente, a mí, el asesino brutal que nadie había podido parar, salvo tu hermano antes de que saliera por buena conducta y lo matara frente a tus ojos. Pero no fue por eso que te dieron el puesto, ¿verdad?, fue porque en el momento justo, no me mataste, preferiste que fuera a la cárcel una vez más, aun sabiendo que ya había ido una vez, y eso no me había detenido, que noble de tu parte”.
“No, ese asesino murió durante un intento de fuga, encontraron su cadáver”.
“Pobrecito, Jax”, Hsao tose, pero aun así comienza a reír, “eso no fue más que un gigantesco teatro organizado por aquellos que me dieron este nuevo papel, fue fácil falsificar mi muerte cuando el sistema esta tan podrido por dentro. Es verdad que salí herido, por eso la placa, incluso estuve oficialmente muerto unas horas, pero no morí de verdad, y con algunas cirugías, ya me tienes aquí, Hsu Hsao, agente infiltrado en los Special Forces, ¿no te parece maravilloso?”.
Hsao ríe cada vez más fuerte, la tos también aumenta, así como la sangre que mana de su boca, pero aun así, no para de reír.
Jax no sabe qué decir, recuerda a su hermano, recuerda los golpes, recuerda a Icy, y recuerda a Sonya.
Entonces da un golpe, pero no se detiene, da otro, y otro, y otro, y otro, no para, solo sigue golpeando, sus manos metálicas se llenan de sangre, pedazos de hueso y órganos, pero no quiere detenerse. Cuando lo hace, su pecho jadea, mientras observa una gigantesca mancha donde debería encontrarse la cabeza de Hsao. Cae arrodillado al suelo, y no puede hacer otra cosa más que gritar.
“Jax, ¿te encuentras bien?”, se escucha la voz de Sonya que ingresa a la sala a través de una puerta en el fondo, “¿qué pasó aquí?”.
Jax la ve con ojos sin emoción, y se levanta del lugar donde esta, “el se defendió, Sonya”, lentamente se va hacia la puerta de la que vino Sonya y pasa antes que ella, “el se defendió”.

Continuara…
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Campeón
Campeón
Mensajes: 450
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Mensaje por The Shaolin Nun » Mié, 01 Ene 2014, 09:52

Muy estremecedor. Me ha gustado el trasfondo de la historia de Jax y la pelea también estuvo incríble. Tuvo buen suspenso este episodio en el inicio y de seguro en los siguientes habrá mas.


Se ha quedado interesante. Espero el sig. Episodio.
Imagen

Imagen
Future is coming from the past - Who's first and who's last?

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: La Alianza Mortal, capitulo 16

Mensaje por Error Macross » Vie, 25 Jul 2014, 05:00

Bueno, las cosas no han mejorado mucho en todo este tiempo, pero hoy me decidi que ya fue y aapurarle con esto que se va a acabar el mundo sin que este fic termine (o al menos esta temporada), es bastante tremendo lo que esta durando, no de tiempo de publicacion (que ya llevo estancado aqui como tres años masomenos) sino en tiempo de capitulos, realmente nunca me puse a contar cuantos capitulos iba a necesitar para desarrollar todas las tramas, pero aunque estamos cerca del final, me parece que claramente va a ser la mas larga hasta ahora, y puede que la mas larga de todo el fic ( y eso que la tercera era larga). Este capitulo tiene muchas cosas basadas en fics de Josephyro (o Phyro como se pone ahora), ya le pregunte en su momento, y espero que le guste a el (aunque en si no puse casi nada en comun mas que algunas nombres, pero bueh, yo soy asi, XDDDDD).

Si alguna vez hubo un mundo en el Outworld que pudiera haber sido considerado algo tan puro como Edenia, ese lugar seguramente sería Vaeternus.
Vaeternus era un mundo pacifico y hermoso, surcado por valles y grandes montañas, con un ambiente cálido, habitado por animales muy diferentes a los que conocemos. Se podría decir que tenían plantas, pero en realidad los arboles Vaeternianos no estaban vivos, era un mundo extravagante en que los animales vivían de otros animales tanto como de su ambiente, no existía una cadena alimentaria real. Y en medio de todo esto existían los vampiros.
Los vampiros eran la única civilización que ese mundo conoció desde sus orígenes con la capacidad para construir, para imaginar un mundo mas allá de lo que tenían, los vampiros eran seres muy similares a los humanos, y a la vez muy diferentes. Portaban dos alas en la espalda, similares a las de murciélagos, que les permitían volar, y grandes colmillos, además su único alimento era la sangre, que podían consumir de algunos de los seres vivos de su mundo, aunque nunca de uno de sus hermanos. Los vampiros eran seres pacíficos, pero conservaban un ejército de épocas en que hubo guerras en su mundo, además de que los sabios sabían de la existencia de vida en los confines del cosmos, y consideraban importante ser precavidos.
Amantes de la música y las artes, la comunidad Vaeterniana realizó algunas de las obras más hermosas de cualquier reino, tal vez solo equiparables a Edenia, sus corazones eran sensibles y emotivos, mucho más que en los humanos, y esto afectaba cada una de sus ideas, nunca se guardaban nada, nunca ocultaban su sufrimiento a sus hermanos. Salvo por uno de ellos que debía cargar con el castigo…
Pero esta es la historia de una chica, la historia de la caída de Vaeternus, la historia de Nitara.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “la alianza mortal”, capitulo 17: “La historia de Nitara”.

Nitara era una joven Vaeterniana, cuyo padre Vladimir, era el dirigente de la legión de Vampiros, el máximo ejercito de su cultura. Un hombre serio y que por alguna extraña razón parecía cargar con un gran peso dentro de él, pero su hija lo quería, pese a haber decidido su destino por ella. Ese destino se llamaba Lucian Von Lochvann, primogénito del rey Sithro, y destinado a ser su sucesor cuando este muriera, y el prometido de Nitara.
Nitara no estaba molesta porque no lo amara, le molestaba que todo hubiera sido decidido de antemano. Desde pequeños, ellos habían sido grandes amigos, jugaban y se molestaban continuamente, desconociendo su futuro ya arreglado. Y con el tiempo, algo mas empezó a surgir en ellos, pero esto se cortó cuando se les reveló su futuro matrimonio. Aunque ambos seguían sintiendo algo por el otro, de alguna forma el pensar que esto ya estaba preparado afectó a su relación, y comenzaron a verse extrañados, como si todo lo que hubieran sido hasta el momento hubiera sido una mentira.
Solo había un lugar donde podían sentirse bien, donde volvían a sentirse niños, en lo alto de las montañas Jazan, el lugar donde sus padres les habían prohibido ir siendo niños, y al que siendo desafiantes, treparon con esfuerzo e ignorando el peligro, mucho antes de que sus alas estuvieran desarrolladas como para llegar volando.
Y una noche como muchas otras, coincidieron en ese lugar, mirando el firmamento sin revelar sus pensamientos al otro, hasta que Lucian habló.
“Mi padre planea abdicar al trono mañana”, Nitara se sorprendió, pero no dijo nada, Lucian siguió hablando, “considera que ya está demasiado viejo para el cargo, y que no quiere terminar perdiendo el poco respeto que le tiene su gente”.
“La gente respeta al rey, Lucian”.
“Eso dicen, pero no es así, nunca es así, hace mucho tiempo que el rey no importa aquí en Vaeternus, mucho antes de que naciéramos ya habían terminado las guerras y los Vaeternianos seguíamos una misma ley, algo que nos ha traído paz, que ha acabado con todos los problemas, si hasta ahora la monarquía no ha sido abolida, es porque a la gente directamente no le interesa tener cualquier clase de gobierno”.
“Se equivocan”.
“No, tienen razón, Nitara, ser de la nobleza no otorga ventajas reales, será un proceso lento, pero cambiare las cosas, y disolveré la Legión de Vampiros con mi primera orden”.
Nitara pensó en su padre en ese momento, tan callado y serio, la Legión era lo único en su vida.
“Vladimir se ha opuesto, pero respetara mi decisión”, continuó Lucian, “no necesitamos un ejército, los temores de los ancianos no nos han dado nada bueno en milenios, y no lo harán nunca, todos aquellos que entrenan y se dedican a enseñar a otros podrán dedicarse a otras tareas si lo desean. No niego que el entrenamiento para el combate puede ser algo útil, seguiremos teniendo soldados encargándose de asuntos internos, pero ya no será visto como una necesidad, y por ende los jóvenes no tendrán que servir en la fuerza si no lo desean”.
Nitara se levantó, colocándose muy cerca de su amigo, este se sonrojó en ese momento, pero la chica solo le sonrió.
“Eres muy noble, mi señor”.
“Ya te dije que no me gusta que me llames así”, pero antes de terminar de hablar, Nitara le dio un beso, dejando al muchacho totalmente rojo, su primer beso, “yo…”.
“No digas nada, te veré en tu coronación mañana”, y se fue volando antes de que su príncipe pudiera decir algo más.
La ceremonia fue sobria, en señal de respeto al viejo rey. Uno de los viejos consejeros se encargó de traspasar la corona hecha de vidrio esperanto de Sithro a Lucian, se lo veía glorioso con ella, y se recibió con aplausos no efusivos, y el inicio de una suave tonada de honor.
Nitara estaba feliz, pero vio en el rostro de su padre a su lado la dureza de siempre.
“Pueblo mío”, se dirigió Lucian hacia sus servidores, “como su rey, prometo ser leal a aquellos que respeten mi ley, y justo con aquellos que la infrinjan. Sin embargo, me he dado cuenta de que tal vez es tiempo de que las cosas cambien aquí, por eso con mi primer edicto…, NO”.
Nadie entendió que había sucedido, pero de repente, el cuerpo del anciano Sithro se encontraba tirado en el piso con una herida sangrante que atravesaba su pecho desde atrás, donde antes se encontraba el anciano que había pasado la corona, se encontraba un extraño sujeto de pelo negro de largo bigote y extrañas marcas negras en el rostro.
“¿Qué pasa?, no quiero quedarme con la duda, mi señor”.
“Maldito”, gritó Lucian, y desenvainó su espada, pero unos extraños seres con dientes como clavos y poderosos sables saliendo de sus brazos cayeron desde el techo.
Uno de ellos realizó un corte al rostro de Lucian con una de sus cuchillas, pero la habilidad del príncipe impidió que llegara a mas, y su respuesta fue mucho más certera, rebanando la cabeza del monstruo de un espadazo, el otro a duras penas llegó a sorprenderse antes de terminar igual que su compañero. Pero el misterioso sujeto ya no estaba.
“Rápido, encuéntrenlo, ha asesinado a su anterior rey”.
Las tropas prepararon sus armas, en aquel que pensaban iba a ser su último día de servicio, y fue necesario ya que casi al instante más seres como los anteriores llegaron cubriendo todo el lugar. El combate era encarnizado, las malditas bestias no dudaban en atacar a la población civil.
Nitara también había entrenado, y aunque no tenia ningún arma, podía defenderse, fue entonces que venido también desde los cielos, cayó el. Su rostro oculto por un casco con forma de calavera, con una gigantesca armadura adornada con huesos y pinches, portaba un gigantesco martillo, todo se paralizó al instante ante su llegada.
“¿Tu eres quien dirige todo esto, bastardo?”, gritó Lucian, que llegó volando ante el imponente guerrero, “enfréntate a mí, el Rey de Vaeternus, Lucian Von Lochvann, y que nuestra pelea y no el sufrimiento de nuestras tropas, decida esta batalla”.
Las risas comenzaron entre las bestias de dientes afilados, pero pararon cuando su líder levantó la mano.
“Mi nombre es Shao Kanh, emperador de todo el Outworld, y lamentablemente este lugar se incluye en mis dominios, solo que hasta este momento no había tenido ganas de venir a reclamarlo”.
“Vaeternus siempre fue libre, y seguirá siéndolo”.
“Bueno, acepto tu desafío, Lucian Von Lochvann, muéstrame si sabes manejar esa espada”.
Los movimientos de Lucian eran gráciles, perfectos, su rival en cambio hacia movimientos apresurados, toscos, se basaba mas en potencia que en su gracilidad carente. Sin embargo, su armadura lo protegía de los espadazos. Nadie hacia nada, pero entonces Vladimir tomó a su hija.
“¿Padre, que haces?”.
“Esta pelea ya está decidida, hija, el no podrá ganar”.
“¿De qué hablas?”.
“Kanh solo está jugando”.
Lucian dio una estocada rápida, y por fin la espada pasó entre los ajustes de la armadura y se clavó en la carne, pero el siguiente movimiento del emperador fue muy rápido y con su brazo izquierdo agarró el derecho de su oponente aun sosteniendo el arma, y simplemente apretó, destrozándolo y separándolo del cuerpo. El rey ni siquiera pudo gritar ya que el Emperador se propulsó hacia él con su cuerpo cargado de energía, la fuerza del golpe fue tanto que el joven quedó estrellado contra una pared, la sangre comenzó a brotar de su boca, fragmentos de su armadura se habían roto y habían atravesado su cuerpo, mientras que sus propias costillas destrozaban sus órganos. Kanh tomó su cabeza con una mano, se quitó la espada del pecho con la otra, arrojándola lejos, y con una sonrisa, cerró la mano aplastando el cráneo haciéndolo pedazos.
Nitara gritó, pero aunque forcejeaba su padre la dejó inconsciente de un golpe y se la llevó.
Todos los Vaeternianos a su alrededor iban dejando sus armas y se arrodillaban ante su nuevo amo, este los observó detenidamente.
“Bien, parece que han cumplido la palabra de su líder, Tarkatans, maten a todos los soldados, hagan lo que quieran con el resto”.
Pocos de los guerreros pudieron tomar sus armas una vez más antes de ser atravesados por las cuchillas de los horribles seres, Vladimir sin embargo resistía los embates con furia, preocupándose más por su hija que por sí mismo, lo que causó que sufriera grandes heridas, pero aun así pudo dejar atrás la batalla.
Cuando Nitara despertó, se encontraban entre los jardines del palacio, y su padre sangraba por todas partes.
“Padre, ¿qué ha pasado?”.
“Hija, por favor, toma esto”, le dio un extraño objeto, similar a un medallón, “debí haber predicho que algo como esto pasaría, pero fui demasiado tonto, como todos”.
“¿Qué es esto?”, pero al instante, el objeto desapareció.
“Ya tienes el poder, ve lejos”, entonces todo comenzó a desaparecer a su alrededor, “haz lo que tu padre nunca pudo hacer”.
Nitara no sabía qué hacer, solo pensó que quería estar en otro lugar, y así fue.
Completar la historia es complicado, pero Nitara se encontró en un lugar desconocido, el lugar del que provenía el siniestro Emperador, otro mundo, cuyo nombre original ya se había perdido, para ser conocido simplemente como el Outworld, el nombre de todo el reino. Lo siguiente fue eterno, fue una vida sin vida, en la que hizo lo posible para sobrevivir. Y con el tiempo pudo acceder a escritos mucho más antiguos de lo que jamás recordaba, incluso libros realmente pertenecientes a su raza, que el emperador había guardado por curiosidad o placer.
Los Vaeternianos no siempre habían sido vampiros, alguna vez habían sido otra cosa, no humanos, pero similar, pero con un gran y enorme poder, viajar entre mundos a voluntad. Y abusaron de ello, y fueron castigados por los Dioses, a partir de ese momento solo sobrevivirían alimentándose de la sangre de otros seres vivos, pero no de animales, ni tampoco la suya propia, pero en Vaeternus no hay especies inteligentes salvo por los propios Vaeternianos, así que uno de ellos cargaría con el poder, y con toda la culpa. Y ese es el líder de la legión de los Vampiros, aquel que puede viajar entre mundos y reinos, y buscar la sangre para alimentar a toda la población, no necesitarían mucha, pero aun así mas de la que una persona estaría dispuesta a buscar. Nitara pensó en los ojos de su padre, y en cómo estos estaban vivos hasta que pasó a cumplir su rol, hasta que tomó el cargo de líder de la Legión, y entonces recibió el poder, y se apagaron para siempre. Nitara de alguna forma se había dado cuenta que la sangre de los animales no le calmaba su sed, y hacía tiempo que había perdido su inocencia, y al asesinar a un humano para sobrevivir, se dio cuenta lo sabroso que se sentía el liquido rojo que salía de sus venas. No quería matarlos, pero se dio cuenta que era necesario, sino lo que surgía en ellos era mucho peor, un horror inimaginable, transformados en bestias horribles y sanguinarias.
Aprendió a dominar su poder con el tiempo, podía usarlo en otros además de en sí misma, pero aun con la práctica, necesitaba descansar mucho entre usos, quiso pensar que su padre no tenia las habilidades para salvarlos a todos, y no que simplemente había decidido salvarla solo a ella. Con el tiempo los demás mundos del Outworld desaparecieron, capturados o fusionados, mas empezaron a formar parte del primer grupo, la inestabilidad era demasiado grande, pero el emperador aun quería más.
Conoció otros reinos, salvo el Orderrealm pudo visitarlos a todos, la locura del Chaosrealm, la hermosura de Edenia, la inestabilidad del Earthrealm, donde los viajes que su padre y los anteriores a el habían realizado, llevaron a la existencia de leyendas sobre el vampirismo muy distintas a la realidad…, y el Netherrealm, que solo pisó una vez, para no volver nunca más.
En Edenia encontró la paz que tanto buscaba, los Edenianos sabían parte de la leyenda de los vampiros, aunque la misma seguía incompleta, sabían que Vaeternus había sido capturada en una esfera de energía por Kanh, y que se encontraba en algún lugar del Outworld de difícil acceso. Muchos guerreros entregaron su sangre voluntariamente para que Nitara la consumiera sin necesidad de atacarlos, pero esta sangre no era buena para ella, demasiado pura, por eso siempre debía marcharse para alimentarse. Pero un día Edenia cayó, Nitara quiso ayudar, pero el rey Jerrod no quería que arriesgara su vida por un reino que no era suyo. Y con esto, Nitara ya no tuvo un hogar, nunca más.
Comenzó a asesinar sin necesidad de alimentarse, se dio cuenta que mientras más sangre consumía, más joven se mantenía, la baja longevidad de su especie en su mundo se debía a la poca sangre real que consumían durante su vida, ocultada entre sangre de animales, pero ellos estaban malditos, y tendría que vivir con eso aunque lo negara.
Dejó de preocuparse por sus orígenes, la historia era confusa, y los demás puntos se contradecían, así que se preocupó para encontrar la manera de salvar a su pueblo. Asesinó sin piedad, hasta que obtuvo la información de donde se encontraba la esfera, sin embargo, era imposible recuperarla, escondida en un túnel de lava muy protegido.
Pero un día el Emperador fue derrotado por un joven de otro reino, y su poderío fue disminuyendo, hasta que finalmente fue asesinado, y las tropas abandonaron su posición, aun así, no sería tan fácil, quedaba la lava, imposible de sortear.
Hasta que encontró a la persona indicada.
“Mi nombre es Nitara, y tengo la llave que necesitas para volver a tu reino”.
El cyberninja Cyrax la observó con detenimiento.
“Escucho”, dijo finalmente.

Continuara…
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
The Shaolin Nun
Campeón
Campeón
Mensajes: 450
Registrado: Lun, 30 Ago 2010, 16:42
Ubicación: Wu Shi Academy

Re: Batalla de los 6 reinos: La Alianza Mortal, capitulo 17

Mensaje por The Shaolin Nun » Sab, 26 Jul 2014, 03:46

Ya veía este episodio como la introducción de Nitara al mundo del kombate desde el momento en que comenzó hablando del Vaeternus. Un episodio bastante atractivo, me agradó la historia de Nitara y su rol en el reino, y odie a Kahn pues como que estaba todo tranquilo y justo llega a estropear la calma! D: Ahora esperar que pasa en el asunto de Cyrax y ella.

Una vez más la pasé muy bien leyendo este cap. Ya se extrañaba el fic!!!
Imagen

Imagen
Future is coming from the past - Who's first and who's last?

kanalla
Campeón MK4
Campeón MK4
Mensajes: 477
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47
Contactar:

Re: Batalla de los 6 reinos: La Alianza Mortal, capitulo 17

Mensaje por kanalla » Dom, 27 Jul 2014, 23:37

Ya se extrañaba el "Este no es nuestro mundo, ñam", bueno es reecontrarse con esa Batalla llena de subtramas y más larga que partido de Los SuperCampeones. Este capítulo sigue su propia línea temporal y no se sabe a ciencia cierta si la narrativa del fic acompaña es contemporánea a los eventos, aunque en la práctica cada capítulo funciona como un fic completo. De lo que leí es curioso notar la perspectiva "maligna" compartida sobre Outworld y de la pasiva utopía bonachona del resto de los reinos...
Si alguna vez hubo un mundo en el Outworld que pudiera haber sido considerado algo tan puro como Edenia, ese lugar seguramente sería Vaeternus.
Vaeternus era un mundo pacifico y hermoso, surcado por valles y grandes montañas, con un ambiente cálido, habitado por animales muy diferentes a los que conocemos. Se podría decir que tenían plantas, pero en realidad los arboles Vaeternianos no estaban vivos, era un mundo extravagante en que los animales vivían de otros animales tanto como de su ambiente, no existía una cadena alimentaria real.
... aunque supongo que es un detalle heredado de las franquicias creadas en los noventa. Y sep, se notó el parecido con las historias de Josero (con algunos rápidos cameos). Nada más que agregar salvo hacer una muy pequeña corrección: el gentilicio correcto no es "vaeternianos", sino "morois".

Tonces ya puedo seguir jugando Gow Ascension, de aquí hasta el otro capítulo demás lo termino, ñam.
Imagen

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1638
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Re: Batalla de los 6 reinos: La Alianza Mortal, capitulo 17

Mensaje por Error Macross » Vie, 01 Ago 2014, 05:59

Puf, esta temporada si que termina siendo la mas larga de todas (aunque si contamos los otros, la tercera era mucho mas larga, XDDDDDD), pero bueno, pensaba subir un resumen pero es medio para nada ya que este capitulo creo que tambien se entiende con una idea muy minima de donde esta cada personaje que participa aqui, ah, y use un espacio, wow, eso es nuevo en mi, XD.

Kung Lao observó con detenimiento la roca que se encontraba frente a sus ojos, fijó la vista, centró el golpe, y finalmente impactó con fuerza. Aunque en primera solo pareció que la misma se hizo pedazos, a continuación cada uno de sus restos se desintegró volviéndose polvo.
Una figura comenzó a aplaudir en ese momento.
“Muy bien”, rió el maestro Borraicho, “realmente has concentrado el golpe cumpliendo los requisitos específicos que te he dado”.
“Gracias, maestro”.
“Supongo que no tengo nada más que enseñarte”.
“Es una lástima que mi cuerpo no pueda canalizar la energía espiritual externamente”.
“Eso no es una desventaja, cada uno presenta sus propias capacidades, tu fuerza interna es extraordinaria y tus habilidades se han aumentado enormemente”.
“¿Podre superar a la Alianza Mortal así?”.
Borraicho dejó de sonreír en ese momento.
“No importa”, el maestro se dio vuelta y comenzó a caminar, “ven, tomemos algo para celebrar el fin de tu entrenamiento, no es algo que cualquiera pueda hacer, podrías haber muerto, y varias veces”.
“¿Por qué no contesta mi pregunta?”.
Borraicho se frena, y gira el cuello mirando a Lao con una expresión dura, “¿qué quieres que diga?”.
“¿Acaso no cree que pueda superar a la Alianza Mortal?”.
“No, no lo creo, en el momento que llegaste aquí ya eras mucho más fuerte que Liu Kang al terminar mi entrenamiento hace diez años, y justamente por eso pudiste terminarlo tan rápido, y aunque los resultados han sido incluso más satisfactorios de lo que pensabas, no creo que alcances el poder que mi anterior alumno llegó a tener, y el está muerto, asesinado por aquellos a los que quieres enfrentar”.
“¿Es que acaso no cree que vayamos a ganar?”.
Borraicho mira hacia el cielo, y luego vuelve el rostro hacia Lao, “no, ni siquiera aunque Rayden esté con nosotros, el Medallón de los elementos supera cualquier poder que hayas visto alguna vez, y si lo han dominado lo suficientemente bien como para matar a Liu Kang y al Emperador Kanh, no creo que tengamos demasiadas posibilidades”.
“¿Qué haría usted en nuestro lugar?”.
“No lo sé, tampoco en si es mi trabajo tomar una decisión, pero la Alianza Mortal de momento no ha puesto sus ojos en otros reinos, si fuera alguno de ustedes volvería al Earthrealm, prepararía las defensas, armaría un ejército, entrenaría mas, y desearía en el fondo que lo peor no esté por venir”.
“No”, Kung Lao se estaba enfureciendo, “Liu Kang no hubiera hecho eso, debemos pelear, ¿y si tanto cree que perderemos por que ha decidido venir con nosotros?”.
Borraicho ve hacia los cielos, “ya he vivido demasiado, y he visto a tantas personas a las que he respetado morir, además, dije que no creía que tuviéramos posibilidades, pero eso no significa que para mí todo este perdido, y no quiero ser la variable que falte para el triunfo. Pero solo porque no tengo nada mas por lo que vivir ahora”.
“Enséñeme mas…”.
“Te lo he enseñado todo”.
“No…, no le creo, sé que hay algo mas, sé que hay más cosas que me oculta”.
Borraicho bajó el rostro, “cada uno de nosotros debe buscar su propio camino para obtener poder, este nunca viene gratis, lo que yo he hecho en su momento, no se lo deseo a nadie, y realmente espero que nadie más deba tomar ese camino alguna vez. Sé que Liu Kang también pasó por algo así, y pudo ser más grande que lo que ya jamás seré, por eso también debes buscar tu propio camino, para ser más que lo que nosotros fuimos”.
“Estoy más que dispuesto a correr los mismos riesgos que usted ha corrido”.
Borraicho se restregó el rostro, “no es esa la cuestión…, me recuerdas tanto a un viejo alumno, tenia potencial, pero solo quería poder para volverse importante, nunca supe que pasó con él, pero no creo que su vida estuviera llena de luz, y no me gustaría que sucediera lo mismo contigo”.
Kung Lao apretó los puños, y bajó la mirada, “no habrá festejos, comunícate con Rayden, y dile que me vuelvo con los demás, y partiremos, vengaremos a Liu Kang cueste lo que cueste”.
“En el fondo deseo que sea así, ya he perdido a dos de mis tres mejores alumnos, no quiero que también le pase lo mismo al último”, pero Kung Lao no dijo nada más.

Este no es nuestro mundo, este es el mundo de:
Mortal Kombat, Batalla de los 6 reinos, “La alianza Mortal”, capitulo 18: “Basuras”.

Kano masticó la pata de pollo que sostenía con las manos, no le importaba comer con la boca abierta, y al terminarla arrojó el hueso lejos y tomó otra presa.
“Maldición, me he quedado sin vino, sirviente, tráeme mas”.
El pequeño hombrecito fue corriendo, no muy lejos ya que solo tenía que ir al otro extremo de la mesa donde se encontraba la jarra, y le sirvió hasta llenarle el vaso nuevamente.
El ex Black Dragon estaba molesto, lo que se estaba comiendo eran los últimos animales del Earthrealm que habían sido criados en el Outworld que seguían con vida, el mismo había pedido que fueran obtenidos durante una incursión a su antiguo hogar, ya que estaba harto de la comida de allí, pero ya no podían ser mantenidos desde que el Emperador fue quitado de su lugar, ya que una gran parte de la servidumbre se había escapado o había sido transferida por los nuevos jefazos a otros lugares, y Kano definitivamente no tenía ni idea de cómo cuidar animales de granja. Lo que le molestaba mas no era simplemente que podría ser la última vez en mucho tiempo que comiera esto, sino que tendría que volver a alimentarse de esas porquerías que se consumen en el Outworld, odiaba la carne de lagarto, pero más odiaba solo comer vegetales o esas extrañas cosas de seis patas que se criaban en todas partes por allí. El vino no ayudaba, el gusto era amargo y se sentía como tomar agua con migas de pan, pero ese era el gusto de la región, y por ende lo único que se podía conseguir, y en si ni se llamaba vino, aunque a Kano le gustaba llamarlo así porque era lo más parecido que conocía, y además para olvidar de que estaba hecho en realidad.
Y por si todo eso no fuera poco, el payaso calvo y el bigotudo lo mantenían dentro de la fortaleza haciendo trabajos menores o funcionando como un guardaespaldas. Se palpó el vientre, estaba engordando, nunca se había preocupado por cosas como la grasa o el colesterol, pero cada vez se sentía más viejo, débil y quebradizo, necesitaba matar a alguien, pero la cantidad de sirvientes que se había cargado ya lo hacían monótono y aburrido, así que ni pensó en romperle el cuello al que tenía cerca ahora.
La final del torneo estaba cerca, le parecía una pérdida de tiempo, si alguna vez había participado en uno era simplemente por el placer de torturar a Sonya, que te den reglas para matar a otra persona es ridículo.
Se le ocurrió ir a matar a la tonta de Li Mei a su celda, como si fuera a ganarle a Scorpion en la final, absurdo, seguro terminaría como ese patético chico con poderes de fuego de la semifinal o peor, les ahorraría a todos esos gordos ricachones una pelea de medio minuto. Pero entonces notó que el sirviente se le acercaba temeroso. Era un niño humano de pelo negro desaliñado y corto, muy demacrado y vistiendo unos harapos que a duras penas cubrían parte de su cuerpo.
“Señor…, l-lo llaman de los calabozos, d-dicen que hay un criminal que quieren que mate”.
“¿Acaso me vieron cara de verdugo?, que pérdida de tiempo”, el chico se asustó ante el exabrupto del asesino, “pero iré, mejor eso que estar sentado acá sin nada para hacer”.
Kano se dirigió hacia las catacumbas internas donde se encontraban los calabozos, el olor a cuerpos quemados y sangre comenzó a llegarle, pero ya estaba acostumbrado.
No vio a nadie, pero solo una celda estaba abierta, así que supuso que tenía que entrar ahí, además, en una mesa afuera se encontraban una serie de armas y objetos de tortura, era claro que estaban ahí para que eligiera con que quería divertirse.
Palpó algunos cuchillos para desollar, eran de muy buena calidad, generalmente no le daban cosas tan buenas, pensó en tomar las tenazas, eso sí que sería macabro, pero la verdad en ese momento no tenía ganas de hacer algo lento y meticuloso, la Morning Star era todo lo que necesitaba para pasar un buen rato.
Ingresó a la celda y cerró la puerta detrás de él, vio al prisionero encadenado, se encontraba arrodillado, una capa con capucha cubría casi todo su cuerpo, solo podía ver parte de su rostro, aunque no sus ojos, y sus manos apoyadas en el suelo, al menos parecía humano, le molestaban los Tarkatans, rara vez expresaban dolor.
“Bueno, bueno”, comenzó a hablar mientras revoleaba la bola de la Morning Star, “¿qué tenemos aquí?”.
“Es un gran honor para mí ser condenado por el gran Kano”, dijo el sujeto, la voz se oía confiada, con un leve acento similar al español, se podía ver que estaba sonriendo debajo de la capucha.
“Oh, ¿así que me conoces?, háblame un poco, será divertido”.
“Sé que eras uno de los más importantes asesinos y criminales del Earthrealm, buscado por todas las autoridades policiales y respetado en todo el ámbito criminal, tu nombre infundía temor hasta en los corazones más oscuros y retorcidos”.
“Continua, hasta me estás dando ternura”.
“Fuiste derrotado por Liu Kang en Mortal Kombat, pero no solo sobreviviste, sino que incluso llegaste a golpearlo, a aquel que eventualmente vencería al Emperador Kanh en combate, incluso dicen que te venció solo por suerte”.
“Ese chino era un perdedor, no me sorprende que lo hayan matado, aunque llegó bastante lejos”.
“Decidiste unir fuerzas con el gran Kanh, y te convertiste en uno de sus más grandes soldados, tu furia en combate es legendaria, y te permitió hacer frente a los más grandes rivales, tanto para el Emperador, como para los actuales dirigentes del reino, la Alianza Mortal”.
“Bueno, bueno, basta de adulaciones, ¿quién eres tú?, tienes que ser bastante importante para que me llamen a mí”, el asesino soltó una risa y continuó sarcásticamente, “al legendario Kano”.
“Oh, no, mi vida no es importante, pero por lo que veo es posible que mi muerte si lo sea, ya que el gran Kano está aquí”.
“No te salvaras por mas elogios que me hagas, prepárate, el primer golpe creo que es el que duele más”.
Kano se preparó para golpear, pero el desconocido continuó, “y pensar que empezaste siendo un Red Dragon del montón”.
Kano se frenó, no supo decir porque, pero algo no le cerraba del todo, “te equivocaste el color del dragón, muchacho”.
“No, claro que no, usted fue miembro del Red Dragon mucho tiempo antes de ser un Black Dragon, fue parte del grupo de criminales más importante del mundo, pero tiró todo eso para resaltar en las noticias destripando gente”.
“¿Quién eres tú?”, Kano ya no tenía interés en jugar.
“Ya le dije, yo no importo”, el sujeto se levantó, las cadenas volaron por los aires, debajo de la capa vestía un saco largo negro, de interior rojo, con el hombro izquierdo desnudo y el otro cubierto por una hombrera, un pantalón largo azul oscuro, el brazo de la hombrera cubierto por la manga del saco que era negra llegando hasta la muñeca, en el otro brazo solo llevaba una manga del codo a la muñeca, tenía el pelo negro corto, y portaba dos armas, que Kano recordó rápidamente.
“Esas armas…, son las Hookswords de Kabal, el mismo las inventó”.
“Ah, sí, este pequeño regalo, me las dio, y terminé su vida con ellas”.
Kano retrocedió mientras el sujeto se acercaba, “¿quién diablos eres, maldito?”.
“¿Para qué tendría que decirle mi nombre?, yo no existo, ninguno de los Red Dragon existimos, pero el niño quiso existir, y entonces lo hizo, y arruinó todo, y entonces los padres tuvimos que encargarnos de su descendencia”.
“No entiendo, no existe un Red Dragon”.
El sujeto comenzó a reír, “claro que no, nadie ha oído hablar de él, y tu menos, aunque claro, por eso tienes la plancha metálica esa”.
Kano se palpó el rostro, muchos de sus recuerdos estaban mezclados, el Doctor Malcolm se lo dijo, parte de su cerebro se había visto dañado en la explosión que requirió el implante, siempre había sido un criminal, eso estaba claro, pero el resto era borroso, muy borroso, aunque algunas cosas comenzaban a aflorar ahora.
“Mavado…, eres Mavado”.
“Ah, así que recuerdas mi nombre, recuerdas el nombre de aquel que no existe, entonces…, tu también debes dejar de existir”.
Se movió muy rápido, Kano atacó con la Morning Star, pero la cadena fue cortada al instante por su enemigo con un rápido movimiento de la Hooksword que tenía en su brazo derecho, y con el izquierdo cortó a la altura del pecho del asesino, que retrocedió colocándose la mano intentando frenar el sangrado.
Mavado se agachó para levantar algo que Kano llevaba como colgante y que se había cortado por al ataque.
“Pelo rubio”, dijo, “que interesante, no es tuyo, ¿acaso es de la teniente Blade?”.
“Maldito, suelta eso”.
Kano arrojó uno de sus sables de energía, pero Mavado lo esquivó con un simple movimiento al costado, parte de la pared se derrumbo por la fuerza del ataque.
“Veo que estas bastante obsesionado, siempre fuiste emocional y brutal, nunca pensaste, las personas como tú nunca sirvieron al Red Dragon, siempre queriendo resaltar, siempre queriendo ser conocido, debí predecir como terminarías”.
Kano fue con un puñetazo, pero Mavado lo esquivó, y con un agarre rápido quebró el brazo del asesino en tres partes, este cayó al suelo dando un grito.
“Nunca pude entender como sobreviviste a la bomba en tu cabeza, debería haberte matado como a todos, pero no lo hizo, y de repente estuviste dando vueltas por ahí con tu maldito nuevo grupo, sin recuerdos y con esa media cara metálica. Las molestias que nos causaste, las cosas que tuvimos que hacer para deshacernos de ustedes, casi nos hiciste revelarnos”.
Kano lanzó una esfera de energía desde el suelo, pero Mavado volvió a esquivarla sin problemas. El asesino se levantó, resistía más que una persona normal, Shang Tsung se había asegurado cuando experimentó con su cuerpo, de esa forma había sobrevivido a su combate contra Sonya durante la invasión del Earthrealm, no caería contra este sujeto.
Aun con un brazo inutilizado Kano podía seguir peleando, tenía el otro, tenía las piernas, pero su oponente simplemente esquivaba los golpes sin problema. Con una de las Hookswords le enganchó un pie y lo hizo caer al suelo de espalda, luego clavó la otra arma a la altura de su hombro derecho, el del brazo quebrado, y la sangre comenzó a brotar.
“Y al final tu grupo desapareció, mas por ti que por otra cosa, aunque bueno, siempre sirvió tener a Hsu Hsao, nuestro agente durmiente dentro de los Special Forces, dándole la información que necesitábamos que supieran, el pobre estaba programado para no recordar quien se la daba. Pero claro, tu escapaste a la destrucción de tu grupo, típico de ti, hubo que rastrearte, y mira dónde estabas, sirviendo a quien más te conviniera, que suerte que tus jefes estuvieran más que dispuestos a entregarte a cambio de que Hsao se deshiciera del único portal artificial con este reino que existía”.
Kano lanzó un rayo por su ojo bionico, Mavado lo desvió con el arma que le quedaba, pero le dio tiempo al asesino para levantarse y correr hacia la puerta. Cerrada con magia, ni aunque la hiciera explotar podría abrirla.
“Pero lo peor de todo, Kano, es que hiciste que tuviera que revelar mi existencia para matarte”.
“Que lastima”, dijo Kano quitándose la Hooksword del hombro con gran dolor y poniéndose en guardia, “ya recuerdo un poco, eres el líder del Red Dragon, sí, yo estaba en ese grupo, patéticos, ocultos, temerosos del mundo, que suerte que me salí, ese grupo era para mariquitas”.
Kano comenzó a cargar energía en su ojo nuevamente, le costaba usarlo tanto, pero casi todo su poder interno estaba concentrado en recuperar su herido cuerpo, no tenia energía para otra cosa. Pero Mavado arrojó su arma clavándola directo en el artefacto bionico, destrozándolo al instante.
“Bueno, ese ojo ya no será una molestia”.
Kano comenzó a reír, “ahora ya no tienes arma, idiota”, no se preocupó por su destrozado ojo, aun podía ver con su ojo normal, y fue rápidamente con la Hooksword en alto, “¿así que mis amos decidieron matarme?, JA, eso no es nada nuevo para mí, acabare contigo, y luego con ellos”.
Mavado se quedó quieto, ni siquiera estaba en posición de guardia, pero cuando Kano estaba a punto de dañarlo, se movió, y de un fino golpe con su mano limpia atravesó el vientre del asesino, llegando hasta el final de la espalda.
Cuando sacó la mano, Kano cayó al suelo, con el estomago perforado y la columna partida al medio, de su boca solo salía sangre y una serie de ruidos inentendibles.
Mavado lo observó con detenimiento, ya era el momento de terminar.

“¿Te has divertido?”, le preguntó Quan Chi a Mavado.
“No más de lo necesario”, le contestó.
Quan Chi sonrió, Tsung como siempre permanecía serio, “hay otro trabajo que queremos pedirte”.
“¿Pedirme?”.
“Entendemos las reglas de nuestro acuerdo, no te hemos preguntado ni tu nombre, y aunque ambos hemos cumplido las partes, nada nos impediría matarte”.
“¿Y que ganarían con mi muerte?”.
“Nada en lo absoluto, pero mañana es la final de nuestro torneo, y no queremos que cierta persona se involucre, y acabas de matar al guerrero que íbamos a mandar a detenerlo”.
“Ya veo, bueno, supongo que está bien, además, fuera de la fortaleza ya no tendrán control sobre mí, pero igual cumpliré el asesinato de camino, ¿quién es la victima?”.
“Su nombre es Kenshi, y de por si es tu culpa que este aquí en primer lugar”.

Continuara…
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Responder