El lado oscuro de la luna, FIC INT (CUPOS CERRADOS),madafaca

Aquí podrás leer las creaciones literarias de los fans más alocadas y graciosas
Responder
Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1663
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

El lado oscuro de la luna, FIC INT (CUPOS CERRADOS),madafaca

Mensaje por Error Macross » Mié, 02 Sep 2015, 05:46

Este es un mundo que ya ha sufrido demasiado, diferente a todo lo que uno conoce, inverso, maligno. Azotado por guerras, hambre y desesperación. La vida aquí es un desafío continuo para casi todos, pero aun así algunos todavía albergan la esperanza de que esto pueda cambiar. Ahora, un destello de luz llegado de un lugar diferente, puede ser el que traiga ese cambio.

“Y realmente creo, no sé, me parece, que las cosas podrían ser mejor si ambos dijéramos lo que pensáramos y no lo guardáramos, ¿me entiendes?”.
El Dios anciano Shinnok hablaba por teléfono mientras se tomaba un baño, sus piernas blancas pálidas sobresalían por el extremo posterior de la bañera.
“Si, lo sé, pero tampoco has sido honesta conmigo todo el tiempo, ¿no crees?”, Shinnok se mira las uñas con detenimiento, “hey, baja ese tono, soy un Elder God, puedo destruirte con un suspiro…, sí, tengo el patito de hule que me regalaste, me gusta mucho”.
“SEÑOR”, grita su archihechicero, el calvo y muy blanco Quan Chi, ingresando rápidamente a la habitación, “ha pasado, los portales se han abierto, han llegado”.
“Estoy ocupado, Chi”.
“Pero señor, son enviados del otro universo”.
El rostro de Shinnok se congestiona, y se para acelerado, “rápido, trae mi ropa, debemos reunir al consejo”.
Y aprieta con fuerza el patito de hule.
“Cuack”, si, es un patito de hule.

“Señores del consejo”, habla Shinnok, “seguramente habrán escuchado las noticias. Aunque como sé que muchos no tienen televisión, lo diré de todas formas. Los portales se han abierto, han llegado enviados del universo de la luz, más que nunca antes”.
“Eso significa que Sareena debe haber muerto”, comenta el hechicero, no archi, solo hechicero, Shang Tsung.
“¿Quién?”.
“Sareena, señor”, interviene Quan Chi, “trabajaba para nosotros”.
“Ah, sí, cierto, ese tipo, mándenle una canasta de fruta a la familia”, el dios tose sonoramente, “hablemos de cosas más importantes, ¿qué haremos con esto?”.
“Pensaba que la reunión seria para hablar de la cena”, interviene Kanh, grande e imponente, “tengo ganas de comer pescado, es bueno para la salud”.
“Todo esto es obra de Zhero, claramente”, continua Tsung.
“¿El precio del pescado?, se que esta caro, pero me parece que exageras, tengo un primo llamado Kotal que lo vende barato”.
“No, honorable Kanh, hablaba de la llegada de estos enviados. Sin embargo, no creo que los pobres tengan idea de que les habrá pasado, podrían ni ser luchadores”.
“Aun así podría ser una trampa”, Shao Kanh se rasca la nariz, “no niego su inocencia, pero deberíamos interrogarlos. Serian buena mano de obra además, los inmigrantes dimensionales no tienen derechos civiles. Podrían hacerme una fortaleza, no algo muy grande, pero que sirva para que la gente diga, miren, ahí vive Kanh, que gran sujeto ese Kanh.”.
“Creo que esto podría ser peligroso”, habla Darrius.
“Gallina”, se escucha por lo bajo.
“¿Quién dijo eso?”.
“Zhero no necesita artimañas de este estilo para acabarnos. Sus tropas lo están haciendo bastante bien solas”, vuelve a hablar Tsung, “debemos ver el lado bueno de esto”.
“¿Lado bueno?”, Rain, el último de los que allí se encuentra, cubierto con una máscara violeta y mostrando sus pectorales aunque tenga un saco puesto, grita con furia, y revolea una mesa por los aires, Kanh aplaude un poco, “esos seres vienen de un lugar distinto, no debemos permitir que se metan aquí, solo pueden causar daño”.
“Eso es ser racista, Rain”, lo reprocha Shinnok.
“No tienen la culpa de estar aquí”, habla Tsung, “no es como si saltaran un muro o algo parecido”.
“Un muro gigante”, sonríe Kanh, “si, podríamos hacer que hagan algo así, y que tenga mi nombre en él”.
“¿Estamos completamente seguros de que no hay un muro que se pueda saltar?, tal vez pensaron que aquí vivirían mejor”, comienza a hablar Shinnok, nadie dice nada, “está bien, está bien, no quiero desviar tanto las cosas, sigue con tu griterío infantil, Rain, te escucho”.
“Con todo lo que hemos sufrido, yo digo que los matemos a todos antes de que sean un problema, y si nadie va a estar conmigo, me voy”.
Rain se va y cierra la puerta con fuerza.
“Yo hubiera votado eso”, comenta Darrius.
“¿Me recuerda alguien porque este Rain se supone que es diferente al otro Rain?”, pregunta Shinnok.
“Me parece que lo mejor en esta situación seria…”.
“Pregunte algo, Chi”.
“Ah…, pensé que era una pregunta retorica”.
“Lo era, solo te estaba probando, muy bien hecho, Chi…, me gusta llamarte Chi…, Chi”.
“Como sea, me parece que lo mejor sería llamar a nuestro mayor guerrero”.
“Ah, ya veo”, dice Shinnok, “el Tamarindo”.
“¿Qué?”, pregunta Tsung luego de unos segundos sin que nadie diga nada.
“¿Quiso decir el Tsu’Yagin, señor?”.
“Si, eso, el tipo ese que tira fuego y hielo”.
“Hielo no, señor”.
“¿No?, estaba seguro de que si”.
“Josephyro”, grita Chi con una gran fuerza, y el nombre estremece a todos.
“¿Si, señor?”, aparece un hombre gordo llevando una escoba.
“Quería recordarle que aun no ha limpiado mi habitación”.
“Disculpe señor, festividad patria en mi país, festejar”.
“Está bien, Josephyro, está bien, y llama a Phyro, lo necesitamos”.

El guerrero avanzó con firmeza hasta llegar en frente del consejo, y se arrodilló. Su rostro estaba surcado por la marca de grandes batallas, y un bajo nivel de cocina. Su pelo castaño pero ya desgastado por los años. Una barba candado bien marcada y varonilosa. Y unos ojos como dos gigantescos cráteres polares en una luna de Marte.
“Preséntate ante el consejo, guerrero”, habla Chi.
“Mi nombre es Joseph Williams, tambien conocido como Phyro, hace treinta años, mi familia fue asesinada. El culpable, Zhero, mi gran carga, una entidad surgida de…”.
“Si, si, si, me encanta escuchar eso”, dice Shinnok moviendo las manos en el aire, “pero ya me compré el libro así que no es necesario”.
“A mí me gusta escucharlo”, comenta Chi por lo bajo.
“Turipanto, te hemos llamado porque algo ha pasado. Algo grande”.
“Si…, los guerreros del mundo de la luz”.
“Wow, ¿Cómo sabe eso?, ¿alguien le dijo eso?, yo no le conté eso”, los demás levantan los hombros, “cosa rara. Bueno, sí, eso, han caído unos sujetos del Lightrealm, no sabemos bien quienes son aun, pero hemos mandado a capturarlos. La mayoría peleó bien, así que puede que sean guerreros, aunque no descartamos que haya algún panadero”.
“Nos vendría bien uno”, comenta Kanh, “asegúrate de que no muera si lo hay”.
“Según esto que tengo aquí, son un total de…, muchas señales, si, son muchas, oh, que interesante, y parece que en medio de la pelea cuando se resistieron, bajaron un helicóptero de un flechazo”.
“¿Teníamos un helicóptero?”, pregunta Kanh.
“Al parecer sí, pero ahora ya no, supongo que nos cobraran menos impuestos”.
“Aleluya por los recién llegados”, grita Tsung.
“Como sea, el punto es que el consejo delibero muuuucho tiempo, y llegamos a la conclusión de que decidimos que tú hagas todo, espero que no te moleste”.
“¿Decidimos eso?”, pregunta Darrius.
“¿Y que debo hacer, señores?”.
“Intentar encontrar la manera de llevarlos a su lugar de origen, y si de paso derrocas a Zhero, y algún que otro sujeto que ande por ahí haciendo el mal, mucho mejor”.
“Cumpliré esta misión, de esa manera lograre quitarme la deshonra por los eventos ocurridos en el pasado”.
“Me parece genial, un aplauso para el chico”, los miembros del consejo aplauden un poco, “listo, suficiente, no alimenten su ego más de lo necesario”.
Phyro se marcha a prepararse.
“Por cierto”, empieza Tsung, “si en el Lightrealm el bien gana, se supone que en el Darkrealm el mal gana, ¿no estaríamos rompiendo el tejido del universo al invertir eso?”.
“Ignorare eso”, contesta Shinnok, “me voy que tengo gimnasio, los veo a las seis”.

“Bien, debo prepararme para tal misión”; dice Phyro, “debo ir a ver a los capturados, pero primero, vamos a hacer las cosas bien. Tú no puedes pasar”.
“Oh, vamos, será divertido”, comenta Libra que está intentando entrar por la ventana.
“No, vete, fuera, no arruinaras esto”.
“Ok, ok, que amargado”.
“Bien, eso es uno menos. Pero tu tampoco puedes quedarte”.
Darknight se estaba sirviendo un sándwich de la heladera, “como si me importara estar aquí”.
“Y tu otra versión tampoco”.
“¿Yo alguna vez estuve?”, pregunta Shao Kanh Mishima.
“Creo que te borraron de alguna forma, la verdad no me acuerdo, estaba matando tramas ajenas”, comenta Darknight.
“¿Yo puedo salir?”, pregunta Lucifer.
“No estaría seguro, tal vez en alguna temporada futura”.
“Bien, en su cara perras”.
“¿Y yo?”, pregunta Nekros, el personaje favorito de los niños.
“Obvio que si, Nekros, pero serás un tumor parlante”.
“Oh…, suena bien”.

Y así comienza.
MORTAL KOMBAT, el lado oscuro de la luna, capitulo 0: “FUCK YEAH”.

“En realidad el que se mandó el moco no fui yo, fue Lucred, y no, no somos el mismo sujeto. Mucha gente nos confunde. Creo que por los cuernos”.

Muy pronto el primer capítulo de la más grande epopeya desde las guerras púnicas.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
Abbadon el Saqueador
Hermandad de la Sombra
Hermandad de la Sombra
Mensajes: 488
Registrado: Lun, 24 Sep 2007, 21:21
Ubicación: ehhh tengo chaleco viteh

Re: El lado oscuro de la luna, FIC INT (CUPOS CERRADOS),mada

Mensaje por Abbadon el Saqueador » Jue, 08 Oct 2015, 05:09

Bueno, dado a que me amenazaste con un tubo y enviaste notas de stalkeo, me veo obligado a revisar esto y fingir que me interesa, asi que...

Es interesante el nuevo formato un poco mas formal contrario a pizza que es sumamente caotico, aunque el humor extraño es divertido como
“¿Y yo?”, pregunta Nekros, el personaje favorito de los niños.
Eso me resulto divertido :mrgreen:
"dejad que arda todo. solo deja que arda todo..."

Imagen
Imagen

Responder