Mi amigo Rayden y yo

Aquí podrás leer las creaciones literarias de los fans más alocadas y graciosas
Avatar de Usuario
The ST. Jimmy
Lin Kuei
Lin Kuei
Mensajes: 2471
Registrado: Lun, 27 Abr 2009, 21:31
Ubicación: Lin Kuei

Mensaje por The ST. Jimmy » Lun, 24 Dic 2012, 23:45

Fujin se encontraba sentado al costado de una pileta en bata, mientras unas chicas hermosas le limaban las uñas, y bebía alguna clase de licor caro que en si no le produce absolutamente ningún efecto, al carecer de sistema digestivo, cuando algo sonó en su cabeza.
“¿Rayden, eres tú?”.
“Fujin, necesito ayuda, estoy con un humano, es muy amable conmigo, y no sé como rechazarlo sin que se sienta mal”.
“Espera, ¿te ha pedido que seas su pareja?”
No se porque, pero esa fue mi parte favorita jajjajaja

Como dijo Kanalla, se extranio a Fujin, es un personaje muy groso. Pero el guardabosques igual me hizo reir mucho. Lo que no entiendo es como esperan que la mama les crea que cazaron una pizza, si esas son super jodidas de encontrar, y mas de cazar.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1662
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Mié, 16 Ene 2013, 00:34

Bueno, gente, aca estoy de vuelta con mas de este fic para todos (menos de un mes del ultimo capitulo, que raro), creo que dije una vez que este fic iba a durar hasta que me quedara sin ideas, las ideas con las que empece (ya las tire todas) eran para unos 10 capitulos, pero ahora ya tengo para tirar hasta al techo, asi que tenemos para largo, de momento les aviso que los proximos capitulos de yapa van a tratar sobre las festividades porque por cuestion de tiempo toca (lamentablemente el no tener una ubicacion temporal causo que Rayden solo lleve unos 4 o 5 meses con Tommy, y que el cumpleaños de Tommy caiga 30 de noviembre o algo asi), tendremos uno de navidad, uno de año nuevo, y despues..., bueno, todavia hay muchas cosas para hacer, ya lo veran, no se lo pierdan.

Bañarse, peinarse, vestirse bien, colocarse perfume.
Todos los pasos necesarios para una noble tarea.
“Ay, Tommy, estas hermoso”, le dice su madre, “si no fuera porque solo tenes quince años y soy tu madre, me casaría contigo y haría videos raros”.
“Que… ¿bueno?”.
“Bien, ahora por favor quédate quieto el tiempo suficiente como para que llegue la gente”.
“Lo intentare”.
“Eso no es suficiente, Tommy”.
“Lo hare”.
“Ahí me gusta más”.
La madre se aleja, gruñéndole a Rayden al pasar al lado de él.
“Así que hoy conoceré al resto de tu familia”.
“Así es”.
“Que extraño que nunca los haya visto hasta hoy”.
“Es que mi padre es hijo único y nadie de la familia de mi madre se lleva bien con mi abuela, así que solo se juntan para estas cosas”.
“Supongo que por religión”.
“Si, pero no esperes que se arrodillen y te adoren, no tienen ni la menor idea de quién eres”.
“Extraño esas viejas épocas de adoración”.
“No sé porque, nunca sientes nada”.
“Si…, pero a veces el no expresar emociones, es emocionante”.

Es fuerte,
Es callado,
Tira rayos cuando se enfada,
El es mi amigo Rayden.
UUUUUUHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
El me protege, no sé porque,
Se pelea con mis padres,
A veces no se en que piensa,
UUUUUUUUHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Comemos helado, a él no le gusta,
Vamos a bailar, a él no le gusta,
Asisto a clases, a mi no me gusta…, a él no sé,
UUUUUUUHHHHHHHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Mi amigo Rayden y yo.
“Mi amigo Rayden y yo se filma en estudios propios”.

Mi amigo Rayden y yo, capitulo 19: “Los locos Adams”.

Al bajar, Tommy y Rayden encuentran a Fujin con un delantal que dice “chef más gordo del mundo”, poniendo la mesa, una mesa muy esplendorosa y bien decorada.
“Esto es extraño”.
“Ni tanto”, comenta Fujin, “los dioses a veces estamos muy metidos en las costumbres mortales, salvo cuando nos queremos hacer los dioses del rayo que no se relacionan con su pueblo”.
“No, no es eso, es que está todo muy lindo y esplendoroso, esperaba bonetes, serpentinas, y esas cosas, es lo que suele haber”.
“Bueno, tu madre me ha dicho que si ya tienes edad para irte de juerga con tu amigo Rayden, tienes edad para tener una fiesta de cumpleaños de adultos”.
“Al fin, hace cinco años que tenia vergüenza por ponerle la cola al burro, ¿y por qué te cuenta esas cosas?”.
“No sé, mi pelo largo de alguna manera le genera alguna clase de atracción”.
“Rayden tiene el pelo largo”.
“Justamente, pero Rayden…, es Rayden”.
“Sí, creo que se entiende”.
“Yo no, obviamente soy Rayden”.
“Lo sé, Rayden, lo sé”.
“Bueno, me iré a cambiar, lo que simplemente es quitarme este delantal”.
“Ojala pudiera decir lo mismo”, se queja Tommy.
“Primero tendrías que tener un delantal”, le dice Rayden.
“Me refería a toda esta cosa ropa que tengo puesta”, en ese momento suena el timbre, “ah, perfecto, solo tendré que soportar un poco más”.
“Tommy, tengo una duda, ¿tu casa tiene dos pisos o uno?, es que a veces el texto menciona escaleras pero otras veces no”.
“No molestes con eso, Rayden, tienes que saludar a la familia”.
“Carl, ¿cómo estás?”, saluda al padre de Tommy un hombre muy gordo, de rostro afable.
“Edward, que alegría que hayas llegado”.
“¿Dónde está la perra de mi hermana y el engendro que pario?”, sonríe el hombre.
“Marsha está terminando de cocinar, ya sabes cómo es, pero acá están los chicos”.
“Que bien, cada vez más grande, Tommy, feliz cumpleaños”, dice el gordo levantando al chico, “y este debe ser ese niño africano que adoptaron, Rayden, ¿verdad?”.
“¿Eh?”.
“Si, es el”, sonríe el padre de Tommy, “pero no le digas a Marsha nada de eso, ella cree que solo trabaja para nosotros”.
“Ja, típico de esa idiota, iré a saludarla”, el hombretón va corriendo hacia la cocina, donde se escucha un golpe, el grito de una mujer, y una risa.
“El es el hermano menor de mi madre, es el tío solterón de la familia”.
“¿Le gusta el sol?”.
“Supongo”.
El padre de Tommy todavía no había cerrado la puerta cuando una mano la abrió con estrepito, golpeándolo y dejándolo en el suelo.
“Si, Tom, iré mañana, asegúrate que no se hayan vendido”, habla una mujer por el celular y fumando, su rostro se encuentra estirado hasta el punto de marcar los huesos, con unos labios extremadamente gruesos y rojos, y el pelo de un color opaco naranja, lleva un vestido rojo muy apretado que exagera sus atributos. Un hombre encorvado de mirada perdida y anteojos ingresa con ella.
“Hola, tía Martha”, saluda Tommy.
“Ah, querido Tommy”, dice la mujer con una voz seca luego de tirar el cigarrillo, “feliz cumpleaños, ¿dónde está el idiota de tu padre que no viene a saludarme?, bueno, no importa, toma un dólar, chico, no te lo gastes de una”.
La mujer ingresa junto con su marido, que no dice una palabra, con una chica y un chico pasando luego, ambos adolescentes y más grandes que Tommy.
“Tommy, Tommy, Tommy”, lo saluda la chica, apretándole los cachetes, pelirroja de pelo largo y pecosa, “¿cómo estas, pequeñín?, ¿feliz de tener quince años?”.
Tommy asiente, Rayden mientras tanto observa al chico, este tiene la mirada perdida, el pelo corto muy negro, y lo observa como si no lo estuviera viendo. Rayden piensa que debería asustarse, pero decide no hacerlo porque no entiende la situación.
Eventualmente todos se encuentran sentados en la mesa, para el momento que llegan los padres de Marsha, Martha y Edward, muy ancianos.
“Hija, no sabes definitivamente preparar bien el cerdo”, le recrimina la mujer, “mira lo flaco que esta Tommy, se nota que le das de comer poco”.
El abuelo simplemente refunfuña ante cualquier cosa que le dicen, y come su plato tranquilamente.
“No entiendo que religión profesan, Tommy”, le pregunta por lo bajo Rayden.
“Son judíos”.
“Ah”.
“Sigue comiendo el cerdo”.
“Eso no tiene sentido”.
“No somos ortodoxos”.
“No, solo decía que por más que coma no lo comería de verdad”.
“Que bellas cortinas que tienes Marsha, ¿dónde las compraste?”, le pregunta su hermana mayor.
“Oh, no las compre, las hizo Fujin”.
“Están muy hermosas, ¿es alguna clase de criado?, he estado pensando en comprar uno”.
“Muchas gracias, pero no, no soy eso, solo soy…”.
“Es mi nuevo amigo gay”.
“Ah, perfecto, yo también me compre uno”.
“¿Tu marido no come?”.
“No, comió antes de salir, ¿verdad?”, el hombre no contesta.
Rayden en un momento dado gira hacia el costado, y nota que la prima de Tommy lo observa fijamente.
“Eres Rayden, ¿no?, no nos han presentado formalmente”.
“Em, sí, soy Rayden”.
“Guau, oí hablar mucho de ti, pero no pensé que fueras tan guapo”.
“Gracias”.
“¿Y qué es lo que te gusta hacer, Rayden?”.
“No sé”.
“Puedes contarme si lo deseas, vamos, no seas tímido”.
“Señorita, no es cuestión de timidez”.
“Tampoco tienes que ser tan formal”.
Los ojos de la chica lo miran fijamente, trayéndole recuerdos a Rayden de la profesora de Tommy.
“Em, voy al baño”, dice finalmente y se levanta.
“Espero que no tapes el inodoro, porque después voy a ir a reventarlo”, se ríe Edward.
“Jaja, muy buena”, se ríe el padre de Tommy.
Rayden se dirige al baño sin saber exactamente qué hacer, ¿qué tanto tiempo puede estar allí sin parecer sospechoso?, pero no quiere electrocutar a nadie, es el cumpleaños de Tommy, eso es especial.
Para proteger su coartada, entra de todas formas, pero dentro se encuentra al primo de Tommy.
“Ah, perdona, no pensé que estuviera ocupado”, entonces Rayden nota que un liquido rojo está cayendo, “¿qué es eso?”.
“A veces…, a veces me corto…, para sentirme bien”, el muchacho levanta un cuchillo ensangrentado, tiene varios tajos en su brazo.
“¿No se supone que eso se hace con hojas de afeitar?”.
“También me pregunto, ¿por qué no terminar mi vida de una vez?”, el chico se coloca el cuchillo en el cuello.
“No, espera, no hagas eso”.
“¿Por qué?”.
“…, no tengo una respuesta, pero espera que se me ocurra una, tu eres…, Tommy no me dijo tu nombre”.
“Duckard”.
“Bien, Duckard, buen nombre”.
“Si, muchos me lo dicen”.
“Seguramente no hay razón alguna para hacer esto”.
“Los dioses me han dicho que lo haga”.
“Creo estar plenamente seguro para decirte que no te han dicho nada de esto”.
“Tu también puedes verlos”.
“¿Si?”.
“Lo veo en tus ojos, eres como yo, un enviado de los dioses”.
“No me gusta el sentido de esta conversación”.
“Entonces debo matarte, espera que me limpio la salsa”, el chico se limpia las muñecas, “¿en que estábamos?”.
“Dijiste que ibas a matarme”.
“Ah, cierto, debo matarte”.
El chico levanta el cuchillo, pero para el momento que iba a clavarlo, Rayden ya estaba saliendo afuera y trabando la puerta.
“Esta familia está loca”.
“Si, muchos dicen eso, Rayden”, sonríe la prima de Tommy, “no pareces de quince años”.
“¿No lo parezco?”.
“Puedes decirme tu edad, he estado con hombres más grandes que yo”.
“No estoy interesado”.
“Lo estarás”.
Cuando la chica se acerca, Tommy llega al lugar, “Tina, ¿qué haces?”.
La chica se asusta al verlo, “ah, nada, pequeño Tommy, solo estaba charlando con tu amigo Rayden, ¿quieres un helado?”.
“Algo me están ocultando”.
“Si, el helado”.
En ese momento un cuchillo pasa a través de la puerta del baño, a unos centímetros de la cabeza de Rayden.
“Definitivamente no sé cómo manejar esto”.
Y al instante el Dios se teletransporta.
“¿Qué fue eso?”, pregunta Tina.
“No sé, combustión espontanea tal vez”, miente Tommy, “rápido, hay que apagar el fuego de la puerta”.
“Mi hermano está adentro”.
Rayden aparece sentado en la mesa.
“Ah, miren eso”, se ríe Edward, “se tiro un pedo tan fuerte que…, no, la verdad no se me ocurre nada, pedo”.
“Jaja, muy bueno”.
“Perdona a mi marido”, se excusa Martha luego de que el mismo haya estrellado la cabeza contra el plato de comida, “no durmió bien anoche”.
“Es entendible, ¿soy la única que huele humo?”.
“Si”, habla rápidamente Tommy llegando, “¿puedes hacer que haya un poco de viento en el baño, Fujin?, hace mucho calor”.
El dios refunfuña al entender a lo que se refiere, y se levanta.
“Que extraño, estamos en pleno invierno”, dice la madre de Tommy.
“Este Rayden seguro estaba re mal de vientre”.
“Jaja, muy bueno”.
El abuelo de Tommy refunfuña.
La fiesta siguió su curso, para el momento que Tina y Duckard estaban de vuelta junto con Fujin, ya estaban preparándose para soplar las velas de la torta. Martha tenía muchas ocupaciones y por eso debían irse rápido, aunque primero tenían que pasar por el hospital porque su marido no se veía muy bien.
“Adiós, Rayden, ha sido electrizante”, lo saluda Tina guiñándole un ojo.
“Fuego, debo hacer fuego, quemar”, repetía Duckard mientras prendía y apagaba un encendedor.
“Y esa chica tenía un culo así”, contaba el tío Edward durante la sobremesa. El abuelo seguía refunfuñando, mientras que la abuela insistía en darle de comer a Fujin, porque lo veía muy flaco.
“Pareciera que estas lleno de aire, chico, come, come”.
“Dentro de todo fue una velada interesante, ¿no es verdad?”, le pregunta Tommy a Rayden.
“Me enfrente a un Dios mucho más poderoso que yo, a un emperador siniestro y horrible, y a bestias del tamaño de edificios, y nunca tuve tanto terror como hoy”.
“¿En serio?”.
“No, la verdad que no”.
“Igual es verdad que mi familia es algo rara, pero creo que todas lo son al final”.
“Y cuando se la metí a la chica, gritaba como una perra en celo”.
“Jaja, muy bueno”.

Fin del capítulo 19.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Vie, 18 Ene 2013, 22:10

Como te dije por MSN: por un momento creí que el cumpleaños era real. :>

Varios chistes buenos y las buenas intervenciones de Fujin (con indirectas a Raiden) fueron, como siempre, geniales. La seria indiferencia de Raiden tuvo aportes muy buenos...
“Si…, pero a veces el no expresar emociones, es emocionante”.
Solo Duckard desentonó un poco, pero los otros personajes estuvieron bien. Ya te mencioné los diálogos que más me gustaron, pero me quedo con éste último. Aguante el humor sarcástico de Fujin:
“Al fin, hace cinco años que tenia vergüenza por ponerle la cola al burro, ¿y por qué te cuenta esas cosas?”.
“No sé, mi pelo largo de alguna manera le genera alguna clase de atracción”.
“Rayden tiene el pelo largo”.
“Justamente, pero Rayden…, es Rayden”.
“Sí, creo que se entiende”.
“Yo no, obviamente soy Rayden”.
“Lo sé, Rayden, lo sé”.
¿Qué más?... Una banana y en espera del siguiente.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1662
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Mié, 13 Mar 2013, 04:57

Bueno, como guachin que soy tarde casi 2 meses en escribir un capitulo que tenia que estar para diciembre, porque es navideño, igual si vamos al caso el capitulo 19 tendria que haber estado para noviembre (salio en enero), lo que pasa es que la vida es asi, no se puede cambiar. De todas formas da igual que este capitulo no saliera para navidad, creo que ya les ha quedado bastante claro que Tommy, Rayden y compañia no estan ni en 2013, ni en 2012, y si no, el capitulo que viene es de año nuevo (cuac), asi que lo veran, y mi idea con el fic es que sea totalmente atemporal y atemlugar (esa palabra no existe), o sea, no va a tener chistes internos y referencias a gente del foro (si ya las tuvo perdon por eso), y no habra especiales porque se viene una determinada fecha o algo asi, sino que los personajes festejaran cuando les toque en el calendario mental que tengo armado para la historia, asi que cualquier persona que sepa de MK puede leer esto donde quiera y cuando quiera sin que eso tenga que afectar su opinion sobre el fic. Y nada, lean el capitulo, que sino me voy a poner a llorar (es que anduve picando cebolla).

Los copos caían lentamente, acumulándose en el suelo, llenándolo de esa sustancia blanca conocida como nieve, cubriendo los autos, el asfalto, los arboles y el césped de los jardines.
Rayden observaba atónito desde adentro de la casa de Tommy.
“¿Qué es esto?”.
“Nieve, es agua congelada, cierto que tu no conoces mucho de estas cosas…, espera, pero si la nieve es algo natural”.
“No hablo de la nieve”, Rayden palpa la ventana, “hablo de esta sustancia dura que frena mi mano pero no puedo verla”.
“Ah, cierto, eso es vidrio”.
“Ah…, es mágico”.
“Si, a mi también me gusta mucho”.

Es fuerte,
Es callado,
Tira rayos cuando se enfada,
El es mi amigo Rayden.
UUUUUUHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
El me protege, no sé porque,
Se pelea con mis padres,
A veces no se en que piensa,
UUUUUUUUHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Comemos helado, a él no le gusta,
Vamos a bailar, a él no le gusta,
Asisto a clases, a mi no me gusta…, a él no sé,
UUUUUUUHHHHHHHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Mi amigo Rayden y yo.
“Mi amigo Rayden y yo les desea felices navidades a todos, dependiendo que fecha sea cuando lean esto”.

Mi amigo Rayden y yo capitulo 20: “Feliz Navidad, Santa Rayden”.

“Tommy, despierta, estamos mas allá de la hora límite para asistir a la institución educativa”.
Tommy refunfuña en su cama sin entender demasiado los gritos de Rayden.
“Estaba preparado para una situación así, se que es muy importante que asistas a tu clase, aunque esta vez el maldito despertador no ha sonado, ya le he dado su merecido castigo, luego compraremos otro, y también un escritorio, lo siento por eso”.
Rayden levanta a Tommy y comienza a arrastrarlo.
“¿Rayden, qué haces?”.
El Dios le coloca rápidamente la ropa abrigada para la nieve, pero ni se preocupa por sacarle el pijama.
“No hay tiempo para que te alimentes o realizas tus actividades higiénicas, el autobús estará en la puerta en cualquier segundo, nos encargaremos después”.
“Pero Rayden, estamos en vacaciones”.
“Desconozco el termino, vamos”.
Rayden arrastra a Tommy afuera de la casa, el frio y la nieve no le hacen efecto, debe cumplir su misión y eso es más importante, igual la verdad es que nunca siente frio.
“Bien, espero que no se retrase el autobús”.
“Rayden, no va a venir, estamos en vacaciones”.
“Que yo sepa esto es Estados Unidos, admito que desconozco el nombre de la ciudad pero hasta ahora nunca ha sido un problema para manejarme, los mapas públicos son de muy buena calidad”.
“No, no es que estamos en unas vacaciones físicamente hablando, me refiero a que es el periodo de tiempo de vacaciones”.
“Explícate”.
“Hay determinados periodos del año, en que las escuelas cierran y los niños buenos se quedan en sus casas durmiendo hasta tarde y comiendo porquerías”.
“No comprendo, ¿qué utilidad subyace en estas… vacaciones?”.
“Descansar”.
“Pasas solo seis horas en la escuela y cinco de los siete días de la semana, para mi tienes suficiente descanso”.
“Si, es verdad, pero las tareas…”.
“Si administraras mejor tu tiempo, en menos de tres horas podrías resolverlas”.
“Está bien, Rayden, pero igual las vacaciones están y que le hagas un debate a un chico sobre ellas no las cambiara”.
“Cuando tengas edad para estar en el concilio de tu pueblo lo que discutamos ahora tendrá importancia”.
“No creo que eso siga existiendo, vamos para casa”.
Al llegar al cálido hogar, Tommy y Rayden se encuentran con el padre de Tommy vestido con una camisa a cuadros, y con un hacha en la mano.
“Ah, Tommy, veo que te has despertado, pero sabes que no puedes acompañarme a buscar el árbol de navidad, todavía eres muy chico para correr peligros tan grandes”.
“De acuerdo, Pa, diviértete”.
“No hay diversión en tan noble actividad”, el padre sale corriendo afuera, “ah, maldita nieve, me llenas de frio”.
“Que extraño”, marca Rayden, “tu padre te ha llevado a cazar, eso suena más peligroso que buscar un árbol”.
“Es que no quiere aceptar que todos los terrenos de la zona son privados y que solo va a sacar el árbol de todos los años del garaje”.
La puerta se abre e ingresa el padre cargando un árbol que va desperdigando adornos y nieve por el piso de la casa.
“Ha sido muy difícil este año, Tommy, me ha atacado un grupo de lobos salvajes, iré a tirarme a la cama y descansar de esta travesía, despiértame para la cena”.
Tommy saluda a su padre, pero Rayden se queda observando el árbol.
“Que extraño, ¿cuál es el objetivo de traer este objeto imitación de planta a la casa y darle un lugar tan importante?”.
“¿Rayden, es que acaso desconoces lo que es la Navidad?”.
“¿Navidad?”.
Si, chicos, estamos asistiendo a uno de esos patéticos especiales en los que alguien que desconoce lo que es la Navidad aprenderá sobre ella, tanto que este capítulo carecerá de cualquier clase de problema o situación interesante, así que pueden dejar de leer ahora si no quieren aburrirse, dale, que me ensucian la casa.
“Mira, Rayden, la navidad es una festividad muy importante, en la que festejamos el nacimiento del hijo de Dios”.
“Los dioses biológicamente no podemos tener hijos”.
“¿En serio?”.
“No, pero los casos en los que se ha dado la situación no fueron muy buenos, así que asumimos que no podemos para evitarlos”.
“Bueno, pero igual no es el hijo de un Dios, es el hijo de…, bueno, ya sabes, esa cosa cristiana”.
“Ah, sí, festividades paganas monoteístas”.
“Se podría decir que si, el tema es que la fiesta trasciende ese hecho, para convertirse en una festividad relacionada con darse regalos, y un gordo vestido de rojo que baja por la chimenea”.
“No sé que relación tiene eso con un nacimiento”.
“Yo tampoco, pero lo importante es que nos dan regalos”.
“Explica lo del tipo gordo que baja por la chimenea”.
“El es el que trae regalos”.
“¿A quién?”.
“A todos los niños buenos”.
El rostro de Rayden se congestiona, “¿qué velocidad tiene?”.
“No la compliques, Rayden, cuando uno se duerme, el sujeto llega, deja regalos y se va en su trineo manejado por renos voladores…, igual sé que es mentira, son solo los padres al final”.
“Tommy, vamos a comprar los regalos para Navidad”, grita la madre de Tommy.
“¿Tengo que ir?”.
Mientras la madre regaña a su hijo sobre su falta de interés en actividades capitalistas, Rayden se queda observando el árbol, y la chimenea, el árbol y la chimenea, una y otra vez.
“Un tipo gordo vestido de rojo”, piensa en su mente de rayos y centellas, “que maneja un trineo manejado por sus padres y se mueve a una velocidad comparable a la de la luz, y entrega regalos a los niños buenos del mundo, no puedo creer que algo como eso estuvo pasando bajo mis narices todo el tiempo”.
Rayden sigue ensimismado en sus pensamientos, mientras acompaña a Tommy y su madre por góndolas infinitas de productos de las más variadas índoles. El Dios permanece ajeno a las situaciones que se producen, incluso cuando la madre de Tommy discute sobre el precio de una campera con el empleado de la tienda, su gerente, un guardia de seguridad, cinco señoras ajenas a la situación pero muy metidas, y un oficial de policía con serios problemas de autoestima.
“Y entonces le dijo que se vaya a comer espárragos”, Tommy se ríe luego de terminar su chiste, “a que nunca les habían contado algo como eso”.
Rayden no contesta, solo sigue observando a la lejanía mientras los padres de Tommy intentan ocultar el hecho de que no se están riendo, comiendo más pavo, ya han pasado varios días desde los hechos contados en los párrafos anteriores, o no, perdí mi calendario.
“Y dime, Tommy, ¿estás preparado para la llegada de Santa Claus?”, le pregunta el padre con el objetivo de evitar tocar el tema.
“Tengo quince años, ¿podemos obviar la pregunta?”.
“En mis tiempos hasta los treinta seguíamos creyendo en Santa Claus, estos niños de ahora”.
“Yo tenía cinco años cuando tenias treinta”.
“Ya está, fin del tema, no quieres hablar de eso, me parece bien, ¿Rayden, estás preparado para la llegada de Santa Claus?”.
“No sé quien es”, responde el Dios vagamente, mientras sigue concentrado en la figura del diabólico gordo vestido de rojo que baila en su cabeza desde alguna clase de tiempo posiblemente comparable a una semana.
“No puedo decir que me guste más esa respuesta, pero al menos esta dicha con educación, tienes cinco puntos de experiencia por eso”.
Eventualmente la noche llega, y Tommy se prepara para dormir, deseando que aquello que le regalen mañana sea lo que él quiere, aunque no sabe que es lo que quiere. Rayden nunca duerme, pero por primera vez no se queda en la habitación de Tommy, sino en lo alto de la casa, el frio no lo afecta, nunca lo hizo, y su concentración se encuentra en el cielo, esperando la llegada del trineo volador manejado por los padres del gordo vestido de rojo, tiene muchas dudas, ¿serán dos padres o más?, ahora mismo con las libertades sexuales las familias pueden ser de muchas formas, ¿podrá hacerle frente?, la velocidad de su enemigo es realmente impresionante, ¿sus regalos que función tendrán?, la importancia de Tommy no permite correr riesgos.
En ese momento, nota una figura que avanza silenciosamente por la vereda, y se teletransporta frente a él.
“Oh, dios mío”, grita el sujeto, vestido con ropa vieja y sucia, “un granjero eléctrico fantasma, aléjate de mi”.
“¿Eres el gordo vestido de rojo?”.
“No, claro que no”.
“Identifícate entonces”.
“Mi nombre es Tiro al aire”.
“¿Qué haces aquí?”.
“Pasaba a revisar si había algo en la basura, sé que no está bien, pero muchas veces en Navidad la gente arroja comida, y la verdad, he pasado bastante hambre últimamente, por favor, no me coma”.
“Lo siento, señor”, Rayden se calma, “he pasado un mal día, pero no puedo permitir injusticias como la que usted está sufriendo, ¿puedo ayudarlo en algo?”.
“Si puedes ofrecerme algo de comida me vendría muy bien, y además, si puedes hacer fuego como ese que hiciste cuando te apareciste mágicamente aquí, también”.
“Deme un segundo, señor”.
Entonces, Rayden lanza un poderoso hechizo, que solo puede hacer una vez en la vida, este genera una barrera alrededor de la casa de Tommy, que le avisara si una presencia extraña se acerca, las únicas esencias que siente son las de Tommy, sus padres y Romeo, además de algunas cucarachas y demases que no importan, el mismo se extenderá hasta que comience el día nuevamente, y le permitirá enfrentar al gordo vestido de rojo.
Lo que acaban de leer es un plot device, es algo que no tiene el mas mínimo sentido, y que no se justifica con nada de lo que sucede antes o después en la historia, y que se pone nomas para llevar a cabo una escena que no tendría sentido con la forma normal en que se desarrolla la historia, ya les avise que no tenía sentido leer este capítulo, así que vuelvo a hacerlo, shu, shu, no molesten, moscas.
Luego de un breve paso por la casa, Rayden, toma algo de comida, y se lo entrega al vagabundo, yendo con él hacia su hogar, tan solo un pequeño techo de chapa, junto con otros en el mismo estado que él.
“Hey, Tiro al Aire, ¿qué es eso que traes?”.
“Un buen samaritano que nos ha traído comida, y que nos ayudara a mantenernos calientes”.
“Espero que no sea un espía de los marcianos”.
Rayden se teletransporta varias veces en el lugar, generando pequeñas llamas que mantienen caliente a los hombres que se encuentran entre ellas.
“No me has dicho tu nombre”, le pregunta Tiro al Aire a Rayden luego de ofrecerle a sentarse a su lado.
“Rayden”.
“Es un lindo nombre, ven, come con nosotros, hemos juntado varias cosas estas navidades”.
“No, gracias, estoy lleno”.
Rayden de todas formas se sienta, y se sorprende de ver a esas personas que no parecen tener todo, mantenerse felices, bromear entre ellas, y disfrutar una comida mísera, pero suficiente.
“¿Hace mucho tiempo que viven así?”, le pregunta tristemente a Tiro al Aire.
Este lo observa extrañado, “he perdido un poco el paso del tiempo, pero creo que ya han pasado algunos años desde que tuve que vender mi casa al no poder pagar los impuestos”, los demás no dicen nada.
“Es injusto que personas como ustedes tengan que pasar las festividades de esta forma mientras otros tienen un hogar y no deben pedir por su comida”.
“Todos lo sabemos, pero no podemos quitarle a esas personas lo que tienen, es el sistema en el que vivimos lo que causa estas cosas en primer lugar, y si este no cambia para ayudarnos a todos, no podemos hacer nada”.
Rayden asiente, pero luego de pensar un rato, se levanta, “no sé si pueda cambiar como están las cosas, pero al menos intentare que puedan ser un poco mejor”.
Entonces se teletransporta.
“Maldición, estaba seguro de que era un espía de los marcianos, denme mi casco, tal vez no sacó los conocimientos que necesitaba para ganar la guerra fría”.
Tommy se levanta sin demasiado ánimos, recuerda viejas épocas en las que el árbol de navidad estaba lleno de sorpresas y cosas asombrosas, pero sabe que solo encontrara las galletas que sus padres dejan por el mordisqueadas, y algún pantalón o un par de medias. Decide que la mejor opción es prender la televisión, esquivando varios especiales navideños de mala calidad, cuando algo llama su atención en el noticiero.
“Estamos aquí”, habla la presentadora mientras se asegura de que sus pechos se noten pese a la gran cantidad de ropa que lleva puesta, “junto al gran actor Jonny Cage, que por primera vez en toda su carrera, ha realizado una acción benéfica, al construir un hogar especial para gente sin casa, díganos, señor Cage, ¿qué es lo que le llevo a realizar algo como esto?”.
El actor se quita las gafas de sol que tapan sus ojos para mirar hacia la cámara, “un amigo me hizo acordar que no importa que tanto uno haga para salvar al mundo, si se olvida de la gente que vive en él”.
“Muchas gracias, señor Cage, hermosas palabras”, la periodista suspiran, “listo, nos vamos, ya estoy harta de estar aquí con este frio”.
“Todavía no cortamos, Myndi”.
“@#)($?”.
Un sujeto salta corriendo hacia la cámara, “hey, marcianos, si están ahí, perdonen por matarlos durante la guerra, y gracias por todo, son geniales”.
Tommy apaga la televisión, y antes de seguir, eso de recién fue otro Plot Device, a ver, veamos, ¿por qué Tommy prendió la televisión si solo iba a ver una noticia aburrida y luego apagarla?, claramente para que saliera el cameo de Cage y terminar la escena con bajada de línea social, ahora bien, si no hubiera puesto este aviso, obviamente nadie hubiera pensado en esto y se quedarían con la idea de que copado es el tipo que escribe esto (mucho gusto, gracias), pero no, la posta es que mientras escribo esto estoy con sueño y ganas de ir al baño, y no se me ocurren buenas ideas para resolver las tramas, así que pongo lo primero que se me viene a la cabeza, total el que se jode es el que lee, por cierto, seguro se preguntaran donde estuvo Fujin, ahora pondré una escena para explicar eso.
“Hola, soy Fujin, y hoy no estoy porque me secuestraron monjes israelís afroamericanos”.
Sé que les gusto, dejen su dinero y cosas de valor al salir y nadie saldrá herido.
Tommy se pregunta al apagar la televisión porque todavía no vio Dragon Fist II si su padre ya se la grabó, cuando ve a Rayden frente al árbol con regalos.
“¿Te pasa algo, Rayden?”.
“Has ganado esta vez, diabólico sujeto rojo”, grita el Dios, “no sé como lo hiciste, pero el año que viene te venceré, lo juro”.
“No jures, Rayden, está mal”.
“De acuerdo”.

Fin del capítulo 20.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
The ST. Jimmy
Lin Kuei
Lin Kuei
Mensajes: 2471
Registrado: Lun, 27 Abr 2009, 21:31
Ubicación: Lin Kuei

Mensaje por The ST. Jimmy » Jue, 14 Mar 2013, 00:58

Lol, explicacion de Plot Device y todo dentro del fic xDDDDDDDDDDDDDD
Eso si, no importa lo de prender la tele al pedo y demas, aguante el mini-cameo de Cage en este episodio. Ni idea que le agarro a Rayden con Papa Noel (si, bien argento (?)) y como que al final no hubo mucha fiesta navideña ni nada xDDDDDDD

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Mar, 19 Mar 2013, 15:05

Medio bizarro el capítulo, sin entender el por qué escribes "Rayden" y no "Raiden" (tengo claro que en un principio era "Rayden", pero mi punto es otro). Las mejores líneas que destaco del capítulo son:
“Hay determinados periodos del año, en que las escuelas cierran y los niños buenos se quedan en sus casas durmiendo hasta tarde y comiendo porquerías”.
“No comprendo, ¿qué utilidad subyace en estas… vacaciones?”.
“Descansar”.
“Pasas solo seis horas en la escuela y cinco de los siete días de la semana, para mi tienes suficiente descanso”.
“Los dioses biológicamente no podemos tener hijos”.
“¿En serio?”.
“No, pero los casos en los que se ha dado la situación no fueron muy buenos, así que asumimos que no podemos para evitarlos”.
“Bueno, pero igual no es el hijo de un Dios, es el hijo de…, bueno, ya sabes, esa cosa cristiana”.
“Ah, sí, festividades paganas monoteístas”.
Lo noté medio forzado con un Rayden menos sarcástico de lo normal. ¿Qué más?... Una banana y en espera del siguiente... Ojalá antes de dos meses.

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1662
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Mié, 03 Abr 2013, 04:48

Muchas veces tiendo a decir "ahora voy a empezar a actualizar mas rapido", y no lo hago, pero bueno, parece que esta vez si cumplire, ¿sabian que estoy escribiendo el capitulo 15 de la temporada 5 de batalla de los 6 reinos?, el ultimo que subi fue el 13, y fue hace unos 2 dias, y no me estoy salteando. No se porque fue, pero simplemente me di cuenta que algunas cosas no estaban bien con mi vida desde hace un tiempo, y no sabia porque, entonces comence a escribir, y me di cuenta que eso era lo que estaba mal, veremos cuanto me dura esta rapiactualizacion.
Por otro lado, este capitulo se retraso por una razon muy simple, me olvide de que iba a tratar, o sea, se que era un capitulo de año nuevo, pero la trama que tenia se me olvido, hoy se me ocurrio esta idea, y mientras mas la escribia, mas me reia, asi que parece que funciono, espero que lo disfruten.

“Debo admitir que de todas las costumbres humanas que me has contado esta es la más extraña”, comenta Rayden sorprendido.
“Si, admito que es algo raro”.
“Aparte no encuentro la relación entre el inicio del año y una mutilación a un supuesto hijo divino”.
“No digas mutilación, suena muy fuerte, es circuncisión, y es saludable”.
“Cierto, esa tendencia que los humanos tienen a enfermarse es muy molesta, deberían trabajar para solucionar eso”.
“En eso estamos”.

Es fuerte,
Es callado,
Tira rayos cuando se enfada,
El es mi amigo Rayden.
UUUUUUHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
El me protege, no sé porque,
Se pelea con mis padres,
A veces no se en que piensa,
UUUUUUUUHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Comemos helado, a él no le gusta,
Vamos a bailar, a él no le gusta,
Asisto a clases, a mi no me gusta…, a él no sé,
UUUUUUUHHHHHHHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Mi amigo Rayden y yo.
“Mi amigo Rayden y yo les desea un feliz Kapushikana a todos”.

Mi amigo Rayden y yo capitulo 21: “Año nuevo, vida nueva, o no”.

“A ver, un poco a la derecha”, la madre de Tommy le indicaba a Rayden para correr la mesa, “no, no tanto”.
“Perdone señora madre de Tommy”.
“Ay, si Fujin estuviera aquí, él si sabia donde me gustaba poner la mesa para las festividades”.
“Hablando de eso, hace mucho que no lo veo yo tampoco”, comenta Tommy, “¿Rayden, alguna idea?”.
“Usare mi comunicadios para saber donde esta”.
“En serio, pónganle otro nombre, me da vergüenza ajena cada vez que lo mencionan”.
El rostro de Rayden se ve tergiversado por la sorpresa y el miedo.
“Debo irme, Tommy, ven conmigo, no puedo dejarte”.
“¿Para qué me lo dices si ya sé que me vas a llevar?”.
“Me gusta avisar las cosas”.
“No es necesario que lo hagas”.
“No hay tiempo para retruques de conversación”, Rayden toma a Tommy y ambos desaparecen, dejando la clásica llama, el padre de Tommy la apaga con un extintor.
“Qué bueno que pedí esto para navidad, ahora bien, ¿qué es eso de que Fujin pone bien la mesa?”.
Rayden y Tommy aparecen en medio de la selva.
“Bueno, esto es bastante exótico, ¿estamos en el Amazonas?”.
“Es la selva Tarvendere, en el Orderrealm”.
“Ah, sí, Asia, ¿no?”.
“Puede ser, no estoy al tanto de la geografía moderna”.
“Si, ahora con la guerra esa yugoslava hay un país nuevo cada día”.
“Supongo que te preguntaras porque te traje aquí”.
“No me interesa, seguro son cosas de Dios, me quedare por aquí haciendo tiempo mientras tú te encargas”.
En ese momento, un montón de soldados con armaduras negras completas y portando lanzas aparecen y los apuntan.
“Lindas armaduras”, comenta Tommy.
“Ríndanse en nombre de Seido”, grita uno de los soldados.
“Ja, pobres, no saben que tengo a un Dios de mi lado”.
“Me rindo”, dice Rayden.
“Bien dicho…, espera, ¿qué?”.
“He quebrantado ciertas leyes al venir aquí, pero no te preocupes, todo saldrá bien”.
Tommy y Rayden son encadenados y llevados por los guerreros hacia una gigantesca fortaleza.
Acá seguramente esperaran una muy buena descripción de Seido y demás, pero no, no me gustan los MK segunda generación, el 3D es muy molesto, con Mortal Kombat 4 hasta ahí me lo bancaba, pero después, no, muere Mortal Kombat para mi, es como un Tekken con Liu Kang, así que no tengo la menor idea de cómo es este lugar, podría improvisar, pero seguro los nerds limones se quejaran de que doy una descripción errada, así que imagínense el mapa ese lindo de cuando camina Shujinko, si es que hay uno en ese juego, el Mortal Kombat Demandation.
“Impresionante”, dice Tommy al observar la inmensa arquitectura, luego es llevado hacia una sala similar a un jurado, y sentado en una mesa junto con Rayden, sus esposas son quitadas en ese momento.
“Abran paso al gran juez, jurado y ejecutor, Hotaru”, dice un sujeto parado al lado del estrado principal
Lentamente un hombre ingresa al lugar, tiene el pelo blanco largo, y los ojos…, bueno, es como que estuviera Fujin con otro peinado, y con esa armadura negra, pero sin casco, y se sienta en el estrado.
“Bien, señores, se los acusa de ingreso ilegal al reino, y han pisado algunas plantas por lo que puedo ver, creo que una buena condena seria…”.
“Hey, espera”, grita Tommy, “soy menor de edad, no puedo ser sometido a juicio sin mis padres”.
“Bien…, sumare desacato ante el juez a los cargos”.
“Pero espera… ¿no se supone que debería presentar testigos?, se que no tengo ninguno, pero al menos dame la opción”.
“Acá no nos regimos por sus costumbres barbarás”.
“¿Barbarás?, ni siquiera hay un jurado aquí, yo puedo acusar a ese soldado que esta allá de haber matado a mi mujer bajo esos términos y no podrán comprobarlo”.
“Di tu nombre a la corte”, le ordena Hotaru al soldado.
“Juan Carlos”.
“Bien, soldado Juan Carlos, se lo acusa de haber matado a la mujer de este intruso, creo que una buena condena seria…”.
“Era una simulación”, grita Tommy desesperado, “el no mato a mi mujer, ni siquiera tengo, soy menor”.
“Bien…, sumare mentirle al juez a los cargos”.
“Rayden, haz algo”, grita Tommy.
“¿Rayden?”, se pregunta Hotaru, “¿eres tú?”.
“Si, lord Hotaru”.
“Siempre me confundo, ¿te has cambiado el sombrero?”.
“No”.
“Bueno, ¿este chico cuenta como tu acompañante?”.
“Si”.
“Entonces levantare los cargos contra ambos”.
“No entiendo, ¿por qué no dijiste que eras Rayden antes?, nos hubiéramos ahorrado todo esto”.
“Las leyes de Seido no permiten hablar durante un juicio salvo que el juez te de permiso”.
“Eso es ridículo”.
“Rayden, por favor, haz que deje de hablar”, se desespera Hotaru, “aunque seas un Dios hay ciertos límites a las reglas que se pueden romper”.
“Está bien, me asegurare de que no hable más”.
“¿Y a que se debe su visita?”.
“Vine a buscar a Fujin”.
“Debes hablar con Abacus”.
Hotaru baja del estrado, y Rayden lo sigue. Tommy nota que nadie en la sala salvo ellos se está moviendo, pero al final los sigue.
Avanzan por varias salas que sobresalen por su extrema monotonía, pulcritud, ausencia de cualquier clase de ornamentación, y su hermoso color blanco…, o sea, un aburrimiento.
Finalmente Hotaru invita a pasar a Rayden por una puerta, no parece dispuesto a dejar pasar a Tommy también, pero el Dios le dice que no hay problema.
La sala era una gigantesca biblioteca, con una recepcionista ligeramente obesa, de una extraña piel azulada y lentes de sol. Rayden pasa de largo y Tommy le sigue ligeramente asustado, finalmente llegan a un lugar donde se encuentra sentado un sujeto de pelo blanco largo en colita, ropa negra completa y ajustada, y ojos brillantes azules. Sí, yo también me asustaría estando ahí.
“Abacus”, dice Rayden.
“Rayden”, dice Abacus.
“¿Cómo estás?”.
“Bien, veo que has traído a alguien, ¿es el niño?”.
“Si”.
“Un gusto”.
“El gusto es de él”.
“¿A qué has venido?”.
“A buscar a Fujin”.
“Ah, Fujin, si, sabes que esta complicado el tema”.
“No, no lo sé”.
“Si, esta complicado”.
“Interesante”.
“Si, muy interesante”.
“Maldición, va a terminar el año y voy a estar perdiendo el tiempo acá”, grita Tommy, “¿pueden terminar con esto de una vez?”.
“Niño”, lo reprime Abacus, “desearía que no hubieras hecho eso, has destruido múltiples realidades con ese grito”.
“¿En serio?”.
“No…, se supone que no debías preguntarlo”.
“Abacus es el Dios del orden”, comenta Rayden, “en esta biblioteca tiene conexiones con múltiples realidades, y algunas son muy sensibles”.
“Realmente no me importa en lo absoluto, va a terminar el año”.
“¿Qué es eso de que termina el año?”, pregunta Abacus, “no estoy al tanto”.
“Tampoco importa eso, solo díganos donde esta Fujin”.
“Bueno, verán, no puedo darles a Fujin”.
“Pero di porque, AAAAAAAHHHHHH”.
“Bueno, como eres ese niño te lo diré, los Elder Gods no dejan plena libertad a los cuatro dioses que perdieron el Medallón, así que cuando vi a Fujin por mi reino, supongo que buscando setas o algo así, Hotaru y sus hombres lo capturaron, y bueno, por eso está aquí”.
“Dices mucho bueno”.
“Si, debe ser un problema relacionado con que no soy un personaje realmente canónico”.
“Me importa muy poco, Fujin está bajo la protección de Rayden, no está por libre”.
“¿En serio?”.
“¿En serio?”, pregunta Rayden.
“Si, o al menos a partir de ahora, el se encargara de que sufra su…, castigo, lo que sea, y ahora sí, nos vamos”.
“Bueno, Fujin está muy lejos, tomara varios meses traerlo, si pueden esperar…”.
“Son dioses, tráiganlo ahora”.
Fujin aparece en medio de la sala.
“¿Qué fue lo que paso?”, pregunta desconcertado.
“Ay, Fujin, no deberías haber hecho eso, ahora múltiples realidades…”.
“Listo, adiós, Dios del aburrimiento, muchas gracias”, dice Tommy, y Rayden se teletransporta con él y Fujin, el fuego se comienza a esparcir.
“Bueno…, creo que esto si está realmente destruyendo múltiples realidades”.
“No puedo creer que Tommy se haya ido a jugar con Rayden y no le hayas dicho nada”, se queja la madre, “el año nuevo ya va a comenzar”.
“Sabe cuidarse solo, además Rayden es un chico grande…, o un Dios, nunca me quedo del todo claro eso”.
En ese momento aparecen Rayden, Tommy y Fujin.
“Fujin, al fin volviste”, lo abraza la madre de Tommy, “tengo tantas cosas que contarte, hoy la vecina se puso a espiarme y bla bla bla bla bla”.
“Bueno, por fin en casa”, sonríe Tommy, “y justo para la cena, no sé qué moraleja sale de todo esto, pero realmente me da igual”.
“Feliz 2013”, dice Rayden mirando a la cámara.
“¿2013?”, pregunta Tommy.
“Ah, me parece que me confundí”.
“Feliz 1996”, dicen todos.
“Me voy”, y Fujin desaparece.
“Maldito”.

Fin del capítulo 21.

¿Alguien alguna vez pensó que esto era actual?
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

Avatar de Usuario
The ST. Jimmy
Lin Kuei
Lin Kuei
Mensajes: 2471
Registrado: Lun, 27 Abr 2009, 21:31
Ubicación: Lin Kuei

Mensaje por The ST. Jimmy » Mié, 03 Abr 2013, 22:35

A veces si, a veces no. La verdad, no le di una epoca exacta a este fic, no me parecio importante el año xDDDDDDDDDDDDDDD
El juicio...me recordo mucho al MK Demandation, me gustaria que Hotaru hubiera sido prendido fuego o electrocutado, ya sabes, lo usual cuando Rayden esta cerca.

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Jue, 04 Abr 2013, 15:25

Buenísimo el jucio con Hotaru, solo le faltó concluir con un "¡Caso Cerrado!", y los diálogos de Raiden fueron geniales. El inicio sobre la mutilación también bueno.

Un poco corto, por buen capítulo... por cierto, es bárbaras.

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Jue, 04 Abr 2013, 15:26

(...)
Última edición por kanalla el Mié, 17 Abr 2013, 14:17, editado 2 veces en total.

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Jue, 04 Abr 2013, 15:27

Maldición, doble post

Avatar de Usuario
Error Macross
Shirai Ryu
Shirai Ryu
Mensajes: 1662
Registrado: Lun, 20 Nov 2006, 01:04

Mensaje por Error Macross » Lun, 15 Abr 2013, 06:07

Vamos con otro capitulo mas de este fic, capitulo que obviamente estaba pensado desde hace un tiempo, como podran notar por la trama que toca (si, no la iba a dejar a la deriva).

Las figuras ingresaron a la habitación, donde el joven Tommy Samuels dormía plácidamente.
“¿Es él, no?”, pregunta una de las dos figuras.
“Si”.
“Lo mismo dijiste en la casa anterior”.
“Lo sé, pero esta vez estoy más seguro de que es el, además, no salió tan mal yendo al caso”.
“Si, salió mal”.
“Siempre tan crítico, con razón vamos a un consejero matrimonial, no perdamos más tiempo, hay que llevarlo”.
Tommy lentamente comienza a ser arrastrado, cuando comienza a despertarse, un polvo en sus ojos vuelve a dormirlo.

Es fuerte,
Es callado,
Tira rayos cuando se enfada,
El es mi amigo Rayden.
UUUUUUHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
El me protege, no sé porque,
Se pelea con mis padres,
A veces no se en que piensa,
UUUUUUUUHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Comemos helado, a él no le gusta,
Vamos a bailar, a él no le gusta,
Asisto a clases, a mi no me gusta…, a él no sé,
UUUUUUUHHHHHHHHHHHHH, mi amigo Rayden y yo, mi amigo Rayden y yo.
Mi amigo Rayden y yo.
“Promoción especial para residentes del Chaosrealm, preguntar en caja”.

Mi amigo Rayden y yo capitulo 22: “Guerra salvaje”.

Tommy se despierta dando un gran bostezo, mientras comienza a rascarse la espalda, nota que está bastante adolorido, y al palpar su cama, la siente un poco mas rocosa que de costumbre, bastante más rocosa de hecho, es recién en ese momento que se da cuenta que no solo está en su habitación, sino que se encuentra en lo que parece ser dentro de una cueva, que por alguna razón se ve bien iluminada.
Al girar el rostro, ve algo que recuerda muy bien.
“No, por favor, otra vez no”.
“Bienvenido Dios-elegido Tommy Samuels”, gritan los Minimix, “lo estábamos esperando”.
“Estoy seguro de que no vine aquí por mi propia decisión”.
“Esperar es un término muy amplio”, dice un Minimix, que perfectamente podría ser el líder si no fuera porque todos son EXACTAMENTE IGUALES y no habría manera de reconocerlo, admítanlo, es triste pensar en una sociedad de todos iguales, pero los Minimix se reconocen mediante el sentido del tacto gracias a que bla, bla y mas bla, si, una especie muy interesante.
“¿Además como es que saben mi nombre?, no se los dije”.
“Sabemos todo sobre nuestro Dios-elegido, y te olvidaste esta tarjeta”.
“Epa, esa es mi tarjeta de socio del club de fans de Street Fighter, suerte que no hubo reunión…, bueno, en realidad nunca hay reuniones…, y soy el único miembro”.
“Si, a nosotros tampoco nos gusta el Street Fighter, si tuviera más ninjas estaría mejor”.
“Nunca dije que no me gustara…, bueno, da igual, no me voy a quedar a discutir con ustedes, ¿dónde están esas escaleras del otro día?”.
“Las sacamos”.
“¿Por qué?”.
“Hubo algunos recortes”.
“¿Y cómo voy a salir?”.
“Tenemos un ascensor”.
Tommy mira exactamente el mismo lugar donde estaban las escaleras y nota el ascensor, “bien, ¿me puedo ir?, como me sacaron de mi casa no pude agarrar mis…, armas de Dios-elegido”.
“La ultima vez eran armas de Dios”.
“Tuvieron un ascenso”.
“Bueno, pero no podemos dejarte, en la última batalla con los Gleskburn, nuestros enemigos letales de toda la existencia, se robaron nuestras conexiones eléctricas, si no los vencemos no las recuperaremos y el ascensor no funcionara”.
“¿No eran los Glamomax sus enemigos mortales?”.
“No, ¿qué es eso?, ¿se come?”.
“Estoy muy seguro de que me dijeron Glamomax la última vez”.
“Yo estoy seguro de que no, y yo fui el que te habló esa vez, ¿no me reconoces?”.
“No”.
“Anda, tócame así me reconoces”.
“No voy a tocarte”, grita Tommy.
“Que asqueroso que eres, Dios-elegido Tommy Samuels”.
“No entiendo siquiera como me pudieron traer hasta aquí”.
“Tenemos un amigo en una gasolinera que nos debía un favor así que nos ayudó a llevar tu cuerpo, la dirección también estaba en la tarjeta detrás de un fondo falso”.
“Mi tarjeta no tiene un fondo falso”, Tommy empieza a mover la tarjeta pero no nota nada raro.
“Hasta ayer estaba”.
“Yo no me la robe”, grita otro Minimix.
“Por favor, señor Dios-elegido Tommy Samuels”, llora otro Minimix mas, o el primero, no sé, se ven todos iguales, “los Gleskburn nos atacaran hoy de nuevo, y lo necesitamos si queremos ganar”.
“¿Cómo saben eso?”.
“Salió en la televisión”.
“Pero si no tienen servicio eléctrico”.
“Es satelital”.
“Miren, ya el capitulo anterior fue de diálogos con gente que responde cosas sin sentido, no es gracioso repetir el tema en dos seguidos, además todo lo que dicen es realmente ilógico, no hay manera de que pudieran pasar a Rayden, el no me dejaría”.
“Estoy acá”.
Tommy se da vuelta y ve a Rayden, lentamente se agarra la frente.
“Estuviste acá todo el tiempo, ¿no?”.
“Si”.
“Y no me dijiste nada”.
“No”.
“¿Se puede saber por qué?”.
“Los Minimix dijeron que les habías prometido ayuda para vencer a los Glamomax”.
“Los Gleskburn”, acota un Minimix.
“Estoy seguro de que me dijeron Glamomax”.
“No, no, y fui yo el que habló contigo, anda, tócame y lo veras”.
“No es muy recomendable que toque a alguien, tiendo a electrocutarlos”.
“Me gusta arriesgarme, hombre guapo”.
Bien, necesito un descanso, hace ocho diálogos que ya no se que Minimix están interactuando con Rayden y Tommy, es muy confuso, realmente son todos iguales y no voy a ir andando por ahí tocando enanitos rojos pelados para reconocerlos, es muy… creepy. Vuelvo al rato.
“Oigan chicos, Mi Amigo Rayden y yo tiene una muy importante noticia para hacerles, dentro de muy poco, sus personajes favoritos no protagonistas estarán en vivo en una gira por todo Latinoamérica, si, por primera vez podrán interactuar con el chico gordo compañero de Tommy, el guardia de seguridad recurrente y el guardabosque homosexual, como si fueran de verdad, no se pierdan la ultra mega gira de personajes favoritos no protagonistas de Mi Amigo Rayden y yo, muy pronto por sus hogares, promoción valida solo para todos los países de Latinoamérica menos Venezuela y España”.
Bueno, sí, eso ha sido un buen descanso, volvamos al tema este.
“Les dije que no me tocaran”, se enoja Rayden, mientras el olor a quemado llena toda la cueva.
“Rayden, si estos sujetos Glamomax…”.
“Gleskburn”.
“Bueno, Gleskburn, si estos sujetos Gleskburn aparecieran, ¿no tendrías problemas en hacerlos caer con tus rayos?”.
“Supongo que no”.
“Bien, entonces que vengan cuando quieran, y los venceré, Rayden es mi arma de Dios-elegido Tommy Samuels”.
“Perfecto”, comenta un Minimix, mientras mira su reloj de pulsera, si, este Minimix tiene un reloj de pulsera, es como su característica remarcable, es medio rebelde, “porque caerán en cinco segundos”.
“Por si morimos todos”, habla otro Minimix, “quería comentar que me hubiera gustado ver esa gira de personajes, me encanta el guardabosque homosexual”.
“Yo no puedo, soy español”.
En ese momento la pared explota, y esas bestias súper feas que ya describí en un capitulo anterior (ya en tu kiosco, o no), y por ende no voy a hacerlo en este, aparecen.
“Minimix, pagaran caro su ataque contra nosotros”.
“Rayden, usa tus rayos”, grita Tommy, luego de pasar el breve susto, los bichos se veían definitivamente mucho más feroces que en la foto que le habían pasado, y mucho más grandes, casi parecían del tamaño de una casa, ok, no, exagere, pero suena bien, ¿no?
El dios tira sus rayos, pero los mismos no hacen nada a las bestias.
“Parece que tienen protecciones contra rayos”.
“¿No puedes hacer nada más para vencerlos?”.
“Puedo arrojarme a ellos gritando palabras sin sentido”.
“¿Qué cosa?”.
“Aunque no lo creas es bastante útil”.
Pero en ese momento todas las bestias se frenan y Tommy nota como sus miradas horrorizadas se concentran en él.
“¿Hola?”, saluda sin comprender.
Los seres gritan y se juntan entre sí.
“No lo puedo creer, es el Dios-elegido Tommy Samuels, no pensamos que llegaría tan rápido”.
“Perdónenos, señor Dios-elegido Tommy Samuels, no íbamos a atacar a nadie, fue una confusión, era una obra de teatro”.
“Dejen de lloriquear”, grita uno de los Minimix mientras patea a uno de los Gleskburn, que se agarra la cabeza intentando esconderse, lo que es extraño, ya que es mucho más grande que él, “vuélvanse a sus hogares o sufrirán la ira del señor Dios-elegido Tommy Samuels”.
Los Gleskburn no se toman ni un tiempo para pensarlo y se marchan del lugar con una velocidad sorprendente.
Todos los Minimix saltan de alegría ante el resultado.
“Si, ahora recuperaremos la electricidad y podremos tener televisión y ver el noticiero”.
Al instante, la luz del ascensor se prende.
“Ahora que todo terminó, ¿puedo irme?”.
“Claro que sí”, le dice un Minimix enojado, “no tenemos comida para ti aquí, Señor Dios-elegido Tommy Samuels”.
Tommy ni siquiera piensa en responder de alguna forma a la actitud del Minimix, y solo sube al ascensor junto con Rayden.
“Sabes, esta es uno de los días que realmente preferiría no tener que recordar, así que no me lo recuerdes”.
“Tengo facilidad para no recordarle cosas a la gente”.
“Supongo que ahora solo tendremos que volver a casa, espero no cruzarme de nuevo con el guardabosque homo ------- Por razones de demandas recibidas contra este programa por diversos grupos en contra de los estereotipos homosexuales, el ultimo dialogo de Tommy será reescrito, espero sepan disculpar las molestias ------ Ahora lo único que resta, mi amigo Rayden, es volver a nuestro hogar, espero que no nos encontremos en el camino con el guardabosques ligeramente afeminado pero sin ninguna clase de orientación sexual mencionada alguna vez”.
“Me parece bien, Tommy, pero recuerda que mañana ya terminan tus vacaciones”.
“Habías dicho que eras bueno para no recordarle cosas a la gente”.
“Si, pero no infalible”.
Mientras tanto, a una distancia imposible de calcular, pero que seguramente será unos cinco kilómetros, los Gleskburn se reúnen a lamer sus heridas.
“Ese señor Dios-elegido Tommy Samuels era exactamente como nos lo habían descripto los Minimix en nuestro último encuentro en contra de la tala de árboles”.
“Aun tengo miedo solo de pensar en él”.
“Pero debemos encontrar una manera de vencerlo, debemos encontrar a nuestro propio Dios-elegido”.
Y los Gleskburn reirían, de no ser porque sus estructuras vocales no están capacitadas para ello, cosa de la evolución.

Fin del capítulo 22.
- Las imágenes de firma: como máximo 2 imágenes por usuario y con un tamaño máximo de 500x225 pixels.
Lider de la asociasion Barras de Pescado, unetenos, quiquecomadreja@hotmail.com

kanalla
Campeón
Campeón
Mensajes: 345
Registrado: Vie, 03 Abr 2009, 06:47

Mensaje por kanalla » Mar, 16 Abr 2013, 15:28

Error Macross escribió: “Epa, esa es mi tarjeta de socio del club de fans de Street Fighter, suerte que no hubo reunión…, bueno, en realidad nunca hay reuniones…, y soy el único miembro”.
“Si, a nosotros tampoco nos gusta el Street Fighter, si tuviera más ninjas estaría mejor”.
“Nunca dije que no me gustara…(...)”.
Dedicado a todos los fans de Street Fighter "palito palito". :>

No entendí la idea del capítulo, salvo la intro lo demás quedó algo forzado. Por alguna razón Rayden ha ejercido cierto tipo de "atracción" sobre los personajes secundarios (léase, por ejemplo, en el capítulo del cumpleaños).

Entonces, esperando el siguiente capítulo. La gira también.

PD:
► Show Spoiler

Avatar de Usuario
The ST. Jimmy
Lin Kuei
Lin Kuei
Mensajes: 2471
Registrado: Lun, 27 Abr 2009, 21:31
Ubicación: Lin Kuei

Mensaje por The ST. Jimmy » Mié, 17 Abr 2013, 20:27

Yo me rei bastante, aunque note que los Gleskburn dijeron que los Minimix habian atacado antes. Si no se referian al otro capitulo entonces los Minimix son malvados :o
No se, a mi me gusto, encontre varias frases que me gustaron xD

Avatar de Usuario
dim-subpion
Campeón MK I
Campeón MK I
Mensajes: 155
Registrado: Jue, 31 Ene 2013, 23:24
Ubicación: Infierno de Dante

Mensaje por dim-subpion » Mar, 23 Abr 2013, 04:09

sinceramente, me gusto mas pizza con amigos :) , que este fic
estos son mis fics: El departamento de los ninjas y los cyborgs/Campus Universitario MK (alt fan fiction) y Ahora Somos Aliados (fan fiction)

Responder